lunar-lacrima Lunar Lacrima

Después de que el sol desaparece, las personas comienzan a caminar sin rumbo. No pueden ver nada, pero aun así deciden seguir caminando, aunque la acción de caminar no tenga ningún sentido. Un día, justo cuando uno de ellos se iba a rendir, encontró una fogata, algo que iluminaba en un mundo de oscuridad. Ellos se encuentran ahí, en esa fogata... Tan solo unos momentos.


#10 en Cuento No para niños menores de 13.

#drama #oscuro #347
Cuento corto
23
4.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La Fogata De Las Mariposas.

Hace mucho tiempo que se fue el sol. No estoy seguro de cuando exactamente, pero sé que hace mucho él decidió abandonarme. Y, por más que grito por ayuda absolutamente nadie responde a mi llamado... Es extraño. No puedo ver nada, pero a veces escucho voces alrededor mío. No puedo entenderles realmente, es como si balbucearan a propósito para que no pudiera entenderlas. No sé exactamente cuánto tiempo llevo caminando atreves de esta infinita sombra, llevo mucho tiempo caminando en línea recta... Me sorprende que aún no me haya golpeado con algo... Estoy seguro que hay cosas a mi alrededor... Pero por alguna razón no me choco con nada... El sonido de mis pasos... Mi aliento débil. Es lo único que me acompaña, un triste y solitario ruido... Porque ni si quiera tengo sombra, me duelen los pies de tanto caminar... Estoy a punto de rendirme pues no he sido capaz de encontrar nada... Pero. Era como si algo me arrastrara a seguir caminando, a no rendirme... Y después de bastante tiempo caminando con un rumbo fijo, pero sin destino... Vi algo. Una fogata, un fuego que iluminaba como un sol, más sin embargo no era capaz de herir mis ojos acostumbrados a la oscuridad, de hecho... Esa fogata me llamaba a acercarme, para que ella pudiera acariciarme con su dulce calor. Me invitaba a descansar, mas no a rendirme. Llegue hasta ella, desesperado... Se me había olvidado como era mi cuerpo... Gracias a la luz de la fogata fui capaz de ver mi cuerpo de nuevo... Hace mucho que no me veía. Toda mi ropa... Estaba completamente rota, era de color gris, negro, rojo, blanco y azul. Mis bolsillos tenían pequeñas anclas rotas... Suspiré, y me senté al lado de la fogata. No tengo ganas de seguir... En lo absoluto, ya no me importa nada. No me interesa... Pero por más que diga esto... Hay algo. Que me llama a seguir, me molesta no saber de qué se trata. Cerré los ojos unos segundos... Y, en la supuesta oscuridad... Pude ver algo. Un lugar, iluminado. Un lugar muy extraño, era familiar, pero a la vez lejano, como si conociera ese lugar de pies a cabeza, pero también como si jamás hubiese estado ahí. Un lugar que yo no llamaría "bello" más bien abstracto... Por más que intentaba comprender ese lugar, simplemente no le hallaba ningún sentido. Quizá de verdad no tenía sentido, o quizá yo era el que estaba mal. Quería ir a ese lugar... Tan extraño. Me sentía lleno de impotencia porque no podía ir a aquel lugar, un lugar en el cual la luz del sol estaba presente. Un lugar en el que yo podía ver a mi alrededor, un... Lugar que solo existía en mi cabeza. Unos acordes de guitarra me hicieron abrir los ojos bruscamente devolviéndome a la realidad. Ahora... Conmigo había varias personas. Una de ellas con una guitarra acústica de madera clara. Sentados de igual forma alrededor de la fogata... No era capaz de ver sus rostros... Por alguna razón veía sus rostros borrosos o con una extraña niebla negra que los cubría.


Una... Hermosa melodía de guitarra. Melancólica, una melodía que me ponía triste, pero al final de cada compas había algunas notas que... Por alguna razón eran esperanzadoras. Todo era deprimente excepto ese último tono. Esos últimos acordes en cada repetición me hacían querer escucharlos cada vez más y más. Ni si quiera me empezó a importar que tuviera que escuchar toda la melancólica canción para escuchar esos últimos acordes. El tipo de la guitarra estaba vestido de gris.


— Es una hermosa melodía... ¿No crees? — Dijo él que tocaba la guitarra. Una voz algo grave —.

— No lo sé... Es una melodía triste y desesperanzadora. — Respondí —.

— ¿Eso le quita la belleza? hay mucha belleza en lo melancólico, en lo triste. Es más, diría que lo trágico es más hermoso que lo alegre. El azul, el gris, el negro. Es infinitamente más bello que el amarillo... ¿No crees?

— No comparto del todo tu opinión. Además, el azul, el gris y el negro también pueden ser colores de alegría — Alguien más entro a la conversación, él estaba vestido de azul y negro. Sentado de igual forma alrededor de la fogata —.

— Bueno, son temas de gustos. Pero los sentimientos oscuros y negativos siempre serán más sinceros que los buenos.

— Ahora mismo... Realmente me gustaría volver a los días en los cuales el sol aun brillaba, donde podía mirarme al espejo las veces que quisiera, ahora ni si quiera me acuerdo de mi rostro. Los días donde podía ver y estar con mi esposa e hijos. Si... Como extraño a mi hija Meg. — Agrego alguien más, vestido de blanco —.

— ¿Alguna vez si quiera conociste a Meg?

— ¿Que? ¡Por supuesto que la conocí! es mi hija después de todo.

— ¿Como puedes estar tan seguro? y... ¿Si era una ilusión? nada es real... Cuando el sol desapareció ella también desapareció. ¿No es así?

— Si... ¡Pero! es porque yo mismo me he alejado de ellas.

— Quizá jamás estuvieron ahí realmente. Tan solo creías que estaban contigo, es más. Quizá sea una fantasía creada por tu propia cabeza para mantenerte cuerdo mientras caminas en este valle negro, pero no pudiste engañarte por más tiempo.

— Tu... No me conoces. ¿¡Quién te crees para decir eso!? no eres más que un idiota que solamente sabe repetir los mismos acordes de esa guitarra una y otra vez. — Dijo molesto, casi gritando —.

— Oh... Te equivocas. Te conozco más de lo que crees. A todos ustedes.


La canción se intensifico... Y el tipo de la guitarra se volteo a verme, directamente a mí. No podía ver su rostro, pero... Sabía que me estaba mirando a mí. Su mirada me hacía sentir incomodo... Había 4 personas aquí. Contándome a mí. Deseaba con todo mi ser que aquel hombre dejara de mirarme y antes de que si quiera pudiera decir algo, vi alrededor mío. Los otros 2 también me estaban mirando... Un silencio incomodo que acabo gracias al chico que estaba vestido de blanco.


— Si... Al igual que tu yo también extraño muchas cosas. Muchas sensaciones, recuerdos, emociones. Es extraño alguien como yo diga esto, pero... Necesito saber que alguien me quiere. Que alguien daría algo por mí. Tener algun tipo de contacto sincero que muestre si realmente valgo algo para alguien. Que extraño... ¿Desde cuándo necesito afecto?

— ¿Hablas de que necesitas sexo? — Dijo él que estaba vestido de azul —.

— No. El sexo está sobrevalorado. No toda forma de cariño es igual a sexo, un abrazo, un beso, incluso una simple mirada puede hacerme sentir mucho mejor que eso. No todo placer es sexual. Necesito algo más profundo, más sincero que eso.

— Bueno. El sexo también puede ser una muestra de cariño muy especial. Claro, si eres capaz de juntar los instintos con la razón.

— Si. Aunque, depende de quién sea. Me sentiría muy sucio si es con cualquiera por ahí.

— Todos somos cualquieras por ahí. — Agrego el guitarrista —. Creo que entiendo lo que quieres decir. Básicamente tratas de decir que te sientes solo. Bueno, llevas caminando mucho en un lugar oscuro en el cual solo tus pensamientos te acompañan porque ni si quiera tienes una sombra. Es normal que te sientas solo, es normal que sientas que no le importas a nadie.

— Nada se siente sincero.

— Porque seguramente nada sea completamente sincero.

— Solo creo en las acciones. — Dijo él de azul —.

— Bueno... Las acciones es la muestra más real de lo que sientes. Pero... Incluso eso puede ser falso, una acción también se puede falsificar, las palabras igual. Siguiendo esa lógica, hay palabras que son incluso más sinceras que las acciones, hay personas que les cuesta un poco más hacer acciones. No puedes culparlos por eso. Puede que no te muestren nada, pero de verdad te quieran y den mucho por ti. Quizá más que una persona que no para de estar sobre ti. Creo que nosotros lo entendemos más que nadie. — Después de que el guitarrista terminara de decir eso, volteo a verme. De nuevo —.

— Si... Supongo que tienes razón. — Dijo algo deprimido él de azul.


Por alguna razón... Sentía cosas extrañas hacia estas personas, emociones contradictorias. No sabía quiénes eran, no sabía casi nada de ellos. Y ellos no sabían nada de mí, yo, solamente estaba escuchando lo que ellos decían, sin agregar nada. Y, más sin embargo los odiaba... Los detestaba con todo mi ser, cada una de sus palabras las odiaba, cada una de sus acciones me molestaban... Pero, a la vez. Todo lo que decían, hacían y eran. Lo amaba con todo mi ser. ¿Es extraño verdad?


— ¿Siempre ha sido así? — Dijo él de blanco —.

— ¿A qué te refieres?

— Siempre se han sentido... ¿Solos?

— ...

— ...

— ...

— Bueno... No lo sé. Para sentirte solo, primero debes conocer la compañía. — Dijo el guitarrista —

— Una vez... Me sentí protegido. Por algunas personas a mi alrededor, pero. Todas se fueron. — Agrego el de blanco con un tono triste —.

— Conocí a una mujer, su nombre era Vrede... Una mujer bella como ningún otra. Misteriosa, parecía que cargaba con mucho. Quizá incluso más de lo que cargamos todos nosotros, no tenía sentido. Yo no tengo sentido, nosotros, ella... Nada lo tenía. Cargar la pena con alguien más siempre será mejor que cargarla solo... Aunque no todos estén dispuestos a compartir su carga... Ella era lo único que iluminaba esta infinita oscuridad... Al menos un poco. —Después de que él de azul terminara de hablar tosió, con fuerza... Y alrededor de él aparecieron unas hermosas anémonas de todo tipo de colores.

— ¡Anémonas! que flor tan bella, misteriosa. Melancólica y a la vez esperanzadora, justo... Como esta canción. Pueden significar mil cosas y una a la vez... Y, pueden significar cosas tan contradictorias y opuestas. ¿No creen que todas nuestras palabras, acciones y pensamientos son como las anémonas? ¿qué significan para ti? — Agrego él guitarrista entusiasmado, mientras tocaba una melodía un poco más neutra —.


El fuego de la fogata calentó aún más, un calor frio. Si... Tibio. Nosotros, todo es una contradicción. El ambiente era más relajante ahora... Era como si todos se entendieran por tan solo un instante. Al parecer el tema de Vrede le dio otro toque a la conversación... Mencionar aquel nombre les dio paz a todos. Por alguna extraña razón, las auras de todos los presentes se sentían más gentiles.


— ¿Que significan estas anémonas para mí?

— Si, eso es lo que pregunte.

— No lo sé con exactitud... Amor. Si, amo mucho a esa persona, pero no sé quién es. A la vez... Incertidumbre, odio, tristeza, belleza, esperanza, desesperanza. Miles de cosas a la vez... Estas anémonas podrían significar todo y a la vez nada. Todo lo que puedan llegar a simbolizar para ti, para mí. Tiene sentido y es válido.

— ¿Que paso con ella? Con Vrede. — Pregunto curioso él de blanco.

— Bueno... Supongo ella llevaba más tiempo perdida en este valle que yo. Simplemente... Nos perdimos el uno al otro, supongo el mundo, la falta de un sol y nosotros mismos hicieron que nos alejáramos. Que nos perdiéramos a nosotros mismos, éramos dos perdidos caminando juntos en el valle, pero. Sin darnos cuenta decidimos dejarnos solos. Y, nadie peleo. Ahora somos dos perdidos aparte caminando perdidos en el valle.

— ¿No peleaste por mantenerte con ella?

— Bueno, si... Pero a veces es simplemente imposible... No solo depende de mí. Mi voluntad no es suficiente... No fui capaz de mantener aquel vinculo. Supongo pasa con todos los vínculos... No sé si ella haya peleado por mantener nuestro vinculo, ni si quiera se si se le haya pasado por la mente.

— Estas hablando de cosas que aún no pasan. Estas mencionando un triste futuro... Un futuro que no parece una locura. Pero... Aún hay tiempo. No siempre dará el mismo resultado a menos de que combines lo mismo siempre. — Dijo el guitarrista con un tono reflexivo —.

— Nunca es suficiente... Si te soy sincero... Quiero mandarlos a todos a la mierda, hasta a ustedes. ¡Muéranse, dejen de obligarse a seguir caminando y ríndanse! nadie va a estar para nosotros, es obvio. — Dijo él de azul bastante irritado.

— Calma... Nosotros tampoco es que deseemos de a mucho seguir caminando... Pero debemos hacerlo. Antes de que preguntes un porque, la respuesta es que no hay un por qué. Simplemente debemos seguir... Al menos intentarlo...

— Me he cansado de intentarlo.

— ¿En qué momento todo se fue a la mierda?


Ellos empezaron a hablar de forma desorganizada. Empezaron a gritarse, pelear... Estaban peleando unos con otros, él blanco defendía la idea de seguir caminando junto con él gris, y él de azul con negro los insultaba a todos y deseaba dejar de caminar. Él gris trataba de convencerlo de que no se rindiera... Aun. Mi cabeza dolía muchísimo... El fuego de la fogata empezaba a rendirse de a poco... Íbamos a quedar a oscuras de nuevo... Él de gris volteo a verme de nuevo... Y. De mi boca empezaron a salir palabras. Al principio solo eran insultos y reclamos... Pero después de un poco... Empecé a hablar más claro. Ellos, ponían total atención a lo que yo decía.

— ¡Todos ustedes son unos completos idiotas egocéntricos! simplemente respiren... Es nuestro momento de descanso y no sabemos cuándo tendremos otro... Todo es una mierda, no sé quiénes son ustedes. No puedo dejar de sentirme loco y enfermo, no puedo dejar de hacerlo. Y ahora ustedes vienen a hacerme sentir aún peor con sus pensamientos de mierda, sus palabras sin sentido. Los odio a todos ustedes. Busca a Meg... Intenta reencontrarla no importa que. Da igual que no seamos capaces de ver nada en esta completa oscuridad... Si no hay sol. Nos veremos obligados a crear un sol, o a ser consumidos por la oscuridad. No es mi problema, pienso que ambas opciones son válidas. Pero dejen de quejarse y no hacer nada por mejorar, dejen de obligarse a sentirse como una mierda. Muchas veces ni si quiera está en nuestro control, lo poco que nos daba algo de luz... Lo hemos perdido, o ha dejado de iluminar. ¿Te preocupa que Vrede se aleje de tu vida? ¡pues entonces usa tu voluntad y has que ella use la suya para mantener su vínculo de idiotas! si no funciona simplemente acéptalo, ríndete o sigue adelante. Todos nosotros hemos perdido a Meg, todos... Y depende de nosotros volverla a encontrar. Cállense... Y permítanse volver, así sea por un segundo.

— Quiero alejarme de todos... De todo. Ojalá todo lo que dices fuera tan fácil. — Dijo él de azul —.

— Todo es... Tan contradictorio y frio... No me gusta estar en esta fría oscuridad solo. Si, estoy a punto de terminar de enloquecer, no soporto esto más.


Él tipo de la guitarra empezó a tocar una canción que conocía... Se trataba de "Lake On Fire" cuando él la empezó a interpretar todos nos callamos. Y escuchamos atentamente... Estábamos pidiendo ayuda sin darnos cuenta... La canción. Hizo que la fogata se volviera a avivar, la llama creció muchísimo. De más... Todos escuchado atentamente la canción, podía sentirlo. Todos, tenían millones de cosas que decir, todos cargaban con algo distinto, todos sufríamos de forma igual pero distinta al mismo tiempo. Cuando la canción termino... El fuego empezó a brillar de tal forma que... Ahora, podíamos vernos la cara. El fuego... Servía como espejo. Todos... Teníamos el mismo rostro, pero. Éramos diferentes. Lo sabíamos... Nuestro momento de descanso llegaba a su fin... Al vernos las caras, nadie dijo nada. Un... Silencio extraño, todos querían decir algo... No. Todos querían gritar algo, pero... No fuimos capaces de decir algo. Simplemente nos alejábamos mientras el fuego de aquella fogata terminaba de apagarse, debíamos seguir caminando... Pero esta vez, unas pequeñas mariposas, las cuales brillaban en tonos amarillos y azules, empezaron a guiarnos... Al menos un poco. En el cielo... Ahora se podían ver algunas estrellas... Eran diminutas y muy pocas, pero se podían ver. Ahora, teníamos un pequeño rumbo... No sabíamos cuál era, pero. Ahora teníamos rumbo y destino. Dependía de nosotros si queríamos llegar a ese destino, o si queríamos ser parte de la oscuridad. Debí decir muchas más cosas, debí desahogarme más. Pero... No todos están dispuestos a escuchar, ni si quiera nosotros mismos. Ese día recordamos nuestros rostros... Al menos un poco. Extrañaba ver mi rostro.


Si... Debimos hablar mucho más tiempo ese día.


Fin.

31 de Marzo de 2022 a las 05:09 2 Reporte Insertar Seguir historia
8
Fin

Conoce al autor

Lunar Lacrima Colipavas y cuervos. Vida y muerte. Todos atrapados en un espiral perpetuo interminable... ¿Como podemos ser mejores? Así que todos tienen vendas negras... Escribo historias... Intento darte otro significado de todo, o darte algo para pensar. Quizás... Tan solo quizás.

Comenta algo

Publica!
GS Gouae Sinae
Mm, no puedo explicar en palabras lo que este relato me hizo sentir. Las mariposas son mis insectos preferidos, gracias.
June 11, 2022, 19:47
Maria Jose Cardona Castellana Maria Jose Cardona Castellana
Siento que este relato dice muchísimo. Mucho más de lo que cualquiera podría interpretar
April 03, 2022, 04:39
~