¡Actualiza ahora! ¡Tenemos una NUEVA app para Android! Descárgala ahora mismo en Google Play Store. Leer más.
Cuento corto
0
550 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

2

No intentes comprenderme, ignórame como si no existiera.

La compasión y lástima nunca han sido mi estilo, sólo alimentan la miseria llevando a las ganas de rendirse, y eso es lo que me hace frágil.

No se porque sigo aquí si sufro, pero no tengo el valor de irme, aquí y allá siempre será la misma basura con la diferencia entre las personas que estarán y las que me extrañarán, pero tengo la maldita costumbre de la dependencia y solo me arrastro un poco más hacia el precipicio.

Déjame si te lastimo, empújame si te estorbo; no dejes que mi oscuridad te consuma, déjame seguir abrazándola por ti que al final ya he aprendido a amarla y ella sigue seduciéndome sin parar, ahora no tengo opción a dejarla.

Nadie te enseña a lidiar con este tipo de vida. Me duele moverme, me duele respirar, me duele vivir ...

Un caos sin principio ni fin que me lastima pero me niego a dejarlo ir.

Ayúdame a sentirme suficiente para ti, a ser lo que quieres, eso me would un poco menos infeliz.

Castígame con ganas de vivir que de morir ya tengo demasiadas; prémiame con el abandono ya he aprendido a estar solo, pero no me dejes en el limbo que me consumo.

Sólo dime que hacer o que decir, prefiero ser la marioneta que seguir siendo el marionetista.



11 de Noviembre de 2021 a las 16:40 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas