jessyriver04 jessy River

Mil años de sueño por una traición por quien se suponía era su mejor amigo, el rey vampiro Alexander deberá recuperar no solo lo que queda de su reino sino también recuperar a su compañero, mientras ayuda al caído que lo libero de su prisión a despertar a los demas reyes olvidados cuyas vidas fueron dadas en sacrificio para crear el hechizo de desinterés que mantiene a todos los paranormales ocultos de los humanos.


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#paranormal-y-acción #romance
0
31 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

prologo.

La torrencial lluvia azoto el horizonte de la planicie desolada, una leve luz violeta destacaba en el oscuro paisaje, rayos caían a su alrededor revelando la figura de un hombre engullido en sombras, sus movimientos eran lentos y precisos en la tormenta, siendo meticuloso en cada tramo recorrido al parecer el hombre estaba buscando algo. Bolas enormes de fuego azul cayeron a ras suyo provocando que la repentina luz azul revelara unas enormes alas negras, el extraño ante la roca ardiente frunció el entrecejo y siguió en su búsqueda, el clima con el pasar de los minutos se volvió aún más violento, rayos, granizo ardiente y bolas de fuego azul caían a su alrededor quemando su capa con las chispas, el viento se volvió huracanado, pero el individuo ante todo los fenómenos no hiso más volverse más insistente ignorando todos los peligros.

Aquel hombre era un ángel, seres creados por los dioses para servir y proteger a todas sus creaciones ya fueran humanos o paranormales. Sin embargo, este ser no era cualquier ángel, sino un caído sus alas negras como la noche lo indicaban, los caídos eran ángeles que habían renegado de su labor abandonándola, muchos habían traicionado a los dioses y por ello habían terminado por convertirse en demonios, sus alas fueron arrancadas por los dioses. Por otro lado, estaban los caídos cuyo tiempo de asistencia había sido cumplido, muchos decidían seguir de servicio, mientras otros tomaban la nueva libertad para vivir lo que les restaba de sus vidas inmortales en la tierra, estos aun conservaban sus alas, no obstante, estas se volvían negras al abandonar el motivo por cual fueron creados. Ese era el caso de Turiel, quien tras cinco mil años de servicio decidió que era suficiente; bajo a la tierra por decisión propia para divertirse y olvidarse de todas las penurias de ser un ángel, nunca imagino que en la tierra hubiera otra guerra igual de grande que en el cielo, aquella guerra le había costado mil años de sueño y la pérdida de su compañero.

La magia de aquel lugar era increíble Turiel a regañadientes tuvo que admitirlo, a pesar de su odio por los brujos admiro como la zona de algún modo poseía una inteligencia o conciencia, ese tipo de magia no era nada sencillo, además que el lugar parecía leer sus intenciones y reconociéndolas intentara expulsarlo, pero nada podía pararlo se necesitaba más que unas simples bolas de fuego para asustarlo medito el caído sonriendo perversamente.

Tras varias horas de caminar en círculos Turiel paro abruptamente, había encontrado su objetivo, quitándose la capa ardiente en fuego revelo una armadura negra brillante impregnada de un aura mágica violeta, haciendo la oscuridad reaccionara intentando consumir el brillo espectral y volver todo sombras. El caído poso su mano en la tierra pronunciando palabras silenciosas inentendibles para oídos mortales se formó una luz entre sus brazos que desapareció la oscuridad alrededor, la bola de plasma violeta bajo hacia la tierra y el caído retrocedió unos pasos, al llegar a su objetivo la bola exploto dejando un gran cráter a su alrededor, ondas de energía violeta chocaron con otro tipo de energía protectora que intentaba repeler la magia del caído, raises bravas salieron del hueco e intentaron atravesarlo, el caído las esquivo—¡despierta rey Alexander y cumple tu venganza por los mil años de sueño, es tiempo que reclames las cabezas de aquellos que te traicionaron!—grito el caído en la penumbra que se tragó su luz dejando una oscuridad profunda, las raíces se movieron en la penumbra, silenciosas y letales, mientras el caído parecía bailar esquivándolas con nula dificultad.

El ángel emitiendo un gruñido enfurecido, moviendo sus labios con rapidez convoco una espada que volvió a iluminar el páramo desolado e hiso cenizas las negras a las raíces con su fuego violeta, sin embargo, otro tipo de protección se activó y cientos de criaturas pequeñas amorfas parecidas a bebes salieron arrastrándose por debajo de la tierra, estas se agarraron a su armadura, las pequeñas bestias con ojos llorosos inyectados en sangre intentaron consumir su única protección; con fervor comenzaron a morder su armadura, el caído con un movimiento de su muñeca las destrozo con su espada en buida en fuego violeta, cenizas negras volaron a su alrededor—¡despierta Rey vampiro y sírveme—ordeno y pronunciando sus hechizos angelicales silenciosos arranco del suelo una esfera negra donde dormían sellado el rey olvidado.

Mas bebes amorfos se le pegaron al cuerpo cuando intento romper la esfera con su poder, enfadado volvió a azotar su espada sobre ellos, pero esta vez eran demasiados—¡malditos brujos! —se quejó cuando comenzaron arrancarle partes de la armadura, el olor metálico a sangre impregno la oscuridad. El caído al verse sobrepasado por las creaturas extendió sus alas y bolo torpemente aun arrastrando a varios de ellos, al llegar a la esfera negra que levitaba por su poder, con furia clavo su espada para romperla, solo fue capaz de perforar un poco el caparazón, por lo que convocando su fuego divino exploto todo a su paso, eliminando a las pequeñas alimañas pegadas en su armadura, pero la esfera solo se agrieto un poco haciéndole emitir un grito de rabia—¡enserio, cuanta protección tiene esta cosa!—se quejó, pensado en el dragón blanco que lo había liberado, si un dragón había podido romper la prisión en la que había estado, porque él no podría, era un caído después de todo un dragón jamás se igualaría a su poder dedujo sin ganas de darse por vencido; solo se distrajo unos segundos cuando los gemidos y chillidos de los bebes putrefactos lo regresaron a la realidad.

Las pequeñas alimañas saltaron hacia la esfera negra intentando arrancarle la piel de su cuerpo. Con un gruñido convoco cientos de esfera de plasma y las moldeo de tal modo que se volvieran lanzas, volvió a sacar su espada y convocando su fuego divino atravesó y quemo todos los cuerpos putrefactos que lo rodeaban, el caído clavo nuevamente su espada y lanzas en la esfera, escuchándola crujir aplico más presión, cuando otro centenar de raíces con espinas salieron de la tierra para detenerlo algunas se le clavaron en el cuerpo, pero esto no lo hiso retroceder, él tenía un objetivo y pensaba cumplirlo, morir no era una opción; no ahora que era libre.

Emitiendo un grito de furia llamo hasta lo último de su magia escuchando al poco rato como la esfera al fin cedía rompiéndose en varios fragmentos, la onda que produjo el choque de magia negra con su magia divina angelical despejo toda la oscuridad trayendo la claridad del día; el choque de poder lo hiso salir disparados cientos de metros, de no ser porque aún conservaba sus alas Turiel estaba seguro que hubiera salido terriblemente herido, cuando la onda expansiva se disipó, de la esfera rota salió un humo negro por donde resurgió el rey vampiro, haciendo Turiel temiera por un corto tiempo por la vida del rey, hasta que recordó que era uno de los primeros vampiros originales y que la luz del sol no le haría ningún daño.

El rey vampiro saliendo de la esfera con pasos torpes cayó al suelo, abriendo sus ojos miro a todos lados encontrándose únicamente con Turiel a la distancia; un gruñido de rabia salió de sus labios, sus facciones se volvieron más bestiales, pero esta ira no era dirigida a Turiel; el rey vampiro seguramente estaba recordando el ultimo acontecimiento que lo llevo a estar preso, fijando su vista al cielo donde se encontraba Turiel con palabras entrecortadas y con una mirada impregnada en locura hiso su pregunta—cuanto…cuanto tiempo h-he dormido—fueron sus palabras una mezcla de odio y amargura en cada silaba. Turiel decenio a su lado—1000 años—respondió ante la figura desnuda del vampiro, su mirada se volvió aún más oscura y sus garras emergieron de sus dedos, apretando sus puños en un ataque de ira, sangre salió abordones manchando el suelo.

—¿qué le paso a mi compañero, a mi reino?

—los aquelarres tras tu “supuesto sacrificio altruista” para crear el hechizo que los protegería de los humanos; volvieron a separarse. Tu compañero cayo en un profundo sueño y hasta donde sé tú gran amigo Iván Fedorov se ocupó de cuidarlo, tomo la zona que antes era la capital principal de tu reino y formo un nuevo aquelarre al que nombro Vasiliev en honor a ti—dijo en tono sarcástico a sabiendas de la hipocresía, pues Iván había sido el principal artífice de la tracción que hiso dormir al rey vampiro—ha, ya veo entonces supongo que debo agradecerle—sonrió con una vileza que prometía venganza—podrías hacerlo, pero por ahora tienes una deuda conmigo que debes saldar—advirtió Turiel creando una marca de contrato de almas en el cuerpo de Alexander—¡bastardo!—gruño el vampiro al sentir como su carne se chamuscaba justo en el cuello—cuando cumplas tu parte del trato la marca desaparecerá.

—no era necesario, soy una persona honorable que siempre salda sus cuentas—dijo acariciando su carne quemada—¿en qué debo ayudar? —pregunto a lo que Turiel sonriendo respondió: —debes cooperar conmigo para descubrir las ubicaciones de los otros reyes olvidados y destruir sus prisiones, solo así se debilitara el escudo que mantiene preso a mi compañero, la magia de los primeros paranormales es lo que mantiene fuertemente protegido el árbol del desinterés que provoca que los humanos piensen que solo somos cuentos de hadas.

—¿eso es lo que quieres? —contesto en tono burlón— no es como que me sea difícil u horrible, tu causa es similar a la mía. A quien debo matar primero lo hare con mucho placer.

Sugirió Alexander haciendo sonreír a Turiel, este era el comienzo de una gran amistad.

27 de Noviembre de 2021 a las 05:47 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1 un profundo sueño de mil años.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión