elrinconcuantico Juan Carlos Sosa

Albert Maxda no era consciente de sus potencialidades. Morris, su gato, accidentalmente lo obligo a salir su rutina y fue entonces cuando se atrevió a abordar a Valeria. La velocidad fue su aliada, no así el tiempo.


Ciencia ficción Viaje en el tiempo Todo público.

#historia #amor #pareja #tiempo #ascensor #cafe #viajeseneltiempo #relatividad #einstein
Cuento corto
0
69 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un Café que NO pudo Ser

A mi padre, quien me enseñó los límites de la mente.

¡¡¡Suena el despertador!!!

Son las 6:00 am y como todos los días Albert Maxda se despierta y a las 7 en punto, estará en la puerta del ascensor listo para comenzar su día.

Albert Maxda es un hombre de mediana edad, matemático de profesión y que hoy en día es director del área de Análisis de Datos de la transplanetaria empresa Corporación Sinclair. Todos los días de su vida comienzan con el sonido particular de su despertador, para posteriormente tomar un baño, afeitarse y vestirse como siempre lo hace con un pantalón y chaqueta que combinan perfectamente, y además sin faltar con uno de sus muchos corbatines. Posteriormente desayuna un par de panes ligeramente tostados, untados con su mermelada favorita, un huevo tibio de justo cuatro y medio minutos de cocción, jugo de naranja y siempre café negro. Para terminar esta rutina, Albert alimenta a su fiel compañero Morris, un gato viejo y antipático.

Exactamente igual que todos los días a las 7:00 en punto Albert estará listo para tomar el ascensor y después, como todas las mañanas, se detendrá en el piso 5 a las 7:05, y entrará la señorita Valeria Cruciani, una distinguida y muy guapa mujer de pelo negro y ojos azules, quien trabaja como gerente en una gran y exclusiva tienda por departamentos propiedad de Corporación Sinclair. Después de unos minutos de viaje, que parecen eternos, ambos llegarán a la planta baja sin decirse palabra alguna, pero sí compartiendo esas miradas que lo dicen todo.

Un día el despertador no sonó como todas las mañanas. Morris lo había tropezado por accidente y cuando Albert efectivamente despertó era un poco más tarde de lo que normalmente lo hacía, lo que lo llevó, para estar en el ascensor a las 7 en punto, a acelerar su estricta pero tediosa rutina matutina, que para su sorpresa logró a pesar del inconveniente.

Una vez en el ascensor, con la percepción de que había cumplido con su cuasi-psicótico comportamiento, que le generaba una supuesta tranquilidad mental, se percató de que había olvidado atar su corbatín y por ende llegaría al piso 5 incorrectamente presentado cuando entrara la señorita Valeria. Con un ímpetu que no conocía poseer, logró atar su corbatín correctamente y justo a las 7:05 am, se abrió el ascensor y entró Valeria como estaba predestinado a suceder. Pero esta vez algo cambio para Albert y ese ligero inconveniente minutos atrás que vino acompañado de ese nuevo sentimiento que no conocía, le dio la fuerza, que desde hace meses necesitaba, para decir: "¡Buenos días!", a lo que Valeria contestó con una sonrisa: "¡Igualmente para usted!", pero lamentablemente el ascensor llego a la planta baja y no dio tiempo para más.

Al día siguiente, retomando esa nueva fuerza interior, Albert decidió tomar un giro riesgoso, algo casi imposible para un matemático y calculador analista de datos: entrar en el ascensor con la camisa desabrochada, el corbatín sin amarrar y estar listo cuando el ascensor llegara al piso 5 a las 7:05 exactamente, se abrieran las puertas y estuviese parado como siempre impecablemente para recibir a la guapa Valeria Cruciani. Para la alegría de Albert, cuando se volvieron a abrir las puertas del ascensor en el piso 5 a las 7:05 am y entró la señorita Valeria, él estaba perfectamente arreglado, vestido y listo para ese viaje a la planta baja, que ese día y gracias a esa nueva sensación que experimentaba Albert, le permitió, aparte de dar los buenos días, decir: "Por cierto, soy Albert Maxda, su vecino del piso superior...", a lo que Valeria, sonrojada, respondió: "Encantada, soy Valeria Cruciani...". Pero como el tiempo es un misterio, mas también un cruel dictador, el ascensor llegó a la planta baja y la vida de ambos continuó como siempre.

Con esta maravillosa sensación, o a lo mejor con este nuevo súper-poder, algo que no podía descifrar, Albert comenzó cada día a tomar más y más riesgos. Lo que inició con el corbatín fue in crescendo cada día en dificultad. Empezó por vestirse complemente en el ascensor, después de un tiempo logró además bañarse y vestirse... por último ya había logrado bañarse, vestirse, desayunar y estar listo cada mañana a las 7:05 cuando se abrían las puertas en el piso 5 y entraba la persona que hacía que su corazón latiera a velocidades casi lumínicas. Por supuesto, esto había llevado la relación entre Valeria y Albert más allá de unos buenos días, pero todavía no tenía la fuerza suficiente para invitarla a tomar un café. Además, había algo que le comenzó a intrigar de Valeria y era que se veía cada vez más mayor a medida que pasaba el tiempo, pero seguro era algo no importante o un error de percepción.

Un día después de un tiempo, Albert tuvo la fuerte convicción de llevar su hazaña mas allá de lo imposible. Intentaría, gracias al sofisticado andamiaje que había desarrollado, lograr que su metódica y psicótica rutina de las mañanas se completara dentro del ascensor en los 5 minutos disponibles, es decir, lograría acelerar el proceso para así también leer el periódico, tomar café, responder los emails y preparar las presentaciones del día y siempre estar listo, como todas las mañanas, a las 7:05 en el piso 5 para recibir a la señorita Valeria, a la cual entonces le pediría finalmente que fueran a tomar ese café que tanto deseaba.

Pero en un mundo regido por el caos y la incertidumbre, cuando Albert entró a las 7:00 am al ascensor, dispuesto a forzar el tiempo más allá de los limites posibles, la luz falló y el ascensor se detuvo... Cuando finalmente el problema fue resuelto y Albert llegó al piso 5, habían transcurrido no 5 minutos sino 3 horas. Al abrirse las puertas una anciana, que Albert no pudo reconocer, lo saludó alegremente con los buenos días. Sin saber qué estaba pasando y pensando que todo esto debería ser una pesadilla de la cual pronto se despertaría, se dio cuenta de que sí reconocía los ojos de esa señora mayor que lo saludaba y por una extraña razón que aún no comprendía, se percató de que habían transcurrido muchos años, que para él solo habían pasado unas horas y que esa anciana era la misma Valeria Cruciani.

Lo más triste fue que Albert se dio cuenta de que nunca pudo invitarla a tomarse un café y que al parecer ella lo esperó por años.

None 4 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Juan Carlos Sosa Vivo en Caracas Venezuela, Me apasiona escribir y me encanta leer, y sobre todo Ciencia Ficción; Comencé ya viejo a escribir, aunque creo que eso no importa. Llevo un proyecto de divulgación de ciencia llamado El Rincón Cuántico. Otros detalles: Abogado, Coach y Facilitador. Enamorado de mi esposa y fans de mis hijos. Espero que disfrutes mis historias, las vicisitudes de Albert Maxda, que intenta descifrar que es esta vaina del Universo.

Comenta algo

Publica!
John Reese John Reese
Un estilo muy contemporáneo, y creo que al mismo tiempo con tintes de Ciencia Ficción clásica. Me ha gustado. (¿Albert es por Einstein?)

  • Juan Carlos Sosa Juan Carlos Sosa
    Hola John que tal, en primer termino gracias por comentar. Y es una observación muy perspicaz, y me complace mucho que mi cuento tenga este estilo. Puede ser por que soy no tan joven. Continuare profundizando mi estilo. Tengo mucho que trabajar soy un escritor que esta comenzando. Amigo John en cuanto al nombre del protagonistas de mis historias es la construcción de varios científicos a los que admiro. Aunque es un poco trillado hacerlo así Saludos. Por aquí siempre a la orden 2 weeks ago
Katya Enríquez Katya Enríquez
Una excelente propuesta que vale la pena leer, ¡saludos!

  • Juan Carlos Sosa Juan Carlos Sosa
    Gracias amiga Katya pot tu comentario, es muy satisfactorio recibir comentarios. Saludos. Por estos lares a tu disposición, y sigamos contando nuestras historias...!!! 3 weeks ago
~