0
44 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

AQUELLA PRIMAVERA

Era un domingo de septiembre de mi segundo año de instituto cuando la conocí. Entro a mi vida como un terremoto, cambiando totalmente mi forma pacífica de vivir, ella, tan hiperactiva y testaruda que terminaba siempre arrastrando me a sus travesuras. En ese entonces nunca pense que pondría todo mi mundo de cabezas, tampoco imaginé cuan doloroso sería el primer amor.

Estaba preparándome para un torneo de soccer organizado por el curso de un amigo, teníamos nuestro propio grupo de fútbol, siempre participabamos en cada torneo organizado en el barrio, nunca ganamos algún torneo, pero aún así teníamos una participación destacable, esta no sería la excepción.

Era una fresca mañana, el cielo estaba totalmente despejado, a pesar de que ya estábamos entrando la primavera, aún se sentía fresco por las mañanas, el reporte del clima anunciaba un día cálido, anunciaba a ser un hermoso día.

Para mí, este torneo era especial, pues allí estaría presente, Alicia, la chica que me ha gustado desde inicios de mi segundo año, a pesar de eso, solo era un amor platónico, o al menos así lo definía.

Alicia, era una chica bastante hermosa, con un estilo simple y humilde, con una larga cabellera de un color castaño estirando más al negro que le llegaban hasta la cintura, y con unos flequillos que caían sobre el ojo izquierdo que combinaban perfectamente con su hermoso rostro de expresión ligeramente seria. En algunas ocasiones tuve unas conversaciones realmente interesantes, tanto a ella como a mí, nos gustaba la lectura, era algo que teníamos en común, le gustaba mucho las de detectives como Sherlock Holmes, quizás, eso fue lo que me atrajo de ella, exactamente, no lo sé, a pesar de eso, nunca tuve el valor de expresar lo que por ella sentía, me preguntó ¿por qué nunca pude?.

Ese día, ella fue con su pequeña hermana llamada, Karen. Era dos cursos menor que la mía, era una chica bastante alegre, muy risueña, sin mencionar lo hermosa que era. Tenía una larga y lisa cabellera de un color negro único, un rostro pequeño y pálido, con unas oscuras pestañas bien definidas y un hermoso cuerpo atlético, ese día llevaba un vestido corto primaveral estampado de flores y motas de un color verde agua que hacían resaltar su hermosa y escultural figura, se veía tan hermosa que se hacía imposible no voltear y admirar tal belleza. Solía verla en el instituto, nunca me quedé a observarla detenidamente, pero ese día, era imposible no mirarla, me la quedé observándola y ella, al darse cuenta, me regala una sonrisa, sin darme cuenta, me quedé perdido en esos hermosos ojos de color miel sin saber lo que más adelante vendría, sin saber que desde ese momento, todo mi mundo cambiaría.

Para mí y mi equipo, el torneo acabó en la segunda ronda, aún así, nos quedamos a ver el resto de los encuentros. Durante todo el día, busqué la forma de acercarme a Alicia y así poder hablar con ella, pero la oportunidad nunca se dió.

Ya el torneo había culminado al igual que mis esperanzas de acercarme a Alicia. busqué un lugar donde sentarme, de algún modo, estaba inmerso en mis pensamientos, reproduciendo una y otra vez la conversación que había preparado en mi cabeza.

— ¿Quieres?

al escuchar esa pregunta repentina, volteo a un costado para descubrir el origen de ella. no me había percatado de que a mí lado estaba alguien sentado, grande fue mi sorpresa al descubrir que la persona a mi lado era, Karen, quien con una mano me pasó un pedazo de pan y con la otra mano se llevó a la boca el otro pedazo.

— ¿La vas a querer? es tu última oportunidad. — Sin decir nada, tomé el pedazo de pan, aún no podía entender que fue eso, solo lo acepté y la acompañe. Nunca antes tuve siquiera la idea de algún día hablar con ella a pesar de ser la hermana de la chica que me gusta. No es que me desagrade, al contrario, siempre fui conciente de ella, pues, es bastante popular y muy hiperactiva, la clase de persona que quiero evitar, pero por alguna extraña broma del destino, estaba sentado junto a ella y comiendo juntos del mismo pan.

Estábamos mirando el campo de juego en silencio sin decir nada, solo comiendo, no me había dado cuenta de cuánta hambre tenía hasta dar el primer bocado que me lo acabé muy rápido.

— Aquí hay más, adelante.—

Saca otro pan de uno de los dos paquetes que estaban entre nosotros, ella, era lenta al comer o quizás era yo quien comía bastante rápido.

— Es la segunda vez que te lo estoy dando, y en ninguna de ellas escuché un "gracias".

— Aah, lo siento, no me dí cuenta, gracias.

— pff, jajaja, solo estaba bromeando, no te pongas tan serio, dime, eres Sebastián, ¿verdad?

— Asi es, ¿cómo sabes mi nombre?.

— Bueno, eres bastante popular entre las chicas de mi clase, siempre te observan y hablan de ti, eres como una estrella de pop para ellas, jajaja.

Por momentos llegué a pensar que Alicia había hablado de mi, pero saber qué ese no era el caso, me decayó un poco.

— Aah, era por eso.— Me sentí un poco decepcionado de la respuesta, no era nuevo escuchar que era popular en un grupo de chicas.

— Me llamo Karen, estoy en noveno grado.

— Si, lo sé, también eres bastante popular.

— Ooh, así que Santiago también dice que soy hermosa?.

— ¿Que?, no seas tonta, eso no fue lo que dije.

— Pero lo pensaste, no es así?. — no pude negar eso, era realmente hermosa, su belleza deslumbraba con su sonrisa.

— No me vengas con esas tonterías.

— jajaja, perdón, no te pongas tan serio, ya no puedo esperar a ver el rostro de mis compañeras cuando sepan que estuve comiendo con su ídolo.

— No creo que sea una gran hazaña la cual alardear, y que es eso de comiendo.

— Tienes razón, no es la gran cosa, jajaja. — de algún modo no pude evitar irritarme con esa respuesta.

— jajaja, tranquilo, no te enojes, solo me gusta fastidiarlas.

— No puedo evitar sentir que me estás utilizando para un crímen.

— jajaja, ahí estás de nuevo, que comes que adivinas.

— Tu, mocosa...

— jajaja, perdón, perdón, hace tiempo no me reía así, eres bastante divertido.

— ¿Aún sigues burlándote de mi?.

— jajaja, me descubriste, jajaja,

— aah, maldi...

— Oye, Santi, te puedo llamar Santi, ¿verdad?

— no me importa.

— Que frío, oye, ¿me guardarias un secreto?.

No pude negarme a esa hermosa sonrisa, asentí y pregunté, —¿cuál sería el secreto?— Nunca imaginé que ese pequeño secreto que guardaría sería el preludio de lo que para mí sería una tormenta, dentro mío sentía que me estaba metiendo en algo que no debía, cuando ví esa sonrisa traviesa de éxtasis en su rostro, un par de minutos después, mis sospechas se volvieron realidad.

————

Una mañana desperté con lágrimas en los ojos, no sabía cuándo empezaron a brotar, pero me sentí vacío, de repente, una tremenda melancolía se apoderó de mí, me sentía sin fuerzas, algo me faltaba, no quería ver la realidad, solo de pensarlo, se me hacía un nudo en la garganta, deseaba que todo hubiese Sido un sueño, me pregunto ¿por qué soñé en el día en que la conocí?. Me levanté de la cama y ví una gargantilla colgada en un cuadro de foto, era la foto que nos tomamos Karen y yo, el día que tuvimos una excursión en conjunto con su clase, esa foto me hizo dar cuenta de la realidad, aún me dolía aceptar que Karen se había ido, las lágrimas volvieron a caer. Nunca imaginé que aquella broma de mal gusto me mostraría más adelante la felicidad del primer amor, y que también me la quitaría, ella llegó a mi vida y cuan huracán de verano arrasó con todo mi mundo, con ella se fueron todos mis sueños, mis ganas de vivir, ella me las arrebató todo, se llevó toda mi felicidad, se marchó para nunca volver, dejándome solo el dolor del arrepentimiento de no haber hecho nada cuando pude.


28 de Octubre de 2021 a las 01:20 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo CAPITULO 2

Comenta algo

Publica!
Enzo Rodriguez Smith Enzo Rodriguez Smith
Buenas, esto es algo nuevo para mí, espero que sea de agrado para los lectores, es un pequeño pasatiempo, en el futuro estaré trayendo del género terror, MUCHAS GRACIAS POR DARSE EL TIEMPO DE LEER ESTA PEQUEÑA HISTORIA,
October 28, 2021, 01:41
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión