Desde la ventana. Seguir historia

fran-laviada Fran Laviada

Siempre podemos abrir una ventana para ver desde ella el mundo que nos rodea.


No-ficción Sólo para mayores de 18. © Francisco Álvarez Arias.

#Desde la ventana
Cuento corto
1
15192 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Desde la ventana.

Cada cual inicia el día asomándose a la ventana de su existencia, y decide para donde quiere mirar y lo que quiere ver. Por regla general, los que viven en los pisos más altos, tienen menos posibilidades de ver lo que ocurre en la calle, aunque hay quienes disfrutan de una vista excepcional, y no tienen problemas para divisar lo que hay en la lejanía.

    Unos los hacen elevando sus ojos hacia el cielo, y lo ven azul, limpio y brillante, lleno de pájaros que silban alegres y vuelan libres, a su aire, sin que nadie les diga ni para donde han de ir, ni como deben de agitar sus alas. Hay otros sin embargo, que prefieren inclinar la cabeza hacia abajo, para ver el negro asfalto salpicado de baches y socavones, y la calle llena de suciedad, con un incesante trasiego de gente, que guiada por la rutina se mueve entre la confusión y el desencanto, mientras que la falta de entendimiento actúa sorprendentemente de semáforo regulador del tráfico.

    Arriba o abajo, cada uno es libre de elegir hacia donde quiere dirigir su mirada. Siempre se puede cambiar el lugar elegido, si lo que se ve no es del agrado del que mira, lamentablemente para ellos, los hay que continuamente lo hacen siempre para el mismo lado, a pesar de que ven de forma permanente lo que en realidad no les gusta, y esto sucede una y otra vez, pero como dice el refrán, quien por su gusto corre, jamás se cansa.

    Siempre podemos abrir una ventana para ver desde ella el mundo que nos rodea, pero la decisión de hacia donde queremos hacerlo, depende de cada ser humano y de las limitaciones de su campo de visión o de su decisión para dirigir sus ojos hacia un determinado lugar.


14 de Junio de 2017 a las 21:22 2 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Fran Laviada Editor de contenidos. Especialista en Liderazgo y Motivación. Técnico Deportivo Superior. Entrenador Nacional de Fútbol. Profesor de Enseñanza Deportiva. Articulista y Escritor. La imaginación nos permite darle tienda suelta a nuestra creatividad para que nos lleve volando con las alas de la inspiración a un universo fantástico que nos aleje de la cruda realidad, aunque al final no tengamos más remedio que volver a ella y poner nuestros pies en el suelo de la auténtica existencia diaria.

Comenta algo

Publica!
Fran Laviada Fran Laviada
Gracias por tu comentario. Un saludo.
8 de Noviembre de 2017 a las 04:38
L_ A L_ A
Me gusta cuando algo “cotidiano” (en este caso, una ventana) funciona como vínculo hacia condiciones ocultas (qué es lo que podemos “ver” y sus implicaciones). Por cierto, ¿quién “construyó” la ventana? ¿Por qué aceptamos su función? ¿Cuál es su relación con la epistemología? ¿Existe, en realidad, lo que llamamos “ventana”? (creo que las preguntas se empiezan a desviar del tema). ¡Me agradó el relato!
3 de Julio de 2017 a las 20:33
~