Ella Seguir historia

booksj_frank J & Frank

Acompaña a Matt en esta historia de misterio. Los invito a intentar descubrir el secreto


Suspenso/Misterio Todo público.

#MICROVERSO #UNIVERSO DE BOLSILLO
Cuento corto
0
11012 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Ella

-Hola – dijo la mujer mientras me veía.

Yo solo me dedique a mirar despistadamente quien era, jamás imagine que sería alguien como ella, cuando veo sus ojos veo el universo entero, la verdad absoluta, un mar de estrellas que sirven de vista a impresionante señorita, su tez es parecida a la luna en un día de cielo despejado blanca con cierto brillo, su cabello negro parece fruto mismo de la noche, su ropa parece hecha de estrellas, tiene un brillo increíble, sus labios son la manzana más apetecible, rojos, carnosos en conjunto parece un retrato de belleza. Pienso varios segundos que contestarle y la conclusión más lógica a la que llego me lleva a pensar que no soy hecho para la interacción social, aun así le contesto.

-Hola, mucho gusto soy Matt – le digo esto sonriendo para después preguntarle -¿Cuál es tu nombre? –

-Mi nombre es Christine – dijo de manera muy curiosa, no sé porque me hace sentir tan feliz el que diga eso, ese nombre me recuerda a algo, no sé el que.

-¿Cómo te sientes? – me pregunta para ver mi reacción

Se supone que le conteste que, bueno da igual, lo mejor será que le diga lo que quiere escuchar.

-Bien, gracias ¿Y tú? – esto último lo digo por cortesía más que por curiosidad

Se supone que todo esto es parte de algo preparado, algo diseñado por algún ser superior con ganas de divertirse. Desde que morí y regrese no ha sido más que una prueba tras otra.

-Matt mientes, no estás bien, despierta, reacciona – que fue eso -¿Christine a que te refieres? – Digo consternado - ¿Por qué has dicho eso? – espero con ansias su respuesta.

-¿A qué te refieres? No he dicho nada, no sé de qué me hablas – dijo esto poniendo una sonrisa demasiado extraña refleja que oculta algo.

-¡Matt reacciona! ¡No puedes seguir así! – Su voz tiembla como si llorara, volteo buscando el origen del sonido, no está por ningún lado –Te amo y no puedo verte así – se escuchan sollozos, veo a Christine buscando que ella reaccione a los sollozos, no lo hace.

Me paro y agarro a Christine de los hombros, le grito que me explique qué pasa, no hace nada más que sonreír, la veo, le digo que escuche, ella me ve y dice con toda tranquilidad que no hay nadie en la biblioteca solo estamos ella y yo.

-Matt, este es nuestro destino, tienes que estar aquí no puedes seguir engañándote, - cierra sus ojos para decirme esto- no puedes seguir con tus cuentos, acerca de que moriste y esta es tu segunda vez viviendo esto. – toma mi mano, en la última frase hace que olvide por un segundo los sollozos, acerca su cuerpo al mío, hace que mi cuerpo tiemble, acerca su boca a mi oído y me dice –Eres lo mejor que me pudo haber pasado, cielo – me besa.

Es un beso lento, no puedo decir que no me agrade, de hecho lo sigo con gusto, muerde mi labio lentamente, cuando escucho algo, un último grito que me hace reaccionar, ¿Desde cuando Christine me dice cielo?, ¿Como que estamos en una biblioteca?, ¿Por qué dice que solo estamos ella y yo?, ¿Cómo sabe que morí dos veces y a que se refiere con que son cuentos?, ¿En que momento dije que ya había vivido esto?; Corto el beso, me siento mareado, Christine me cae, en cuanto lo hace me recrimina. ¿Qué me pasa?, ¿Cómo podía hacerle eso?, no entiendo nada, siento un dolor increíble en mi pecho, se me corta la respiración, entonces veo mi entorno, hay muchas estanterías, una ventana gigante a mis espaldas el sitio en el que había estado cuando Christine llegó desapareció, en su lugar hay un escritorio, busco incesantemente la persona que me gritaba, alguna señal de que no lo había soñado, Christine se levanta, saca una daga, me ve y camina.

-Lo lamento Matt, no puedo dejar que te vayas. – al decir esto último se abalanza hacia mí, la daga roza mi cuello, me caigo.

No sé qué pasa y no planteo dar tiempo a que me lo explique, ruedo, tenso mis piernas y me paro de golpe. Christine está enfrente de mi con la daga me observa mientras describe un círculo alrededor mío, intento avanzar poco a poco a una de las mesas ella se da cuenta de lo que planteo, vuelve a lanzarse en contra mía, la daga hace un corte por debajo de mi brazo izquierdo, el dolor es horrible, la herida comienza a sangrar a borbotones, me vuelvo a marear, me recargo en la mesa.

-Matt ya te dije que no puedes escapar de mí deberías de entenderlo y quedarte quieto. Mira ya lo que conseguiste, esta daga tiene un reactivo anticoagulante muy fuerte. Sabes lo que significa, ¿No? Morirás desangrado antes de media hora si no recibes un antídoto, lamentablemente para ti solo yo lo tengo, ya que solo yo estoy aquí contigo – siento como mi cuerpo se enfría, y al mismo tiempo siento una sustancia cálida recorriendo mi costado supongo es mi sangre. Este es mi final, será mejor que lo acepte, no voy a pedirle la cura a Christine.


25 de Septiembre de 2017 a las 02:57 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

J & Frank Soy un escritor de ciencia ficción y misterio radico en México actualmente trabajo en crear diversas historias relacionadas entre si, los invito a enviar un mensaje y a seguirme si quieren saber más acerca de mis historias

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~