daddy_rabbit kim koo

❝Kim TaeHyung no puede controlar su lado alfa posesivo, gruñón y territorial, sin embargo, su omega ama que salga ese lado, porque sabe que su alfa es muy, muy protector.❞ COPYRIGHT ©DADDY_RABBIT /// ©PAPÁ CONEJO


Fanfiction Libros No para niños menores de 13.

#bottomjungkook #fanfic # #omegaJungKook #omegaverse #jungkook #taehyung #toptae #alfatae #bts #taekook #koottom #Vkook
43
1.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

🌿⏤͟͟͞͞𝗢𝟭: 𝗟𝗢𝗕𝗢.

— ¡Me asfixias!

JungKook chilla al recibir un gruñido en respuesta, trata con sus fuerzas sacar aquellas enormes patas del animal mutante que, literalmente son muy pesadas y pueden cubrir su rostro entero.

El gigante Lobo ronronea al tener recostado a su Omega en él, donde su juguetona, esponjosa y larga cola golpea suavemente el rostro molesto de su pareja. No era sorpresa ver a un Alfa en su forma animal caminando por las calles, sino que era la persona transformada que mostraba un lado bastante protector, celos y muy, muy territorial con Jeon JungKook.

Kim TaeHyung era un hombre bastante conocido a nivel mundial, popular en las redes debido al ser cantante solista y tener una carrera desde una muy corta edad, podía verse a través de sus marcadas facciones lo dulce que podía ser, a través de su sonrisa el cariño que demostraba a su público y pareja, a través de sus azulados ojos su fragir y delicado corazón... O bueno, eso decían algunos fans.

¿El problema? Era la parte animal de Kim; es imposible controlar sus instintos de Líder Alfa protector, muy protector y marcar territorio cuando alguien está cerca de JungKook.

Si bien, muchos han afirmado que el Lobo del cantante solista era de temer, esos rojizos ojos intimidantes que podía verse el diablo mismo; orejas en alto y puntiagudas debido a cualquier acción cerca de él, desconfiaba mucho; un pelaje esponjoso, suave y color oscuro con una mancha blanca alrededor de su ojo izquierdo; ese celoso animal salía de manera impulsiva y aquellas personas que pudieron verlo, podían sentirse bastante chiquitas a su lado... Y eso debido a que el cierto animal media 2,89 cm.

Así que volviendo al tema anterior, JungKook no podía quitar las esponjosas patas de encima y aquella felpuda cola que daba golpecitos en su mejilla debido a estar acostado en el pecho del animal.

— ¡Jodido animal celoso! —chilló molesto, dándose por vencido y cruzar de brazos, lanzó una rápida mirada a su alrededor y suspiro, estaban en medio del parque y nadie se atrevía a mirarlo por miedo a su Alfa. JungKook soltó unas risitas al sentir como su protector Lobo Alfa daba pequeños roces de su rasposa lengua en una de sus mejillas, buscando eliminar su malhumor— ¡Ujm! ¡No puedo enojarme contigo, bebé!

«borra ese puchero, Omega» a través del lazo que los unía, JungKook percibió las palabras del animal. Lo miró y asintió, besando todo el rostro del gigante Lobo, sintiendo a su Omega mimoso a los ronroneos de su Alfa.

— Quiero a mi TaeTae de vuelta.

Y haciendo oídos sordos a las quejas de su Omega, el animal siguió dejando pequeñas lamidas en aquellos cachecitos de Kook. Gruñó con fuerza cuando el Omega peli-rubio zafó de su agarré, yéndose lejos de él y eso lo enfureció.

«proteger a mi Omega» poniéndose en sus gigantescas patas, corrió detrás de su Omega para detenerlo a toda costa, estaría tranquilo si sentía a JungKook con él y no lejos, eso lo asustaba.

Kook era precioso con su largo cabello rubio ondulado, esos verdes ojos que al mirarlo podía verse la galaxia entera, cuerpo sumamente trabajado y muy dotado para ser un delicado Omega. Sentía celos que otros mirarán la belleza de su pareja, lo cabreaba al máximo y lo ponía alerta, además de que tuvo situaciones en donde unos irrespetuosos Alfas sobrepasaban la línea con él. «protegerlo» cuando pudo alcanzarlo, se interpuso en su camino.

JungKook se sobresaltó a la rapidez de su Alfa, suspiró y cruzo de brazos aún molesto, prefirió mirar a otro lugares donde no fuera aquellos rojizos orbes que buscaban su atención a toda costa.

No iba a caer tan fácil esta vez.

— No te daré mimos, señor Alfa.

Otra vez aquel gruñido y quejido de cachorrito regañado por su dueño.

«No tengo que chillar o reírme, no sería justo» sería mentira si Jeon no estaba aguantando las malditas ganas de lanzarse ante aquel enfurecido y a la vez entristecido animal mutante que rogaba por él, porque lo hacía y mucho.

— Ujm, no caeré ante eso, lo sabes —alzó una ceja cuando se acercó a él y por instinto, Kook se vio obligado a mostrar su marca. No espero que un lengüetazo ahí mismo aterrizará en su sensible piel, lo estremeció de pies a cabeza y mantuvo sus hormonas controladas, apartándose un poco— ¿Qué tratas de hacer, lobito berrinchudo?

«sueño» rogó, haciendo señas a su Omega de volver a casa y se agachó un poco para dejar lamidas pequeñas en esos cachecitos debido a la sonrisa de su menor.

JungKook tenía que alzar la mirada para poder ver a su Alfa. Era tan grande que era inevitable no reírse a las miradas de miedo a su alrededor.

— Vamos a casa, mi Alfa.

De regreso en el camino, JungKook tuvo que poner ─por mucho que le cueste─ una correa reforzada a su Alfa, sabía que era de rugir de una manera muy escalofriante, aunque no le causará miedo como a los demás, no quería tener problemas con la policía y dejar mala imágen a su mayor.

«mimos. mimos. mimos mío» Kook siguió acariciando a su Alfa, mimándolo al escuchar sus ronroneos y verlo relajado. Susurrando para ellos un "nadie nos hará daño, Alfa" para esfumar esos ataques impulsivos y lados protectores que salían a toda costa.

Horas después, al estar en casa con varios agradecimientos mentales de Kook por no haber tenido tantos problemas en el camino, escucho un sonido en seco que lo alarmó.

El gigante Lobo se acostó en el suelo en completo cansancio llamando la atención de su Omega, quien fue a traer unas cosas. Lo que fue pelaje del animal se fue esfumando y una cabellera grisácea se mezcló, aquellas enormes orejas felpuda desaparecieron volviendo unas humanas, esas enormes patas cambiaron a unas manos de tersa piel morena y al levantar la mirada, esos rojizos ojos se volvieron azules.

TaeHyung respiro hondo.

—... ¿Hyungie? —escuchó la vocecita de su novio, lo miró cuando se acercó con unas toallas para envolver su desnudez y unos paños para secar el sudor de su rostro. JungKook dejó que su mayor se recostara en su pecho— ¿Quieres que cocine para ti?

—... Huh —asintió, avergonzado por las acciones de su lado animal. Lo abrazo con fuerza, dejando que Kook pasara el paño por su frente, haciendo a un lado los mechones que cubrían sus ojos— Lamento no controlar mi lado- yo- Ujm...

— Hyung —interrumpió con suavidad— Señor Alfa es muy impulsivo... pero lo amo, así como te amo a ti —finalizó, sosteniendo el mentón de su mayor y besar esos rellenos labios rojizos que eran gruesos comparados con los suyos.

Al separarse, TaeHyung volvió a abrazarlo.

— ¿Soy tendencia otra vez?

— Muchos fans han tomado fotos, yo diría que sip.

La diferencia entre TaeHyung y "señor Alfa" era que el primero era más tímido en mostrar sus celos, su posesividad y bastante protector, no tanto como el otro. Y el segundo era muy terco, realmente impulsivo si se trata de su Omega, celoso a muerte y su aura demostraba posesividad, intimidante de solo verlo a los ojos.

JungKook ama la timidez de TaeHyung y adoraba la posesividad de señor Alfa, dos en uno, era premio doble «¡son míos! ¡completamente míos! ¡yeip!» fingió corazones a su alrededor, suspirando sin darse cuenta a la curiosa mirada del mayor.

— ¿Bebé, que cruza por su cabecita ahora?

«que señor Alfa me rompe el culo y tu me mimas el triple, Hyungie» mordió sus labios al querer decir aquellos pensamientos. Negó, dejando varios besos en él.

— Nada, Tae. Solo que te amo mucho, mucho.

— Ujm, por esta vez, lo dejaré pasar... —bostezo, poniéndose de pie con ayuda de su menor y sostener el nudo de la toalla que cubría su cintura, exhalo— Tomaré un baño, y ¿podrías dormir conmigo, Kook?

— Lo haré. Primero toma un baño, yo preparo la comida y lo llevo a la cama, ¿uhm?

No podía negarse a esos ojitos brillosos, asintió y mientras TaeHyung subía las escaleras, JungKook suspiró al verlo de espaldas, aquella tersa piel donde aún había rasguños desde su anterior celo.

«sé más celoso conmigo, TaeTae» pensó, marchándose a la cocina y preparar cierto platillo favorito del mayor.

19 de Marzo de 2022 a las 01:02 0 Reporte Insertar Seguir historia
9
Leer el siguiente capítulo 🌿⏤͟͟͞͞𝗢𝟮: 𝗦𝗥.𝗕𝗢𝗟𝗦𝗔

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión