maxi_atanasio1653349441 Maximino Atanasio

Alberto Foley no sabe que todo lo que sabe es erróneo, incluyendo de donde venimos y donde vamos... Todo cambiara con la llegada de visitas sorpresas.


Suspenso/Misterio Todo público.

#amistad #romance #extraterrestre #alien #misterio
0
71 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPITULO I : VISITAS

A pesar de que todo el mundo piensa lo contrario, con Cristina siempre hemos sido muy buenos amigos, desde que la vi por primera vez a mis 12 años.

Después de la muerte de mis padres mi abuelo pensó que lo mejor era irse de aquel hogar donde estaríamos constantemente recordándolos, y así en unos meses nos estábamos mudando a un pequeño pueblo al norte de Navidad. Del viaje solo recuerdo mi cabeza pegada a la ventana del camión de mudanzas y una especie de secuencia continua en el paisaje que solo repetía arboles de similares características y ganado un poco mas variado pero sin mucha diferencia entre si.

Al llegar a destino bajé del camión de mudanzas y lo primero que vi fue a una pequeña familia, dos adultos y una niña, Cristina.

Fue un grato recibimiento aún mas para mi que el gran temor de cambiarme de casa era la idea de tener que hacer nuevos amigos y el qué responderles cuando me preguntaran por mis padres, pero cuando Cristina se me acercó y me llevo donde sus padres sentí una cálida sensación, como si fuesen parte de mi familia o si ya los conociera de algún lugar, don Carlos y la señora Julia -Padres de Cristina- me invitaron a pasar a su casa a jugar con Cristina mientras ellos ayudaron a mi abuelo a ordenar las cosas al interior de nuestra nueva casa.

Ese día Cristina me contó un poco de su familia, que sus padres eran los profesores de la escuela del pueblo, su padre el profesor de historia y su madre profesora de física. Venían llegando hace unos meses al pueblo por problemas en Santiago. Con el poco tacto que no era sorpresa en una niña de 11 años me hizo saber que conocía mi historia, que sabia lo de mis padres pero que no me preocupara ya que ella y sus padres estarían para lo que yo necesitara. Si bien fue una extraña situación ahora que lo pienso, solo recuerdo que el mensaje que entregaba ella y mas bien sus grandes ojos marrones era claro y reconfortante. Su familia entendía la complicada situación de ser solo un anciano de 62 años y un niño de 12 por lo que estaban dispuestos a ayudar en lo que fuese, no me extrañaba en nada viniendo de profesores.

Desde entonces Cristina fue mi confidente y compañera en todo, como una hermana pequeña, pequeña y miedosa. Aunque nunca me hablara mucho de sus cosas -es muy callada- siempre estaba pendiente a escucharme, quizás siempre he tenido esa sensación de que esta enamorada de mi pero lo que tenemos es demasiado especial como para arruinarlo todo con pensamientos míos sin fundamento. Soy su único amigo y lo entiendo pero en 9 años se me hace extraño que no intentara hacer mas amistades o crear vínculos mas allá de mi. Ni siquiera con mi abuelo es muy expresiva.

-"Hola, don Jaime", "Adiós, don Jaime" -Es casi lo único que he escuchado decirle a mi abuelo en estos años que llevamos siendo amigos y vecinos.

El año pasado cuando cumplí mis 20 años ella me invito al cine mas cercano -casi 1 hora de viaje- ya que ninguno de los dos había ido al cine anteriormente y a Cristina le gusto tanto experiencia que le prometí que la llevaría el próximo año para celebrar sus 20 también en el cine, por eso estábamos ahí. La fila para comprar palomitas era enorme pero considerábamos un acto hereje ingresar al cine sin palomitas a pesar de que yo prefería comer nachos con queso.

Salimos del cine y fuimos al centro por unos helados. Notaba algo extraño en Cristina hace un tiempo como si quisiera confesarme un secreto que yo ya creía conocer, estaba muy nerviosa y me pidió que nos sentáramos en una mesa disponible al exterior de la heladería, de manera tal que quedamos frente a frente un hermoso día soleado, comiendo helado y mirándonos fijamente. Sentía en mi interior un remolino, todo daba vueltas en mi pecho en una indescriptible sensación que aun no logro comprender, Cristina comienza a hablar y en una mirada por sobre mi cabeza queda en completo silencio dejando caer lo poco que le quedaba de helado, absorta por un segundo mientras yo solo sentía lentamente un frio recorrer por mi espalda al verla levantarse y salir corriendo mientras el día se nublaba a la velocidad que ella corría. Me levante para seguirla pero me percate que todos estaban mirando el cielo embobados mientras muchos comenzaban a correr en la misma dirección de Cristina, me voltee para entender lo que estaba robando la atención de todos en el lugar y enseguida lo comprendí. Era una nave extraterrestre clásica de ciencia ficción sin mucha diferencia a la descrita en todos lados, circular con luces pero mas grande de lo que imagine, abarcando todo el campo visual y oscureciendo todo el lugar que ahora se iluminaba con el juego de luces que emitía la misma nave, de pronto Cristina, quien había vuelto por mi, toma mi mano y me lleva corriendo con ella.

23 de Mayo de 2022 a las 23:51 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 15 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~