Cuento corto
0
32 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La Vida es Absurda

La adolescencia quizás es el tramo más difícil de nuestra vida y en nuestra generación es aún más complicado intentamos socializar, encajar y lo peor de todo nos ilusionamos con una facilidad espectacular, vendemos nuestra alma a la primera persona que pasa…..

Volcamos nuestro cariño, amor, preocupaciones hasta tal punto de olvidarnos de nosotros, ignoramos los defectos de dicha persona sabiendo que en cualquier momento te puede clavar un machete por la espalda, ignorancia se llama, somos unos ignorantes y aún así insistimos en hacernos daño a nosotros mismos a intentar ser una persona que no somos, nos engañamos, somos desleales con nosotros mismos…. ¿para eso sirve la vida?

Ahí es cuando comienzan las preguntas. Así como un enjambre de cigarras desérticas en plena plaga divina que poco a poco rondan por mi cabeza.

Al principio eran absurdamente abstractas:

¿Quién soy?

¿Dónde estoy?

¿A dónde voy?

Luego se tornan intempestivas:

¿Realmente soy quién quiero ser?

¿Por qué estoy donde estoy?

¿A dónde quiero ir realmente?

Solo cuando alcanzan el máximo punto de fastidio, se convierten en respuestas:

No soy nadie.

No sé dónde estoy.

No sé a dónde quiero ir.

El contenido del reloj se detiene, me ahogo entre la arena. Antes de que la cínica voz de mi apocalipsis personal hable y mientras lucho contra todo un huracán de sensaciones, de un modo u otro lo logro comprender. Así es la vida de cruel.

El puñal más doloroso es cuando comprendemos que hemos dejado de ser jóvenes para siempre….

Cuando nacemos somos pequeñas estatuillas de barro fácilmente moldeables, nuestros padres nos enseñan paso a paso a caminar, a comer, a hablar constantemente estamos aprendiendo nuevas lecciones, desearía que esta etapa llamada infancia fuese eterna crecer es un auténtico suplicio. Somos tan inocentes de querer ser mayores y cumplir nuestros sueños, pensamos que todo será para siempre, que mamá y papá siempre estarán ahí, que siempre podrás escuchar las sabias palabras de los abuelos sentados en su regazo, y por supuesto que nuestros “amigos” siempre van a jugar con nosotros…..¡y tanto que juegan!

A medida que me hago mayor empiezo cada vez más a comprender que la vida no es toda de color de rosa, que nunca te puedes fiar al cien por cien de una persona, somos pequeñas figuras pensando que podemos manejar nuestra vida pero ¿acaso es así? yo creo que no….

Comienzo a estar harto de todo, porque no le encuentro el sentido a nada ¡Que alguien encienda las luces! ¡No tiene gracia alguna! ¡Necesito que nos saquen de este teatro! ¡Que alguien me diga qué diantres hacemos aquí! porque si cada uno interpreta un personaje yo he olvidado por completo mi papel.

Cómo me gustaría vivir en épocas pasadas donde se valoraba más que ahora esta vida, donde habían maestros que te ayudaban a pensar, donde se comprendía el valor de las cosas y todos trabajaban en equipo para sostener un mundo que ahora se cae a pedazos…..

Somos los culpables de todo lo que nos ocurre y mientras los altos cargos se ríen en nuestra cara seguimos haciendo el idiota, pobreza por aqui pobreza por allá ¿y en nuestros respectivos paises tiramos la comida? siento verdadera vergüenza al formar parte de la humanidad

Y aquí sigo yo al borde de los diecisiete con mis crisis existenciales, roto, vacío, con pocas cosas por las que luchar, tropezando a cada paso que doy, soy un don nadie, y necesito un rumbo fijo, al parecer nadie se da cuenta de que me apago poco a poco como las estrellas.

Vuelvo a repetirme una y otra vez que la vida es absurda, nada tiene sentido, que solo soy un vagabundo en busca de algo que ni siquiera yo se…..

Así que ya está no se si quiero seguir luchando y aguantar más….

No sé qué es lo que quiero. En realidad jamás lo he sabido porque nunca me he preocupado por mí.

Me da igual. Paso. Ya todo me da igual. Nada es relevante. Para qué hacer la cama, si por la noche la vuelvo a deshacer. Para qué desayuno, si luego me mato haciendo deporte para quemarlo todo. Para qué estudio, si luego se me va a olvidar. Paso. Paso de todo, de todos.

Y ahí me encontraba yo frente a mi destino. Ya no me importa nada, repito, me da igual. Ya me da igual sentirme productivo haciendo la cama; me da igual disfrutar de mi leche con colacao; me da igual estudiar para saber más…..

Realmente, no lo sé, estoy indeciso ¿Realmente me da igual? Antes no era así ¿Qué ha cambiado?

Quiero volver a sentir que valgo para algo. Sentir que aprovecho mi día, mi vida. Quiero acostarme aprendiendo algo nuevo y reírme sin parar ante cualquier situación. Quiero volver a disfrutar, a reír, a soñar. Quiero que vuelvas a mi yo del pasado, vuelve.

1 de Octubre de 2021 a las 15:08 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~