superpink Pink's nightmares

Adéntrate en la Antología de mis Pesadillas.. Mis Monstruos, Fantasmas,Brujas y Demonios harán las delicias de tus más oscuros y profundos miedos... Te escribo y narro desde mi Cementerio y a través de mi pluma maldita,fabricada a partir de los huesos de la más malvada y dantesca Bruja.... Ella es Arrieta. ¿Quieres conocer las historias que me inspiran desde su tuétano?


Horror Historias de fantasmas Todo público.

#terror #miedo #relatos #historias #muertos #Fantasmas
5
1.6mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Leslie y Joe

En la calle del Olvido, un oso de peluche mutilado se arrastraba hasta la entrada de la Mansión de la Muerte.


El niño que lo tenía lo había tirado en un rincón olvidado del inmenso trastero, y las ratas habían dado buena cuenta de él.

Los demás juguetes no habían corrido con mejor suerte, pues estaban igual o en peores condiciones, pero solo el oso consiguió escapar por la pequeña apertura que entraba a menudo el gato Pegaso.

Por suerte para el pequeño osito, era de noche y facilitaba su huida, había oído por el Gnomo del jardín que no muy lejos de allí, la Mansión de la Muerte Enamorada se mostraba cada 14 de febrero y era precisamente esa noche.

Apenas tenía fuerzas para seguir arrastrándose y uno de sus ojos de botón estaba a punto de caérsele ...

La tristeza anidaba en su pequeño corazón, pues ya hacía mucho que no sentía que lo querían y por ello deseaba pedirle a la Muerte que se lo arrancase, no deseaba seguir viviendo sin amor ...

Casi había llegado, podía vislumbrar desde su elegante entrada el Cementerio y todos los que allí descansaban, era el cementerio donde la Muerte elegía a los que habían amado de verdad o sacrificado su vida por amor.

Asombrado, el osito vió como ésta convertía las hojas de unos enormes cipreses en diamantes y a sus moradores en elegantes y distinguidos invitados …

Siguió arrastrándose hasta tocar la tierra fría y húmeda, sabía que le quedaba muy poco para descansar por fin en paz, pero de repente un llanto infantil que le era muy familiar interrumpió su camino ...

—¡Oh, Joe! ¿Dónde estás? ¿Por qué me dejaste solita? — Escuchó que decía la voz infantil bajo una tumba y recordó como si acabara de despertar, que él era Joe antes de que su dulce niñita de cinco años le perdiese en el parque ...

Leslie, así se llamaba … Una preciosa pequeña de pelo castaño y enormes ojos café, de piel muy blanca y un sinfín de graciosas pecas en la carita ….


Se lo dejó olvidado en la casita bajo el tobogán, y trás pasar días ahí, otra niña algo más mayor se lo llevó consigo ...

Pero aunque nunca lo maltrató, lo dejó abandonado en una de las estanterías de su habitación. Se hizo mayor, se casó y tuvo dos hijos, uno de ellos fué su último dueño y culpable de que estuviese roto, sucio y desgarrado por las ratas.

—¡Desde que te perdí no he podido dormir...! — Oyó que seguía sollozando la pequeña.

El pequeño Oso se arrastró hasta la pequeña tumba y la tocó con su patita, e al instante la Muerte vestida de un brillante color dorado se posó a su lado.

Con un ágil movimiento de la mano en el que chocaron sus huesos, la losa de mármol blanca que cubría el ataúd fue retirándose suavemente, y la pequeña Leslie con la carita bañada en lágrimas abrió los ojos reflejándose en estos la pálida y hermosa Luna llena.

El osito agradecido dejó caer una lágrima tan brillante como la túnica que vestía la Muerte y miró a Leslie con el corazón henchido de amor y cariño.

—¡Oh Joe! ¿Eres tú? ¡Cuánto te busqué y te eche de menos! ¡No podía dormir y me puse enfermita, papá y mamá se pusieron muy tristes! ¡Pero ya estás aquí conmigo, ahora soy feliz Joe!—Exclamó la pequeña abrazándolo.

La Muerte conmovida por el amor mutuo que se profesaban ambos chasqueó los huesudos dedos, y un segundo después el osito mutilado volvió a recuperar su bello aspecto de hace más de 80 años.

La pequeña Leslie sonriente se levantó de su pequeño ataúd dejando una fragancia exquisita de rosas silvestres y corrió feliz con el osito Joe.

La Muerte entonces dibujó un círculo invisible en el aire y dió un golpe suave en el suelo con su guadaña. Un enorme portal en el año 2022 se abrió, y la escena de una mujer dando a luz junto a un féliz y futuro padre convenció a la Muerte.

La pequeña Leslie tendría una nueva oportunidad, una nueva y larga vida feliz junto con su Osito Joe, que mágicamente horas después del nuevo nacimiento de la pequeña, fué colocado dulcemente por la dichosa mamá en la cunita de la recién nacida …



"Porque el Amor es solo una palabra hasta que llega alguien para darle sentido "




(PAULO COELHO)

13 de Marzo de 2022 a las 20:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo La Cuchara Maldita

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 15 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión