E
Edward Maxwell


Hajime hitaramaru es un joven chico que tras morir en una pelea escolar es invocado en el mundo de Dragonath. Un mundo que fue asolado por el rey demonio desconocido y sus demonios, los cuales llevaron a la humanidad a resguardarse en Salvation, la última ciudad fortaleza de la ciudad. Es alli donde Hajime conoce a sus nuevos amigos, y con su ayuda. Comienza a superar poco a poco los traumas de su vida pasada; preparándose finalmente para la misión final. “Derrotar al rey demonio y sus huestes demoniacas”, el mora en el fondo del laberinto de Sheola. Sin embargo, pronto los Héroes se dan cuenta que lo que pensaron que era una misión sencilla se torna en una verdadera pesadilla. Pues más allá de los muros protegidos por el Señor de la luz, solo existe muerte y oscuridad. Es así que Hajime, o lo que queda de el. iniciara su desesperada odisea por sobrevivir al laberinto, y a los miles de horrores vivientes y seres abominables que moran en el.


Aventura No para niños menores de 13. © todos los derechos reservados

#novelaligera
2
1.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1

Era un hermoso día de primavera, las flores habían brotado y dejaban ver un bello paisaje en el exterior.


Hoy era 3 de Marzo, los alumnos estaban jugando y divirtiéndose durante el descanso de medio día, tras una larga jornada de estudio finalmente los estudiantes habían logrado tomar un tiempo libre para disfrutar de un respiro.


Sin embargo, el tiempo se había acabado cuando el timbre comenzó a sonar por toda la escuela, indicando que era momento de volver a clases.

La clase numero 3 había vuelto si muchos ánimos al salón, no porque no quisieran estudiar. Sino más bien por el profesor el cual daría la clase.

El profesor de Historia, uno de los maestros más viejos de la escuela, era el miembro más antiguo del grupo que los estudiantes denominaron “los dinosaurios” ya que la mayoría de allí estaban al borde de la tumba.


El salón estaba en un ambiente deprimente y melancólico por su clase, el profesor poseía una voz demasiado tranquila que hacía que cualquiera estudiante sintiera un potente golpe de sueño cuando hablaba con él. Inclusive el grupo de empollones del salón sentían sueño cuando él estaba hablando.

La clase estaba comenzando, y siguiendo su rutina diaria el maestro estaba pasando lista.


“Hajime”, dijo el profesor sin levantar la vista de su libreta, sin embargo no obtuvo ninguna respuesta de parte de la clase


“Hajime Hitamaru”, volvió a repetir con un tono más molesto. como si el hecho de repetir el nombre le hacía contraer una deuda millonaria


“Disculpe profesor, Hajime no se encuentra”, dijo la presidenta de la clase, la encargada de notificar la falta de un alumno en un caso necesario


“De acuerdo, dígale por favor al señor Hitamaru que no se presente el día del examen, la falta de asistencia en mi clase es algo muy serio”, el profesor se levantó y comenzó a sermonear a toda la clase sobre la importancia de la asistencia y sobre cómo era inaceptable que un alumno faltase a clase solo porque se le diese la gana.


Mientras tanto al fondo del salón 2 estudiantes comenzaron a hablar


“Oye, ¿sabes dónde está Hajime?”, dijo uno de ellos susurrándole al otro


“Ni idea”, contesto el otro”, no lo he visto desde el recreo”


“Es que lo vi junto a los Yuko y los demás”


“Oh”, dijo algo triste el chico “espero que este bien”


Mientras tanto, en los baños de la escuela, un chico abría la puerta de forma violenta con una pata, entro lo más rápido que pudo para evitar ser visto por alguien.


Detrás de él entraron 2 chicos más, los cuales arrastraban el cuerpo de un joven y delgado niño, el niño estaba lleno de heridas y moretones, su cabello negro se encontraba lleno de tierra, mientras que su cara estaba llena de moretones, y su camisa blanca del colegio ahora era de color café con algunas gotas de sangre.

Los 2 chicos que lo llevaban lo arrojaron al suelo del baño, haciendo que se golpease contra el suelo y soltase un ligero quejido de dolor

El líder de ellos, quien había entrado primero. Un tipo alto, de cabello negro y ojos verdes; el era Yuko.

Se acercó al chico y le dijo mientras lo tomaba del cabello


“Lame el piso idiota.”, después de que le soltara su cabeza el chico apaleado obedeció las ordenes y comenzó a lamer el suelo.


El trio de matones comenzó a reírse al ver que aquel pobre chico estaba lamiendo el piso.


“Oh dios, ¿de verdad lo esta haciendo?”, dijo el mas gordo de ellos


“Amigo, por que no traje mi celular para grabarlo”, contesto el otro mientras trataba de contener su risa


Los chicos continuaron riéndose durante un rato, mientras que el chico no paraba de lamer nerviosamente el suelo en busca de no hacer enojar al trio de matones

Entonces Yuko tras calmar su risa camino hasta el chico, se detuvo frente a el y en un rápido movimiento lanzo una patada directamente al estomago.


La patada fue tan fuerte que el chico se golpeo violentamente contra la pared.


Yuko tomo del cuello de la camisa al chico y lo levando contra el muro, era mucho más alto que aquel chico, por lo que pudo levantarlo casi sin esfuerzo varios centímetros por encima del suelo.


“Dime Hajime, ¿Qué te dije la semana pasada?”


“Q-Que querías tu ta-tarea de física.”, dijo Hajime mientras tartamudeaba


“Exacto”, dijo con una sonrisa Yuko “¡¿entonces por qué carajos me distes la tarea de historia?!”


“M-Me confundí.”


“Me confundí”, dijo Yuko con un tono burlesco “¡si como no idiota! ¡Sabias que esta era mi última oportunidad para entregar esa tarea y me distes la equivocada para que reprobara apropósito!


“N-No Yuko”, contesto nervioso Hajime “Te lo juro, no lo hice apropósito”


“¡¿ustedes que opinan?!”, exclamo Yuko a sus amigos


“yo la verdad creo que lo hice apropósito”, dijo el gordo


“pues yo lo escuche el otro dia hablar con sus amigos…”, el otro tipo, el de camisa abierta camino hasta ellos y dijo mientras hacia un toque ligero con sus dedos la frente a Hajime “ y lo escuche decir que haría que te reprobaran”


“¡Oh! ya veo”, dijo un tono de molestia Yuko


Hajime rápidamente entro en pánico al escuchar eso


“¡No, no no! E-Eso es mentira”, claro que lo era. Ya que Hajime no tenía amigos con los cuales hablar

El chico rápidamente golpeo la pared y acerco su rostro al de Hajime, al punto de estar separados solo por un par de centímetros


“¿Acaso me estas diciendo mentiroso?”, dijo con una expresión de odio


“S-“, Hajime estuvo a punto de contestar, sin embargo no supo si la respuesta seria merecedora de una nueva paliza. Por lo que guardo silencio


Yuko le hizo una señal con su cabeza al chico que había amenazado a Hajime para que retrocediera, solo para seguir con su interrogatorio


“¿Así que haces apropósito que me reprueben y llamas mentiroso a Kirito?”


“T-Te lo juro Yuko, y-yo jamas haría alg-“, Hajime recibió el impacto de la rodilla de Yuko directamente en su diafragma, lo que hizo que perdiera el aire al tiempo que lo soltaba haciendo que cayese al suelo.

Una vez allí, aun tratando de respirar Yuko comenzó a golpear a Hajime con una serie de patadas.

Yuko era uno de los mejores jugadores de futbol de la escuela, por lo que cada patada que recibía Hajime se sentía como si recibiera el impacto de un mazo.

Una golpe impacto en el rostro de Hajime haciendo que un diente saliera disparado tras romperse.

Yuko finalmente dejo de apalear a Hajime, por lo que tomo un respiro y dijo


“¡Mierda! Los exámenes finales serán un fastidio”, tras tomar una pausa agrego “Bien Hajime, ¿cómo podemos solucionarlo?”


Hajime no supo que contestar por lo que me quedo en silencio. Sin embargo Yuko no tenía mucha paciencia, por lo que al ver que Hajime no iba a contestar lo tomo del cabello y le grito en la cara


“! ¿Ideas?!”, Hajime cerró los ojos por la desesperación y el miedo que sintió al recibir el grito molesto de Yuko.


“P-Pu-Pue-“, Hajime apenas y podía formar palabras, algo que rompió la poca paciencia que tenia Yuko


“¡¿Puedes que idiota?!”


“Pue-Puedes quedarte con-con mi dinero del al-almuerzo”, Yuko le dio un golpe en la mandibula a Hajime con su rodilla. El golpe fue muy fuerte que aventó la cabeza de el contra el muro haciendo que rebotara y cayese aturdido nuevamente al suelo.


“¡Realmente eres muy inteligente Hajime!”, dijo irónicamente Yuko “de acuerdo.”


Se acercó a Hajime y tras buscar en su bolsillo encontró su cartera, tras sacarla comenzó a revisar su interior en busca del dinero, pero para su sorpresa la cantidad de dinero que había en la cartera de Hajime era insignificante, algo que no hizo más que enfadar aún más a Yuko


“¡¿Me quieres ver la cara de estúpido?!”, dijo mientras tomaba el poco dinero de la cartera y se lo guardaba en su bolsillo “esto ni siquiera alcanza para un refresco”


Yuko arrojo la cartera a la cara de Hajime, y para gracia de los chicos la cartera se quedó pegada su frente

Tras parar de reír Yuko se agacho y dijo con un tono un poco más calmado


“Realmente eres patético Hajime”, tras quitarle la cartera del rostro y arrojarla a un lado continuo “. Como sea, recuerda que la próxima semana deberás de presentar el examen para Hugo”, a quien se refería era al chico gordo


“N-No puedo”, exclamo Hajime


“¡Perdón!”, exclamo Yuko sorprendido de haberlo escuchado


“N-No puedo Yuko”


Yuko soltó una ligera carcajada y dijo


“¡¿Acabas de negarte?!”


“No puedo Yuko, M-Mi abuelo me pidió que lo ayudara con unas cosas de su tienda”


Yuko tomo de la camisa a Hajime y lo acerco hacia el


“Escúchame Hajime, no sé qué mierda tengas en tu cabeza”, dijo mientras golpeaba con su dedo su frente “. Pero creo que no debes de negarte a hacer algo cuando alguien te dice que lo hagas”


“Y-Yuko”, dijo Hajime buscando algo de compasión en aquel chico “, Por favor. S-Si no hago lo que me dice mi a-abuelo entonces n-no poder comer”


“¿Y acaso me importa eso?”, contesto sin dudarlo Yuko


“No eres más que una pila de huesos andante, ¿acaso crees que un plato de comida hará una diferencia? Te diré lo que harás, mandaras al carajo a tu abuelo y harás el examen de Hugo”


“Tal vez así forjes un poco de carácter”, dijo con un tono de soberbia mientras se levantaba “, los niños de primer año son demasiado dóciles, ya ni siquiera se molestan en defenderse”


Yuko había acabado finalmente con Hajime, por lo que ya no tenía nada que hacer en los baños, por lo que se dispuso a salir, sin embargo. Algo lo detuvo justo cuando estaba por tomar la perilla de la puerta

.

“¡No!”, exclamo Hajime con las pocas fuerzas que le restaban.


Yuko se giró sobre sí mismo y con una gran sonrisa en su boca exclamo


“¡Okey, estoy se puso más interesante! Hugo”, dijo llamando a uno de sus matones “, cuida la puerta, estaremos aquí por un buen rato”


Yuko salió corriendo hacia él, y le dio una patada justo en su costado. Hajime soltó un grito de dolor por lo fuerte de la patada. Pudo sentir como algo dentro de él se quebraba, posiblemente sus costillas.

Lo que siguio fue una paliza completa de Yuko, golpes al rostro, el estómago, sus partes bajas. Todo fue golpeado de Hajime, la paliza continuo hasta que finalmente Yuko se quedó sin aire y se detuvo, dejando el cuerpo golpeado de Hajime en el suelo.


“¿Te…vemos…la próxima…semana?”, dijo Yuko con dificultad


Sin embargo Hajime pudo de forma milagrosa hablar aun después de haber recibido aquella paliza


“No… pued-”, Hajime no pudo terminar de hablar ya que vomito frente a los chicos una mescla de sangre y jugos gástricos.


Los chicos sintieron asco al ver a Hajime vomitar.


“¡Oh mierda!”, dijo Kirito tras taparse la nariz “qué asco viejo.”


Al taparse la nariz Yuko volteo a ver los cubículos, por lo que se le ocurrió una brillante idea


“¡Realmente apestas idiota!”, exclamo mientras se acercaba a Hajime “No puedes volver a si a clases, permíteme limpiarte el vómito”


Yuko tomo del cabello a Hajime y comenzó a arrastrarlo contra los cubículos, trato de abrir el 3re cubículo el que estaba pegado a la pared, sin embargo. Parecía estar cerrado, por lo que se movió al que tenía a su costado teniendo el mismo resultado.

No fue hasta que en el 1ro, y último que tras dar una fuerte patada el cubículo se abrió. Justo cuando estaba por entrar, freno en seco tras ser golpeado por un fuerte hedor proveniente del interior del cubículo; tras revisar del olor la causa exclamo


“¡Oh mierda!”, dijo con una ligera risa “parece que alguien tuvo diarrea hoy.”


Yuko se metió en el cubículo y arrastro a Hajime, el cual con sus últimas fuerzas logro agarrarse al borde del inodoro y evitar ser introducido en el líquido café antes de que Yuko pudiese empujarlo con fuerza.

“Entonces, que dices Cerdito”, dijo Yuko susurrándole en la oreja a Hajime “nos detenemos y nos obedeces o vas a seguir insistiendo”


“E-Eh… Y-“Hajime no pudo terminar de hablar, pues antes de darse cuenta Yuko había sumergido su cabeza en el excremento sin pleno aviso.


“¡No te escucho!”, dijo Yuko mientras se reía “¡dilo más alto!”


Pasado unos segundos Yuko saco la cabeza de Hajime del inodoro.

El cual había ingerido el líquido por accidente, al haber tenido la boca abierta justo cuando lo sumergieron


“¡No te escucho!”, dijo mientras entonaba Yuko


Sin embargo, la única contestación de Hajime fue escupir el poco líquido que se la había metido a la boca. Así que sin ver progreso volvió a ser sumergido Hajime de nuevo en el líquido café.

Sin embargó, Hajime ahora había logrado cerrado la boca y aguantado la respiración, algo que noto Yuko después de ver que el agua no se movía


“¡oh no, claro que no!”, uso su mano libre para tomar el brazo de Hajime comenzar a tirarlo hacia atrás “ni creas que podrás aguantar la respiración”


El dolor que comenzó a sentir Hajime solo iba en aumento, cada vez más el dolor se sentía más potente, hasta el punto de sentir como su hombro estaba en su límite, sin embargo Hajime logro soportar el dolor; todo fuese para no ingerir la mierda.

Pero Yuko no se detuvo, estaba decidido a hacer que Hajime bebiera el líquido café, por lo que jalo aún más fuerte su brazo.

Solo pudo escucharse un ligero crujir, el brazo de Hajime finalmente había sido dislocado, esto hizo que Hajime gritara del dolor involuntariamente.

Tras unos segundos Yuko volvió a levantarlo del inodoro, sin embargo, cuando estuvo a punto de gritarle. Pudo ver algo que le llamo la atención, pues Hajime estaba comenzando a llorar


“¡No me jodas!”, exclamo Yuko “ahora te vas a poner a llorar. Esto se está poniendo cada vez mejor”


Kirito, el cual se había mantenido al margen todo este tiempo se acercó para tratar de razonar con Yuko


“Oye, creo que ya es suficiente. Nos vamos a meter en problemas si alguien nos-“


“¡¿Acaso te hable idiota?!”, grito con rabia interrumpiendo a Kirito “cállate y observa, sino tú serás el siguiente. ¿Quedo claro?


Volvió a sumergir a Hajime en el inodoro otras 2 veces más. Ya ni siquiera le preguntaba si iba a poder estar la próxima semana con ellos, estaba disfrutando el hacer sufrir a Hajime, con un comportamiento casi psicópata.

Mientras tanto Hajime no podía más que tratar de no ahogarse, el dolor de su brazo y la fuerza con la que el inodoro golpeaba su estómago impedía que pudiese mantener aire en sus pulmones.

Finalmente Hajime había llegado a su límite, justo después de que Yuko lo sacara del inodoro por una última vez, le dijo:


“¿Escúchame cerdito? Tú no puedes venir a decirme que puedes o no puedes hacer, el único que decide eso soy yo. ¿Entendiste?”


Hajime con sus últimas fuerzas dijo


“Por…favor…ya… basta”, Yuko soltó una risa después de escuchar a Hajime suplicarle, sin embargo esto no hizo nada más que aumentar las ansias de tortura de Yuko, el cual volvió a sumergir la cabeza de Hajime una vez más.

Hajime ya no pudo aguantar la respiración, por lo que todo el oxígeno de sus pulmones salió disparado al instante de ser empujado; Hajime había comenzado a ahogarse, por lo que en su ataque de desesperación comenzó a mover su brazo aun en funcionamiento frenéticamente.


“¡Así aprenderás a no tratar de negarte!”, exclamo con mucha satisfacción Yuko, como si el hecho de tener el control en esta situación lo excitara


“Yuko, debes parar”, Kirito trato nuevamente de razonar con él, ya que él podía notar como Hajime se estaba ahogando sin que Yuko se percatara de ello.


“¡Cállate idiota!”, grito Yuko, no iba a impedir que nadie le quitara este momento de satisfacción


Finalmente tras unos segundos, Hajime finalmente dejo de mover su brazo y lo dejo caer lentamente hasta quedar colgando sobre el suelo, dejado de moverse y quedando inmóvil


Yuko soltó el cuerpo de Hajime y se levantó. Para luego darse la vuelta e ir a uno de los lavabos.


“Espero que esto te ayude a aprender tu lugar”, dijo Yuko mientras abría la llave y comenzaba a limpiarse las manos “. No me sorprende que tu padre te abandonase.”


Tras levantar la vista, Yuko pudo ver a Hajime inerte aun en el inodoro


“Oye idiota”, exclamo “ya levántate.”


Sin embargo Hajime no reacciono en absoluto, Yuko avanzo hasta Hajime y le dio una patada en su pie a la par que le decía.


“Oye idiota, te estoy hablando”, pero entonces tras ver que no reaccionaba Hajime entraron en pánico.


“Oh dios”, exclamo kirito “¿Que hicimos?…No, ¿Qué hiciste Yuko?


Rápidamente Yuko camino hacia Kirito y lo empujo contra el muro arrinconándolo


“Hicimos idiota”, dijo casi en su cara “, tú fuiste cómplice.”


Tras voltear a ver el cuerpo sin vida de Hajime dijo.


“¡Vámonos!”, exclamo Yuko después de soltar a Kirito y caminar hacia la puerta


“Y-Y Haji-”, pero antes de poder decir algo Yuko le grito.


“¡NO!”, grito con furia “no digas ese nombre, no lo conocemos. Es más, ni siquiera sabíamos que el venia al escuela. ¿Quedo claro?”


Kirito dudo por un momento, pero Yuko volvió a reiterar empujándole el pecho con su dedo


“¡¿Quedo claro?!”, Kirito entonces asintió nerviosamente con temor de él.


Ambos chicos se apresuraron a salir del baño y escabullirse junto a Hugo. Dejando al cuerpo sin vida de Hajime en el inodoro.


II


[¿Qué? ¿Dónde estoy?], todo a mi alrededor era una oscuridad absoluta. No podía ver ni sentir nada.

Trate de moverme, pero no pude sentir mi cuerpo. Como si hubiese desaparecido; algo me hizo entrar en pánico

Estaba en shock, pues no comprendía nada de lo que estaba pasando; ¿acaso morí? ¿Estoy en el cielo?


“Holden Wirren Ahs noquen. Dratun Vanen Irim”, aquellas palabras parecieron provenir de algun lugar en la oscuridad; algo que me alerto, pues no detecte su origen.


[Okey… Okey… cálmate.], aunque no podía ver mi cuerpo, sentía como temblaba. La verdad es que estaba asustado, lo último que recordaba fue haber perdido la conciencia lentamente mientras me ahogaba en aquel inodoro, y ahora estaba en un vacío negro.


“Für hernasth Vur Hains Dragoaht, merch.¡Hereticrium moratebate.”,pude reconocer, como aquella voz parecía ser la de una clase de anciano.


No entendía que era lo que decía aquel hombre. Parecía ser como una especie de idioma que desconocía; trate de tomar aire, pero no sentí nada.


Comence a ahogarme; necesitaba respirar. Pero no podía sentir el oxígeno entrar por mis pulmones.


Cuando pensé que tendría que haberme ahogado. Descubrí una inquiétate verdad

[¡¿Qué?!¿No necesito respirar?], aunque no podía inhalar aire, parecía ser que no lo necesitaba. Pues no me había desmayado ya, a falta del oxígeno. [¡¿Q-Que está pasando?!]


“Holden wiren ahs, Noquen Drawum. ¡ Für al Hirom latorumon, Renaced Bürgian!”


[¿Renacer?], había logrado entender aquella palabra con claridad; por un momento pensé que estaba loco, hasta que aquella voz volvió a exclamar


“örgun Morü Heroes Wuihn Nosotros Luíagunian a ustedegurden.”


Poco a poco parecía estar reconociendo lo que decía aquel hombre. Confundido, pues no sabía que debía de hacer, o cómo reaccionar.

De repente sentí un fuerte en mi cabeza; Se sintió como un golpe de un bate de baseball, que impacto a toda velocidad en mi nuca.

Seguido de un fuerte dolor de cabeza; era insoportable, pues solo podría compararlo con tener un taladro encendido en mi cabeza.

Podía sentir brutalmente el sonido retumbar en el interior de mi cerebro con gran estruendo.


“¡AHHHHHH!”, grite desesperado por aquel dolor. Fue entonces que aparecieron de la nada una especie de símbolos rojos.


Eran alguna clase de símbolos extraños de color rojo. Como si fuesen hechos con sangre, justo frente a mí.

Como si estuviesen a un par de centímetros de mí; los cuales aparecían y desaparecían, a gran velocidad.

Estaba comenzado a marearme, pues no podía dejar de ver aquellos símbolos. Era como si estuviesen dibujados en mis parpados.


Los símbolos se detuvieron, pero entonces comenzaron a aparecer cientos de imágenes de lugares; era como si fuese el rollo de una película a toda velocidad

Apareciendo y desapareciendo a cada instante. No podía apreciar bien de que se trataban; pero algo que compartían aquellos lugares era su aura aterradora.


Todas parecían ser lugares desolados y terroríficos; como si de una pesadilla se tratase.


Pero entre todo esa secuencia de imágenes, hubo una que parecía repetirse.


[¿E-ESO QUE ES?], había una enorme y colosal puerta frente a mí, pareció ser de oro; pues resplandecía con gran intensidad. En contraste con el resto de la habitación, la cual estaba completamente en la más penumbra oscuridad.


Con cada imagen que pasaba de aquella puerta, podía sentir como lentamente me iba acercando más a ella.


Aquella puerta no pareció seguir las leyes de la física. Pues era de un increíble tamaño, sus dimensiones eran desproporcionadamente colosales.


Pude ver como tenía en su cara, cientos de miles de imágenes talladas en ella. Estaba completamente saturada aquella puerta de imágenes.


Sin embargo, cuando observe algo a la distancia entre en pánico.


Conforme me acercaba lentamente a la puerta, divise alguna clase de ente oscuro, el cual no se iluminaba con aquella potente luz. Como si estuviese cubierto de un manto de oscuridad absoluta.


Aquella criatura era completamente negra, y podía no explicar cómo. Pero aquel ser desprendía un aura de miedo y desesperación, sentimientos me invadieron con gran potencia.


Iba acercándome lentamente a aquel ser, mientras que las imágenes de cientos de miles de lugares aumentaban en velocidad; provocando una sensación casi epiléptica


“¡Héroes!, levántense y renazcan. ¡Se los ordenamos!”


Aquel ser oscuro, el terrífico y brutal ser frente a mi pareció detectar mi presencia. Pues levanto la vista, dejándome ver que se trataba de un cráneo lo que tenía en el rostro.


Y levanto su brazo; como tratando de alcanzarme. Consumido por el miedo y la desesperación, logre milagrosamente de alguna forma cerrar mis ojos. No deseaba ver lo que me sucedería.


Cuando estaba a punto de tocar la mano de aquel ser. Sentí un fuerte golpe en mis oídos; como si algo los hubiese golpeado y me hubiese aturdido. Aquel golpe me hizo abrir los ojos; y me lleve la sorpresa de no ver a aquel ser frente a mí. Era más bien como que había sido llevado a algún otro lugar, en donde afortunadamente. Parecía estar completamente solo.


Fue entonces que sentí como mi cuerpo era envuelto por una enorme luz blanca, solo para luego ir desapareciendo lentamente.


El sonido de los tambores volvió a aparecer, pero esta vez acompañado de gritos y aplausos. Pude sentir que algo tapaba mi rostro, entonces intente mover mis manos, solo para darme cuenta que yo estaba tapándome con mis propias manos.


Trate de alzar la vista pero una fuerte luz me cegó por un instante, me dolían los ojos por alguna extraña razón.


No entendía nada de lo que estaba pasando a mi alrededor, todo era demasiado confuso y no lograba procesar la información lo suficientemente rápido como para poder entenderlo.


Sentí ganas de vomitar, y por un momento pensé en que lo haría. Sin embargo, me lleve la mano a la boca, logrando contener mis nauseas.


De repente pude sentir como una manta cayó sobre mí, me sorprendió bastante. Por lo que rápidamente volteé a ver quién me la había puesto encima.


Quede maravillado al ver a un Ángel parado frente a mí; una hermosa chica de cabello rubio el cual era iluminado por la luz. Fue quien me había puesto la manta encima, y con una dulce y tierna voz pregunto


“¿Estas bien?”, trate de hablar pero simplemente pude arrastrar un par de silabas. Por lo que no queriendo faltarle el respeto a aquella joven chica asentí con nerviosismo.


No me di cuenta hasta ese momento que me encontraba completamente desnudo, lo único que me servía para cubrirme era la manta que la chica me había puesto encima.


Por lo que apenas lo note rápidamente me envolví en la manta tratando de ocultar lo mayor posible de mi cuerpo desnudo.


La chica se arrodillo a un lado de mí y atravesó mi brazo por encima de su cabeza; era una chica delgada, podía incluso oler su aroma, el cual era embriagador por lo dulce y satisfactorio que se sentía.


Ella me ayudo a levantarme, aunque fuese delgada no podía negar que su fuerza era inmensa, incluso podría asegurar que sus músculos eran mucho mayores que los míos, no es que me diese orgullo admitir eso.


“¡Héroes!”, exclamo un hombre frente a mí, estaba sentado en un enorme trono dorado, a cada lado del trono había al menos media docena de hombres en armaduras y lanzas apuntándome directamente “El pueblo de Salvation les da un saludo”


Una banda de músicos comenzó a tocar sus instrumentos, mientras que mucha gente a mi alrededor había comenzado a aplaudir y festejar.


Fue entonces que me di cuenta que me encontraba en un Coliseo, miles de personas estaban a mi alrededor en las gradas, todas ellas animadas y celebrando.


Mientras que yo me encontraba en el centro del coliseo sin saber nada de lo que sucedía a mí alrededor.

Voltee la cabeza, solo para poder contemplar a cientos de chicos al igual que yo, tirados todos en el suelo. Estaban siendo cubiertos por mantas que varias mujeres vestidas como monjas estaban dándoles.


Todos habíamos reaccionado diferentes, unos estaban vomitando, mientras que otros estaban tratando de tomar aire, todo era demasiado confuso, no sabía dónde me encontraba, ni porque estaba en un gran coliseo, o siquiera porque esta chica estaba tan cerca de mí en este momento; Había muchas dudas y pocas respuestas.


Finalmente pude mantenerme de pie y aquella chica me soltó el brazo. Y camino volviendo junto al hombre sentado en el trono.


Aquella chica pareció ser alguna clase de princesa, pues cuando camino a los guardias. Estos rápidamente levantaron sus lanzas para permitirle el paso, solo para volver a su formación protegiendo al rey.


Cuando la mayoría de chicos lograron caminar, fuimos llevados por las monjas hacia una de las entradas del coliseo. Siendo aclamados y vitoreados por la gente delas gradas, las cuales arrojaban pétalos de rosas a nuestro paso.

Nos adentramos en unos túneles iluminados por antorchas. Una gran cantidad de soldados armados con lanzas y escudos estaban a cada lado del pasillo, como esperando que hiciésemos algo para poder arrojarse contra nosotros, nadie parecía tener idea de lo que estaba sucediendo, por lo que todos guardamos silencio y obedecimos las órdenes que nos daban.


Cuando llegamos a una especie de intersección un gran hombre en armadura y de barba nos dijo


“Hombres a la izquierda y hombres a la derecha.”, el caballero pareció ser de muy pocos amigos. Por lo que nadie desobedecido su instrucción, los hombres y mujeres nos separamos.


Nosotros recorrimos otro enorme pasillo lleno de guardias, sin embargo. Algo llamo mi atención, pues habíamos llegado a una especie de puerta.


Uno de los guardias a un costado de ella la abrió, permitiéndonos el paso.


Nosotros no preguntamos y entramos en la habitación.


Pude ver cómo había una pareja hombres en armaduras parados al extremo de esta, destacaban más que los soldados que habíamos visto, ya que ellos portaban un brazo de color rojo y de color blanco respectivamente, sus armaduras parecían ser mucho más detalladas y resistentes que las del resto de soldados.


Varias bancas se extendían como si fuese un salón de clases, tocas apuntando hacia enfrente.


Yo fui de los primeros en entrar, por lo que fui sentado por los guardias en las bancas de enfrente.


Tardamos unos minutos en que todos los chicos pudiésemos tener un lugar en las habitación, una vez que todos estábamos sentados los guardias se despidieron de los soldados frente a nosotros y salieron del cuarto. Dejándonos solo con ellos.


Ambos soldados eran extremadamente diferentes, el de brazo de color blanco era un chico joven, posiblemente de 21 años de edad, era apuesto con cabello dorado como el oro, sus ojos azules hacían resaltar su gran sonrisa; la cual no había dejado de mostrarnos desde que habíamos entrado a la habitación, su cabello era corto, sin embargo no perdía su estética seductiva.


Por otro lado, el hombre de brazo negro era un hombre mayor, posiblemente de 40 años o más. Era enorme, demasiado a decir verdad; su cabello rojo se mesclaba con las canas. Algo que junto a su mirada expuesta por sus ojos negros solo hacían sentir respeto y autoridad.


“Bueno”, dijo el hombre del brazo rojo “creo que es momento de iniciar.”


Tras aclararse la garganta tras toser un poco dijo con una fuerte voz de mando ronca


“Soy el Maestre de caballería de Héroes de la Guardia real Sir Wild Asdrubal Von Heinchstein y a mi lado está el Caballero real Sir Saiko Rominiav”, el chico inclino su cabeza en una especie de saludo “estamos seguros que poseen muchas preguntas, pero les aseguro que todo será contestado a su debido tiempo.”


Tras tomar un respiro el caballero Wild continúo


“Por favor sir Saiko, inicie.”


Aquel joven asintió y ocupo el lugar del caballero frente a nosotros, y con una vos mucho más enérgica y amigable continuo


“Primero que anda, déjenme decirle mi agradecimiento por estar aquí”, algo en la voz de aquel chico pareció ser muy tranquilizante “. Ustedes se encuentran en la ciudad de Salvation, la última ciudad de la humanidad.”


[¿Acaba de decir la última ciudad de la humanidad?]


Una conmoción se sintió entre los reclutas. Aquellas afirmaciones hubiesen parecido una broma barata hecha por un niño, sin embargo la expresión de ambos caballeros parecía comprobar la veracidad de aquel hecho.


Tras calmarse la conmoción inicial de los jóvenes, aquel chico en armadura llamado Saiko continuo su explicación


“hace 100 años la humanidad se vio envuelta en una cruenta guerra contra el rey demonio Oscuro. Un ser vil, miserable e inhumano que llevo a cabo viles actos e innumerables masacres “, el caballero Saiko pareció estar furioso pues pude notar como apretaba el puño con extrema fuerza“arraso ciudades y pueblos; asesino ancianos, mujeres, niños. Todo cuanto se le pusiera adelante; él y sus huestes demoniacas, seres abdominales salidas de las más oscuras de las pesadillas”


Tras un segundo el héroe continúo


“La humanidad utilizo todos sus recursos para tratar de detener las horrores que cometía el ser demonio, sin embargo nuestras fuerzas fueron inútiles contra su gran poder. Todo parecía perdido para la humanidad, sin embargo. La realeza de Nargaroth no perdió sus esperanzas, y logro crear la ciudad de Salvation. Nuestra ciudad.”


Saiko tomo una pizarra a un lado de él y le dio la vuelta, permitiéndonos ver una gran imagen plasmada en una clase de papel color amarillo en ella. Parecía ser el dibujo de una ciudad, sin embargo los edificios en ella eran demasiados altos, aparte de encontrarse en una especie de plataforma circular. La ciudad parecía no ser muy ancha. Algo que podría dibujar un niño sin saber nada de arquitectura.


“La ciudad fue protegida por el señor de la luz, y nos permitió sobrevivir al rey demonio y a sus seres demoniacos, desde entonces hemos vivido en la ciudad. Adaptándonos a sobrevivir y a luchar contra sus demonios, dándole una esperanza a la humanidad.”


“es por ello que están aquí ustedes”, interrumpió cortésmente el otro caballero al joven Saiko “ustedes son enviados por el señor de la luz. Vosotros seréis quienes acaban con la tiranía y la era del terror del Rey demonio.”

La sala se quedó en un oscuro silencio, todos estábamos en shock.


[¿Esto es una broma verdad?, digo. ¿Acabo de morir y llegue a un mundo de fantasía como en los mangas?], la siquiera idea de que haya sucedido algo así me parecía estúpida, no era más que un invento de aquella gente que probablemente estaban haciendo una gran broma.


Un guardia entro por una puerta adyacente a la habitación y tras hacer un saludo a los caballeros exclamo


“Señor, está listo el baño”


“Bien”, dijo el anciano de ellos “, por favor caballeros. Permítanos llevarlos hasta los baños, una vez que se limpien podrán preguntarnos todo lo que deseen.”


Fuimos levantados y llevados por el pasillo por donde había entrado aquel guardia. Podía notar como varios de los chicos estaban completamente confundidos al igual que yo.


[Este debe de ser la mejor y más costosa broma de la historia. Incluso replicaron un escenario por si solos], mientras caminaba podía observar la utilería del set, antorchas hechas a mano, o incluso algunas secciones con humedad.

Sin duda este debía de ser una muy elaborada y costosa broma.


Sin embargo yo ya no deseaba seguir con una estúpida broma. Caminamos hasta una intersección, en donde uno de los chicos delante de mí estallo sin pleno aviso


“¡Ya!,”, grito el chico “¡¿acaso no están viendo lo estúpido que es esto?!”


Saiko corrió hasta el chico y dijo tratando de calmarlo


“Oye, Oye. Relájate, sabemos que esto es estresante, solo tranquilízate.”


“¡¿Cómo me voy a tranquilizar?!”Grito el chico mientras se arrinconaba contra una de las paredes por los guardias que nos acompañaban “¡Debería estar muerto!, yo mismo me corte las venas y ni siquiera tengo la herida.” Aquel chico alzo su brazo para mostrar que no tenía nada.


“Tranquilízate amigo, solo escúchanos.”


“¡N-No!”, grito el chico con algo de esfuerzo “¿Nadie de aquí se da cuenta que esto no tiene nada de sentido? Y-Yo. Y-Yo… “aquel chico parecía cortarle respirar “¡Q-Quie-ero vol-!”, el chico cayó al suelo mientras se agarraba el pecho. Entonces todas las guarias corrieron hacia el chico para saber qué era lo que estaba sucediendo


“¡Rápido, traigan al médico!”, grito Saiko


Pude ver una brecha por la cual escapar, fue entonces que sin que se diesen cuenta logre escabullirme por uno de los pasillos adyacentes. Sin embargo cuando comenzó mi huida pude escuchar como aquel chico, Saiko,Grito.


“¡Oye!,¡ tu!”, creo que se refería a mi “¡detente!


Mientras huía me puse a pensar en lo que acaba de ver


[Pff, maldita actuación. Ese tipo de seguro era un actor, muy bien actuado lo del desmayó] logre llegar hasta una intersección, en donde rápidamente gire [Como si hubiese sido posible el viajar a un mundo de fantasía, si claro. ¿Y ahora yo seré la típica prota con un Harem?]


“¡Oye espera!”, grito Saiko mientras trataba de alcanzarme, logre llegar hasta unas escaleras las cuales comenzó a subir con una gran velocidad. No me había percatado hasta el momento, pero aprecia ser que mis heridas tras la paliza de Yuko habían desaparecido.


Finalmente llegue hasta la puerta al final de las escaleras, una vieja puerta de madera de utilería. Se veía idéntica a la de los castillos medievales, sin duda la mejor producción de utilería del cine.


La abrí de golpe y logre salir al exterior, sin embargo solo pude ver una terraza frente a mí. Este lugar parecía ser como una clase de castillo, inclusive las piedras eran bloques de roca perfectamente hechos.


Había un ave frente a mí, encima de unas almenas. Trate de acercármele, pero tan pronto como noto mi presencia emprendió vuelo hacia el cielo.


Fue entonces que contemple en donde me encontraba; pues note que me encontraba a una extremadamente gran altura del suelo. Tan grande que incluso yo sentí un vértigo nada más bajar la vista hacia donde se suponía que debía de estar el suelo, sin embargo lo único que pude ver fue una enorme y colosal ciudad de edificios, unos apilados encimas de otros.


A primera vista podría decir que todos ellos estaban construidos de manera diferentes unos de otros, incluso el material de cada uno de ellos cambiaba completamente, observe como este saturado escenario terminaba justo en un enorme muro. El cual parecía dividir el cargado paisaje urbano con un contrastante y completamente vacío campo, teñido de un color dorado producto de los cultivos de trigo, los cuales se podían alcanzar a ver desde donde me encontraba hasta decenas de kilómetros a la redonda, estaba rodeado por aquel interminable campo, algo que me hizo sentir una ansiedad y me hizo entrar en pánico.


[N-No puede ser posible, ¿Qué hago aquí?]


Saiko entro rápidamente por la puerta, y quien al verme al borde de la terraja me grito


“Oye, por favor. Detente”, el parecía tener alguna clase de precaución con respecto a mi


Sin embargo yo ya había entendido lo que estaba pasando


“E-Esto es un sueño, ¿no?”, dije mientras me volteaba hacia el “La paliza de Yuko, el que haya llegado aquí. ¡Sí!, eso debe ser, solo necesito despertar.”


Comencé a darme ligeros golpes en el rostro, sin embargo no despertaba, por lo que procedí a realizar golpes mucho más fuertes contra mí mismo.


“Oye chico, por favor detente” dijo Saiko una vez que vio que estaba decidido a despertar “. Sea lo que sea que estés pensando estoy seguro que es un error. Por favor ven hacia mí y hablaremos de esto, pero por favor no te hagas más daño.”


Entonces una idea llego a mí


“¡Cierto!, en los sueños cuando sientes que cae es cuando despiertas.”, me volta y subí sobre uno de las almenas, posicionándome en la orilla, a un paso de un gran vacío


“¡Oye, detente te lo digo enserio! Debes parar ya, no me obligues a detenerte!”, dijo asustado Saiko.


“¡¿Es que no ves que esto es un sueño?!”, grite “¡nada de esto es real, solo es producto de una ilusión de mi cerebro!”


“¡¿De qué sueño hablas?! esto es real, todo esto es real. ¡Así que por favor, baja de allí y ven hacia mí!


Por un momento dude de si de verdad tenía razón aquel chico. Pero decidí que debía de comprobarlo por mí mismo


“No”, dije susurrándome a mí mismo “,esto es un sueño. Lo voy a demostrar.”


Me impulse hacia delante, dejándome caer al vacío. Cerré los ojos ya que una brisa de aire golpeo mi cara, todo se sentía como si fuese en cámara lenta.


Un vacío en mi estómago se formó conforme mi cuerpo iba inclinándose hacia adelante para comenzar la caída libre.


Pero antes de darme cuenta de lo que sucedía, sentí un fuerte golpe en todo mi cuerpo, el cual me hizo impulsarme hacia atrás. Salí volando por los aires, sin embargo aprecia irreal todo, pues había salido volando en la dirección contraria a la que me había arrojado.


[¿Qué?, ¿Qué hace?], Saiko parecía haber hecho alguna clase de movimiento raro con su mano, estaba mirándome mientras estaba volando por los aires, parecía estar asustado y sorprendido por lo alto que me encontraba.


[¿Dónde demonios estoy?], Fue lo único que pude pensar, antes de sentir el impacto de mi cabeza contra alguna superficie, dejándome inconsciente.


III


Poco después de mi encuentro con el caballero Saiko desperté en un hospital, me había golpeado la cabeza contra el muro y había caído inconsciente, por lo que rápidamente fui trasportado allí.


Aunque hospital no sería el termino correcto para este lugar, pues apenas era una habitación con algo más que muebles. Había camas de madera a lo largo de la habitación, las cuales se notaban a simple vista que habían sido hechas a mano y con herramientas casi improvisada. Eran separadas por sábanas blancas llenas de manchas amarillas. Las paredes de la habitación eran ladrillos al igual que todo el castillo, con la única diferencia de tener incrustado en ellos alguna herrería que era usada para colgar algunas sabanas o ropa.


La única fuente de iluminación que había eran unas pequeñas ventanas a lo largo de la pared frente a mi por donde entraba una blanca y agradable luz de sol.


Era el único en la habitación, a excepción de un par de enfermeras que llegaron a revisar mi estado, pero tras tomar mis pulsos se retiraron rápidamente, note como se encontraban nerviosas nada más entrar a la habitación, como si tuviesen miedo de algo.


El ver la reacción de las enfermeras me hizo darme cuenta que el mundo en el que me encontraba era completamente real. Nada de esto podía ser mentira, había sobrevida de algún modo a la paliza que recibí de Yuko y habia reencarnado en un mundo de fantasía.


Esto era similar a los mangas que leía, había muerto y había sido transportando a otro mundo, algo muy extraño y poco realista que aun incluso despues de haber visto lo que vi no lograba asimilar la idea de estar en otro mundo.


En el hospital, poco después de despertar recibí la visita de Saiko, el cual se disculpó profusamente por haberme lanzado contra el muro y haberme lastimado, según pensó; yo iba a pesar mucho más por lo que tendría que utilizo mucha más fuerza de la necesaria.


En parte yo tenía la culpa, incluso para mi edad mi complexión era un asco total, el apenas comer en casa de mi abuelo me había hecho muy delgado por la falta de nutrientes con las cuales compensar mi consumo de calorías.


Estaba nervioso, ya que jamás nadie se disculpaba conmigo. Por lo que rápidamente le acepte las disculpas, me explico que había pasado un par de horas desde el incidente, y que necesitaba acompañarlo para terminar con nuestro recorrido.


Sin muchas más opciones, decidí seguir a Saiko. No tenía ni la capacidad mental ni la fuerza física como para oponer resistencia; después de ayudarme a recomponerme salimos de la habitación, nos adentramos en un pasillo similar al que habíamos estado recorriendo hasta el momento.


“¿Cómo te sientes?”, pregunto Saiko tratando de hacer platica mientras caminábamos


“Bien”, no sabía que contestar “, gracias por preguntar”


“Supongo que esto debe de ser duro para ti, ¿no es así?”


“Un poco…”, dije con un poco de desanimo


“Creo que no nos hemos presentado de forma correcta”, dijo mientras extendía su mano “ me llamo Saiko, pero puedes llamarme Sai”


Dude por un instante que hacer, Yuko siempre me golpeaba tras estrechar su mano, y de no hacerlo, me pateaba. Pero tras dudar inicialmente la tome


“Hajime”, dije con miedo, mientras esperaba el golpe


“Bienvenido a mi mundo Hajime”, dijo Saiko mientras extendía sus brazos “te presento el mundo de Dragonath.”

Solté una ligera sonrisa al no saber qué contestar, algo en el me hacía sentir una extraña confianza hacia Saiko, tal vez era por su educada forma de hablar o por su muy buen ver, por lo que tras apretar mi puño para convencerme de hablar pregunte


“S-Saiko”, dije tímidamente


“Sai”, me corrigió educadamente


“Sai, ¿e-eres un caballero?”, la pregunta era estúpida, pues que más podría ser un chico en armadura de metal con una espada de al menos un metro colgando de su cintura en pleno castillo medieval, sin embargo debía de comprobar si era verdad.


“¡Oh!, si lo soy”, dijo naturalmente. Parecía ser que no era estúpida la pregunta “4to caballero de la guardia real para ser preciso”


Guarde silencio al no entender nada que contestarle a Saiko, el cual leyendo el ambiente prosiguió


“La guardia real es el máximo honor que puede tener un soldado de Salvation, pues proteger directamente al rey”, se podía ver a simple vista que Saiko estaba orgulloso de su explicación “la guardia la conformamos 7 de los mejores guerreros del reino.”


“Es un honor pertenecer a la guardia, muchos se la pasan entrenando todas sus vidas para que cuando llegue el momento puedan tomar juramento”, dijo mientras me mostraba su brazalete en su mano derecha, tenía un emblema, parecía ser una clase de águila imperial con las alas extendidas. “, es parte de nuestro juramento proteger la ciudad y al rey con nuestras vidas. Solo la muerte nos puede separar del juramento “


Me encontraba asombrado, la lealtad y el honor que desbordaba al hablar me parecían admirable.


“Es impresionante”, dije hipnotizado por el relato de Saiko


“Muchas gracias”, dijo con una sonrisa “, entrene desde los 8 años para poder entrar a la guardia, solo para tener que esperar otros 9 años para lograr entrar en la guardia.”


Ambos chicos continuaron caminando, otra duda carcomía mi cabeza, entonces tras un breve silencio pregunte


“¿Cómo hiciste eso?”


“¿Hacer que?”, pregunto confundido Saiko


“En el techo, cuando me jalaste”, me había jalado de la nada que me había asustado creyendo que era alguna clase de magia


“¡oh! ¿Eso?”, dijo entendiendo a que me refería “fue mi magia.”


“¿Magia?”, pregunte confundido


“Si, mi habilidad es la magia de Luz, fue que use un hechizo de empuje inverso para atraerte para mi”


“¿hay magia en este mundo?”, pregunte sorprendido. No podía negar que a este punto esto parecía ser la típica trama de un isekai japonés, ser enviado a un mundo de fantasía con magia enfrentando a un rey demonio.


“Si, es un poco más complicado que eso, pero en pocas palabras, sí. Existe”


Tras doblar en una esquina llegamos hasta una puerta enorme de madera custodiada por 2 guardias con grandes alabardas y escudos, pensé que eran estatuas, sin embargo cuando uno de ellos volteo la cabeza hacia mi me hizo darme cuenta que no lo eran.


“Bien”, dijo Saiko mientras se detenía frente a la puerta “, finalmente llegamos. Aquí nos tendremos que despedir Hajime “


“¿Dónde estamos?”, pregunte nervioso. Hasta el momento no había caído en cuenta hacia donde nos dirigíamos


“Pronto lo sabrás “, dijo mientras me guiñaba el ojo “, yo tengo que volver a mi puesto”


“M-Muchas gracias “, le dije a Saiko


“Gracias a ti por perdonarme“, dijo mientras me extendía la mano, la cual estreche sin pensarlo”, si necesitas ayuda en algo. O quieres hablar eres más que bienvenido en buscarme; me agrado conversar contigo Hajime. Cuídate.”


Tras darse la vuelta Saiko se adentró nuevamente en los pasillos del castillo y giraba en la intersección perdiéndose de mi vista, por mi parte tome aire y me voltee solo para ver a uno de los guardias empujar levemente la puerta, logrando abrirla ligeramente.

16 de Septiembre de 2021 a las 01:22 2 Reporte Insertar Seguir historia
4
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
Omar Salazar Thomas Omar Salazar Thomas
Es un inicio un tanto... Brutal, me gusta jaja
September 20, 2021, 21:14
Yukino Sora Yukino Sora
Se ve interesante el inicio, aunque falta mejorar un poco la ortografía, también añadir comas y puntos en algunas lineas, aparte de eso, se ve entretenido.
September 17, 2021, 19:57
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión