¡Actualiza ahora! ¡Tenemos una NUEVA app para Android! Descárgala ahora mismo en Google Play Store. Leer más.
ihoam Ihoam Díaz

Colección de pensamientos y reflexiones de media noche.


No-ficción Todo público. © Todos los derechos reservados.

#pensamientos
0
47 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Cándido Sentir

Te vi a lo lejos, dándome la espalda, lejano y distante, ignorante de mis ojos posados en ti. Eras una figura remota, una silueta dibujada en la distancia a la cual no podía dejar de apreciar, detallando en un silencio apocado la forma de su tus labios o el mover de tus manos.

Te acercaste tras una mirada, te sentaste a mi lado y vimos el cielo de junio a la sombra de un techo oscuro. Ni una palabra, solo el firmamento y ese pequeño espacio entre nuestras espaldas. El susurro de la brisa escondiendo mis deseos internos.


Me invitaste a escuchar tu cantar una noche de agosto, bajo el resguardo de un árbol solitario de un parque cercano. La luna brillaba con fuerza, su luz junto a la de las farolas te daban un semblante solemne. Noche de Hegel y estrellas.


Tomé la iniciativa, caminamos por la ciudad. Estabas molesto y cansado, la falta de sueño hacia mella en su genio, te dije que todo estaría bien. Caminamos por horas, hablamos lo justo, descansamos en una banca, te quebraste ante mi.


Me llamaste con prisa, estabas enojado, las cosas no marchaban bien para ti. Corrí hacia donde estabas y sin preguntar te envolví en mis brazos. Fuerte, muy fuerte, te sostuve, no quería que te derrumbaras, no de nuevo frente a mi. Hice que me miraras, te jure que todo cambiaría a mejor.


Diciembre llegó, tú estabas aislado, sin familia con la cual celebrar. Te llamé, sabía que estabas solo en Navidad, no lo iba a permitir. Te compré un regalo, algo sencillo envuelto en papel. Una Navidad de dos, sin cena ni música, solo nosotros en una noche algo fría.


Tomé valor, no podía soportar más la presión en el pecho, tenía que decirlo. Nos vimos a medio día, bajo un sol abrasador. Estaba nervioso, lo notaste al instante, preguntaste si estaba bien, te miré con miedo. Tu silencio fue sorpresivo, te fuiste de allí.


Querías verme después de tres meses, con urgencia y afán, en mitad de una noche de abril. Tu casa estaba vacía y lúgubre, siempre odié ese lugar, cerraste la puerta y me miraste con ojos indecisos. Tomaste mi mano y con un suave beso en el dorso la acercaste a tu cuerpo, me abrazaste con fuerza. Nos miramos, el silencio de siempre, te fijaste en mis labios, me besaste despacio.


Siempre caminábamos por las noches, vagando sin rumbo por entre callejones y senderos secretos. Jugábamos a los besos, a los abrazos, a las caricias prohibidas, siempre a la sombra, siempre escondidos. Tomaste mi rostro y mi cintura frente al portal, te despediste en silencio, rozando mi mejilla suavemente, mirando mis ojos con denuedo.


Nos vimos a media noche, te llevé a un lugar apartado, lejos de cualquier pasante indeseado. Me maldije a mi mismo, encaré tu mirada y lágrimas se escaparon, dolía, dolía como nunca, no podía parar. Me contuviste en tus brazos, hundí mi rostro en tu pecho, aquel no era el adiós que te quería dar.


Me fui sin decir nada, dejando todo atrás, esperando no tener tu rencor. El avión me llevó a un lugar frío y extenso, una ciudad que temía, lejos de esos ojos oscuros, lejos de eso labios sinceros.


Han pasado dos años. Jamás escribimos, jamás llamamos, nos limitamos a ser meros extraños. Es madrugada y pronto entro al trabajo, pero aquí estoy, recordando noches de agosto, lejanas, soñadas, quedadas en el tiempo. Han pasado dos años y aún te escribo en secreto, sin que jamás leas ninguno de estos textos, solo recordando la calidez de tu tacto.


20 de Noviembre de 2021 a las 03:53 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Memorias

Comenta algo

Publica!
Alhajan Alhajan
Qué placer, realmente un gustazo poder leerte de nuevo Ihoam, aunque la comunicación pues se haya desvanecido, debo decir que tu escritura siempre es un deleite que me mantiene atento cuando salta alguna notificación con tu nombre por delante. Y es este pensamiento es parte de esa magia tuya, una pluma de esas vivencias tan arropadas dentro y que también, como una ilusión perfectamente tramada, podría tomarse como ficción... pero el no-ficción de la página arruina un poco ese arte arcano de tu puño. En fin, me alegro ver ese interés tuyo en la escritura y te doy el 10/10 como de costumbre, un abrazo desde la lejanía.
November 20, 2021, 04:45
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión