¡Actualiza ahora! ¡Tenemos una NUEVA app para Android! Descárgala ahora mismo en Google Play Store. Leer más.
novelistaoculto Jane Landers

Leah Park una empresaria poderosa, posesiva y seductora recibe una cálida visita por parte de la periodista Emily Wilmore. Una joven inocente recién graduada de la universidad encomendada por su jefe de entrevistar a la gran prometedora empresaria, esta intenta ser inmune a su elegancia y seducción pero le es imposible. Días después el destino las vuelve a unir acercando las aun más. Por su parte Leah no puede sacar de su cabeza a la joven periodista de ojos azules. Cuando por fin logran intimidar Wilmore se dará cuenta del estilo de vida de Park es diferente al suyo arrastrándola a un nuevo mundo en el cual experimentará divergentes etapas sacándola de sus propios límites.


No-ficción Todo público. © No sé permite cualquier adaptación de esta historia

# #vainilla #bdms
0
92 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Primeras impresiones

Son las siete con quince de la mañana, salgo de la cama y me pongo una prenda de correr. Recorro unas cuantas calles para regresar jadeando a mi apartamento, me ducho y me dirijo a mi compañía

—Buenos días, señorita Park

—buen día Stella

Camino hacia mi despacho, es martes otro día monótono como cualquier otro; centro mis pensamientos en lo que me depara el día de hoy. Las cosas han ido bastante bien espero mantener este ritmo (bip, bip, bip) suena el teléfono de mi escritorio

—Diga

—hola Leah

—¿Papá?

—sí, el mismo

—¿Todo está bien?

—perfectamente bien es solo que tu madre quería saber cómo has estado

—no se preocupen por mí, se cuidarme sola

—sabes que cuando nos necesites siempre estaremos para ti ¿Verdad?

—¿A qué viene eso?

—Leah hablo en serio

—y yo igual

—solo ten en cuenta de venir a visitarnos de vez en cuando

—lo haré

—cambiando de tema Henry tendrá una exhibición el viernes estaba pensando que tal vez...

—sabes que no me gustan ese tipo de eventos

—Leah es tu hermano, solo por esta ocasión

—hare lo posible por asistir

—el viernes no lo olvides

—nos vemos

Cuelgo el teléfono y escucho un toqueteo en la puerta

—Adelante

—señorita Park la señorita Wilmore la espera afuera

Mierda se me ha olvidado, tengo una entrevista para el estúpido periódicoThe New York Times,no me gusta que las personas hurguen en mi vida personal pero no me ha quedado de otra he tenido que aceptar para publicidad o es lo que afirma barrie que es experto en relaciones públicas

—hazla pasar —Digo en un tono brusco

Ella asiente y sale de mi despacho, poco después unos cuantos golpes en la puerta me distraen, me levanto de mi silla y abro la puerta

Unos ojos azules intensos se encuentran con los míos y me dejan inmovilizada, me siento expuesta como si pudiera ver a través de mí me parece algo abrumador así que aparto mi mirada. Su cabello es rubio trae una coleta pequeña, viste un polo gris con unos pantalones negros y su piel es blanca

Le miro fijamente, es bastante atractiva me preguntó si su piel cambiaria con un azote Freno mis pensamientos alarmada en la dirección que van ¿Qué mierda estás pensando, Park? Contrólate por favor

Esta chica es demasiado joven e inocente, me da una mirada con la boca muy abierta. Joder me gustaría tomarla de la barbilla y besarla hasta que la cierre

—Señorita Wilmore. Soy Leah Park —Digo mientras le tiendo la mano

—Emily Wilmore, un gusto conocerle. He venido para entrevistarle, espero que no le moleste —Habla en voz baja y acepta mi mano

—no, para nada ¿Gusta sentarse?

—sí, gracias

Luce bastante nerviosa normalmente estas situaciones me fastidian pero ahora me resulta algo divertido, trata de salirme una sonrisa idiota pero me reprimo. Ella saca una hoja de un folder manila y una grabadora digital de su bolso mientras se prepara me da el tiempo necesario para observarla al margen de mis pensamientos

—tómese todo el tiempo que necesite señorita Wilmore

—Emily. Preferiría Emily

—bien, Emily

—¿Lista? —Pregunta con una voz demasiado baja

—cuando usted guste

Parpadea y se coloca un mechón de pelo que le cuelga de enfrente detrás de su oreja, para ser sincera yo también me encuentro algo inquieta aunque me parece extraño

—¿Cómo gestióno su empresa?

—Empezamos dos socios fundadores a finales de 2012 formamos una tecnología artificial y lo lanzos al mercado. Poco después fue vendida por apenas 100.000 D.

—¿A que se debe su éxito?

—cuando empezamos no siempre teníamos todo a nuestro favor cometía demasiados errores así que he aprendido de ellos, para tener éxito se necesita confiar en si mismo

—¿Cómo responde ante una junta directiva?

—cree que tendría que responder ante una junta directiva. Soy dueña de mi propia empresa, podría no presentarme si yo lo decidiera pero tengo una responsabilidad con todos mis subordinados. No me gustaría que se quedarán sin trabajo por mi culpa

Ella solo me observa sin decir nada, haciendo caso omiso de mi sarcasmo y prosigue con la siguiente pregunta

—¿Cuáles son tus aficiones?

—tengo muy poco tiempo para actividades extracurriculares así que nada en particular —Te sorprendería si te dijera

—usted fue adoptada a los 6 años ¿esto ha influido en su manera de ser?

—tal vez, no puedo estar muy segura

—¿En qué tipo de fabricación invierte regularmente?

—en construcción de aviones, ver cómo son fabricados desde cero me complace ¿Que puedo decirle?

—durante estos últimos años también a invertido en la facción alimentaria y donación en hogares para niños necesitados ¿A qué se debe?

—aparte de que es un buen negocio ay demasiada gente necesitada en el mundo así que mi empresa se especializa en algunas cosas como esas

—suena como alguien de buen corazón

—eso es lo que usted cree —No sabes en dónde te estás metiendo

Hace una pequeña pausa en las preguntas que tiene en la mano y cruzamos miradas por un segundo. Lanzo una pequeña sonrisa y ella prosigue

—¿Cuándo te diste cuenta de que eras lesbiana? —Dice sin rodeos

¿Pero qué mierda? Ni siquiera mi madre me cuestiona sobre mi vida íntima

—A los dieciséis

Ella me mira cohibida

—Lo siento... yo no debí hacer ese tipo de pregunta

—no tiene de que disculparse, todos me lo preguntan a menudo, que le parece si ahora me cuenta de usted —Me acomodo en el respaldo de mi silla y cruzo mis brazos

—de mi

—sí, de ti —Repito

—no hay mucho que contar —Dice y nuevamente hay un rubor en su cara

—¿Te especializas en algún tema en especial?

—oh no, soy pasante

—comprendo, tal vez puedas interesarte por algunas de nuestras pasantías —Pero que demonios he dicho

—gracias pero en este momento...

El teléfono de mi escritorio suena interrumpiendo a la señorita Wilmore

—Me imagino que está demasiado ocupada será mejor que me retire

—no mucho ¿Vuelve en coche?

—sí

—conduzca con cuidado, le deseo un excelente día ¿me a preguntado todo lo que necesita?

—supongo que sí, gracias por darme su tiempo señorita Park

—fue un placer. Hasta luego Emily

—el placer es mío —Dice mientras cruza las puertas de mi despacho y sale

El día ha sido agotador y algo divertido sobre todo por la entrevista que tuve, ando al ascensor que me lleva al último piso. Salgo del edificio y voy a donde Johnson aguarda por mí

—¿Qué tal su día señorita Park?

—un poco agitado ¿y tú Johnson?

—igual, ¿la llevo a su apartamento?

—si, por favor

—a la orden

Llego a mi departamento me quito la americana, la cuelgo en el perchero, ando a mi estudio y prendo mi computador reviso si hay algunos e-mails pero no hay nada interesante, me levanto de la silla y salgo de mi estudio ando al comedor cojo un vaso y lo lleno de agua

Ya en mi habitación me quito el traje y me pongo el pantalón del pijama con una playera, me recuesto en la cama mirando el techo, cierro los ojos pero no puedo dormir sigo pensando en aquella chica

La señorita Emily Wilmore, esos ojos azules mirándome fijamente. Necesito saber más de ella me he quedado con sabor de más, espero volver a verla

Y poder dominarla, sería una buena compañera de sexo

No va a pasar Park

Después de unos minutos me dispongo a dormir


Park ¿puedo hablar?

—bien

—hoy se ve muy melancólica

—¿De verdad?

—¿Hay algo en que pueda ayudar?

Sam se encuentra a lado mío arrodillada con las manos atadas, me levanto de mi silla y la postro en la cama, me gusta esta pose me permite observarla con claridad. La azoto y su piel cambia a un color rosado, ella gime y disfruto del momento... esto es tan satisfactorio



Continuara...



19 de Noviembre de 2021 a las 16:52 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Coincidencias

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión