laurentzale Laurent Zale

Etherance durante la época medieval era el lugar perfecto para que pudiera estallarse una guerra civil, nuestro protagonista, Donovan Blade, un hombre con moral bastante definida y unas metas fijas en mente ha decidido rebelarse en contra de la especie superior para que la paz pueda volver a reinar una vez el trono fue robado por un ser de malicia. Nada durante su travesía será sencillo y asimismo se encontrará en confusión notables veces sobre lo que hará y quién es...


Drama Todo público.

#fantasia #medieval #clasico #gore #vampiros
2
227 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo - Lo que la noche oculta

El momento en el que el sol se oculta dando paso a la noche es uno de los instantes que posiblemente sean de los más bellos en todo el día, la combinación de la luna con el sol es algo que ni siquiera puede expresarse con palabras pero asimismo se deja de lado la pureza de algo hermoso para entrar en la oscuridad de algo siniestro y que no todos conocen, ¿Qué es lo que ocurre cuando todos están durmiendo? Algunos pocos se enterarán de lo que la noche oculta pero la mayoría estará demasiado ocupado dentro de sus sueños, sin prestar la más mínima atención de lo que en verdad pasa, ¿Sí la verdad se desvelará habría algún peligro? Por supuesto, ya todos saben que cuando hay secretos que ocultar siempre se pretende silenciar al que más sabe, el conocimiento es un arma de doble filo, mientras que la estupidez extrema puede matarte, el saber demás puede hacer lo mismo, de ambas formas de matas a ti mismo pero en la segunda puede haber algún par de cómplices para callarte.


Etherance, año 1905, actualmente estamos en otoño, octubre y no falta demasiado para entrar en invierno, estas fechas son las mejores que podría haber en el año aunque realmente ninguna estación me pone verdaderamente entusiasmado, en la primavera las plantas florecen dejando ver sus hermosas hojas, en el verano la gente va y viene disfrutando de su tiempo libre y bebiendo cosas frías para mantener su temperatura baja, en el otoño terminan tintándose de colores naranjos lo que la primavera dejó y las hojas comienzan a caer, el invierno mata cualquier tipo de vida que no sea apta para sobrevivir las bajas temperaturas, ni hablar de los sitios nevados, eso es un ciclo que se repite pero la primavera es tediosa con tanto brillo y felicidad, el verano me asesina con su calor y es una completa molestia no poder ni siquiera salir a pasear tranquilamente, otoño es decente pero aún tiene ciertas temperaturas molestas, invierno es agradable pero los cantos y la tanta interacción familiar me dan cierta envidia. No soy amargado, solo soy realista, con tantas cosas por vivir es inevitable terminar de ver la cruda realidad de la vida, la gente que vive poco disfruta cada segundo de su existencia pero cuando sabrás que sin importar qué, el tiempo no te llevará pronto, todo pierde el sentido y comienza a ser irritante, mucho más si no se tiene una meta que seguir o un especial gusto por algo, aunque vaya que se deberá amar demasiado a aquello a lo que decidas aferrarte, hacerlo por cientos de años seguro terminaría aburriendo a cualquiera.


¿Mi nombre? Quisiera que fuera secreto pero seguramente más de alguno ya lo sabrá así que no veo más sentido en ello, soy Donovan Blade, nací el 20 de enero de 1805 en Rumania, mi nacimiento es algo de lo que no me termina de agradar hablar, no conocí a mi padre, mi madre murió apenas dar a luz y terminé en las manos de una mujer que atendía la barra de un bar, la vida que pudo darme claro que no fue la más correcta pero tampoco tengo quejas que objetar, era una mujer amable de cabellos rojizos, piel pecosa y ojos verdes, estaba más que claro que yo no era su hijo pues al contrario de ella poseo ojos grises, cabello profundamente negro y ligeramente rizado, mi piel es pálida y no posee ninguna marca visible, ella estaba casada con un hombre de cabello café y ojos avellana por lo que los rumores iniciaron casi inmediatamente, tuvimos que mudarnos un par de ocasiones y rápidamente me acostumbré a esa vida, algunas veces incluso tuve que robar para poder obtener algún par de bienes que no teníamos y aunque estaba en completo desacuerdo con ello, no había ninguna otra manera de conseguir alimento cuando no había dinero.


No tenía ejemplo que seguir o alguien de mi misma sangre que pudiera guiarme pero no tardé demasiado en darme cuenta de lo que realmente era, observaba cómo la mayoría de chicos de mi edad se desarrollaban con rapidez, pasaban diez años y yo aún lucía como un pequeño niño de cinco ¿Estaba enfermo? Los estudios que me hicieron no mostraban ningún indicio de ello aunque en realidad sí lucía como alguien con mala salud, pálido, siempre luciendo cansado, no fue hasta que cumplí veinticinco que pude darme cuenta de todo, por esos años yo aún me veía como un adolescente de por mucho dieciséis, estatura promedio y cuerpo delgado sin músculos demasiado formados, había concluido la educación básica que era preescolar, primaria y secundaria pero aún no había entrado a preparatoria y pensar en obtener alguna carrera era casi un chiste, sin embargo trabajaba ayudando a un viejo vendedor de una tienda de baratijas, estaba tan viejo que apenas podía hablar y me pedía a mí que atendiera a los clientes y cuidara de las cosas, cierto día entró un hombre de malas fachas, resultó ser un ladrón y al ser la única persona con fuerza para hacerle frente tomé lo primero que vi para apuñalarlo, la sangre tenía un aroma tan cautivador... Manteniendo vivo a aquel ladrón decidí esconderlo, podría llamarse como un secuestro... Después de algunos días de pensarlo me decidí a beber de su sangre, en ocasiones lograba notar cómo mis colmillos eran más precisos de lo normal pero nunca había prestado mucha atención, beber su sangre se sintió revitalizante, como si el alma me hubiera vuelto al cuerpo, claro que no pude contenerme y continúe bebiendo, aunque aquello no era en lo absoluto normal y estaba consiente de ello.


El hombre al que ayudaba terminó muriendo, el ladrón tuvo el mismo destino así como las personas con las que me había criado, en todo ese tiempo mi dieta se había basado en sangre y algún par de frutas que lograba conseguir y la mayoría de mi día lo gastaba en bibliotecas recabando información, había una palabra para los seres que bebían sangre, ¿Vampiros? No me sentía como uno pero también cabía la posibilidad, entre tantas líneas encontré algo aún más interesante, .¡Dhampiros!. Los dhampiros se crean con una mujer humana y un hombre vampiro, obtuve muy poca información ya que eran incluso casi desconocidos pero por lo menos ahora sabía lo que era, la mayoría de mi vida cobraba sentido pero eso no precisamente me alegraba.


¡Era un monstruo! Para sobrevivir debería beber de la sangre de los humanos ¿Cómo me atrevería a dañar a seres tan puros?, también ahora entendía que quien me había dejado a mi suerte en un inicio había sido un vampiro, seguramente ahora estaría rondando por algún lado completamente feliz, sin duda no deseaba compartir lazos de sangre con esas criaturas, aunque no había demasiado que pudiera hacerse y por varios años mi único pensamiento fue el suicidio...

20 de Octubre de 2021 a las 22:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Vampire Regna
Vampire Regna

Universo de White Revolution, Minsk, ciudad donde reina el caos y el terror gracias a los vampiros y demás criaturas de terror, con bastos recursos. Leer más sobre Vampire Regna.