El Sendero Oscuro Seguir historia

gabriel-cordova Gabo Cordova

En este apartado conocerán cuentos que ocurren en el universo literario de mi saga: El Mundo de Dante. Todas estas obras se encuentran relacionadas de alguna manera, como saberlo se los dejo a ustedes y espero las sepan disfrutar. Apoyenme recomendando este y mis otros libros para así obtener más lectores con los que compartiré mi mundo literario.


Suspenso/Misterio Todo público.

#Cazador #asesinos #El-Mundo-de-Dante #ecuador #dioses #terror #misterio #romance #suspense #cuento #cuentos-fantasticos #campo
2
11149 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

El Mudo: La Llegada

La familia Quijije había decidido pasar sus vacaciones en una pequeña finca que compraron a tan bajo precio que creían haber recibido un gato por liebre, la suerte les sonreía todo el tiempo.

Vinicio, él único hijo de la familia de diez ocho años tragaba con amargura la decisión de pasar unas vacaciones en un lugar tan remoto donde la señal del internet era opacada, y grandes cantidades de mosquitos que infestaban el lugar.

La familia había ido una sola vez a la finca para comprarla y durante dos años mantuvieron esta en reposo total, nunca la usaron y no pensaron en volver para contratar personas que siembren. A tan solo diez kilómetros de la Montaña Pacha se encontraba la finca, el único pueblo cercano estaba a treinta kilómetros y poseía muy pocas personas que vivían de manera similar a los peregrinos.

Joaquín; el Patriarca, se encontraba sumamente preocupado por su hijo que no obtuvo un cupo en la universidad y estaba en espera del próximo examen de ingreso, pero por descuido de Vinicio en revisar el calendario no se inscribió y tendría que esperar a Octubre. Durante años Joaquín no había usado sus vacaciones y contemplaba la visita a la finca como una manera de refrescar la mente para toda la familia, un cambio de oxígeno y una posible motivación.

Consuelo; la Matriarca, ansiaba con el mayor esmero el día que llegaran a la finca, de pequeña pasó todas sus vacaciones en la casa de su abuela en Jujan, un pueblito olvidado en la Sierra donde se mencionaba fue un infierno alguna vez gracia a calamidades naturales. Ella y su marido tenían una buena relación, por no decir que era inexistentes las peleas, Joaquín le daba cada quince y treinta del mes la paga en sus manos para que así ella lo administre, su hijo en cambio le refunfuñaba que era un abuso.

Toda la familia vivían en una casa muy cómoda, de dos pisos y con una empleada, en su gran mayoría Consuelo pasaba descansando, viendo novelas o conversando con sus amigas por Skype, mientras el resto lo hacía María; la empleada, el sueldo de su marido como auditor les daba de vivir bien y su hijo se encontraba en uno de los mejores colegios de la ciudad aunque no era el tipo de chico que merezca tal sacrificio económico.

Compraron muchas luces y más cosas útiles para el viaje, Joaquín fue hacia el pueblo para encargarle a una familia que les limpiaran la casa y supervisen los arreglos como el agua potable y la electricidad a cambio de una buena suma de dinero, pero se encontró con el rechazo de muchas personas, la curiosidad le invadías, cuando les decía la propuesta todo mundo le respondía con entusiasmo, pero al mencionar el lugar preciso de la finca se portaban esquivos y decían excusas para alejarse de él.

Una sola familia acepto ayudarlo a cambio de aumentar la paga, los Paján, el señor le comentó que hace muchísimos años la finca perteneció a un estafador que estuvo en malos tratos con un señor del crimen y por eso los lugareños le temen al lugar, aunque dicen que en las noches podían escucharse animales que supone deben ser gatos salvajes o perros y le recomendó llevar armas para así alejarlos o mantener muchas luces en su casa al anochecer.

Faltaba tan solo una semana para que el viaje comenzara y todos habían organizado su agenda de compromisos, irían a prácticamente a separarse del mundo y solo tener contacto con aquel pueblito cada cierto tiempo para abastecerse de comida, la tecnología era prohibida totalmente y solo podrían llevar un celular que era en caso de emergencias, algo poco lógico, se encontraban en un lugar tan lejano que nunca llegaría una ambulancia y de llamar a la policía esta demoraría muchos días en ir a menos que sean una gran emergencia.

Vinicio no tenía novia o alguna muchacha con la que mantenía algo y era muy reservado en sus asuntos como para decirles a sus amigos que se iría a un viaje, originado porque su padre creía que era lo mejor para hacerle perder ese materialismo que predomina en él.

Consuelo había dado instrucciones específicas a la empleada para que cuidara la casa durante esos meses y quería marcharse lo antes posible, las noticias habían mostrado dos casos de asesinatos tan bizarros como ver un animal volteado, cada día los anuncios de suicidios eran mayores y una mujer con nervios de cristal como ella temía que fuese algún mal pasoso, en su ignorancia creía que tales problemas mentales eran contagiosos.

Joaquín había pedido que le dejaran un par de revólveres en la casa del campo y llevaba más objetos para acampar, se dedicaba demasiado así trabajo, había decidido dar la gran noticia que se jubilaría al volver de la finca para así tener tiempo con su familia, desde los veinte años trabajó como asistente contable en una pequeña empresa y consiguió reunir suficiente dinero para comprar un par de casas que alquila y le darían el sustento necesario.

15 de Octubre de 2017 a las 15:15 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo El Cuentero: Un Pasado Lejano

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 11 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión