aleus-taroz alexis jesus tamez rdz

Una niña se arriesga para conocer el origen de la musiquita, este es mi primer cuento gótico


Horror Horror gótico Todo público.

#239 #295
Cuento corto
0
81 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

LA MUSIQUITA

Un automóvil de color azul perlado en la carretera con muchos árboles altos que pasaba el automóvil y cielo azul con nubes tapando el sol que medida que el automóvil avanzaba en la carretera. Dentro del automóvil estaba una niña morena con gafas con bordes negros que tenía 11 años de edad, tenía ropa puesta blanco, con pantalón celeste no muy ajustado y tenis barato de color blanco en sus brazos tenía un oso de peluche que le llamo Tibi de color blanco que estaba relleno de esponja suave, siempre jugaba con él y leía cuentos a su oso. Su padre que era moreno y que estaba conduciendo el automóvil que era un abogado exitoso y su madre también piel moreno con cabellos moreno era ama de casa e iban a la casa de la abuela a quedarse una semana

- ¿Papa porque nos vamos a quedar una semana en la casa de mi abuela? - pregunto la pequeña Mary en voz baja

- Porque tu abuelita no ve las cosas tan lejos y necesita algo de cerca para ver si es una persona o un pajarillo - respondió su papa alegremente - y por eso nos vamos quedarnos una semana con ella como familia

Mary no dijo nada a su papa y siguieron una media hora en la carretera, la casa de la abuela de Mary estaba lejos de la ciudad, Mary y su oso Tibi vieron como las hojas que pasaba lo hacía ligeramente delicado. Los tres vieron una casa de madera de ébano de color café. Afuera de ella había de muñecos de madera y casitas de madera y estaba unos pocos kilómetros de la casa de la abuela, estaba una anciana ya de 87 años mucho menor de la abuela de Mary, la anciana sentada una mesa de madera mecedora ahí tranquila. El automóvil perlado se detuvo. Mary abrazo a su oso Tibi fuerte porque sentía miedo a lo desconocido, su papa la miro través del retrovisor

- Mira hija mía sé que tienes miedo y todos tenemos miedo al desconocido - hablo con un tono de seguridad - pero si no lo afrentas al miedo jamás los vas a superar

- Lo voy hacer papa - dijo en voz bajita que casi que escuchaba

El papa no dijo nada al respecto, los salieron del automóvil se dirigió hacia los muñecos de madera y las casitas de madera con colores muy hermosos. La anciana ya con 87 años de edad fue a saludar los padres de la niña Mary y ella lo toco en la cabeza suavemente con las manos ya arrugadas. La pequeña Mary miro cuidosamente los muñecos de madera, uno de ellos la mira en los ojos de la pequeña Mary, que ella cayera al suelo de la carretera del susto le dio. Su mama la mira a su pequeña cayendo y va casi corriendo. Mientras el papa de Mary estaba viendo las casas. La mama llega a levantar a su hija y sacudiendo el polvo que tenía atrás

- ¿Que paso hija? - pregunto su mama preocupada

- El muñeco de madera movió sus ojos hacia mi mirándome - dijo Mary aun mirando los muñecos de madera

La anciana que estaba escuchando lo que, sucedida, fue hacia la madre y la pequeña Mary

- Que tonterías, estos muñecos no mueven sus cabezas - Hablo la anciana como protesta

Una música suena que venía la casa de la anciana, la pequeña Mary se asusta y se esconde detrás de su mama, la música sonaba como un piano con un tono triste y melancólico a baja frecuencia

- ¿Porque se suena sí? - pregunto la mama de Mary

- Ah, suena así porque es una relajación para mi cuando ando estresada - respondió la anciana alegremente

El papa de Mary se acercó con su esposa y su pequeña hija y la anciana para saber que había sucedido, en sus manos llevaba 3 casitas de colores que le había gustado

- ¿Que sucedió? - Hablo modo de pregunta

- Mary se asustó con los muñecos de madera algo normal de los niños - respondió

Mary algo asustada lo que paso, se va al automóvil, se sube, mientras el papa le da el dinero a la anciana todo normal. Cuando se despidieron la anciana, los padres alegremente se subieron al automóvil y se fueron hacia la casa de la abuelita de Mary. Llegaron a la casa de la casa de la abuelita que era de un piso de color verde de los árboles, se estacionaron junto la casa, y se bajaron del automóvil. Se dirigieron hacia la puerta y el papa toco la puerta con los nudillos, unos segundos después, la puerta se abre lentamente y era la abuelita que tenía una ropa muy sencilla y lentes puesto, vio a su hijo, la esposa de su hijo y su nieta de 11 años esto se alegró mucho de verlo nuevamente

- Que gusto de verte hijo mío y que bueno viniste - dijo muy alegre abrazando besando en la mejilla a su nieta, su hijo y la esposa de su hijo - pasad a mi casa, ahorita haremos una deliciosa comida - dijo caminado muy despacio para no tropezar con las cosas, la mama y Mary entraba la casa de la abuela

Mientras el papa fue a la camioneta para bajar la maleta de suya, de su esposa y de su hija y las tres casitas de madera que había comprado la anciana, se va a la casa con las tres maletas y las casitas en la mano. La casa de era mediana, había sillones junto la puerta principal y ventanas, en la pared de frente estaba un televisor de plasma en las esquinas estaban unas mesitas con fotos de la abuela y abuelo juntos y sus 8 hijos (a), la abuela fue a la cocina la mesa en centro con un mantel para no manchara la mesa de madera. Mary fue un pasillo que estaba las habitaciones de sus tíos y de su abuelo ya muerto, ella entro en el pasillo, camino unos pocos pasos, volteo hacia la derecha y ve la habitación ya abierta había una cama junto una ventana una división de dos, Mary entra la habitación, se acerca muy despacio era un silencio en aquella habitación, otra vez escucho la musiquita baja y melancolía triste, se acercó hacia la ventana, vio entres los árboles que ahí estaba la casa de la anciana
- ¿Hija? - hablo su mamá

Mary se voltea para ver su mamá ahí parada fuera de la habitación

- Es otra vez la musiquita mamá - respondió la pequeña Mary

Su madre entra a la habitación, se sienta la cama y la pequeña Mary se sienta en la cama aún con su oso Tibi y le dice a su pequeña hija

- No pasa nada hija mía, es una simple música, no hay que temer ante eso - dijo su mamá, tocando la cara de su hija suavemente.

Pasaron las horas la mamá y el papá estaban sentados junto la abuela platicando y tomando un café con panes, la pequeña Mary igual sentada comiendo un panecito y tomando en vez un café era un vaso leche con chocolate que estaba tibio, y ella le estaba escuchando sus padres platicando con su abuela, pero fingiendo que no estaba escuchando
- Hubo reportes de niños desaparecidos - hablo su abuelo con una voz tranquila

- ¿Cómo madre, que hubo niños desaparecidos? - hablo el papá de Mary confuso - en mis tiempos había libertad para jugar afuera sin nadie haya desaparecido

- Te entiendo hijo mío - hablo elevando el tono - en tus tiempos había mucha seguridad, pero de hoy de este tiempo son completamente extraño.

La pequeña Mary junto su oso Tibi se levanta de la silla y se lleva el vaso de leche con chocolate y el panecito a la habitación que estaba la ventana, entro, se dirigió hacia la cama, se subió y sentó viendo con sus hermosos ojitos café brillantes hacia la ventana, recordando sobre el muñeco de madre que movió los ojos y que había dicho su abuela sobre los niños desaparecidos, pero ella se mantuvo fuerte y firme, nomás era que el viento movió los ojos del muñeco de madera. Para distraerse juega con su oso Tibi, o colorea con hojas que viniera a su imaginación en su mente y posteriormente enseñar sus dibujos a sus padres y su abuela, cuando llegó la noche la mamá de Mary y su abuela hicieron espagueti con albóndigas con puré de papa y los cuartos comieron muy tranquilo con la televisión a bajo volumen. Cuando terminaron de cenar, Mary se fue a dar una duchar en el baño de su abuela, cuando terminó de duchar, se vestido de ropa de dormir y se cepillo sus dientecillos, luego fue con sus padres y su abuela que estaban en la sala sentado, a punto de hacer un rosario y una oración para proteger cualquier espíritu maligno, ella se sienta en el medio de sus padres, su abuela comienza hacer la oración y el rosario. Cuando terminó, Mary se fue a la habitación y se puso leer un libro que le gustaba cuentos junto con su oso Tibi y uno que era Alicia en el país de las maravillas le encantaba leerlo. Después de leerlo, ella ya estaba en la cama junto con su mamá tocando suavemente la frente de su pequeña hija

- Buenas noches mami - dijo su hija sonriendo

- Buenas noches hija mía - hablo su mamá con una sonrisa leve

Su madre le un beso cálido en la frente de la pequeña Mary y se retira de la habitación ya obscura lo único que estaba con luz era el pasillo de las habitaciones, la mamá cierra la puerta muy despacio, Mary mira la ventana con las cortinas entreabierta y la luna brillando, ve los árboles y la casa de la anciana y a los pocos minutos se duerme. Pasa las dos horas, sus padres y su abuela dormidos con una profunda sueño, la pequeña Mary que estaba dormida a lado derecho de la cama junto con su oso Tibi, otra vez escucho la musiquita triste y bajo como si fuera como un piano tocando, ella se despierta, se levantó pero sin salir de la cama y vio como el cuarto estaba iluminada por la luna y vio la ventana nuevamente que la musiquita sonaba, ella se quita la sábana que se cubría se pone sus pantuflas de color rosita, se dirige hacia la ventana y se queda mirando un rato y como la musiquita siguió tocando, pero le invadió su curiosidad de saber si era una caja de música o un reloj u otra cosa. Sabía que la ventana estaba cerrada, miro hacia arriba y vio la cerradura de la ventana, pero no lo alcanzaba, se volteo y miro una silla de madera que estaba en la esquina de la pared, lo arrastra muy despacio para hacer ruido ni tampoco despertar sus padres y su abuela. La musiquita dejo de sonar, Mary coloca la silla la ventana y se subió a la silla y alcanza con las puntillas de sus pies, pero alcanza, la abre la cerradura de la ventana y le da un empujoncito sin hacer ruido, piso el marco de la ventana, nomás quería saber en dónde estaba la musiquita, miro la cama y dudo de que si dormir y olvidar la musiquita o ir aquella casa para saber en dónde estaba la musiquita. Otra vez sonó la musiquita, Mary tuvo la valentía de ir aquella casa, dio un brinco que piso en el pasto verde y camino entre los árboles, la luna brillaba muy fuerte de color amarillo claro, ella camino hasta llegar la casa de la anciana. Mary ve la casa de la anciana y se queda quieta unos se segundos, ella sabía que era un completamente error seguir e irse a la casa de su abuela y acostarse y olvidarse de la musiquita para siempre, pero ella siguió ya un poco de miedo, subió las escaleras de la casa de la anciana, la musiquita ya no sonaba, Mary llegó la puerta, la abrió al mismo tiempo tocando, se asomó y vio que la casa estaba completamente obscuro nomás se veía los sillones con el brillo de la luna, ella entra, camina muy despacio dentro de la casa que se sentía muy caliente, ella ve una mesa con una cajita de madera de poco iluminación, que efectivamente era la musiquita, pero la puerta se cierra sola sin hacer ruido y detrás de Mary una sombra negra le parece

- Una dulce pequeña - hablo una voz gruesa y maligna

Mary se voltea. En un árbol estaba hoja con la foto de Mary con letras grandes y mayúsculas DESAPARECIDA tiene ojos cafés, cabello negro, piel morena, la última vez que fue vista estaba dormida en su cama con la ventana abierta. En la casa de la anciana estaba los muñecos de madera y estaba una muñeca con los mismos rasgos que decía la hoja y ella movió los ojos.

25 de Mayo de 2022 a las 23:56 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas