0
7 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Alquimia

Alejandro Famel nacido en el año 2000, es un joven muy alto, rubio con ojos verdes, hijo de Perenelle y Nicolás Flamel, desde pequeño Alejandro fue un joven demasiado curioso, tanto que sus padres le prohibieron el acceso al sótano lugar donde su padre Nicolás tenia su laboratorio junto con sus apuntes sobre la Alquimia, todo debido a que la curiosidad de Alejandro era tan grande que proponía experimentos arriesgados, Alejandro era consiente de que la alquimia había sido descartada, pero ese echo hacia que le diera mas curiosidad, ¿Por qué sus padres seguirían estudiando algo como la alquimia?, Alejandro no le hallaba el sentido y debido a esta prohibición en la escuela era casi imposible sacarlo de algún laboratorio, pero como sus notas eran las mas altas de la escuela lo dejaban pasar, y así paso los primeros 15 años de su vida, en este punto sus conocimientos de química y física llegaron al nivel igual o superior al de un maestro de universidad.


Aun así pese a saber tanto el se seguía preguntando el porque del laboratorio en su sótano y un día normal cuando el iba ir a la escuela sus padres lo detuvieron para avisarle que el día siguiente ellos se irían de crucero por un mes para celebrar su aniversario y no iban a llevarlo a el, esto ultimo impresiono mucho a Alejandro, pues normalmente siempre lo llevaban con ellos, Alejandro quería preguntar pero entonces vio la hora en un reloj de pared tenia que apurarse o llegaría tarde a clases, ese día en la escuela Alejandro no hiso mucho, ya que se seguía preguntando el porque de las acciones de sus padres pero no encontró respuesta, terminando la escuela volvió corriendo a su casa a saciar su curiosidad, le pregunto a sus padres pero ellos respondieron: " Ya tienes 15 años casi 16, no creo que quieras venir con nosotros"- dijo Nicolás, "Además no habrá muchas cosas con las que puedas satisfacer tu curiosidad"_ Agrego rápidamente Perenelle.


A Alejandro le parecían excusas pero no quería discutir con sus padres un día antes de su partida, Alejandro se paso el resto del día hablando con sus padres sobre diversos temas, principal mente sobre Física, la mañana del día siguiente Alejando despertó y lo primero que hiso fue buscar a sus padres para poder despedirse pero en su lugar encontró una carta de sus padres despidiéndose, no había nada que hacer entonces Alejandro simplemente guardo la carta donde estaba, y empezó a vagar por la casa, no tenia nada que hacer puesto que el dia anterior fue el ultimo día de clases del semestre, todavía faltaba un mes para regresar a clases, esto molestaba un poco a Alejandro.

-"No se que hacer"- se decía Alejandro

-"Sin clases no hay escuela y sin escuela no hay laboratorio..."-

En el momento que dijo la palabra laboratorio Alejandro recordó que su casa tenia laboratorio e iba a estar sola por todo un mes, rápidamente se apresuro a llegar a la entrada del sótano, intento girar la perilla y para su sorpresa funciono, el no se esperaba esto normalmente la puerta estaba cerrada, bajo al sótano con gran ilusión y este no le decepciono, lo que Alejandro encontró era un laboratorio mejor equipado y mas espacioso que el que tenia la escuela, como si fuera un niño pequeño Alejandro fue rápidamente de un lugar a otro viendo el equipo del laboratorio, entonces se detuvo en una esquina, ahí se encontraba un librero repleto de notas escritas a mano Por su padre sobre la alquimia, Alejandro empezó a leer uno a uno, uno después de otro sin parar con la excepción de cuando tenia que cubrir sus necesidades básicas, dormir, comer, y expulsar los residuos de su cuerpo.


En dos semanas termino y comprendió todo lo escrito en los apuntes pero que lo halla comprendido no significaba que lo creyera, entonces por los tres días siguientes empezó a comprobar si los apuntes mentían o no, para su sorpresa no lo hacían, el interior era verídico esto emociono mucho a Alejandro lo suficiente como para dar saltos de la emoción, pero no se pudo controlar y termino tirando un matraz, cuando se agacho para recogerlo noto un compartimiento debajo de la mesa de trabajo el cual contenía un libro.


-¿La piedra filosofal?- Dijo Alejandro con curiosidad

15 de Octubre de 2021 a las 18:33 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas