0
11.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

ETERNOS "ÉL"

SIEMPRE TUYO MI AMOR


Siempre la he amado en silencio y nunca le dicho nada por miedo, la vigilo, sigo todos sus movimientos soy su sombra y ella no lo sabe.

La hice sufrir y ahora me arrepiento de ello, será mía y yo suyo por una eternidad. Ese es mi deseo y también el suyo.

Sé que está cerca lo presiento y he de afrontar su encuentro por duro que me resulte y este dolor me mate por dentro he de afrontarlo.

He de afrontar mi destino y aunque muchas personas me quieren mi corazón tiene un dueño y su dueño es ella, y yo soy su esclavo y su más fiel servidor ella es mi ama y mi señora, y hoy voy a su encuentro....


ESE FESTIVAL, ESA NOCHE


Viajaba en compañía de mi mánager y mi novia, estaba nervioso y con un deseo enorme de verla, porque sabía que estaría ahí, miraba a mí alrededor por si la encontraba pero solo veía esas fans con la ilusión de hacerse una foto conmigo o pedirme un autógrafo. Eso era parte de mi trabajo y me gustaba.

Llegando al lugar tuve miedo algo me paralizaba, yo no quería bajar de aquella limusina deseaba escapar de todo aquello y si lo hubiera hecho, hubiera sido con mi niña como lo deseaba no lo saben ustedes bien. Mi mánager me dio un codazo para bajar de esa limusina y así lo hice, camine unos pasos, observándolo todo y llegando a ese teatro sobre mí cayeron decenas de fans y entre esas fans estaba mi niña. Mi corazón se acelero al verla y la recogí entre mis brazos no quería dejarla escapar, quería abrazarla pero...

Pero ella se escabulló entre mis piernas sin poderla coger.

"Taradas" "Locas" "¿¡Qué han hecho!?" maldije a mis fans en ese momento.

Me reí interiormente porque sin saber cómo su celular llego a mi bolsillo, intente buscarla con la mirada y la halle en la lejanía y me pareció que estaba enojada pero estaba encantadora de todas las formas que pudiera imaginar.

Entre dentro del teatro acompañado de mi mánager y esa chica llamada Olga, me presento algunos actores españoles a los cuales salude cordialmente. Y nos acomodamos en nuestros asientos, me encontraba incomodo, realmente incómodo, no dejaba de juguetear con su celular, de moverme, de secarme el sudor, de observarlo todo. Necesitaba salir de allí y tomar aire fresco.

Finalmente me levante de mi asiento y fui pasando entre esos artistas y pidiendo disculpas hasta la salida. Una vez fuera pregunte donde podía estar tranquilo y tomar algo y el portero del teatro me indico que siguiera la alfombra hasta una cafetería no muy lejana a ese teatro y así lo hice.

Me senté en una de esas mesas y me di cuenta de que un grupo de chicas no dejaban de mirarme. Se acercaron a mí y me pidieron un selfie tenia el celular de mi niña a mano y me hice ese selfie con su celular y pensé "Mas tarde lo pasaré al mío" y sin más dilación comencé a mirar su celular. Sabía que escribía pero en un principio no me interesaron sus escritos, lo vi una tontería, pero esta vez sí que me interese por ellos y comencé a leer una de tantas novelas que tenía y la verdad me gusto lo que escribía, era realmente bueno y fui leyendo capitulo tras capitulo y en mi segunda cerveza escuche la voz de mi mánager.

-¿Se puede saber que haces acá? y la gala.

-Puede esperar -le conteste sin levantar la vista del celular.

-¡¡¡Rodrigo!!! ¿Pero qué dices? te están esperando.

-Lee esto ¡¿Quieres?! -Y dame tú opinión.

Me quito el celular de las manos, lo ojeo y me soltó.

-Es bueno, realmente y ahora regresemos al teatro, la audiencia ya no puede esperar más y yo tampoco.

No deseaba entrar allí dentro os lo juro, no tenía ninguna ilusión de hacerlo, pero aun deseando huir como lo deseaba tenía que entrar ahí dentro, sonreír y poner buena cara aunque no la tuviera. Durante el camino mis ojos la volvieron a encontrar y seguía nuestra misma dirección "Esta es mi oportunidad, y no la puedo perder" —pensé.

El tarado de mi mánager no dejó de sermonearme durante el corto trayecto hasta el teatro, ya me tenia aburrido y deseaba decirle ¡¡¡Cállate!!! Pero no lo hice por educación.

Entro dentro y le dije que esperara un segundo que yo no tardaría entrar. Ella estaba al llegar y le di el celular al portero para que se lo entregara a mi niña, me hice un selfie con él, charlamos durante unos minutos. Ella se acercaba a nosotros y mi deseo por decirle te amo iba en aumento ya a nuestra altura, yo me escondí entre las sombras de ese teatro.

Cuando tuvo su celular en sus manos aparecí yo y ella salió corriendo otra vez, la llame pero no me hizo caso y corrí tras ella.

Discutimos brevemente iba a marcharme pero no lo hice me di media vuelta y la bese y en ese dulce beso unos flases irrumpieron mi felicidad, mi oportunidad de estar con ella. Y tuve que decirle amablemente a ese fotógrafo que me diera los carretes y cuando me los dio; me deshice de esos carretes, pero ella ya no estaba, había vuelto a desaparecer, e intente buscarla con la mirada y nada, no la encontré y regrese a ese teatro sin ganas de nada, sin ninguna ilusión, quería regresar al hotel y no al teatro ¿Por qué se comportaba así? con un pie ya dentro de ese teatro mi mánager me llevo arrastras a presentar esa gala.

No dejaba de pensar en ella "¿Dónde estaría?" "¿Qué haría?" estaba aburrido y miraba de reojo a mi mánager y al director de mi última película que no dejaban de charlar entre ellos deseaba llegar al hotel y dejarme caer en la cama y soñar con ella.

Salimos del auditorio y paseando llegamos al hotel.

Una vez dentro del hotel tuve la mayor sorpresa de mi vida ella estaba en el mismo hotel que yo, deje entrar en el ascensor a mis acompañantes y decidí acercarme a ella.

Al verme quiso huir de nuevo y cayo dos o tres veces hasta que le ayude a levantarse y sin apenas mirarme desapareció de mi vista otra vez.

Vi a un botones y le pregunte donde se alojaba la chica que acaba de caer al suelo y me señalo al recepcionista del hotel; me acerque a él y le pregunte por su habitación que me dio amablemente, nada mas lo supe le di las gracias y me encamine hacia las escaleras y subí los tres pisos a pie y entre en su habitación que por suerte no había cerrado, y allí estaba tumbada en la cama hablando en voz alta hasta... que...

...-¿Por qué decís eso?

Metió su cabeza dentro de la almohada, no dejaba de gritar y murmurar que yo era un sueño y desparecia de su vista, me quite la chaqueta dejándola caer al suelo y me senté en el borde de la cama y llame a recepción para pedir una botella de champán, y ella seguía gritando que marchara, que yo era un sueño. No tardaron en llamar a la puerta era el camarero con la botella de champán la dejo junto a la cama. Le dije qie me iba a duchar y siguio gritandome, entre en el baño quitándome la ropa y me metí en la ducha.

Me encantaba canturrear mientras me duchaba. Salí envuelto en la toalla y ella seguía en la misma posición, me acerque despacio pues tenía miedo a su reacción, me senté en el borde de la cama y destape la botella de champan y le serví una copa que bebió con rapidez y sin apenas mirar y una segunda y una tercera hasta que mis labios se encontraron de nuevo con los suyos y mis manos fueron desnudándola poco a poco, mis ojos no dejaban de mirarla estaba como hipnotizado y alzo su copa pidiendo más champán que le serví de inmediato y sin protestar, no quería que amaneciera quería parar el tiempo y dejarlo así para toda una eternidad porque ella finalmente ella era mía y solo mía. Sentí unos extraños celos y no sabía a quién, esos extraños celos duraron solo unos segundos y me abrace a su cuerpo desnudo.

La bese y una y otra vez, y ella se dejo llevar por mis juegos, y mis perversiones, y mis deseos hasta caer exhaustos los dos, la mire durante unos segundos más apoyando mi cabeza en su pecho y debí quedarme dormido.


AL DÍA SIGUIENTE


Me desperté antes que ella y no dejaba de contemplarla y de observarla una y otra vez "Que linda eres mi amor" -pebsaba. No sé por qué motivo escribí aquella pavada en ese papel; pero la escribí, doblando la carta sonó mi celular dos o tres veces pero no me apetecia coger esa llamada sabia de quien era y yo solo tenía ojos para mi bebita ¡Que linda era!

De repente algo me toco, y un terrible grito sonó en mi oreja y al tarado este no se le ocurrió otra cosa que...

...-Buenos días mi amor ¡¿Has descansado?!

Berreo como una posesa.

Y yo me levante de la cama estaba desnudo, era algo muy natural después de una relación y mi amorcito no dejaba de mirarme ¿Me gustaría saber que pensaba en ese momento? os lo aseguro.

Vistiéndome sonó el celular otra vez e imagine quien era, ¿¡Cómo no!? El boludo de mi mánager y solo me faltaba escuchar sus gritos tambien con el dolor de cabeza que tenia.

-OK, ok, ok voy para ya -le conteste a toda prisa colgándo mi celular y poniéndome la camisa.

No dejaba de gritar y sus gritos eran peor que los de mi mánager y acabarían reventado mis tímpanos, estaba enojada. muy enojada y abrochandome los pantalones me lanzo un cenicero que tuve que esquivar.

La bese en la frente y me apresure a salir de esa habitación sermoneándole lo que tenía que hacer ese día. Pero no dejaba de gritar.

Saliendo de la habitación sonó de nuevo mi celular era el loco de mi mánager otra vez que me esperaba a la salida del hotel, y me pregunto qué de donde salía y no me apeteció darle ninguna explicación aquella mañana "Que coño quería saber" "Era mi vida y no la suya" Aquel día tenia la agenda muy apretada e iba justo de tiempo y pensé "Espero no dar la nota" "No he tenido tiempo ni ducharme con las prisas del loco este y los de mi niña" ¿Que hará mi niña? ¿Seguirá gritando? ¿Seguira enojada conmigo? -me pregunté bajando las escaleras. Vi a un botones y le pedí que le entregara la carta a mi marcha y vi a mi mánager haciéndome señas con la mano.

Me acerque a ellos que ya me esperaban impacientes, eran la actriz de la película, y el director de la misma para esa entrevista con una cadena de televisión a la cual no me apetecía ir, pero tuve que ir por exigencias del guión. Yo hubiera preferido estar con mi niña en la cama y gandulear con ella todo el día. Pero...

Tras una agotadora mañana regrese al hotel, con ganas de ducharme y descansar. Subíamos por las escaleras charlando mi mánager y yo cuando la vi envuelta en una toalla y fuera de su habitación ¿Por qué iba así la muy tarada? ¿Qué había pasado en mi ausencia? y me enoje por ello pero tuve que disimular ese enojo y actuar.

Y mi mánager se acerco a ella y educadamente le ofreció ayuda para ir a buscar las llaves de su habitación a recepción y me dejo con la reloca de mi amor que aprovecho ese momento para sermonearme otra vez y echarme la bronca, sabía que tenía razón con todo lo decía. que me había comportado como un hijo de puta y era cierto pero yo no podía decírselo aunque quisiera no podía decírselo tenia el tiempo justo para una ducha, relajarme escasamente unos 10 minutos e ir al teatro otra vez y presentar una nueva gala, que coño tenía que decirle: Si mi amor vos tenéis razón, pues quise abrir la boca pero no pude porque llegaba mi mánager con las llaves.

Mi mánager le dio las llaves y al mirarme me vio mala cara y para que cerrara su boca y no hablara más de la cuenta lo metí bruscamente en la habitación y cerré la puerta de golpe.

Una vez dentro fui al baño me duche y con la toalla envuelta salí fuera de la habitación y camine por el hol parándome enfrente de su habitación permanecí unos minutos observando esa puerta quería entrar hacer el amor con ella otra vez, lo deseaba, lo necesitaba. Pero fui un cobarde que dio media vuelta atrás regresando a su habitación.

Al entrar vi el traje ya preparado encima de la cama, me quite esa toalla que envolvía mi cuerpo y comencé a vestirme sin ningunas ganas y para acabar un poco de desodorante por todo el cuerpo y un poco de colonia para oler bien ante mi público y mis fans, unos cuantos selfies con ellas, una apetitosa de cena con toda ese gente y de regreso al hotel o eso pensé yo en ese momento porque vi a mi mánager hablando por su celular diciendo que si que acudiría a esa boliche de moda a promocionarlo "¿Que dices tarado? "No pienso ir a ese boliche, ve tu loco" pensé mientras acaba de arreglarme, siempre íbamos con el tiempo justo y pensé "¿¡Quién me mandaría ser actor!?"

Cuando llegamos al teatro y hice todo lo de rigor y busque un hueco para hacer unas gestiones que quería hacer y unas de esas gestiones era desbloquear a mi princesa de facebook, twitter e instagram y así lo hice, vi a mi mánager haciéndome señas para acudir a su lado y presentar esa gala, tarde unos segundos en acudir a su encuentro y mientras caminaba hacia él acabe de mandar ese privado a mi niña y esperaba ansioso su respuesta, y olvide de poner mi celular en silencio. Y dando el discurso de clausura de esa gala recibí su mensaje.

Deseaba saber que me decía en ese privado, quería su perdón, me lo habrá dado pensaba ilusionado pero no fue así, la muy tarada había hecho todo lo contrario de lo que yo imaginaba la, la, muy... reloca me había bloqueado en todos sitios que yo la tenia bloqueada, estaba enojado, muy enojado. Si se hubiera cruzado en mi camino en ese momento la hubiera abofeteado la, la, la... "La muy jodida no sabe lo que le espera"

Salimos de ese teatro camino a ese boliche

En ese boliche tome unas copas antes de reunirme con mi mánager. Estaba dispuesto a ligarme a la primera que se cruzara en mi camino fuera linda o fea me daba igual. Pero al verla en ese boliche, bailando e intentando ligar con aquellos pibes, mi forma de pensar cambio por segundos y me dije ella es mía, me pertenece" ¡¡¡Locos!!! Creo que nadie advirtió mi grito y espere que se acercara a la barra a pedir algo y en ese momento aparecía yo también y sabría lo que es bueno.


28 de Septiembre de 2017 a las 00:00 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo ETERNOS "Él"

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión