axel-melgarejo1625109491 Axel Melgarejo

Durante la terrible década infame que sufrió la Argentina en los 30, un crucero de guerra llamado El Sable Libertador se estrelló en contra unas rocas durante un viaje en el océano atlántico, con casi una mitad de la tripulación muerta o desaparecida solo siete hombres sobreviven al naufragio pudiendo encontrar refugio en una isla que en un principio parece abandonada. Por desgracia pronto descubrirán que no se encuentran para nada solos y nada es lo que parece dentro de aquella enorme, exuberante y aterradora isla poblada por criaturas que se creían mitológicas donde su única salvación se encuentra en un enorme Cíclope ciego cuya moral es más que debatible ¿Podrán los soldados argentinos sobrevivir a la mortal isla del mítico cíclope Polifemo?


Aventura Sólo para mayores de 18.

#Isla-Misteriosa #naufragio #ciclopes #mitologia
7
300 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

PROLOGO: EN LA OSCURIDAD DE NADIE

Oscuro, eso era lo que resumía su vida, una oscuridad eterna. Siendo casi un semidiós, aquel titán de nombre Polifemo, vivía en las penumbras. Sentado en su cueva, o por lo menos creía que podía ser su cueva, aquel gran ser de 15 metros de altura, con un cuerpo humano, cabello largo ondulado color castaño claro cuyas canas empezaban recién a salir y llevando una túnica de piel sujeta con una mísera cuerda de tela se lamentaba por su ceguera. Su único ojo estaba destruido y en su lugar se encontraba una llaga rojo carmesí tan desagradable que, valga la ironía, era nauseabundo a la vista. Cuidando de su rebaño al usar sus otros sentidos, como el olfato, la audición y el tacto. Polifemo maldecía el día en que conoció a ese maldito de Odiseo, algunos le decían Ulises; pero él le conoció bajo el nombre de Nadie.

Bajaba la cabeza pensando en cómo aquel astuto humano supo ganar su confianza, emborracharlo y después cegarlo con un palo afilado al rojo vivo ¡Qué deshonroso! Siendo hijo de Poseidón, merecía más respeto del que le daban. Oía a los otros Cíclopes burlarse de él, diciendo que aquello le paso por ser un idiota que provocó a los humanos y sus intenciones le jugaron en contra pero él no había hecho nada malo. Aquel Rey de Ítaca le estaba robando el queso y se quería comer a su ganado. Protegía lo que le era suyo por derecho, personalmente el queso de cabra y su ganado le eran más sabrosos que la carne humana. Un sonido lo sacó de sus pensamientos. Era ruidoso, demasiado fuerte como para ser de un animal y demasiado suave para ser de una tormenta, siguiendo el sonido de aquel misterioso ruido, el Cíclope Polifemo se retiró de su cueva, por desgracia nunca podría retirarse de las penumbras de esa eterna oscuridad.

21 de Enero de 2022 a las 16:32 0 Reporte Insertar Seguir historia
5
Leer el siguiente capítulo PARTE 1: EL NAUFRAGIO

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión