licchocomenta Lic. ChocoMenta

Con el pasar de los años, un joven y su bella madrastra, comienzan a sentir ciertas emociones el uno hacia el otro, intentando mantener esto en secreto, llevaran a acabo un viaje hacia un campamento, que el padre del joven fundó años atrás. El campamento será el lugar adecuado para explorar ese lado que ninguno de los dos, sabia que tenia.


Erótico Sólo para mayores de 18. © Reservados

#amor #poderes #thor #sexo #peleas #harem #loki
0
56 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

I. La Invitación

Mi padre había fallecido por un accidente de auto que lo dejó en coma por algunos meses, hasta que mi madrastra y yo, decidimos que era momento de dejarlo partir, dejarlo ir a buscar a mi madre, ya que ella, por alguna cosa muy extraña en este mundo, falleció de la misma forma que lo hizo mi padre.


El funeral fue sencillo, solo se invitó a quienes realmente eran considerados por mi padre como amigos o familia, algunos de mis amigos que conocieron y quisieron a mi padre también estuvieron presentes ese día.


A los días, casi cuatro días después, llegó una caja de madera del tamaño de un auto de Le Mans, es decir de cuarenta pulgadas de alto y de cuarenta de largo. Al abrirla, había un cofre con unas escrituras rúnicas como las que se veían en las películas de la miología nórdica. Mi madrastra llamada Evelynn no entendía nada de todo esto, ya que al igual que yo, no sabía nada en lo absoluto. Así era mi padre, misterioso y muy discreto.


—Entonces habrá que abrirla —dijo ella acercándose con una palanca para intentar romper el candando del cofre, pero al golpearlo, un destello dorado la rechazó, lanzándola a mis brazos—. ¿Qué mierda?


Me acerqué lentamente a la caja y noté debajo del cofre una pequeña carta de color negro. Sus letras eran doradas y parecían brillar.


—A ver qué fue lo que nos dejó ese señor loco —dije comenzando a leer—. "Puede que me odien o que no me quieran como antes, pero era necesario para mantener la sangre pura de la familia en todo esto. Mis intenciones con Evelynn no eran las que muchos creyeron, no, mis intenciones eran entrenarla y mantenerla cerca de ti, de mi hijo, así ambos podrían mantener el linaje nórdico vivo y ardiendo como nunca antes. Los genes auténticos de Evelynn la hacen la candidata perfecta para seguir con el poderío que alguna vez tu abuelo Odín demostró en los nueve reinos. Hijo, Evelynn, ahora deberán ir a un campamento no muy lejos de aquí. Dentro del cofre hallarán una armadura para cada uno, esto es necesario para su supervivencia y luchar en contra de mi hermanastro Loki. Mucha suerte y si todo sale mal, te reunirás conmigo y con tu madre en el Valhala. Te quiero, los quiero a los dos".


Evelynn y yo abrimos el cofre con una llave al final de la carta, la cual se evaporizó tras quitar dicha llave de su pegamento. Ella me miró como si quisiera entender lo que pasaba, pero ambos estábamos tan perdidos, que simplemente, pensamos en ir al campamento, con la idea de averiguar un poco más de lo que mi padre había escondido en ese lugar.


Nos fuimos alistando con lo que había en el interior del cofre. Para mí solo había un traje de dos piezas el cual era una pechera y un pantalón de un cuero muy duro pero flexible, y para Evelynn una armadura que solo se ajustaba a sus pechos y esto para ella era más difícil porque sus pechos no eran pequeños, sino todo lo contrario. El pantalón era del mismo material y le quedaba tan ajustado, que, al verla, podías decir cuan grande y trabajado estaba su trasero. Mi mente no dejaba de pensar en ella como una mujer y no como mi madrasta que ha vivido conmigo desde que tenía diez años. Ahora mis hormonas no dejaban que mis ojos la vieran de otra forma y por alguna razón ella se sonrojaba cuando cruzábamos miradas.


Fuimos a dicho campamento el cual tenia las mismas letras que había en el cofre de mi padre Balder. No sé porque, pero decidí investigar su nombre y descubrí que, Balder es el nombre del medio hermano de Thor, hijo de Odín. Evelynn no sabía por qué había decidido investigar eso, pero el resultado fue muy sorprendente para ambos.


—Podría decirse entonces, que tu padre es hijo de Odín lo que a ti te hace…


—Nieto del mismo —dije completando su frase.


En la entrada del lugar, podía sentirse como si un enorme imán intentara jalar la armadura hacia su interior, lo que nos hacia retroceder poco a poco de una manera lenta y temerosa. Nos tomamos de la mano y dejamos que el magnetismo nos abrazará y entramos al campamento. Dentro no había mucho, al menos no casi al entrar, solo un frondoso bosque de pinos enormes y un pequeño sendero que parecía dirigirse hacia un lugar específico.


Avanzamos hasta ese lugar y encontramos una cabaña que parecía una mansión, algunas casas de campaña en el camino y mujeres con espadas en la cintura y armaduras como la de Evelynn, pero no vimos a ningún hombre por ninguna parte.


— ¡Alto ahí! —exclamó una mujer bajando de un árbol con un solo salto, cayendo sobre mi con su espada en mi cuelo. Evelynn fue detenida por otras dos mujeres.


— ¡Viggo! —exclamó Evelynn forcejeando para liberarse.


— ¿Dijiste Viggo? —preguntó la mujer sobre mí.


—Sí, su padre era Balder —dijo ella muy enojada—. Quítale las manos de encima.


—Entonces tu debes ser Evelynn, la esposa de Balder y este es el nieto de Odín —dijo la mujer quitando su espada de mi cuello y poniéndose de pie—. Levántate, mi nombre es Sif, la esposa de Thor y tu tía.


Todo pasó muy rápido y de una forma que no comprendí del todo, no sabia porque yo era un mitad dios o quizás un dios completo, no sabia que hacer o como reaccionar. Evelynn no se apartó de mi lugar luego del ataque repentino de Sif, además de que ninguna mujer nos dejaba en paz, sin importar a donde fuéramos, no seguían, como si hubieran presenciado algo muy valioso.


—Sif, perdón, tía Sif…


—Solo dime Sif —dijo ella.


—Sif, ¿Por qué nos siguen tanto? —pregunté un tanto incómodo con la presencia de ellas.


—Eso es porque eres un descendiente directo de Odín y después de su caída, y la muerte de tu padre, no habíamos visto a un verdadero dios.


Nos llevaron a una habitación donde nos dejaron con una carta mas que decía: Bienvenidos a Asgard, donde podrán fortalecer su cuerpo y alma y lograr vivir mas de mil años.


Mi corazón latía muy rápido, casi hasta dolía un poco. Evelynn notó mi malestar y se acercó para averiguar si estaba bien o si podría ayudar. Se sentó a mi lado y con su brazo derecho rodeo mi espalda y me acercó a ella, mi cara termino cerca de sus enormes pechos que ya no tenían la armadura porque Sif le conseguiría un corsé que le ayudaría con una mejor protección mágica y física.


—Así que mi hijastro es un dios nórdico super poderoso —dijo Evelynn soltándome—. Lo que no logro entender es: que tengo que ver yo aquí.


—Balder nunca mencionaba nada, luego de que Loki lo mató engañando a su hermano, se hizo muy desconfiado —dijo Sif desde la puerta—. Este corsé esta hecho de las escamas de un dragón muy poderoso que atacó por algunas décadas estas tierras, hasta que yo misma lo maté. Viggo, quítate esa cosa, tengo una camisa para ti del mismo material que el de Evelynn.


—Tengo una duda, Sif —dijo Evelynn poniéndose el corsé con ayuda de Sif quien jalaba poco a poco los hilos en la espada—. ¿Cuál es mi propósito?


—No recuerdo bien lo que había dicho Balder hacia dos años atrás, pero mencionó algo de enamorar a sus dos personas favoritas en el mundo una con la otra —dijo Sif apretando el corsé levantando los pechos de Evelynn hasta su limite haciéndola ver mas grande lo que ya era.


—Mi padre quería que Evelynn y yo fuéramos ¿pareja? —pregunté.


—Creo que si y creo que por eso les dejó una invitación para entrenar y vivir aquí —dijo Sif dándole un chaleco que solo tenia tela en los hombros y los brazos—. Es para una protección extra.


— ¿Cómo me veo? —preguntó Evelynn.


El pánico me invadió, yo quería decir hermosa, como siempre hacía, pero ahora, no podía, mi mente se quedó en blanco, vacía, sin nada más que su belleza y sensualidad.


—Perfecta —dije al poder liberar mi mente. Su rostro pálido tomó un color rojizo con una sonrisa enorme y ella acomodó su blanca cabellera detrás de una de sus orejas.

27 de Septiembre de 2021 a las 09:50 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo II. Primer Día

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas