gonzalo-baleato1558951351 Gonzalo R Baleato

En este capítulo conoceremos la verdadera identidad del doctor, que ayudará a un inusual paciente que habla de cómo las redes sociales modifican nuestro comportamiento y desnaturaliza nuestra inteligencia intrapersonal, inhibiendo nuestro propio autoanálisis.


Inspiracional Todo público.

#psicologia #diferencias #redes-sociales #presiones #Parte-de-la-sociedad #Aceptaciones
Cuento corto
0
22 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Atrapados en la red

—Buenas noches, doctor McGrou.

—Hola, Artai. ¿Cómo te encuentras hoy?

—Ojalá pudiese decir que bien, o simplemente, mejor.

—¿Todavía con inquietudes por las redes sociales?

—¡Es que no lo entiendo, joder! ¿Porque es tan complicado vivir en un lugar cuya incoherencia social te intenta hacer ver algo que luego resulta no ser cierto? Mire, yo soy un chaval que observa muchas cosas de las que no está nada de acuerdo, por eso mismo las intento hacer diferentes, y eso que en muchas ocasiones termino haciendo lo mismo que el resto. Como le dije la semana pasada, hoy en día si no eres guapo no te quieren en ningún sitio, y como tengas una forma de ser o pensar bastante alejado de lo considerado normal, bueno, automáticamente ya te excluyen.

—Sé a lo que se refiere, ¿pero que intenta decirme?

—Le digo, doctor, que yo tiendo a publicar en las redes sociales cosas escritas por mí. Cosas que pienso, que me hacen reflexionar…un poco de todo e incluso así hay cosas que prefiero ni subir porque hasta yo me doy cuenta de que puede ser algo bastante fuerte. Pero no soy mala persona; ayudo siempre que haga falta, intento aconsejar a la gente que lo necesita, y sobre todo procuro ser sincero con mis sentimientos hacia los demás, sobre todo con las mujeres.

—¿Con las mujeres? ¿Y seguro que lo haces bien?

—Yo pienso que sí, cuando alguna me gusta se lo digo sin andarme con rodeos, si quiero quedar con alguna se lo digo siempre desde el respeto y la sinceridad, vale que por lo general utilizo las redes sociales, pero es un buen principio para poder conocerlas en persona y luego ya lo que tenga que ser. Aunque me gustaba un poco más antiguamente, cuando se le tenía que echar coraje y acercarte a la persona que te gustaba y decirle lo que sentías a la cara, era más emocionante. Ahora con las redes sociales, es más fácil.

—¿Y que tal te va haciendo eso?

—¡Pues una puta mierda! Vamos a ver, he quedado con alguna, pero por lo general la mayoría ha pasado de mí, y alguna hasta ha dejado de seguirme. Parece que ir de frente con lo que uno siente es motivo de desprecio. Yo en cierta manera lo comprendo, soy consciente de que la mujer está muy atacada por los hombres y para el caso ya ni se fían, aun así, no todos somos de la misma manera, e intento demostrar que no soy como ellos. He de decir que me llevo muy bien con alguna; me apoyan, me aceptan y son sinceras conmigo que es lo que necesito. Con toda sinceridad, ellas hacen mejor mi vida. También, ni le cuento la gente con la que me llevo genial, o parecía que me llevaba genial y que de pronto dejaron de seguirme, en eses casos sí que no lo llevo tan bien, porque tiene todavía menos sentido. Sí, ya sé, sé que me va a decir que me quede con las que sí me aceptan y que me olvide de las otras, pero me cuesta hacerlo, tengo una tendencia natural a quererme llevar bien con todas.

—¿Te das cuenta de que te está pasando como a la gran mayoría? ¿verdad? Te afecta personalmente lo que te sucede en las redes, lo que hace que tu psique se modifique y altere tu consciencia.

—¿Y eso es malo?

—No tiene por qué, depende de la persona. A unos les puede causar una obsesión compulsiva a ser aceptados a toda costa por los demás, de ahí que actúen como lo hacen. A otras en cambio, les puede hacer reflexionar sobre el papel que las están presionando a asumir, cambiando su forma de percibir todo ese mundo y haciendo que tomen la decisión de evitarlo o seguirlo de manera controlada. Eso depende de cada uno.

—Yo creo que soy de los segundos.

—Tal vez. ¿Te irrita cuando te dejan en visto? ¿Cuándo sigues y no te siguen? ¿Cuándo das like y no te lo devuelven en tu siguiente publicación?

—Claro que no, como mucho luego, hago lo mismo con ellos y a otra cosa.

—Por todo lo que me cuentas…algo sí te afecta, pero no demasiado. Podemos decir que estás entre una y la otra, sin embargo, debes tener mucho cuidado.

Por otro lado, yo el problema que veo es, que la gente quiere aceptar, o más bien respetar a los demás porque sabe que si no existen razones de peso para no hacerlo, no deben actuar en contra de lo que piensan, sería ilógico e hipócrita por su parte. Lo que pasa, es que uno no siempre tiene ese control sobre sí mismo, y toma decisiones que lo delatan.

—No, si ya me he dado cuenta. Entonces ¿qué consejo me darías para lidiar mejor todo esto?

—No tienes que hacerlo. No le des importancia a quien no se lo merece. ¿Crees que vale la pena ofrecerle tu atención a quien ni se molesta ni lo más mínimo en contestarte? ¿En reaccionar a tu contenido? ¿En felicitarte por tu cumpleaños siendo consciente de que lo es? ¿En ejercer una interacción o relación reciproca contigo solo cuando tú seas el que inicie siempre una reacción o abras MD? No, amigo. Entiendo que te guste socializar, pero tu bienestar emocional no debe depender de la gente que quieres en tu vida. Para llevar una existencia plena, debes aceptar primero que estás solo, que solo tú eres el único que puede gestionar todo su ser admitiendo que nadie te va a ayudar.

—¿Usted cree que las redes sociales definen a uno?

—Hoy en día, sí. Las redes sociales están demasiado presentes en nuestras vidas. Nos han trastocado, alterado, despertado una megalomanía y lujuria en nosotros que nos hace creernos mejor que el resto, y hasta padecemos la necesidad de competir entre nosotros para ser aún mejores. Queremos que todos sepan cómo somos, que nos vean, queremos su admiración para pugnar contra la depresión o frustración que padecemos sin ser conscientes de que nos estamos generando una presión que causa justamente lo contrario. Es un error que veo constantemente; tener una idea equivocada para buscar la felicidad, y encontrar todo lo opuesto a ella.

—Sí que es un poco heavy, ¿no?

—Heavy, no sé. Pero cuando fuerzas una máquina que no está preparada para determinados trabajos, se rompe, y todos sabemos que el arreglo sale caro.

10 de Septiembre de 2021 a las 10:50 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Gonzalo R Baleato Llevo escribiendo algunos años, al principio empecé con un libro, luego con frases y reflexiones y hoy en día continúo con lo mismo y hace un tiempo que empecé a escribir historias cortas.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~