u16202410971620241097 H. Alfaro

Cuando los años pasen y cierren mi memoria cuando no reconozca el día de la noche mi corazón recordará tu nombre por la eternidad.


Post-apocalíptico Todo público.
1
59 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

Polvo

yacia sobre aquel duro y polvoriento piso de pronto despierto todo se siente en calma es tanto que casi puedo escuchar los latidos de mi corazón, los sentidos poco a poco me devuelven a la realidad, ese pestilente y misterioso olor a polvo entra por mi nariz y llega hasta el cerebro provocando un éxtasis total.

Unas gotas de sudor se deslizan por mi cara la cual intentó apartar de aquellos fulgurantes rayos de luz solar que penetran a través de las viejas y deterioradas tejas pero

—¿dónde estoy?

—¿quién soy?

—¿qué hago aquí?

a mí alrededor solo los despojos del interior de aquella vieja casa como fiel testigo se yergue ante mi , espectador mudo de otro tiempo!

un pasado caótico,incomprensible y demencial que sumió al mundo en la locura pero ahora yace inerte en silencio.

trato de incorporarme doy un paso pero siento un dolor en la pierna que me hace caer al suelo toco con mis manos mi pierna derecha tengo algo clavado en ella de un tirón lo arranco— ¿que es esto ? una geringa metálica sin graduar y con una marca Rad-32 !

seguido de esto siento un extraño sabor metálico que invade mi boca es tanto que me provoca escupir pero más que saliva es algo de sangre ,que sorpresa !

como puedo me arrastro hasta chocar con aquella sucia,polvorienta y negrusca pared me siento de espaldas a ella aún con aquella jeringuilla en mi mano que contenía aquella maldita cosa fuese lo que fuese no debió ser mortal de lo contrario ya estaría muerto , me levanto y tomo aquella mochila en ella solo un par de cartuchos de escopeta pero a mi alrededor no hay ningún arma , un par de latas de conserva y una botella con un extraño líquido,era agua estaba tan sediento que no me importó y bebí hasta la última gota que poco pudo hacer en apagar aquella sed que sentia, un cuchillo ,un encendedor con mechero y algunos antibióticos era la última carga que contenía aquella mochila .

me dispongo a salir me acerco a la antigua puerta de madera se encuentra entre abierta y cede con un quejido al empujarla ,afuera todo es gris pues parece que caerá algo de lluvia ,frente a mí una carretera la cual hace mucho que no transita nadie por ella rodeada de todos esos árboles muertos cuyas ramas aun son acariciadas por el viento que nunca dejó de soplar.

la oscuridad empieza a caer seguida de ese viento helado y esa lluvia que lo empapa todo me devolvió al interior de la casa pero esta no ofrece refugio alguno tanto el techo como las ventanas algunas abiertas y con los cristales rotos hacían la invitación a una noche de penurias.

no podía estar ahí, corrí a través de ella saliendo por una segunda puerta trasera la cual no existía pues gran parte de aquella estructura había colapsado busqué en los alrededores con una desesperación tal que olvide todo dolor —¿que buscaba? un refugio un sótano más que nada si la suerte me sonreía aquella vieja casa contaria con uno .

Busqué entra la hiedra mojada que se extendia sin control por toda la fachada cuando de repente mis manos toparon con una pequeña puerta quite aquel viejo seguro que hacía años no se usaba y de un tirón separe la vieja portezuela y me lanze en su interior , era oscuro ! aprisa saque el desgastado encendedor y el mechero para poder iluminar aquella penumbra el lugar parecía seguro cerré la vieja portezuela y busqué en los polvorientos pilares de aquel sótano algún candil para mí fortuna había dos viejas lámparas de queroseno me apresuré a encenderlas y colocarlas una sobre la viga principal y la otra sobre lo que parecía ser un antiguo baúl pero de repente se escuchó algo volteé rápidamente para iluminar aquel rincón que aún se encontraba a oscuras un gruñido llegó a mis oídos provocando que la piel se me erizara y sintiera un frío que subió por la planta de mis pies y llego a mi pecho aselerandolo era evidente que allí abajo no me encontraba solo !


21 de Septiembre de 2021 a las 00:03 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Salvado de las aguas

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión