lia-thomas1572354119 Lía Thomas

Escribir o no escribir, esa no es la cuestión. La cuestión es cómo superamos los distintos tipos de desafíos que tenemos que enfrentar al hacerlo. Bueno, para eso estamos. Te paso mi experiencia y consejos humanos para que escribas (o te tomes tus descansos) sin miedo ni culpa.


No-ficción Todo público.

#theauthorscup #TheCreatorBlogger
3
831 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

5 formas de superar el bloqueo del escritor



En la última semana, y en dos plataformas diferentes (Instagram y Quora Portugués), me encontré con publicaciones sobre qué se puede hacer cuando la inspiración decide brillar como un gran signo de interrogación. ¿Qué hacemos cuando los jugos creativos se secan y la inspiración se acaba?

Llorar, por supuesto, y mirar tristes por la ventana justo igual a Chandler.

Qué pesadilla… Estar en medio de una historia, que te ataque el bloqueo del escritor y se te quede la mente en blanco… Pero como la idea es serte de utilidad, e intentar proporcionarte herramientas y técnicas para recuperar la inspiración cuando todo parece perdido, entrémosle con ganas al tema.

Antes que nada, vamos por el principio. Pensemos en el origen de esta sequía, porque si sos capaz de detectar la razón por la que de repente te quedás en blanco, no te digo que nunca más te pase, pero vas a poder actuar teniendo en cuenta la base del problema y no solo el síntoma.

Por qué te agarra el bloqueo del escritor

Es una sensación horrible. Te levantaste con todas las ganas de escribir. Hasta tenés una idea en la cabeza. Agarrás tu cuaderno o abrís tu archivo y…

Nada. Cero. No tenés idea ni de qué letra poner primero. ¿Por qué es tan cruel la inspiración?

Porque te faltó esperar

Las historias pueden venir como lloviznas, chaparrones aislados, o tormentas torrenciales. En el caso de que sea una llovizna, hasta puede que ni te des cuenta de lo que viene y necesiten levantar una mano para ver si estás o no mojándote.

Las tormentas torrenciales no te dejan ninguna duda. Llegan con todos los detalles y te podés poner a escribir de principio a fin sin ninguna duda (fácil en relatos y cuentos cortos… una linda ilusión con cuentos largos o novelas).

Ahora con los chaparrones aislados… ay, que confusión. De a ratos parece que tenemos todo más claro que tarde de verano en el campo. En otras, es como si estuvieras en un bosque denso y con tanta niebla que no podés ver ni el árbol que tenés a metro y medio.

Este tipo de ideas vienen con una emoción ferviente y la necesidad insaciable de sentarse a escribir. Entonces, llega la niebla y, con ella, la crisis existencial. “¿Por qué no puedo continuar esta historia?” “¿Será que nunca más podré escribir?”.

¡A no desesperar! Esto no marca el fin de tu increíble historia ni de tu carrera creativa. Solo que le falta madurar un poco.

Sin importar el tipo de escritor que seas (de los que planifican o de los que se sientan a escribir así como si nada) hay historias que piden un poco de tiempo para poder “bajar a tierra”.

Necesitás descansar

Lo entiendo. Como escritores, sin importar a donde mires, pareciera que si no estás haciendo algo relacionado con la escritura cada día de tu vida, entonces no podés llamarte escritor/a/e. No hay problema si tu estilo de vida te lo permite. Pero esto no siempre es así y hay veces en que las cargas de la vida son tantas que en ocasiones la energía escasea y las palabras simplemente no vienen. No importa si la idea está más que clara y definida. Existe la posibilidad de que te estés presionando de más y que necesites un descanso. Este es tu recordatorio de que ser escritor/a/e es mucho más que llenar la página de palabras.

Habiendo dicho esto, ahora sí, pasemos a lo que viniste a buscar.

5 formas de superar el bloqueo del escritor

¿Te sientas frente a la hoja en blanco y no sabes qué hacer? ¿Tus personajes se quedan en stand-by, esperando a que les digas como continuar? ¿Miras tu planificación, pero aun así no sabes como seguir? ¡Entonces sufres de bloqueo del escritor!

No te preocupes. Tu problema tiene solución. ¡Toma alguna de las siguientes cápsulas y verás como no te alcanza el espacio de tu disco duro para terminar de escribir!

Tal vez no es para tanto, pero podés intentar alguna de las siguientes estrategias para recuperar la inspiración y volver a escribir sin problemas.

Salir al aire fresco (o lo más cercano que tengas)

El asunto es salir de las cuatro paredes que te rodean (toda tu casa, no solo el cuarto en el que escribís). Tal vez tenga que ver con esto de “abrir el panorama” o cambiar el paisaje, pero salir a dar una vuelta, renovar el aire, ayuda a destrabar y hace que las palabras vuelvan a fluir.

Escribir historias paralelas

Esta es una estrategia que me gusta mucho, especialmente cuando el problema es que nos sentamos a escribir demasiado pronto. Si sos de las personas a las que les gusta planificar, sabrás armar una ficha de personaje. Pero esto no siempre es suficiente. A veces, necesitamos ver a nuestros personajes —o al resto del reparto que compone nuestra historia— en acción. Escribir historias paralelas puede ayudar a conocerlos y entenderlos un poco más. Y por lo menos no te vas a quedar sin escribir nada.

Cambiar el punto de vista

¿Viste cuando escribís y ya desde el comienzo la cosa anda mal? Ahí te machacás la cabeza preguntándote qué te está pasando y te decís que hoy, la inspiración te abandonó. Bueno, tal vez no tenga nada que ver con la inspiración en sí, y sí con que esa escena te esté pidiendo un punto de vista distinto. Sea tanto cambiar el personaje, como el enfoque que le querés dar.

Pasá a otras escenas

No pasa nada. Te lo prometo.

Nadie te va a señalar, no te van a arrestar, ni se va a producir un escándalo porque no escribas de forma lineal. Podés saltearte esa escena y e ir con otra. Es verdad que quizás después tengas que reescribirla, modificarla o que incluso nunca llegue a encajar en la historia final. Después de todo, no importa cuánto te guste planificar, las historias son seres vivos —no me lo discutas, lo son— y a veces evolucionan de formas diferentes a las que teníamos pensado. Pero eso está bien.

No se trata de que llenes el libro, sino de que consigas salir de ese bloqueo en el que estás. Y ya que estamos en esta técnica…

¿Se te acabó la inspiración o tal vez la historia te pide que vayas por otro rumbo?

Muchas veces confundimos falta de inspiración con el momento en que tenemos que parar y replantearnos si lo que creímos que tenía que pasar, de verdad tiene que pasar.

Intentá volver a la última escena. ¿En qué puntos quedaron tus personajes? ¿Qué obstáculos están enfrentando? ¿Dónde está toda la tensión? Ahora agarrá una hoja y anotá todas las maneras en las que podrían superar ese momento.

No tenés que juzgar nada. No estás buscando la solución a todos los problemas del mundo. Solo querés que tu imaginación vuelva a volar. Así que anotá todas las cosas que esa linda mente creativa te diga, sin juzgarlas.

Y por último…

¿Alguna vez llevaste un diario de sueños?

Esta vino como una sugerencia a la respuesta de Quora y me pareció superinteresante. Este usuario dijo que él usaba sus sueños cuando le faltaba inspiración. Los usa como un argumento para comenzar una nueva historia.

Nunca lo intenté, pero sabemos que nuestros sueños pueden ser bien interesantes… Cuando los recordamos, claro. Llevar un diario de sueños puede ser una buena estrategia para salir del bloqueo creativo y recuperar un poco de esa inspiración perdida.

Estas son solo algunas de las estrategias que tengo por ahora. Ya tengo anotadas algunas más, pero ahora me interesa saber: y vos, ¿qué hacés cuando sentís que la inspiración se te fue?

4 de Mayo de 2022 a las 01:12 0 Reporte Insertar Seguir historia
5
Leer el siguiente capítulo Cuando el que te bloquea es el síndrome del impostor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión