guirnal2-0 Guirnal2.0 uvu

Despues de unos terribles terremotos que señalizaban el fin del mundo, Ray Gerens, uno de los pocos supervivientes, tendra que encontrar ua forma de sobrevivir, o de vencer a los terremotos que siguen.


Post-apocalíptico Todo público.

#apocalipsis
3
263 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

El Terremoto

Esa tarde del uno de octubre, los terremotos empezaron con el mayor miedo del mundo, su fin.

-¡Hijo, sal de aquí!- dijo una señora a su hijo de quince años -¡Sal de aquí y aléjate todo lo que puedas!-

Los terremotos cada vez eran más horribles.

Ray salió corriendo de casa, como le había indicado su madre, algo malo estaba pasando.

Con su mochila, en la que media hora antes, había preparado algunas cosas. Aunque él pensaba en llevarse bastantes cosas más, como una consola, ella le dijo que eso no era importante.

Le costaba un poco andar a causa de los temblores tan extremos.

Se alejó del edificio lo máximo que pudo para estar protegido, y al mismo tiempo, para que su vista pudiera alcanzar a ver la puerta de la entrada.

Se escuchaban gritos por toda la calle, desde el primer terremoto, todo se estaba descontrolando. Ray esperaba desesperado a que su madre saliera de casa.

Los vecinos huían, gritaban, mataban y se suicidaban tirándose de los pisos más altos. Ellos no podían imaginar nada más que la muerte y el final.

Ray no quería mirar a otro sitio que no fuera su casa, no quería apreciar ningúna de las atrocidades que llegaba a hacer el ser humano con el instinto de supervivencia activo, no podía imaginar al señor Hampen, su vecino de enfrente de 89 años, siendo asesinado por su asistenta, a pesar de escuchar los gritos del anciano.

De pronto, el mayor terremoto de todos hizo presencia, el mallor temblor jamás habido en la tierra,

Ese temblor hizo que Ray cayera golpeándose la cabeza contra el asfalto, cuando abrió los ojos de nuevo un rato después, se levantó en dirección opuesta a su casa y se encontró con decenas de cadáveres de sus vecinos.

No quería moverse demasiado, pero logró girarse para ver hacia su casa.

Miro hacia la puerta abierta, y por fin pudo ver como las delgadas piernas de su madre bajaban las escaleras.

Pero antes de que Ray lograra ver la cara de su madre, su hogar se derrumbó en frente de su ojos, todo el edificio cayó al suelo, como un iceberg rompiéndose.

-¡MAMAAAAAA!- grito corriendo hacia los escombros -¡Mamá!- a pesar del dolor de sus manos, empezó a buscar a su madre entre los restos, pero no podía encontrarla.

Todos los vecinos que pasaban con los coches a toda velocidad, lo ignoraban. Nadie lo quería ayudar.

Pasaron horas, Ray se detuvo, y se secó las lágrimas de sus ojos castaños. No podía hacer nada y lo sabía.

A pesar de su dolor y tristeza que poco a poco se iba calmando, pero no desapareciendo, se marchó de lo que en algún momento, fue su hogar.

Las calles, rojas por el atardecer, estaban silenciosas. Todos los vecinos se habían ido, sus casas estaban abandonadas, derruidas... parecía el fin del mundo.

La plaza estaba despejada, lo único interesante que había eran papeleras quemándose…

Ray llegó a la calle de comercio, la gente había arrasado con todo, los escaparates estaban vacíos y también había algunos cadáveres más.

No podía creerse todo lo que estaba sucediendo, su pueblo en menos de un día, estaba deshabitado completamente.

A cualquier lugar que mirara, solo había caos y cadáveres.

Al principio, el plan de Ray era robar también algunas cosas para poder sobrevivir, pero se le habían adelantado, solo quedaban helados de coco, que obviamente, dejó allí.

Ray se había quedado solo, caminando por las vacías calles de su pueblo, intentando encontrar a alguien vivo.

Terminó de caer la noche, y estaba claro que todo el pueblo había escapado. Los terremotos ya eran más pequeños y Ray aprovecho para descansar.

A pesar de la obvia desesperación de los vecinos por encontrar comida y provisiones, Ray consiguió encontrar varias cosas: un libro, una manta cutre, y algunos bocatas que guardó en su mochila, en la que ya llevaba ropa y un zumo de melocotón.

Camino hasta llegar a la frontera del pueblo, donde siguió caminando por la carretera.

En un descampado alejado de allí, había una camioneta abandonada desde hace años, y decidió ir.

La camioneta estaba oxidada, le faltaba el asiento del copiloto y algunas partes más, pero podía proteger del frío. A los niños pequeños les encantaba quedarse a jugar por las tardes, y con suerte, se dejaban algunas cosas.

Ray, abrió la guantera donde había una vieja radio que regalaban si comprabas algunos botes de crema solar, era un poco cutre, pero funcionaba bien.

Encendió la radio y puso la emisora de noticias, donde una voz de hombre decía lo siguiente...

“Mucho más de la mitad de la población mundial ha fallecido, en radio de noticias, queremos despedirnos de vosotros antes de abandonar la cadena, dejaremos música en bucle, para que sigan disfrutando de lo que queda”-

Era bastante triste la verdad.

Ray no se lo podía creer ¿que iba a hacer? se sentía afortunado y al mismo tiempo muy muy asustado.

La camioneta, aunque no fuera muy cómoda, era lo más seguro en lo que podía dormir, ya que se encontraba en una zona sin ninguna estructura que se pudiera derrumbar.

-¿Debería quedarme aquí?- se preguntaba -tendría que huir y encontrar a más personas-

Después de tomar esa difícil decisión, se tumbó escuchando We'll meet again de Johnny Cash, una canción que le encantaba y al mismo tiempo le entristecía.

Tumbado en el asiento de atrás, miro hacia el techo del vehículo, estaba bastante oxidado.

Después de pensar cómo comenzará el día de mañana se quedó dormido.

17 de Noviembre de 2021 a las 09:50 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Criaturas raras?

Comenta algo

Publica!
@SugaryDreamMoon @SugaryDreamMoon
Me gusta la trama, es realmente interesante, lo que te podría recomendar para mejorarla es mejorar tu ortografía. ¡Sigue así!, ¡Buen trabajo!
November 27, 2021, 17:46
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Ranland
Ranland

Despues de los horriles terremotos y del Jumter, la tierra es destruida. Mas de la mitad de la polacio fallece, y los que quedan tedran que hacer mucho para sobrevivir. Leer más sobre Ranland.

Historias relacionadas