ximecf Ximena C.F

Erase una vez.... ¡AQUI NO! Estos no son los cuentos de princesas en apuros y finales felices. CRUENTO, está creado para quitarte el sueño, provocarte pesadillas y sumergirte en el mundo del horror. ¿Te atreves?


Horror Todo público.

#maldiciones #horror #cuentosdeterror #fobias # #Terror #microrrelatos #suspenso #miedo #misterio
Cuento corto
0
36 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

•SIMBURT•

Corría el año de 1954 en aquel lugar llamado »SIMBURT«.


Era la llegada de la primavera, justo en los mediados de mayo en donde solía ser más hermoso de lo común. En sus inicios era sin duda un pueblo pequeño y acogedor para sus pocos habitantes; quienes gozaban de la tranquilidad y de la paz que este les ofrecía.


Con el paso de los años y de las generaciones, comenzó a poblarse cada vez más y de manera rápida.

Haciendo que toda aquella tranquilidad desapareciera con el viento.

Pronto la llegada de los tiempos modernos y de maquinarias industriales lo invadió de principio a fin, acabando con todo su entorno, pudiéndolo lentamente.


Así poco a poco sus enormes árboles cayeron uno a uno, desapareciendo los bosques que lo rodeaban.

En sus jardines las flores morían una a una día tras día, mientras que aquel brillante pasto verde que las sostenía se secaba dejando en su lugar solo tierra muerta.


Con años de antigüedad en una pequeña casa que se encontraba en lo más retirado de aquel lugar habitaba una anciana, que había visto a simburt nacer y por los tiempos también morir, viviendo de él, cada uno de sus contados días. Con nostalgia se adentró a mirar por su venta como de costumbre a la hora del atardecer, justo en aquella hora donde la luz no era muy clara ni muy oscura, cuando algo paso por sus ojos capturando toda su atención pues era la llegada de una nueva familia habitándose cerca de su hogar. Con detenimiento vio como aparentaban ser una familia perfecta y por supuesto moderna. Pues el hombre vestía de traje y corbata siendo posiblemente empleado o jefe de alguna de las industrias nuevas, la mujer portaba un vestido de embarazada, que anunciaba la llegada pronta de un nuevo progenitor con la que daba una amplia sonrisa mirando a su hombre con amor, mientras que de su mano sostenía una pequeña niña con un vestido rosa, peinada de altas coletas con listones en forma de moños, quien entusiasmada tiraba de su madre para jugar y cosechar las bellas flores del sendero, aquellas que eran coloridas y hermosas a simple vista. Una de las pocas bellezas que quedaban en simburt.


Terriblemente molesta salió de casa en dirección a la familia.

Sus pasos eran lentos debido a que estaba condenada a usar por siempre un bastón de madera grueso y estorboso, pero era tanta su necedad que de no hacerlo todos lo pagarían muy caro.


Al detenerla la pequeña comenzó a llorar pues estaba siendo sostenida por una anciana cuyo aspecto le detonaba miedo, un largo cabello sucio, un rostro cubierto de arrugas y una que otra gran verruga. Con una sonrisa llena de dientes deformes y amarillentos. La madre al percatarse de ello le arrebato de sus manos a la pequeña, pidiéndole con poca paciencia la dejara en paz y se marchara.


La anciana la miro con enojo sin soltar a la pequeña que lloraba con más intensidad y se atrevió a mencionarle:


-Si las flores salen de la tierra, tenga por seguro que no lo harán solas.-menciono soltando a la niña emprendiendo su marcha.


La mujer con asombro se quedó pensando en sus frías palabras, preguntándose realmente qué era lo que quería decir. Restándole importancia persuadió a la pequeña a no acercarse a ellas y mucho menos a la anciana.

Como recompensa para que cesara su llanto le obsequió una gran paleta de caramelo.

Feliz la niña dejo las flores en el suelo y corrió con su paleta por todos lados.


Con una mirada en sus acciones la anciana recordó aquella profecía que arrastraba todo el pasado oscuro de aquel lugar. El que por tantos años temió que se hiciera realidad y que cobrara de su estancia y de todo el pueblo de la peor manera.


«Si la maldad propaga su destrucción, esa misma traerá la reencarnación.»


Decepcionada observó aquellas flores pudrirse lentamente y con todo el anhelo de su corazón pedía perdón.


Los días pasaron y aquella advertencia había quedado en el olvido.

Una vez más la niña jugaba por los alrededores cuando inconscientemente aquella idea paso nuevamente por su mente y esta vez ninguna anciana estuvo ahí para detenerla.


Corto las flores y con ellas la vida de todos los demás.


Al sostenerlas en sus manos, de los pequeños huecos vacíos de la tierra se desprendieron millones de gusanos blancos y un ciento más de insectos de diferentes especies, infestando todo el pueblo en su totalidad.


La tierra expulsaba su propia extinción.


Al notarlo su grito alarmó a todos en el pueblo, pues arrastraba en el más que horror.

Tan pronto la gente salió a observar, fue atacada por todos los insectos, comenzando a ser devorados por ellos mismos, incrustándose dentro de su cuerpo por medio de ojos, nariz, boca y espalda dejado enormes marcas y huecos de sangre por toda su piel, hiriendo y consumiendo sus órganos por dentro.


Los cadáveres comenzaron a caer uno a uno, y todos en estado de descomposición, morados y con olor pútrido.


La anciana al darse cuenta acepto la muerte cruel y dolorosa que le esperaba y por su propia voluntad salió de su hogar y abrió sus brazos dispuesta a ser un cadáver más.

Y así lo fue, los gusanos penetraban el interior de su cuerpo tanto que la sangre salía por montones sacándole los ojos.


Al caer su cuerpo en la tierra grandes plantas y árboles comenzaron a crecer exageradamente de él.

Mientras que por todos lados la maleza devoraba la carne humana, destruyendo a su vez cimientos y construcciones que lo poblaban. Cuando no hubo ninguna persona viva, todos aquellos insectos se convirtieron en bellas mariposas que revoloteaban por doquier, la maleza dejo ver sus hermosas flores coloridas y los árboles se llenaron de frutos.


SIMBURT habíacumplido su promesa, había regresado a ser puro al precio que fuera, acabandocon todo aquello que acabara con él. Ahora esperará ansiosoa su nuevo pueblo, esperando protegerlos hasta la muerte.

28 de Octubre de 2021 a las 01:18 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará…

Conoce al autor

Ximena C.F Mi nombre es Ximena C.F tengo 20 años y soy mexicana. Mi pasión es escribir Terror, Fantasía y Misterio. Mi trabajo es para ti, por favor disfrútalo. ♥️

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas