jade1412 Maria Paulina

En época de incesante guerra planetaria, los gobiernos y estados han desaparecido dando paso al caos y desorden civil, donde solo existen dos bandos, los que quieren instaurar una república democrática a nivel planetario, y aquellos que quieren imponer una dictadura, pues han perdido la fe en la humanidad, el enfrentamiento de estos ideales opuestos genera un gran derramamiento de sangre. Pero entre medio de este conflicto Dos hombres de veredas opuestas se enamoran, un amor que los llevara a ambos al límite.


Erótico Sólo para mayores de 21 (adultos).

#yaoi #futurista # #boys-love #guerra-mundial #guerra-planetaria #Futuro-Apocaliptico #Amor-Homosexual
0
227 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

El Inicio de Todo

En la primera década del siglo XXII, pocos rastros quedaban de civilización Humana en el Planeta, las enfermedades pandémicas, el cambio climático, las visiones de mundo cada vez más polarizadas, la escases de recursos, la lucha por el agua, problemáticas del siglo anterior habían generado una guerra campal a nivel mundial provocando el caos colectivo y la caída de la democracia y los Estados – Nación alrededor del mundo, las elites económicas, y altos rangos políticos habían sido asesinados uno por uno, lejos habían quedado los días de gloria de la Humanidad.

Con la Caída del Estado como sistema, se había acrecentado el desorden y desobediencia civil, y la existencia de grupos extremistas armados, que habían perdido la fe en sus pares, y su único anhelo era instaurar una dictadura, para imponer al fin orden en esta tan caótica y decadente sociedad, por otro lado, existía un movimiento opuesto que era totalmente pacifista y pro democracia, que creía en las instancias de dialogo y negociación, ellos aspiraban en poder instaurar una democracia participativa.

En este contexto se desenvolvían Suvan y Badir.

Suvan era un hombre carismático y educado se notaba que era alguien muy culto, que había visto su planeta desmoronarse de a poco mientras crecía, oyendo siempre las historias de las glorias de antaño, y a medida que crecía más se instruía acerca de lo que se conocía como democracia, y estaba decidido a recuperarla, por ello vio en el movimiento pacifista un puente para lograrlo, y en sus miembros una figura de apoyo donde podía reforzar su pensamiento y compartir sus ideas, no fue sorpresa que con los años el se transformara en uno de los principales lideres del movimiento.

Badir por su parte, creció en un ambiente de abusos y maltrato, donde la Ley del más fuerte imperaba, por lo que tuvo que entender a muy temprana edad que la violencia era la única forma de desenvolverse en su entorno, el hace mucho tiempo que había perdido la esperanza respecto al ser humano, por lo que encontró en los grupos armados un refugió y este ultimo lo acogió e instruyó desde su adolescencia, volviendo de él un soldado, un brazo armado de aquella facción, dispuesto a matar a quien se cruzara en su camino, con los años se volvió un miembro conocido de su organización.

El camino de estos 2 hombres tarde y temprano se iba cruzar de manera inevitable, hasta que ese día llego ... Suvan era el blanco de las facciones extremistas, pues su carisma y liderazgo lo había vuelto peligroso para sus planes y debía ser ejecutado por Badir, y para este último no fue nada difícil reducirlo en un combate cuerpo a cuerpo, estaba a punto de matarlo cuando sin querer lo mira directo a los ojos, Suvan estaba llorando, sus lágrimas resbalaban por su piel de porcelana destacando sus hermosos ojos azules, los más bellos que Badir había visto en su vida, estos poseían un brillo especial, eso fue suficiente para detener al frio corazón del moreno, el cual entendió que al ver los ojos del contrario había firmado su condena.



31 de Julio de 2021 a las 23:09 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Secuestro

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión