El efecto del Cristal Dorado de Hary Hew Seguir historia

karenstraight Karen Straight

En el planeta Lapneuth, un enigmático ser habitó 190 años atrás, de la vida de Arou; Hary Hew, de amplias ambiciones. A través de un cristal olvidado, le serán revelados los secretos de su mundo: Investigaciones confidenciales, viajes inimaginables y guerras envolverán el silencio en una joya dorada. pero... ¿podrá Hary cambiar su destino?


Ciencia ficción Todo público. © All Rights Reserved

#romance #ciencia ficcion #karen straight #underdarkerdestiny
2
14.4k VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

PRELUDIO


Era una mañana clara en Lapneuth y salpicaban los fotones en los mosaicos azul pálido de los edificios cuando se izó una nave lapneuana. Bajo los brillos y reflejos, más allá de los sonidos espectrales, el día fue abierto para dar paso a una sensación armónica. Ese día sonaba música vacía. Ese día era un sueño aterrador.

No quiso sincerar una sola frase de constancia; tres, solo tres. Tres es perfección, contando de uno, a dos, y tres era todo; Tres estrellas blancas cruzaron la bandera en el oleaje azulado de la profundidad cifrada, un misterio hialino.

 

190 años después.

En una clase de lectura lapneuana de, una estudiante llamada Arou, leía un párrafo de un libro voluminoso, al resto de sus compañeros:

—El destino contiene formas irrevocables para el presente; nunca pueden ser hallados sus ejes, pero, siempre hay un punto de partida.

Arou hizo una pausa.

—En efecto, como todo proceso— continuaba la chica leyendo—como todo que genera una reacción y una reacción, para que ocurra algún evento, es necesaria la intervención de elementos directos o indirectos.

—Muy bien Arou, es suficiente—sonrió el instructor de ese día.

Ella volvió a su lugar.

—Como habrán comprendido, todo tiene su razón de ser—explicó él—.Nuevas generaciones de individuos emergen de los cristales subterráneos y misteriosos del propio planeta. Es toda una bendición ser generados al azar, por materia inerte. Nuestras emociones son únicas y distinguibles, claro, de cualquier otro individuo que habitara en otro planeta y en otra galaxia lejana, y provienen de…

Una estudiante lanzó una pregunta inusual al instructor:

—Profesor... ¿Y si alguien pretende ser quien quiere ser, alguien diferente a los Principios?

—Son casos aislados. No todos, por desgracia, aplican los Principios Planetarios, y por consecuencia, son juzgados y al ser encontrados culpables, son arrojados al horizonte de sucesos del agujero negro más cercano a Lapneuth. Quizás tendrían suerte y descubrieran otro universo que los admitiera, pero era más probable que los destruyera al instante. Y nadie debe desear eso. Nadie debe querer saber que hay allá.

››Muchos se arriesgan; pero no todos son juzgados. Quienes huyen o se esconden en el espacio subterráneo, en la profundidad donde la luz estelar, los condena la culpa individual.

―Obtengan la mayor prueba de su poder; el Halo Planetario. No es fácil completar las 1000 pruebas/misiones…

 

Arou lo sabía; las pruebas eran tan complicadas que no todos resistían la primera prueba; algunos se detenían a la mitad del camino, otros caían antes de la última, pero la mayor parte de ellos no lo intentaba. De este modo, eran muy pocos aquellos que lograban obtener el Halo Planetario.

—Por ello, deben esforzarse y no quedarse atrás, ustedes son la nueva generación—añadió el profesor con aires de esperanza.

La clase terminó.

Y Arou, como el resto de sus compañeros: Era el sueño de toda una vida.

17 de Junio de 2017 a las 21:04 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo KADDY

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión