Ialy Cianer y el reino de Iisp Seguir historia

karenstraight Karen Straight

En Inter, un mundo mágico, el "gobernante" Iisp, ha establecido un reino opresor. No obstante, pocos pueden notar la verdad detrás de la oscuridad de él y sus súbditos. A través de diferentes sucesos en su vida, Ialy, una joven de 16 años, repudia en secreto a Iisp y a sus famosas leyes. Pronto, a su vida llegará Nider Elded, quien propone el cambio para el destino de su mundo... pero.. ¿podrán derrotar al inigualable Iisp?


Post-apocalíptico No para niños menores de 13.

#magic #accion #magia #juvenil #conspiracion #ialycianer
1
13.3k VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1: "Intruso"

Era una mañana nublada en Inter, en especial, en la Sección Dorance XI. La bruma cubría gran parte del cielo. El clima era frío y desolador, deprimente y melancólico. Para salvar el día, Thara y Leserí llegaron acompañadas de Ialy. Las tres tenían la tarea de despejar el usual destructivo firmamento, para permitirles a otros vivir sin las frecuentes tormentas. Festejaban su reciente graduación como Magas Nivel 3. Si bien, todavía les faltaban 4 niveles y emplearon casi 5 años en cada nivel, aún tenían posibilidades de crear un hechizo perfecto.

— ¿Qué tal, Ialy?—saludó una chica conocida para ellas, llamada Sahrae.

—Hola Sahrae ¿No es hoy un gran momento para celebrar?—sonrió Ialy a Sahrae.

—Sí que lo es, gran trabajo chicas, por eliminar parte de esta molesta bruma. Ahora podré seguir practicando.

Y entre sus tareas del día, las tres jóvenes, Ialy, Leserí y Thara, de 16, 23 y 16 años. Alternaban su su entrenamiento mágico con sus obligaciones como despejar el día. Ellas no desistían en buscar el hechizo perfecto. Como otros magos de su nivel, protegían a la División 4 de las criaturas que aterrorizaban a los habitantes de aquella división. En especial, por las noches, cuando las criaturas buscaban a los incautos que pasearan por ahí, absorbiendo su poca energía vital.

Iisp, el gobernante de Inter, conocía los riesgos que enfrentaban sus habitantes, y por ello, estableció los Institutos de Magia Especial. Cada instituto estaba protegido por columnas de acero, para que los magos lograran mejorar sus habilidades sin ser dañados por las criaturas del exterior, y así, servir a Inter. Justo en uno de los Institutos de Magia Especial de Dorance XI, Ialy y su equipo iban, en su primer día como asesoras de Nivel 3, a ayudar a los practicantes de Nivel 2 en otra división; División 3, donde habitaban los magos de nivel 2.

Las tres jóvenes subieron las escaleras del amplio instituto, el único en la División 3. Se presentaron a los otros magos. Al igual que ellas, tenían la voluntad de ampliar sus conocimientos y habilidades. A cada una de ellas, le fue asignado un grupo de magos. Comenzaron a practicar magia con ellos, y a asesorar a quienes les pedían ayuda. Ialy sacó su varita mágica. Todos hicieron lo mismo. El salón se iluminaba con los destellos de energía de Ialy y los otros magos, disponían de un espacio para crear, destruir y modificar.

Pasaban los días en el instituto.

Algunas semanas...

Ialy, mientras compartía su tiempo y conocimiento con otros, seguía pensando en las barreras que aún tenía que enfrentar; en el futuro alcanzaría llegar hasta una de las codiciadas lunas de Inter.

— ¿Cianer?—llamó una chica, interrumpiendo los pensamientos de Ialy, haciéndola volver de sus fantasías.

— ¡Ah, soy yo!—sonrió ella, volviendo en sí—, ¿Hay algo en qué te pueda ayudar?

—Verás...—inició la joven de cabello blanco y sombras azules. La chica era tímida y tenía miedo de contarle a Ialy, porque se veía un rastro de llanto—. Ialy, mira, te contaré esto... ¿Ves aquel patio?

Ialy volteó hacia donde señalaba la chica, a la enorme ventana a su costado.

—Lo estoy observando.

—Allá, en aquel árbol—señaló a un árbol frondoso y oscuro cercano al patio, muy próximo a la entrada del Instituto, desde la ventana colosal del salón mágico—, vive una criatura que me aterra. No sé cómo llegó ahí. No sé de donde proviene. Nadie es capaz de verla, pero yo sí, y por ello, cada vez que paso, camino a casa, me amenaza. No me deja en paz. Lloro porque lo odio. Sabe todo de mí, y no lo entiendo, si nunca, a nadie le he contado mi pasado. Ayúdame, Ialy.

Ialy miró hacia el árbol señalado por Lay. Era verdad el testimonio de la chica; detectó la radiación de la criatura.

"Es muy densa.... Mmm... creo que ya sé qué clase de entidad es. No es normal que una criatura esté dentro de un Instituto... a menos que..."

— ¿Qué sucede?—preguntó la chica, al notar que Ialy reflexionaba, la vez que ella analizaba sobre el origen de la criatura.

—Puedo hacer algo por ti—sonrió Ialy, decidida—. Quédate aquí. No te muevas de este lugar—pidió Ialy, y en ese momento, Ialy salió corriendo del salón, llevando consigo su varita mágica. La chica se sorprendió de que Ialy saliera dispuesta a enfrentarse a la entidad.

Ialy bajó las escaleras y logró salir del edificio. Sonrió, estaba segura de que lograría su propósito; eliminarlo.

Ialy se detuvo en medio del patio, y comenzó a usar su varita mágica, agitándola, generando un campo de energía rosada, esta cubrió más allá del espacio de su cuerpo.

—Enfréntate ahora a mí, no contra nadie más—retó Ialy a la entidad, la cual notó su presencia.

La criatura oscura, cubierta de ramas en pulsos energéticos y ligero movimiento, bajó del árbol. Ialy notó que era una clase de ser desconocido, por otro lado, estaba segura que podía vencerlo, si agotaba sus energías.

—Nunca más te atrevas a dañar a alguien ¿lo comprendes?

Y en ese momento, Ialy lanzó un explosivo de magia a la criatura, quien sonreía malignamente. Ialy comprendió que no estaba cerca de dañarlo: El indicador de energía, apareciendo en su vista, se duplicó inesperadamente. La entidad se movió repentinamente, y lanzó a gran velocidad un puño de espinas mortales, que Ialy los esquivó, saltando en el aire.

— ¡Fuera de mi camino!—gritó Ialy, en su batalla más difícil hasta ese momento. Deprisa usó su varita para moverse con mayor velocidad, similar a la entidad, quien le lanzaba conos de luz. Con precisión, Ialy los detenía con su escudo destructivo.

—Ialy Cianer, nunca debiste venir a enfrentarme—escuchó su voz amenazadora. Ialy no se dejó intimidar, volvió a girar y a lanzar un ruidoso haz de hechizos, los cuales llamaron la atención de los magos del edificio.

— ¡Es Ialy Cianer!—gritó Thara, mirando desde la otra ventana en el mismo edificio, Thara, al igual que los otros magos, se acercó a curiosear.

— ¿Por qué lanza energía descontroladamente? ¿Está practicando sola?—dudó Thara.

— ¿Ese poder es de Ialy?—se extrañó Leserí, quien veía los rayos de energía de la criatura, invisible para la mayoría, a excepción de Ialy y Lay.

—No es eso— explicó la directora del Instituto, tranquilamente aproximándose a la ventana, en otro edificio contiguo—. Ahora, gracias a Ialy, puedo ver que hay un intruso. — y justo, cuando Ialy estaba a punto de ser atacada mortalmente, la directora lanzó una flecha mortal a la entidad, quien cayó rápidamente, destruyéndose. Ialy vio morir a la criatura.

—Morirás, Ialy...

—Ya lo sé, todos mueren.

Ialy volteó a la ventana, y sonrió.

—"Me ha salvado la vida"—agradeció, abandonando el patio.

Ialy entró al edificio, y se encontró con los magos, sorprendidos por su extraño comportamiento.

—"No me vean así"—pidió Ialy para sí misma, tratando de ser reservada con lo que acababa de ver, pues no quería atemorizarlos.— Todo está bien.— y entonces abandonó el salón para ir a buscar a la directora. Lay miró a Ialy volver, y salió corriendo tras de ella, a quien fue a buscar.

La directora, junto con Thara y Leserí, bajaron detrás de ella para encontrarse a Ialy en las escaleras. La chica, Lay, que confesó la existencia de la entidad a Ialy, también acudió al encuentro con ella antes de llegar la directora.

—Ialy, te arriesgaste mucho—se sorprendió, alcanzándola—. Todo por mi culpa...era muy fuerte... no debí.

—Tenía que hacerlo, alguien tenía que enfrentarse a la criatura. Y no es por tu culpa, al contrario, te lo agradezco.

La directora sonrió al ver a Ialy, y junto a ella, a Lay.

—Ialy Cianer ¿cierto? Y ¿Laynery?

—Sí, soy yo—dijo Lay

—Acaba de salvarme, estoy agradecida—sonrió Cianer.

—No, Ialy, todo lo contrario—aseguró la directora.

—Laynery me contó sobre la criatura—recordó Cianer.

—Bien hecho, Lay—felicitó la directora.

— ¿Estás bien?—preguntó Leserí, preocupada por Ialy.

—Sí, perfecta.

— ¿Qué ocurrió exactamente?—preguntó Thara, sorprendida al escuchar sobre "la criatura".

—Era...─inició Ialy.

—No era nada—interrumpió la directora a Ialy al ver que llegaban algunos magos a enterarse—, hablaremos luego sobre eso—y sonrió.

Ialy comprendió la reacción de la directora Nad Yeald.

Y entonces, la directora se retiró.

Las cuatro chicas se miraron: Coincidieron en la esencia inusual de la entidad, incluso la directora, cuyo nivel mágico era 5, no había logrado detectarla. Los chicos curiosos se acercaron a preguntarle a Ialy:

— ¿Qué sucedió?

—Regresaremos a practicar, la directora quiere un esfuerzo significativo en ustedes, así como Lay—anunció ella, volviendo con su grupo, en tanto, Thara y Leserí salieron también, muy a su pesar. Lay regresó con sus compañeros sin contar nada al respecto.

Ialy meditó acerca de su reciente experiencia. Lay creyó que aquel suceso era casual, pronto comprendió que no era un buen augurio.

Decidieron investigar por su cuenta ¿un intruso en un instituto seguro?

26 de Julio de 2017 a las 22:45 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2: "Entrenamiento del día final"

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión