juanmi329 Juan Miguel Fernández Candela

Una reunión de viejos amigos se verá interrumpida por una relación inestable.


Humor No para niños menores de 13.

#comedia
Cuento corto
0
32 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¡Peligro Tóxico!


Joel aparcó el coche.

Cuando terminó de cerrar las puertas del coche, y guardó la llave del mismo en el único bolsillo de su pantalón.

Abandonó el parking.

Llamó al timbre.

No tardaron en abrirle.

-¡Vaya, que sorpresa!-dijo Enzo.

-¿Me echabas de menos?-dijo Joel.

-¿Qué si te echaba de menos? Hace diez años que no te veía. No sabes la alegría me ha dado verte. Pasa, pasa, no seas tímido. Mi casa es tu casa.

-Con permiso.

Enzo invitó a Joel a pasar.

Lo llevó hasta el salón donde tomaron asiento alrededor de una mesa.

-Bueno, cuéntame-dijo Enzo-¿Cómo has descubierto donde vivía?

-Pues si te soy sincero ha sido por pura suerte.

-¡Ja, ja, ja! ¿Y cómo ha sucedido ese golpe de suerte?

-Mi madre te vio salir de tu casa. Para estar segura de que eras tú le preguntó a tu vecina.

-¿Y por qué no vino tu madre a preguntarme a mí en vez de mi vecina?

-Ella dijo que no te preguntó porque quería que esta visita fuese una sorpresa.

-Tu madre tuvo una buena idea. Menuda sorpresa me has dado.

-Enzo.

-¿Sí?

-¿Por qué decidiste irte del pueblo y vivir en este?

-Oh, eso… Pues te va a sorprender mi respuesta.

-Qué intriga.

-Decidí mudarme a este pueblo cuando me casé.

-¡Con que te has casado!-dijo Joel, asombrado-Te doy mis felicitaciones, atrasadas, pero las tienes.

-Muchas gracias.

-¿Cuántos años lleva casada la parejita feliz?

-En noviembre hicimos tres años de casados.

-¿Y dónde está la esposa afortunada?

-Debe de estar en el piso de arri…

-¡Enzo!-gritó una voz femenina, desde el piso de arriba.

-¿¡Qué ocurre!?

-¡Otra vez has taponado el váter con tu mierda!

-¡Prueba a utilizar el desatascador!

-¡Ya lo utilizado, imbécil, y la mierda sigue sin irse!

-¡Prueba con el bicarbonato!

Silencio.

Pisadas hacia abajo.

Sonido del armario de la cocina abriéndose.

Pisadas hacia arriba.

Al cabos de unos minutos la esposa de Enzo bajó las escaleras y entró en el salón.

-Lo que sueltas por el culo no es normal.-le dijo a su esposo.-Parece que lo haya soltado un estegosaurio.

-Luz, este es Enzo, es un gran amigo mío-dijo mientras señalaba a Joel.

-Qué momento más oportuno para aparecer. Es un placer conocerte.

-Lo mismo digo.

Luz se sentó junto a su esposo.

-¿Habéis hablado de algo mientras yo no estaba?-le preguntó Luz a su esposo.

-Pues de poco-respondió Enzo.

-¿En que trabajas, Enzo?-le preguntó Luz a este.

-Soy profesor de historia.

-Con que profesor. Qué bonito debe de ser profesor y enseñar a los jóvenes. Eso sí que es un buen trabajo. No como ser informático.

-¿Hay algún problema con ser informático?-le preguntó Enzo a su esposa.

-Por supuesto. Los informáticos son todos unos flojos y unos inútiles. Lo único que hacen es reiniciar ordenadores e instalar antivirus.

-Los informáticos no somos ni unos flojos ni unos inútiles. Además, te he dicho mil veces que mi trabajo va más allá de reiniciar ordenador e instalar antivirus.

-Como si tú supieses más que yo. Lo que tienes que hacer es conseguir un trabajo de verdad como tu amigo.

-Lo pienso renunciar al trabajo con el que he soñado desde que era un niño.

-Muy bien. Continua siendo un flojo y un inútil.-Luz se levantó de la silla.-¿Vas a querer merendar, Enzo?

-Si no es mucha molestia.

-¿Molestia? ¿Cómo va a ser una molestia darle de merendar a un amigo de mi esposo?

Luz se marchó a la cocina.

En el transcurso de unos cuantos minutos llegó con la merienda.

Colocó una taza de café para Enzo y para ella.

En el centro de la mesa colocó un bol con galletas.

-¿Y mi café?-le preguntó Enzo a su esposa.

-Para ti no hay-respondió Luz.

-¿Por qué?

-¿Por qué? ¿Tú te has visto? Cada día estás más gordo. A este paso no vas a poder entrar por las puertas. Con que desayunes, almuerces y cenes ya tienes más que suficiente.

-Hace poco me hice un chequeo médico y no podía encontrarme mejor. Por lo que tomaré una…

-¡No!

-¡Ay!

Luz le dio una palmada a la mano donde Enzo llevaba la galleta.

La galleta cayó de su mano y regresó al cuenco.

-Mientras esté yo aquí no merendaras.

Joel se bebió el café lo más rápido que pudo.

-Tengo que irme-dijo.

-¿Ya te vas? No has probado las galletas-dijo Luz.

-Sí, me voy. Enzo, acompáñame a la salida.

Enzo lo acompañó hasta la puerta.

-Es una pena que te vayas tan pronto-dijo Enzo-¿Por qué no te quedas un poco más?

-Enzo… ¿Tu esposa siempre es así?

-¿Así como?

-¿Su personalidad siempre es así?

-Sí.

-¿Puedo ser franco?

-Claro.

-¿Por qué estas con ella?

-Porque es increíble en la cama.

-Enzo. Durante un momento quiero que pienses con la cabeza de arriba y no con la cabeza de abajo. ¿No te das cuentas de que ella te está amargando la vida? No ha tenido reparos en destrozar tu sueño de la niñez frente a mí. Por tu bien te aconsejo que rompas con ella.

Enzo reflexionó durante unos segundos, y después habló.

-De acuerdo. Me has convencido. Romperé con ella.

-¿En serio?

-Sí.

-Me alegro que hayas tomado la decisión correcta. Bueno, me marcho, te haré otra visita cuando saque algo de tiempo. Nos vemos.

-Nos vemos.

Joel abandonó la casa de su amigo y volvió al parking a por su coche.

En cuanto a Enzo, ignoró el consejo que le dio su amigo.

Cuando llegó la noche él y su esposa hicieron el amor como conejos.

12 de Septiembre de 2021 a las 12:06 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~