claramaio Clara Maio

Segunda parte de El caballero negro. Brandon MacIvor tiene una misión: Proteger y cuidar a la esposa de su mejor amigo. Lo que menos se imagina es que cumplir con esa tarea lo arrastrará por el camino de la locura. No sólo por tener que lidiar con la independiente Breena, sino también con otras dos mujeres que lo llevarán al borde de perder la paciencia y la locura. Para su sorpresa, en medio de todo ese caos, descubrirá el significado de la palabra «amor», aunque ella no sea la mujer perfecta que él siempre había tenido en mente. Tres mujeres. Tres historias. Las tres luchan por sus vidas y por sobrevivir al amor. Jamie MacLarens, la hija mayor del capitán de lord Strone, fue entrenada para la guerra. Y como hija de una curandera, fue enseñada en el arte de la curación. Acompaña a Breena Bennett en su viaje como curandera y guerrera. ¿Se convertirán en amigas y cómplices de aventuras o se soportarán sólo por ser vasalla y ama? Enamorada durante toda su vida de lord MacIvor, ¿será ella la mujer de la que Brandon MacIvor se acabará enamorando, o un número más en su larga lista de conquistas? Maeve Crisholm, lady Holme, es una mujer en una situación desesperada y que oculta un secreto. ¿Será ella la mujer que Brandon MacIvor llevaba esperando toda su vida o, incapaz de encajar todos sus secretos, la dejará marchar?


Romance Erótico Sólo para mayores de 18. © Clara Maio

#romanceerotico #claramaio #elcaballeronegro #ladamadefuego #ladamablanca
4
270 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

NOTA

La dama blanca. La dama de fuego (Volumen 1) es la continuación de EL CABALLERO NEGRO. Se pueden leer independientemente, aunque recomiendo leer primero El caballero negro.

Para las que no habéis leído mi novela a través de Amazon, os informo que esta novela NO tiene capítulos, razón por la cual llamo a los "capítulos", partes.


UNAS ADVERTENCIAS:

Como ya os habréis dado cuenta, de nuevo me he vuelto a saltar las realidades históricas y algunas científicas. Está hecho a propósito, pues eran convenientes para el desarrollo de la historia o de los personajes.

Como soy la creadora esta aventura, mis personajes viven en un siglo XI alternativo que nunca existió. Me he inventado costumbres —muchas resultan obvias—, algún que otro anacronismo, lugares que no existen y palabras de dudoso uso en esa época.

Algunos de los ejemplos de las licencias que me he tomado son las siguientes:

— No existió ningún rey Jorge en Escocia durante el siglo XI y, que yo sepa, según mi trabajo de investigación, en ningún momento de su historia. Hubo un rey Jorge II, coronado el 11 de octubre de 1727, que fue el primer rey del recién formado reino de Gran Bretaña, del que Escocia formaba parte.

— Los apellidos, tal y como los conocemos hoy en día, no se usaban el siglo XI y no pasaron a ser habituales hasta siglos más tarde. Los primeros apellidos encontrados en Escocia se produjeron durante el reinado de David I, rey de Escocia (1124-1153) y fueron los de nobles, o grandes terratenientes, cuyos apellidos derivaban de las tierras que poseían.

— La Escocia que represento, con sus clanes y lores, no existió como tal hasta el reinado de Roberto I de Escocia (siglo XIV), que introdujo el sistema feudal para controlar los clanes mediante la entrega de títulos que garantizaban la propiedad de terrenos. De esa manera consiguió el apoyo para su causa nacional contra los ingleses y fue el comienzo de la nobleza en Escocia.

— En la época en la que se desarrollan El caballero negro y La dama blanca, los matrimonios eran contratos pactados entre las familias, muchas veces incluso antes de nacer los hijos. Existía un ritual de entrega de la novia que no tenía nada que ver las bodas modernas o posteriores, pero de los que surgieron algunos de nuestros rituales. En el siglo XII se impuso el matrimonio eclesiástico como sacramento para controlar la monogamia y la exogamia. Y no fue hasta siglos más tarde que los matrimonios tenían que ser oficiados obligatoriamente por un representante de la Iglesia.

Hay más, pero mi intención no es escribir un ensayo sobre la Escocia del siglo XI. Tendréis que averiguar qué me he inventado y, si no los averiguáis todos, es que he hecho un buen trabajo a la hora de ocultar esos detalles.

29 de Julio de 2021 a las 10:18 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo PRÓLOGO

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 33 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión