no- B T

En una tierra lejana, allá por los años 1298, un ladrón principiante, y una hermosa princesa, hija de un rey muy importante de los reinos del sur, se embarcan en una trepidante aventura explorando las vastas tierras de el continente en busca de un libro mágico capaz de cumplirle los mayores deseos a cualquier persona que tenga la suerte de encontrarlo. En el recorrido irán conociendo a personas importantes, y descubriendo misterios increíbles e involucrándose en líos serios.


Fantasía Medieval No para niños menores de 13. © Esta totalmente prohibido la adaptación de mi libro en otras historias y obras, sin mi consentimiento

#343 #medieval #328 #piratas #341
8
144 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo: El Reino

En las tierras lejanas de El Continente, navegando en las fronteras oceánicas del reino de Zwierzê, se encontraba un pirata navegando su barco, portaba un abrigo de lana con cuadros rojos y verdes, por encima una cota de malla, pantalones gruesos de tela y unas botas de cuero altas hasta la rodilla.


También portaba un grueso gorro de lana forrado con piel de oso grizzli en los bordes y un pompón rojo en la cabeza.



Atraco en uno de los puertos mas discretos de la ciudad de Skalitsy, capital de Zwierzê.



Era un día único y especial para el reino y sus habitantes, pues había llegado la hora de que la princesa tomara la decisión de con quien se casaría, todos los posibles aspirantes a la corona real de Zwierzê, el reino mas poderosos del Sur, se habían presentado ese día, Desde los clanes de las islas Steingrim, Hasta el imperio dinástico del emperador Tamuramaro.



Como era de esperarse las calles estaban llenas de colores, banderines de la casa real ondeaban en todas los hogares, comercios, iglesias, e incluso en los propios establos.


Los guardias patrullaban las calles y escoltaban en todo momento a la realeza de Zwierzê por las calles.



Nuestro joven pirata cuyo nombre era Cygnus de Trebizond, merodeaba por las calles sin disimular en lo mas mínimo, cuando podía, tomaba objetos pequeños que se vieran interesantes, y los solía guardar en su bolso de cuero, por lo general eran anillos, collares, amuletos, incluso tenia consigo piedras rúnicas.




llego hasta la barbacana de la ciudadela real, en donde se estaba dando inicio a la enorme ceremonia adentro del castillo, y como de costumbre, era bastante común ver a los guardias de la realeza patrullando los muros.




No cualquiera podía entrar y ser parte del gran banquete.






Cygnus opto por escabullirse entre la multitud robando un manto de un desprevenido adinerado y cubriéndose con el todo el cuerpo.



Paso desapercibido pues los guardias apenas se tomaron la molestia de revisarlo ya que pensaban que era alguien mas de la realeza de otro reino.



Entonces una vez en el patio interior, se pudo oír como alguien gritaba atrás.



—Hey!, Mi manto!—.



Cygnus apresuro el paso y se adentro en el castillo.



El salón principal era grande, 5 candelabros iluminaban la mayor parte de la mesa del gran banquete, mientras que otros 3 mas en horizontal iluminaban la mesa del Rey.



Sentada en una mesa estaba la hija del rey, Eleanore de Zwierzê.



Tenia una larga cabellera negra muy brillante, un vestido ornamentado con perlas preciosas y decorado con oro y plata.


Una tiara fundida en oro con 6 incrustaciones de diamantes y un rubí grande en la copa el cual sobresalía mucho.



Cygnus se quedo un poco atontado viéndola, hasta que esta se dio cuenta haciendo que este girara la cabeza de inmediato y rápidamente improvisara una situación.







21 de Septiembre de 2021 a las 02:51 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1: El ladrón

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 13 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión