Ánima: mundo de cambio Seguir historia

E
Erik Güemez


En un mundo moderno donde la magia a aparecido y con esto extrañas y pintorescas razas que han provocado un cambio en la sociedad, Jasón Demirk un estudiante de preparatoria que trataba de mantenerse al margen de esta nueva sociedad y tener una vida tranquila se ve envuelto en cierto incidente que lo obligara a entrar en los conflictos de este nuevo mundo.


Ficción adolescente No para niños menores de 13.

#Ficcion adolescente #Novela ligera #Comedia #Drama #Ciencia ficción #Shonen
3
15.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

--Chicago 2018—

En una noche tormentosa en medio de la ciudad de chicago en lo que es la torre de industrias CORE algo sucedía la gente estaba en masa, ex pectando un suceso que parecía ser el fin de algo--¡Aquí Fredy Johns reportando desde el centro de chicago lo que algunos espectadores mencionan es un enfrentamiento entre la leyenda urbana “Archer” y un misterioso enmascarado, el mismo que horas antes parece haber tomado el control de gran parte de la ciudad! --. Un enfrentamiento entre leyendas urbanas para algunos, para otros un mero espectáculo pero para quienes se encontraban en la cima de la torre y en las grandes pantallas usadas para anuncios en la ciudad esto era un combate que sin duda alguna cambiaría el mundo tal y como se conoce

—Dime “Archer” que es lo que piensas de toda esa gente ahí abajo mirando algo que para ellos es un simple teatro, un mero entretenimiento—

Dijo con uno tono meramente lineal, pero al mismo tiempo frívolo el sujeto vestido con un traje rojo de apariencia militar cercana a la época victoriana, armado con una extraña espada plateada de una mano y una máscara blanca, que pareciese de alguna antigua civilización.

– ¡haaa!, ¿entretenimiento? quizá sea así, pero nosotros dos sabemos de qué va todo esto “Mercury”, sabemos que esto es para mostrarle al mundo¡¡ Nuestra existencia y la de ellos!!—

Dijo con una voz clara y sin vacilación alguna el joven encapuchado de negro, armado con un arco color obsidiana. Quien en un breve instante y sin duda alguna disparo una flecha a Mercury, este lo desvió sin problema alguno y con cierta elegancia parecida a la de un caballero de antaño, y con la mirada puesta en el joven arquero corrió para envestir al mismo, mientras Archer disparaba flecha tras flecha, a una velocidad sobre humana, mientras poco a poco la distancia entre estos dos se hacía menos llegando al punto que el arquero no tuvo otra opción que atacar cuerpo a cuerpo al espadachín.

El espadachín propiciaba cortes sumamente rápidos que ninguna persona normal podría captar fácilmente, mientras el arquero bloqueaba estos con su arco y contratacaba con golpes y patadas

–¡Eres ágil y fuerte, fuiste bien entrenado! —

Exclamo Mercury con un tono de burla

– Por supuesto después de todo fue una leyenda de la hermandad el que me entreno, o ¿no es así? Maestro—

Respondió Archer. Después de ese breve dialogo la batalla continuo y golpe tras golpe, patada tras patada cada uno siendo una mera concentración de fuerza e ira

Desde la plaza de aquel edificio, los reporteros se asombraban de este espectáculo

--¡De que están hablando!, ¡¿Una hermandad?!—

Hace dos años atrás, el nombre de Archer ni siquiera exista en la sociedad y hasta hace algunas horas no tenían idea de que existía una antigua organización autodenominada “La hermandad”, pero lo más sorprendente era la confirmación de algo que hasta ese momento era una simple leyenda, de la que solo se escuchaba en cuentos de fantasía y se veía en videojuegos, esto era sin más la existencia de la magia y aún más inédito la existencia de antiguos seres a los que meramente se les daba el lugar de dioses en las mitologías de los antiguos pueblos.

Y hablando de magia hacía falta ver lo que sucedía nuevamente en la cima del edificio donde ambos guerreros daban todo de sí mientras comenzaban a decir antiguas palabras a manera de conjuros

----¡Devoira! —

Dijo el espadachín haciendo que el aire cerca de él girara en torno a su palma extendida creando una especie de vórtice que desvió las cristalinas flechas de hielo que el arquero le arrojo

--¿que buscas con esto?, que los meros mortales sepan de algo para lo que simplemente no están preparados, y luego en su temor por lo que no comprenden desaten una guerra como sucedió antaño—

dijo casi gritando y en un tono que expresa toda su furia el espadachín de rojo y mascara blanca

--¿mortales? Ja, acaso se te ha olvidado que nosotros también somos humanos y que la única diferencia entre ellos y nosotros es que somos meros recipientes para la fuerza de antiguos que entre su odio se mataron unos a otros,¡¡ y delegaron sin derecho alguno su batalla a generaciones enteras que no tenían nada que ver con eso!!—

Decía el joven conocido como archer con una voz llena de pésame

–sabes cuantos compañeros, miembros de nuestra familia se han sacrificado por ello, así que es hora de ponerle fin a todo esto, ¡¡¡ANIMUS LIBERUM!!!—

y con eso un grito lleno de determinación salió del joven que proclamaba esa extraña palabra seguido de una deslumbrante y extraña luz

–idiota si haces eso, si cometes ese tabú con toda esa energía concentrada en la ciudad podrías causar el cruce entre los dos mundos—

Pronuncio con desesperación el espadachín, sin embargo ya era tarde para detener al joven y este simplemente le miro y con una sonrisa dijo

–nos veremos pronto, ¡imbécil!--.

Y con una gran destello que cubrió todo el cielo de chicago, que hiso parecer que la noche se volvía el día, la batalla termino, o debería decir que una nueva comenzaría…

9 de Julio de 2017 a las 05:00 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1 –El mundo después de la noche más brillante-

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión