isc2000 ISC

Ella tiene un objetivo en mente : trabajar con ellos y no para ellos. Una oveja negra entre lobos. 💄👔 ⚠Advertencia⚠ -Esta novela contiene violencia ( tanto física como verbal ) ✔ - Esta novela contiene algunas escenas de sexo ( leer con discreción) ✔ - Esta novela contiene humor negro, incorreción política y sátira. No se hace responsable la autora (ISC) de herir susceptibilidades. ✔ - Esta novela es una indirecta burla a las feministas modernas. ✔ ( no gastes tu preciado tiempo si eres una, en entrar aquí)


Suspenso/Misterio Sólo para mayores de 18.

#highsociety #chica #hombres #dinero #poder #ambición #élite #lujo-lujuria #complot #drama #jefe #comité #secretos #prensa
0
10 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Denku : el novio pt 1

-¿ Y qué si me afectó, Kima? Eres mi novia, la madre de mi hijo y no alguien que no conozca. -El tono de voz del muchacho sube y hace notar a la joven que se encuentra ante alguien que se interpone en sus planes.

Aquella subida de la voz hace que el pequeño comience a sollozar. Kima se aleja de su novio y se dirige al balcón.

-Necesito alejarme de ti, Denku. Casi despiertas a nuestro bebé, debes calmarte ahora mismo, ¿ entiendes? .-Pregunta ella con firmeza pero aún con su tono suave de voz. -Dijiste por teléfono que querías ver a tu hijo, solo por eso accedí a que vinieras al hotel. No hay ni habrá otro razón, ¿me has entendido?.

Denku brinca del borde de la cama al oír aquella advertencia. Aprieta los dientes y cierra con fuerza los puños, maldice por lo bajo y se dirige hacia el balcón.

- Ver a mi hijo implica que te veré a ti, ¡¿Qué tendría de malo que nos veamos, Kima? . ¡¿ Qué mierda significa todo esto?! .Eres mía, la madre de mi hijo, ¿lo tengo que decir?. ¡Dime que diablos hago en un cuarto de hotel que nunca en mi jodida vida podría pagar y que está al otro lado de esta maldita ciudad. ¡¿Qué significa todo este cambio?!.

Las palabras salen de la boca de Denku como balas, pegando en los vidrios y en el interior de la habitación. Un remolino de preguntas que el pobre muchacho sumergido hasta el cuello en la frustración intenta que sean respondidas.

-¿ Ya has sacado toda la frustración que llevas encima?.

El joven respira y exhala. El aire parece pesado.

-Quiero tenerte, Kima. Pero tú...-Suspira rendido.-Lo haces tan jodidamente difícil para mi.

-¿Difícil para ti? . Estás gritando como el arrebatado que eres. ¿Crees que de esa manera podrás resolver algo?. ¡Ya, déjame sola! .-Entra en la habitación y coloca al pequeño en la cuna para luego acostarse en la cama. Lleva sus manos a su rostro y chilla.

Denku algo confundido le pregunta si es así como piensa resolver todo. Dejarlo a él en la deriva es un buen final digno viniendo de alguien como ella.

-Ya te dije que no quiero discutir más, Denku. Tengo trabajo que hacer.

-Si, ¡exacto! . ¿Cuándo habrá tiempo para mi? ¿ Para los dos?.

-No se a que te refieres con eso, Denku. Dejé muy en claro que una vez que nuestro bebé naciera yo me haría cargo, y tú... podrías seguir con tu vida.

- ¿ Ahora esto es un reproche por mi falta de compromiso en mi paternidad?, este niño es tan tuyo como mío.

- Eso es verdad. Pero no le daré a mi pequeño una vida tumul...-Se detiene. -Olvídalo...es tu hijo también.-Suspira. -Ya es tarde, sabes.

El muchacho queda atónito ante los dichos de la joven.

-¡Repite eso, Kima! .-Exclama.-¡¿Crees soy un mal padre?!.

-Solo creo que deberías calmarte. Es tarde y no quiero deber explicaciones al hotel por los griteríos. Ahora voy a trabajar, mañana me iré temprano.

Denku agita la cabeza nervioso. Se acerca a la cabecera de la cama y mira directo a los ojos a Kima, ella le mantiene la mirada.

-No voy a detenerme. No vas... a detenerme, Denku. -Aparta la vista y prende su laptop, otro indicio de indiferencia. El muchacho bufa y decide que por hoy es suficiente. Mira la cuna donde duerme su hijo, se lamenta y sin decir nada sale de la habitación.

La tensión se rompe en pedazos y Kima se siente aliviada.

Pasan unos minutos y el celular de Kima suena. Ella atiende creyendo que tal vez sea uno de los hombres del Comité, pero resulta ser su tía Maifé.

Trata de sonar amigable pero sin llamar la atención, su tía es conciente de que la relación entre ellas aún se encuentra tensa después de que la joven aceptara aquel trabajo.

-Buenas noches, tía.-Dice Kima con cierta indiferencia.

-Bue..enas noches, Kima.-Responde del otro lado Maifé con aire nervioso.-Quiero saber como te encuentras, es por eso que te llamo. Se que el hotel queda lejos, no sabía si ibas a volver.

Kima piensa bien lo que va a decir. No quiere ser totalmente franca con su tía, la aprecia y consigue entender lo que significa para la única mujer que la crió verla alejarse de esa manera tan repentina, que denota un crecimiento personal muy abrupto. Que marca para ambas un antes y después en la relación.

-¿Kima, estás ahí? .-Pregunta su tía al no escuchar respuesta. Aquella voz maternal le resulta tan cercana al punto de quebrarse. No hay duda alguna, Maifé se preocupa por su sobrina, a quien considera como la hija que nunca tuvo y que por momentos nunca tendrá.

-Si te molesto o estás ocupada lo entiendo perfectamente. Solo que...-Se detiene y suspira.-Que no quiero que des vueltas en el asunto.

Kima aprieta la mandíbula, la llamada logra ponerla nerviosa. Pues hasta entonces su tía nunca tuvo la consideración de enfrentar la situación. Nunca pareció notar lo poco que ella la detestaba. Y ahora con solo una llamada logra desencadenar un montón de sentimientos y sensaciones. Kima está sola en la habitación del hotel, su corazón late cada vez más fuerte con cada segundo callada, no sabe que decir pero se decide.

-No, no. No eres una molestia, tía. Es solo que... es solo que no esperaba un llamado tuyo, honestamente.-Responde Kima con una brutal sinceridad.-Pero ahora que entablamos una conversación procedo a decirte que me encuentro bien en la habitación del hotel en donde me hospedo con mi hijo.

Al escuchar esto, Maifé se sorprende y no puede evitar pedir explicaciones sobre ello.

-¿Cómo eso de que?...-No quiere ni imaginar lo que hace su querida sobrina en un hotel y mas con la certeza de que se encuentra sola con un bebé de apenas tres meses. Maifé se llama una mano a la boca y procura no sonar ni asustada o metiche, pero el saber que la razón por la que no ve a su sobrina es porque esta se halla lejos de su verdadero hogar hace que la mujer saque su lado maternal y sobreprotector. Intenta ser sutil en sus preguntas, pero se advierte a sí misma que la joven Kima se dará cuenta de sus verdaderas intenciones, así que pregunta sin rodeo acerca de la ubicación del hotel y de como consiguió estar en uno.

Maifé recorre con sus ojos el comedor, necesita tomar nota del lugar en el que se hospeda Kima. Pero no quiere sonar extraña. Llamó por una simple razón y quiere que continúe así. Se rasca la cabeza e intenta mantener la charla lo más natural posible, recorre la casa con el teléfono pegado a su oído, quiere escuchar atentamente a su sobrina.

-Y dime Kima, ¿ el hotel se encuentra cerca o lejos de donde vivimos?.-Consulta Maifé. Sube hasta su habitación y busca en los cajones de su mesa de luz alguna libreta para escribir.

Kima tarda en responder. Maifé se pone nerviosa al no obtener respuesta, se pregunta si sonó muy obvia pero del otra lado de la llamada Kima finalmente le responde. Le informa que el hotel solo se encuentra a unos cuarenta minutos.

-Bien, creo que es bueno para ti.-Asume Maifé. Logra encontrar una libreta azul en el fondo de uno de los cajones, la toma y baja rápidamente a la cocina. Allí, arriba de la heladera tiene un portalápices, saca uno y comienza anotar.

-¿Te atienden bien, verdad?. Pues, claro que sí. Eres parte de un importante comité.-Suelta una risa forzada.-Disculpa, sobrina. Tu tía intentando hacer bromas es todo un caso.-Bromea Maifé. Intenta ocultar en su risa nerviosa cualquier rastro de inseguridad y falsedad o más relevante aun : que intenta saber el paradero de Kima sin verse o sonar como toda una mujer acosadora y paranoica.

-Tía...em. No deberías preocuparte demasiado. El hotel es del Empresario Marcellini. Él procura que no falte nada.

-Si, si. Lo puedo entender pero ¿y el bebé?. Kima no te olvides que diste a luz hace solo tres meses, no debes olvidar eso.-Aquello fue lo que denota en las palabras de la mujer inseguridad y esa aura de desconfianza sobre lo que su sobrina está haciendo. Intenta retractarse pero su inconsciente la traiciona y Kima se da cuenta, tanto es el enojo de la joven que planea cortar la llamada.

Pocas palabras dichas y ya ambas mujeres dejaron en claro sus puntos. Una de ellas es firme en su posición, parece tenerlo todo bajo control y puede cumplir con los propósitos pensados. La otra a pesar de su madurez en la vida, duda de si debe meter su nariz o quedarse callada, duda de si realmente ese ambiente es el indicado para una jovencita de apenas unos veinte y tantos años que apenas es madre y si puede cuidarse sola. Ambos puntos de vistas se encuentran y colisionan en el infinito deseo de tener la razón y hacer valer su postura. El orgullo juega un rol importante en las dos mujeres.

Kima a pesar de ello no cuelga y su tía ve la oportunidad de recomponer lo dicho anteriormente. Se rasca la cabeza y le suplica a su sobrina que la perdone y la entiende. La joven bufa del otro lado de la llamada.

-Gracias.-Agradece Maifé al notar cierta disponibilidad por parte de Kima.-Déjame explicar lo que dije antes.-Busca una forma correcta de decir lo que realmente siente sin parecer preocupada. Es aquella evasión de la situación que la llevó al descubierto, Maifé pareciera que complicas las cosas sin querer, porque no comprende que en su comportamiento hay cierto grado de inmadurez al no decir explícitamente lo que realmente pasa. No está tratando con una niña, sino que interactúa con toda una mujer en proceso de aprendizaje y ello parece sorprenderla en cierto punto.

La negación y tal vez la sorpresa de que sus vidas cambiaran hacen que Maifé confronte la realidad a su manera. Pero en el proceso su faceta más represiva y controladora sale a la luz.

-Mira, Kima preciosa. No quiero que tomes esto como una instrucción a tu vida... tu nueva vida. Es que para serte sincera me preocupa en donde estás, con quien estás y a quien cuidas.- Antes de que pueda decirle algo acerca de su bebé, Kima habla con una actitud áspera.

-Aprecio que te preocupes por mi hijo. Pero él está bien conmigo. Sabes que no lo dejaré solo. Él es lo único valioso que puedo tener en mi vida.

-¿ Lo único valioso?.-La mujer traga saliva y siente un golpe en el pecho.-Kima... tienes mucho aquí.-Se refiere a la casa de los suburbios en donde vivían juntas.

-¡No!.-Responde contundente ella.-¡Tú tienes mucho ahí!.

Un silencio invade la conversación y Kima siente que se ha sobrepasado con su tía, pero no quiere disculparse del todo. Nadie mejor que ella sabe lo que fue vivir con una mujer así.

Carente de maldad pero muy prejuiciosa con respecto a lo que desconoce o cree que es incorrecto.

Desea a toda costa cortar la llamada con su tía pero la detiene lo siguiente que esta le pregunta : "¿ Acaso este trabajo es más importante que tu familia o que tú?" .

Puede sentir el reproche en esa pregunta. Kima toma su celular con fuerza y se encarga que lo vaya a decirle a su tía lo logre entender de tal forma que no tenga que repetírselo en un futuro.

Pero antes de que pudiera emitir palabra alguna la puerta de la habitación se abre. Observa que se trata de Denku, volvió de su pequeño paseo y trae consigo una lata de cerveza y una bolsa con alimentos. Kima logra distinguir la bolsa de papas fritas, de pochoclos y otras golosinas.

Decide cortar la llamada diciendo que pronto llamará. Maifé suspira pero antes de finalizar la conversación logra escuchar la voz de Denku, lo que cubre de sorpresa y decide interrogar por ello. Por un lado se siente intranquila por la seguridad que corre su sobrina pero por otro lado cree que podría conseguir un alivio si ella se encuentra con su novio, sea como sea es un dilema de cualquier forma. No es un detalle menor advertir que Maifé nunca entendió ni cree entender que clase de relación llevan los dos jóvenes.

Y las pocas veces que pudo intervenir salió más confundida. Lo único que entiende y puede ver es que el joven Denku siente gran atracción y cariño por su sobrina, pero hace tiempo la mujer sospecha un ligero cansancio de Kima hacia él. No quiere perder mas tiempo y decide preguntarle a Kima si se trata del joven Denku, ella algo alterada le responde que si.

- ¡Oh, vaya! . Entonces no me debo preocupar demasiado.-En sus palabras demuestra estar un poco más aliviada.

La joven no entiende a que se refiero con eso y le aclara rotundamente que el hecho de que Denku se encuentra con ella en la misma habitación no garantiza que él sea su cuidador o que ella misma planea estar a solas con el muchacho.

Maifé borra la leve sonrisa que dibujó en sus labios hace segundos, se pregunta que tanto puede costar priorizar la seguridad de una joven y como ella podría conseguirlo.

Kima le recuerda que esa situación no significará nada, que en realidad todo se trató de un encuentro preparado para que el joven pueda ver a su hijo. La señora escucha esto con suma atención.

La chica le recuerda a su tía que Denku está en un lento pero seguro proceso de construir su paternidad.

-Ya, tía. Debemos cortar.-Se despide.

Maifé hace lo mismo.

Kima tira su cabeza hacia atrás y suspira. Cierra y abre los ojos rápidamente, puede apreciar el techo color beige. Se queda de esa forma por unos segundos hasta que Denku la interrumpe.

- Apuesto a que la charla con tu tía estuvo divertida. -Intenta sonar gracioso.

Kima lo mira con seriedad. Ahora no quisiera lidiar con Denku, realmente no.

- Necesito relajarme.- Mueve su cuello.

- Creo que puedo ayudar.-Añade Denku. Deja la bolsa y la lata de cerveza a un lado.

Se saca su claqueta y se dirige hacia Kima.

-No entiendo en que puedas ayudar acercándote de esa manera hacia mí.- Responde Kima frunciendo el ceño mientras ve que el joven pega su cuerpo al de ella y respira cerca de su cuello. Denku acerca sus labios al lóbulo de la oreja izquierda de Kima e intenta morderlo. Kima esquiva aquella acción.

- ¿Qué intentas hacer? -Pregunta ella con un toque juguetón.

-¿ Qué no es obvio? .-Sonríe él. -La pregunta realmente sería que no intentaré contigo.

La joven sonríe de forma sarcástica y mira directo a los ojos de Denku.

- Te conozco bastante bien, Denku.-Advierta ella tomando suavemente el rostro del joven con una mano.

Cuando Kima toma ese tipo de actitud antes del sexo, el joven siente que está satisfecho. Lame despacio uno de los dedos de la joven mientras le devuelve la mirada desafiante.

Denku quiere mucho más de ella ahora. Y se pregunta si podrá conseguirlo.

- Dime, ¿lo quieres? .-Las palabras de Kima suenan provocantes pero con poco de burla. Como si entendiera el mensaje pero decide no seguir las instrucciones.

- ¿ Tú que crees? .-Responde Denku.

Kima levanta una ceja.

- Esto es más satisfactorio que el hecho en sí mismo. Muchas formas tiene el ser humano para entretenerse como ser placentero con el deseo ajeno.-Al decirlo, la joven suelta un ligero gemido.

- Eres hermosa cuando te pones así. -Resalta el muchacho. Él ahora sujeta la cintura de Kima con ambas manos. Se aferra a ella con devoción.

Aprieta un poco y consigue provocarle un ligero escalofrío. Luego recorre la espalda de Kima con la yema de sus dedos por debajo de su blusa.

- Estás recorriendo un camino peligroso.-Advierte ella.

- Es mi camino favorito. -Desafía él.

Por mas que lo niegue, Kima quiere sentir un poco de aquel toque.

16 de Octubre de 2021 a las 02:08 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

ISC Prefiero ser completamente ridícula. que ser completamente aburrida🎀 Soy tan YO como me lo permito🤎💜💙💚💛🧡 🧠. https://ar.pinterest.com/homefeed/ https://www.tumblr.com/blog/isc2000 https://discord.com/channels/870053458789662720/870073860190515230 https://anchor.fm/dashboard/episode/new/library https://www.instagram.com/ichus__ichus/

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas