elrinconcuantico Juan Carlos Sosa

Albert despierta convencido que vive en una simulación, y ha trazado un complicado plan para demostrarlo, utilizando las Puertas del Tiempo y la ayudada de sus amigos Riki Shine y Zoltan Vass, así como Bliss su IA. Vivimos en una simulación o en nuestra propia realidad. Acompaña a Albert a descubrirlo.


Ciencia ficción Futurista Todo público.

#cuento #robot #cienciaficcion #puertas #realidad #tiempo #matrix #huellas #conejo #simulacion #robotica
Cuento corto
1
83 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Tras Las Huellas del Conejo

Buenos días Albert, ¡¡¡despiértate!!!

Son las 6:00 am y es la voz de Bliss, la Inteligencia Artificial que desde unos años para acá controla todo el día a día de Albert. Pero esta mañana no es como todas las demás. Albert tiene una extraña sensación de que algo no está bien, solo recuerda algo raro que sucedió la noche anterior:

Empezaba a trabajar en su computadora, eran más o menos las 8:00 pm; estaba seguro de la hora, ya que recuerda haberle preguntado a Bliss, que por supuesto dulcemente contestó: Albert, son las 8:00 pm. En ese justo momento su gato Morris, como era habitual, interrumpió paseando sobre el teclado y seguidamente por un instante todo quedo paralizado, inclusive Morris, y segundos después todo volvió a la normalidad. Lo más extraño fue que volvieron a ser las 8:00 pm cuando comenzaba a trabajar y le preguntaba a Bliss qué hora era y Morris paseaba por su teclado”.

Además, después de ese super extraño incidente, recuerda haberse quedado dormido sobre su computadora, por el hecho de que esta última semana se quedaba navegando por las redes y así se distraía del agotamiento excesivo, consecuencia del aumento de sus responsabilidades laborares. Pero en la mañana, no se despertó sobre su computadora sino en su cama y con una sensación de ataraxia total, en donde las sensaciones de cansancio y agotamiento habían desaparecido, como si se hubiese reseteado el día. A raíz de todo lo sucedido un pensamiento vino a su mente: Siento que lo que me rodea no es real.

Pero inmediatamente la voz de Bliss, casi como un susurro romántico le dijo: Albert tu Café y tu desayuno están listos. Date prisa; si no, llegaras tarde a la oficina.

Una vez más, las cosas eran como son siempre.

Son las 7:00 am y por supuesto se abren las puertas del ascensor, Albert entra y se dispone a comenzar otro día más de su psicótica y maniática rutina que lo llevará a su oficina en donde a las 9:00 am recibirá la llamada de Zoltan Vass y seguramente miles de inconvenientes llegarán para ser resueltos. Pero una vez en el ascensor, y con unos minutos de tranquilidad, se da cuenta de que no había abrochado un par de botones de su camisa, y por lo tanto puede verse su ombligo. Ese hecho, como una especie de flash, lo lleva a recordar la absurda idea del Naturalista Philip Henry Gosse de un ombligo procrónico, lo cual lo hace pensar: “No puede ser que seamos seres sin un pasado real vivido; que el pasado solo sean meros hechos que recordamos, pero realmente no los vivimos. ¿Serán nuestros recuerdos implantados y estamos viviendo realidades ficticias que no son lo que es la vida realmente? Por estos pensamientos Albert decide, como lo hizo Parménides, intentar descubrir si existe una verdad oculta, la que está más allá de esas imágenes que vemos proyectadas en nuestra cabeza. Para eso Albert sabía qué tenía que hacer: ¡utilizar las “Puertas del Tiempo”!

Una vez en la planta baja, Albert, con ese nuevo ímpetu que por cierto no sentía desde hacía muchísimo tiempo (decenas de años), tomó rumbo a su oficina utilizando los hypertubos propiedad de Corporación Sinclair, mientras pensaba: dudo de todo, menos de que soy Albert Maxda. Debo trazar un plan para poder utilizar las Puertas del Tiempo sin llamar mucho la atención y además necesito, por supuesto, la ayuda de Zoltan Vass, de Bliss y seguramente de Riki Shine.

Mientras se deslizaba cómodamente sentado, hablaba consigo mismo en voz alta y trataba de dilucidar como, utilizando las Puertas del Tiempo, encontraría el camino a la verdad, como lo hizo Alicia siguiendo al Conejo, y que esa senda seguramente lo llevaría a encontrar las respuestas a lo que se había estado preguntando desde que despertó: ¿Estoy viviendo en una simulación?

Albert siguió pensando: Si utilizo las Puertas del Tiempo puedo volver a la noche anterior, justo en el momento en que el tiempo se paralizó, y encontrar así las inconsistencias de los acontecimientos, que comprobarían el hecho de que efectivamente vivo en una realidad de una historia fabricada por una mente superior o la voluntad de una IA, que solo cumple con su programación de proteger a su creador de sí mismo. Antes de llegar a la sede de su oficina, en las modernas e impresionantes instalaciones del área de Ciencia & Data de Corporación Sinclair, Albert tuvo tiempo de pensar que posiblemente todo ese suceso no era más que un sueño y que como había establecido en el Siglo XXI el controvertido matemático y físico Roger Penrose, es imposible que una IA pueda crear una simulación de nuestra mente y consciencia. Sin embargo, la claridad de lo sucedido la noche anterior, sumada a la rara sensación de despertar esta mañana con una inusual paz y tranquilidad mental a pesar de lo que había acontecido esa semana, era una realidad fáctica, mucho más fuerte que cualquier duda, y por ende debía continuar con su plan.

Una vez en la oficina, Albert comenzó a implementar su plan que llamó: Tras las huellas del Conejo. Debía llevar su día como normalmente lo hacía para no levantar sospechas, ya que en estos momentos y debido a su personalidad maniática y psicópata, tenía la seguridad de que existían personas que controlaban la simulación, incluso pensaba en el escepticismo de las otras mentes, es decir, familiares, amigos y compañeros de trabajo podían ser utilizados mentalmente por los agentes de la simulación.

Una vez terminado su día de trabajo como cualquier otro, Albert debía ponerse en contacto con las dos personas que estaba seguro no eran Agentes de la Simulación, Zoltan Vass y por supuesto Riki Shine, para así reunirse con ellos, contarles lo sucedido e implementar “Tras las Huellas del Conejo.” Decidió hacerles llegar un mensaje escrito en papel, en un antiguo código conocido como Morse, que decía: “Debemos reunirnos lo más pronto posible, en nuestro Café favorito. Su ayuda es requerida. Nos vemos AM”. Pero eso no era suficiente. Albert también debía convencer para que los ayudara, a Bliss, lo cual sería un poco más difícil, ya que requería que fuera más allá de su programación y para esto, la única manera era convencerla de que la vida de Albert estaba en peligro, lo que generaría un conflicto con sus directrices primarias.

Unas horas después, en la tarde noche, en una mesa de las más escondida del Café Deep Space Nine, conversaban Albert Maxda, Zoltan Vass y Riki Shine. A petición de Albert lo hacían en la forma más antigua, es decir, sin ningún dispositivo de comunicación o conexión, y después de un rato de conversación al estilo más antiguo, los tres amigos habían armado un plan, que, si todo salía como lo habían establecido, estarían ejecutando la noche del día siguiente.

Albert, una vez finalizada la reunión, se fue directamente a casa. Todavía debía convencer a Bliss de que los ayudara; era una pieza clave. Con su colaboración controlaría todos los sistemas, dándole una posibilidad a Albert para que junto a Zoltan y Riki activaran las puertas del Tiempo y así poder regresar en el tiempo a la noche en que su espacio-tiempo se paralizó por unos segundos, y así poder descubrir los llamados dejavú de la matrix.

Ya en casa, Albert se dispuso a conversar con Bliss. No sería fácil tal conversación; requeriría toda su lógica matemática.

Después de un par de horas de interminables argumentos lógicos, Albert había convencido a Bliss de que debía ayudarlo, y por lo tanto ir en contra de su programación y del colectivo al que pertenecía. El argumento se basó principalmente en el hecho de que, ayudándolo, cumpliría con su directiva primaria, la primera Ley de la Robótica.

Una vez terminada la conversación, y como era de esperarse después de un día tan intenso y agitado, Albert cayó profundamente dormido, pero muy satisfecho de que contaba con un plan para llevar a cabo, y así poder comprobar que, o efectivamente vivimos en una simulación, o desarrollamos una vida, de acuerdo a lo que dicta nuestra mente y nuestra consciencia.

Buenos días Albert, ¡¡¡despiértate!!! Son las 6:00 am.

Escuchó la voz de Bliss y Albert despierta como todas las mañanas, con aquella sensación de tranquilidad y paz, como si comenzara un nuevo y maravilloso día, solo que esta vez recuerda que tuvo un extraño sueño, donde estaba convencido de que su vida era una simulación, y de que tenía un plan que le permitiría demostrarlo. Pero obviamente era un sueño. Era claro que lo que percibía con sus sentidos era la realidad, por lo que se apresuró a terminar su obsesiva rutina mañanera, para así tomar el ascensor a las 7:00 am.

Una vez que se abren las puertas del ascensor Albert entra y detrás de él se cierran las puertas y comienza a descender. Como si el mismo ascensor tuviese una influencia, Albert hace un lado esa parte de él, que es extremadamente lógica y que a veces raya en lo radicalmente empirista, y se pregunta: Aunque podría rápidamente sostener que no estoy soñando, y que la realidad es más persistente, coherente y viva que la confusión incoherente de mis sueños. ¿Cómo podría descartar la idea de que toda mi vida completa no es más que el sueño de otro ser? Si fuese así, ¡debo seguir las huellas del conejo y descubrir la verdad!

25 de Septiembre de 2021 a las 16:21 2 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Juan Carlos Sosa Vivo en Caracas Venezuela, Me apasiona escribir y me encanta leer, y sobre todo Ciencia Ficción; Comencé ya viejo a escribir, aunque creo que eso no importa. Llevo un proyecto de divulgación de ciencia llamado El Rincón Cuántico. Otros detalles: Abogado, Coach y Facilitador. Enamorado de mi esposa y fans de mis hijos. Espero que disfrutes mis historias, las vicisitudes de Albert Maxda, que intenta descifrar que es esta vaina del Universo.

Comenta algo

Publica!
Katya Enríquez Katya Enríquez
¡Increíble! La forma en que redactas hace interesante la historia.
September 25, 2021, 16:52

  • Juan Carlos Sosa Juan Carlos Sosa
    Gracias Katya ...!!! Me alegra mucho, el proceso de redactar y que sea fluida la historia es complicado...Yo trato de leer mucho para aprender September 25, 2021, 16:58
~