irain1lobo9ira9di5wolf Iraín F. Lobo

En los anales del conocimiento, un pasaje de uno de los más grandes de la historia de la magia.


Fantasía Todo público.

#Practicas #teorías #cronicas #recetas
Cuento corto
0
1.2mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El séptimo alquímico.

Receta para la correcta elaboración de una poción de amor, por Hermegisto. Volumen sin editar – Parte VIII.


Primero que nada, se debe de obtener una flor como ingrediente base que sea la favorita de la persona que tomara la poción. De preferencia que esta haya sido tocada, más no arrancada, del sujeto en cuestión.

Una vez se tenga esta flor, ha de ser plantada en un jarrón de arcilla roja y regada solo en las noches. En un frasco se destilaran las gotas de roció que queden en sus pétalos hasta que esté lleno: mientras se recolectan las gotas, deberán repetir tres veces con cada gota "agua pura de emociones de cristal". Se requiere que se mantenga una concentración fervorosa al decir la frase cada vez.

Tras tener lleno el frasco, han de enterrarlo debajo de la flor en cuestión un día de luna llena sin regarla; tiene que permanecer bien sellado el frasco. En ese día han de ayunar con solo leche y no ingerir nada más, recitando en su mente antes de dormir tres anhelos que deseen obtener del que beberá la poción: en este proceso debe de imaginarse que sostiene con su mano dominante su corazón y con la otra el frasco enterrado bajo la flor sin llegar a desconcentrarse.

Al día siguiente de este, buscaran una flor silvestre al despertar y con el sol en el horizonte: tiene que ser una que les guste y agrade; (si piden ayuda para esta tarea, la cadena de unión se perderá y la poción no podrá terminarse). Teniéndola en su poder, arrancara cada pétalo pensando tres veces por pétalo en tres valores que sean las bases de una relación estable y duradera (según su criterio): dichos pétalos los dejaran reposar en un cuenco de madera; el tallo de la flor escogida lo untara de aceite y sal (si es sal corporal, la suya, mucho mejor), para después machacarlo hasta volverlo pulpa.

Con un poco de vainilla liquida, echarán la pulpa en un frasco colándolo con la vainilla: la pulpa deberá ser exprimida hasta que quede seca. Verterán el liquido en una olla para hervir hasta que humee e introducir en el los pétalos arrancados. Usa una varita de saúco para mesclar los ingredientes en contra de las manecillas del reloj y en sentido de las manecillas del reloj: los giros por parte y parte han de ser 50 y 50, ósea, 100.

Estando caliente, usara el mismo cuenco para extraer el líquido resultante y colocar el cuenco lleno en el lado de la cama que ocuparía dicha persona. No se deberá dormir en ella y se tiene que encender una vela de fuego azul en tres áreas de la casa (o choza) donde no llegue la luz del sol. Una vez que se hayan apagado las velas, se debe entrar al cuarto y verificar si los pétalos en el cuenco absorbieron la mayoría del líquido; se extraen los pétalos y el liquido sobrante será vaciado en la jarra de arcilla donde esta plantada la flor de la persona destinada a beber la poción.

En un frasco grande con poco agua se introducen los pétalos ungidos: solo deben ser cuatro; y taparse. La flor se le ha de echar el resto para que las absorba. Ya en este punto, el frasco que yace debajo de esta empezara a drenar la vitalidad de los pétalos y la flor, y deberá ser extraído cuando caiga el primer pétalo de la misma: no antes o después. Dormir tres anhelos que desean obtener del que beberá la poción: en este proceso deben imaginar que sostienen con su mano dominante su corazón y con la otra el frasco enterrado bajo la flor.

Al día siguiente de este, buscaran una flor silvestre al despertar y con el sol en el horizonte. Tiene que ser una que les guste y agrade. Teniéndola en su poder, arrancaran cada pétalo pensando tres veces por pétalo en tres valores que sean las bases de una relación estable y duradera: dichos pétalos los dejaran reposar en un cuenco de madera; el tallo de la flor escogida lo untaran de aceite y sal (si es sal corporal, la suya, mucho mejor) para después machacarlo hasta volverlo una pulpa.

Con un poco de vainilla liquida, echaran la pulpa en un frasco colándolo con la vainilla: la pulpa deberá ser exprimida hasta que quede seca. El liquido lo verterán en una olla para hervir hasta que quede humeante para después introducir en el los pétalos arrancados. Usa una varita de saúco para mesclar los ingredientes en contra de las manecillas del reloj y en sentido de las manecillas del reloj: los giros por parte y parte han de ser 50 y 50, es decir, 100.

Estando caliente, usara el mismo cuenco para extraer el liquido resultante y colocando el cuenco lleno en el lado de la cama que ocuparía dicha persona. No se deberá dormir en ella y se tiene que encender una vela de fuego azul en tres áreas de la casa donde no llega la luz del sol. Una vez que se hayan apagado las velas, se debe entrar al cuarto y verificar si los pétalos en el cuenco absorbieron la mayoría del líquido; se extraen los pétalos y el líquido sobrante será vaciado en la jarra de arcilla donde esta plantada la flor de la persona destinada a beber la poción.

En un frasco grande con poco agua, se introducen los pétalos ungidos: solo deben ser cuatro; y taparse. La flor se le ha de echar el resto para que la absorba. Ya para este punto el frasco que yace debajo de este empezara a drenar la vitalidad de los pétalos y la flor, y deberá ser extraído cuando caiga el primer pétalo de la misma: no antes o después. Cuando se inicie con este proceso de espera, no se debe pensar, bajo ningún motivo, en el destinatario de la poción y el segundo frasco no lo deben de tocar los rayos del sol, solo debe de estar expuesto a la noche estrellada sin luna. Esto para no perturbar, ni sobrecargar, las fuerzas invocadas en los pasos anteriores.

Se ha de fabricar antes de caer el pétalo (se puede hacer esto durante la espera) un frasco con las runas talladas a mano de la fertilidad, del viaje, la honestidad y el amor. Con cada uno se ha de repetir tres veces el nombre de quien beberá la poción y al terminar se tendrá que susurrar en la boca del frasco "Por la mitad de mi cuerpo, mi mente y mi alma… que la mitad de mi ser regrese a mi". Al finalizar, ese frasco debe de estar cerca del corazón y nunca separarse.

Ahora bien, al caer el primer pétalo, han de tomarse ambos frascos y vaciarse en el que esta vació: primero se vierte el de los pétalos y después, con sumo cuidado, el frasco enterrado. Al hacerlo se notara que no se combinan y deberá agregar tres gotas de su sangre: ni más ni menos; y recitar con extrema concentración "Por vida mía, por amor vivo y soy, y sin la muerte mía".

El frasco se sella con cera pura y con hilo de tripa se amarra a una rama para que se enfrié durante una semana… ¡sumergido en un rió! Y la poción estará lista.

15 de Mayo de 2022 a las 16:15 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Iraín F. Lobo Solo quiero escribir... y si les gusta lo que escribo, bienvenidos sean. Pero antes de juzgar lo que hago, son libres de leerme y dejar un comentario.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~