Cuento corto
2
612 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

1

Nunca tengo sueño, la mayoría de veces no salgo de mi cuarto, la verdad no se que me pasa.


Solía ser una persona común y corriente, de esas que encuentran cosas raras en el techo, en objetos o en las nubes. Porque ayer por la tarde cuando subí a ver mi boomerang, me detuve en aquellas nubes que despertaban mi imaginación de pequeño, me sacaban de aburrimiento en más de una ocasión, desde una pelea épica entre dragones, hasta ver al mismísimo Michael Jackson; me di cuenta que había perdido ese poder, y lo peor de todo es que no se en que momento pasó.



Ya todo me es indiferente, los gustos, los saludos a la gente, que es la misma gente que me miran como un bicho raro, quizás sea por mi forma de vestir, o por mi desaliñado aspecto.


Que recuerdos aquellos cuando podía interactuar con las personas con completa facilidad, cosa que hoy en día me es imposible.



Ahora mismo me conozco muy poco, me desorientaron mucho los susurros de las personas (o al menos eso quiero creer, que sean personas), solo se que me gusta el rock nacional y el jazz, el helado de chocolate (wakala el de menta granizado).


Sobre mi orientación sexual eso si lo tengo claro, me gustan las mujeres o mejor dicho la chica de mi salón de ojos color almendra, aunque el contacto entre ambos duraba muy poco, podía distinguir sus pecas en la nariz, y sumado a eso el cosquilleo en el estomago que hacía bailar mi corazón.


Ayyy! Dios, como me pone de buen humor pensar en eso, sentía que ese super-poder ya perdido en las nubes, ella lo restauraba cada vez que la veía, porque ella era mis nubes, y vaya que ponía a volar mi imaginación.



Por supuesto ella no se daba cuenta (o lo disimulaba muy bien), pero siempre eludía mi mirada, o mejor dicho, mi existencia, porque es rara la vez que interactuamos, bah lo único que me dijo fue "Te podés salir del pizarrón?", ya se, es muy lamentable; pero era ese carácter sumado a su voz imponente que destacaba entre todas.


Y ya tocando el tema de la escuela, un amigo esta bien, no?; Renzo era tan inadaptado como yo (aunque yo decía peculiar), que le costaba hablar, es por eso que fuimos la burla por mucho tiempo, "los idiotas" o "los don nadie" eran los comentarios que nos decían constantemente.


Pero tranquilícense, no todo es así de frustrante, mi madre era la mejor cocinera, pero en lo que más me gustaba eran sus postres en los que me mecía en la vieja hamaca, con mis auriculares puestos mientras observaba a la familia de aves que daban de comer a sus polluelos recién nacidos.


Mi madre perdió su empleo hace mucho, ella es el único sustento que tengo, ya que el bastardo de mi padre (lo susurré porque si me escucha decir esa palabrota no veo el tono de mi cachete en días) nos abandonó apenas nací, mamá siempre me cambia la historia, pero la más acertada que puedo comprender es que le debía mucho dinero a unos tipos malos y estaban pidiendo su cabeza, por lo que tuvo que huir el muy cobarde.



Y con todo esto siento que le he sido una carga, pobre de ella, de sus hombros caídos, de sus parpados que cada vez se cerraban más, de su ya envejecido rostro y su cabello con manchas grises como las pegatinas de mi cama.



Perdió muchas oportunidades gracias a mi intensificado tratamiento, a cierto, me olvidé de que a parte de ser un inadaptado, tengo leucemia y trastorno por déficit de atención, cosa que demanda de mucho dinero el cual no tenemos.



Una noche de las tantas de insomnio, la escuché decir que deseaba no haberme tenido, no la culpo, yo ya me hubiera desechado.




Pero hoy quiero disfrutar, vine a mi rincón favorito, estoy dispuesto a ser útil, a dejar de ser un raro, quiero sentirme bien, quiero volver a ver las formas en las nubes.



Hoy mi madre se sentirá orgullosa de mi, así que después de que ella se fue al mercado, me levanté, tendí mi cama, me lavé la cara, y me puse mi mejor traje. Sumado a las previas instrucciones que le di a Renzo, para hacerlo aun más interesante.


La chica n/n dirá "como? Hugo el del fondo? el tipo con lentes?", ayyy, hablará de mi, me conocerá, y ya le escribí una carta que espero y pronto la lea.



Mientras tanto chicos, aprovechando que mi madre está fuera, la sorprenderé con una casa limpia y ordenada, con un muchacho bien vestido con olor a moras (olor característico de la chica n/n).



Solo faltan 30min. para que llegue, que emoción!!!

Me miré al espejo, todo el tiempo estuve así de flaco, bueno bueno, eso ya no es importante.

Reproduje "Gloomy Sunday" en el parlante y estaba listo para la fiesta!!!!.



Y así Hugo, después de haber dado vueltas toda la mañana y hablándole al viejo y desteñido peluche, escribió unas palabras en un papel. Soltó el boli, se subió a la silla, se ató a la cuerda, y con las mejores de sus sonrisas, saltaba a las nubes, llevándose con él sus mas atesorados recuerdos.

12 de Mayo de 2022 a las 22:34 4 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

𝕵𝖔𝖗𝖌𝖊 𝕱𝖆𝖗𝖎𝖆𝖘 ¿𝔼𝕟𝕥𝕠𝕟𝕔𝕖𝕤 𝕕𝕖 𝕢𝕦𝕖 𝕥𝕣𝕒𝕥𝕒 𝕝𝕒 𝕧𝕚𝕕𝕒 𝕤𝕚 𝕟𝕠 𝕙𝕒𝕔𝕖𝕤 𝕝𝕠 𝕢𝕦𝕖 𝕥𝕖 𝕘𝕦𝕤𝕥𝕒?

Comenta algo

Publica!
Sm Santos mira
pibe, esta tremendo el relato, siga así mi rey 😘💐
May 24, 2022, 00:34

Anabella Mira Anabella Mira
No me esperaba ese final, pero escribis muy bien, onda te expresas muy bien. Aaaaaa me encanto
May 22, 2022, 02:31

~