pandaka_novels PandAKA_es

Segundo volumen de “Los juegos Purgatorios Anuales”. Esta vez nuestros protagonistas se verán obligados a dañar sus lineamientos y moral mientras caminan a través de los cadáveres que abundan la capital con el nombre de "Shinhuto"; Donde una nueva amenaza acecha desde la oscuridad, planeando una masacre sangrienta dentro de pocos días; Donde existe la posibilidad de que nadie salga vivo. Y además deberán de soportar una presión abrumadora, ya que el tiempo esta en contra ellos, pues Akiro podría fallecer pronto debido a sus heridas. Una novela donde lo único que puedes hacer es defenderte o ser asesinado, donde cada segundo es una parte mas de ti sobre la tumba, y donde deberás reorganizar tus objetivos por el bien de tu propio bienestar, aun sin importar lo egoísta que sea.


Acción No para niños menores de 13.

#PandAKA #anime #wrilite #supervivencia #comedia #conflictos #novela #web #novela-web #juegos #purgatorios #anuales #juegos-purgatorios #purgatorios-anuales #juegos-anuales #Juegos-purgatorios-anuales #web-novel #webnovel #suspenso #guerra #drama #ficcion #accion #postapocaliptico #sobrepoblacion #peleas #estrategia #sangre
2
111 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los martes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo.

Con el canto de aquel chico de traje fucsia y apariencia de bufón, la oscuridad llego, las compuertas se abrieron y de ellas emergió una terrible amenaza de gran tamaño con intenciones de asesinarme, tendría que pelear.

Y escapar no era una opción, estaba completamente atrapado en este anfiteatro, como la anterior ocasión.

Cerré mis ojos ante la amenaza que corría con brutalidad hacia mi dirección, y grite con mucha fuerza hacia el cielo.

—¡¡¿Cómo diablos llegue aquí?!!

Solo sonaba el ruido de la naturaleza como el agua de los ríos, los grillos, y los pájaros cuando un conejo salía de su madriguera terrosa y el ruido de un motor retumbo por todo el lugar.

Las llantas estaban manchadas de lodo, faltaba un retrovisor de los costados y múltiples agujeros cubrían el cofre y la cajuela metálicas de la carroza.

De repente el conejo casi sufre un ataque cardiaco al ser por poco atropellado. Y nuevamente se asustó cuando...

—¡Atrápenlos!- grito un hombre con intenciones no tan amistosas mientras nos perseguían en sus motos terrestres.

Asustados, Ursola quien estaba manejando la camioneta sin techado apresuró aún más el paso.

De repente entramos a un terreno con muchos baches y escombros.

Dentro de la camioneta todo se movía y rebotaba por la inestable superficie provocando que Amelia se hiperventilase mientras iba de copiloto al frente.

Mientras tanto yo...

<<Ho-hola me llamo Akiro sato y han pasado cuatro días desde que empezaron estos juegos malditos llamados Los Juegos Purgatorios Anuales. Además tengo la obligación de ganarlos o todo mi hogar y el de muchos otros será masacrado públicamente después de que aceptara un trato muy peligroso y complejo, en este mundo sobrepoblado; En cuanto a mis impulsos de querer hacer daño he logrado controlarlos...pero sigo manteniendo un resentimiento por la muerte de Amadeo...¡¡Maldito Haruko, juro que te mataré...!!>>

De repente fui interrumpido por un disparo que por poco me roza haciéndome recordar la situación en la que me encontraba en ese momento.

Nervioso, saque unas bombas de humo fabricadas anteriormente por Violet que habíamos traído en una maleta negra deportiva que se encontraba debajo de los asientos delanteros.

Prendí un cartucho y lo lancé hacia los motociclistas.

—¡Tomen!- exclamé fuertemente.

Ellos, asustados evitaron rápidamente la bomba pero al ver que únicamente salía humo de ellas, siguieron persiguiéndonos, saliendo entre la niebla que había generado la bomba.

Tome más cartuchos y seguí lanzándolos con esperanza de que algo pasara pero no logré ningún resultado. Y aún sin tomar eso en cuenta, seguí lanzando mas cartuchos hasta que quedaron únicamente tres más.

A punto de prender uno de las ultimas bombas, un chico de piel entre morena y blanca, ojos marrones y con un acento un poco extraño, tomo mi mano y dijo.

—No espérate hermano, no lo lances, mejor pensemos que otra cosa podemos hacer- se puso a pensar mientras cerraba sus ojos y colocaba su mano en su barbilla.

Luego el chasqueo los dedos.

—¡Ya se!-dijo mientras buscaba algo de su mochila y lanzaba al bosque lo que no le servía en ese momento—Gato hidráulico, llave inglesa, martillo, chicle, ¿mm...? ¿Dónde lo dejé?

Sin entender que era lo que buscaba el, yo simplemente alce mis brazos en desconocimiento.

Finalmente sacó unos palos de madera fusionados con unos tubos rojizos del tamaño de un popote, y los coloco sobre la cajuela.

—Quería guárdamelos para los días de mis festividades pero parece que no podrá ser de esa manera -dijo mientras prendía unas mechas que sobresalían de la parte inferior de los tubos para que posteriormente estos salieran disparados velozmente hacia los hombres mientras producían un chiflido agudo.

Los motociclistas esquivaron los fuegos artificiales pero a consecuencia salieron volando hacia la naturaleza.

—¡¡Ahh!!- fueron sus gritos.

Finalmente suspiramos de alivio y todos volteamos a ver al chico de piel morena clara.

<<Por fin dejaron de perseguirnos esos lunáticos, y todo se lo debemos la vida a este chico>>

—Muchas gracias...¿Cómo decías que te llamabas?-pregunté mientras giraba mi mano.

—Marcos, me llamo Marcos y es un gusto conocerlos Azuladito, Rubia y blanquita. También estoy muy agradecido con todos ustedes por haberme salvado de esos psicópatas hace rato- Saca algo de su mochila— Es por eso que quiero regalarles estos humildes obsequios por favor acéptenlos.

Al escucharlo Marcos nos dios unos figuras de madera pequeñas pero bastantes extravagantes y con múltiples colores vivos.

Parecían ser artesanías del lugar donde venia.

—Están muy bonitos- dijo Amelia—¿Los hiciste tu?

El afirmó que sí.

<<Es habilidoso con las manos podría sernos útil>>pensé.

Luego nos explico que él ayudaba a su familia en la tienda de recuerdos para turistas que manejaban.

Aunque tomando en cuenta la mala economía qué hay actualmente en todo el mundo parece que no les iba muy bien. Y aunque hay bastante ricos por todo el planeta; La desigualdad económica es bastante gigante comparada con los últimos treinta años.

—Lamentó que tengas una situación compleja económica Marcos-dijo Ursola tratando de animarlo.

El agradeció y la llamo blanquita nuevamente.

—Ah, cierto no nos hemos presentado, mi nombre no es blanquita es...-nos presenta a todos mientras nos señalaba y nos veía.

—Oh está bien, discúlpeme señorita blanquita Ursola- Ella sonrió y de repente Marcos pregunto—Disculpe señorita blanquita Ursola...-Ella dijo “¿si?”—¿Quién se supone que está manejando?

—Yo...¿Eh?-se dio cuenta de su error y rápidamente volteo hacia el camino a punto de estrellarse contra un árbol.

Por pocos centímetros logró esquivarlo pero inmediatamente después caímos por un risco...de dos metros de altura; Provocando que el coche quedase atascado entre el suelo y la pared.

—¿Están bien?-Pregunto ella y nosotros asentimos, luego de bajar del vehículo ella se disculpó muy arrepentida varías veces. Nosotros sólo dijimos que no pasaba nada pero aún así ella se veía triste.

Luego entre los cuatro tratamos de voltear la carroza pero no lo logramos, estaba demasiado pesada y atascada, en ese momento fue cuando Amelia recordó algo.

—¡El gato hidráulico!, Alguien ¿Tiene un gato hidráulico consigo?-pregunto un poco a ansiosa, pero luego lo repensó y se desanimo-...aunque ahora que lo pienso ¿Quién tendría un gato hidráulico consigo 24/7?-dijo sarcásticamente.

—Marcos tiene uno-dije mientras lo señalaba en este silencio incómodo.

Ella se emocionó y pregunto si era verídico.

—Claro que si-empezó a buscar en su mochila y luego dijo con la mirada agachada—…Ah si claro, el gato hidráulico está...-recordó que lo había lanzado hace unos minutos.

—¡Eh!-gritó Amelia—Bueno jeje que se le va a hacer- dijo con la mirada un poco desviada por decepción y tristeza a la vez que Ursola pedía perdón nuevamente; Después Amelia siguió hablo—por cierto Akiro déjame checar tu herida de la mano.

Luego de enseñársela ella volvió a lavarme la herida y vendármela.

—Está bien Akiro, ya empezó a mejorar pero necesitamos encontrar el kit inyecciones si quieres que se cure-dijo para después suspirar y decir desalentadoramente—Por que a este paso podrías morir.

Preocupado pregunté cuánto tiempo tenía.

—Como máximo pienso que tienes unas tres noches más, antes de que...bueno ya sabes, y eso en el mejor de los casos.

<<Cierto, se me había olvidado eso. Luego de que escapáramos de Haruko, Amelia logró curarme la herida...sin embargo ya era muy tarde, se me había infectado, y aunque ella logró rápidamente tratar la infección, la suciedad ya se encontraba en mi organismo, y ahora solo un Kit de medicinas especiales para estos casos puede salvarme, aunque es imposible comprarlo con el exorbitante precio que tiene, así que nuestra única opción es esperar poder encontrarlos a tiempo en la capital de este mapa, llamada “Shinhuto” la cual se encuentra justamente en medio de todo...y aunque es el mejor lugar para encontrar objetos de clasificaciones altas, es el último lugar al que quieras ir>>

Ambos bajamos las miradas cuando Ursola dijo tímidamente .

—Entonces regresemos a la búsqueda de ese equipo.

—S-Si, tienes razón-dijo Amelia tartamudeando-Aunque no se cual sea nuestra posición, después de que esos tipos nos persiguieran me perdí.

Ursola asienta con los ojos cerrados mientras piensa y luego saco un rollo de papel de su mochila para posteriormente extenderlo en el cofre de la camioneta.

—¡Un mapa!-grito Amelia emocionada—¿Dónde lo encontraste?

—Yo lo hice- respondió ella dejándome maravillado mientras decía que ella era genial— Muchas gracias jejeje-respondió un poco orgullosa—Aunque es mi culpa que estemos en esta situación y además el mapa que hice está un poco improvisado y solo tiene dibujada una pequeña zona de no más de dos kilómetros de diámetro, que es lo que he logrado investigar- dijo y luego agacho un poco la cabeza.

—Tranquila Ursola, no estés triste, en verdad eres sorprendente-dije tratando de animarla.

Ella volteo hacia mi lentamente.

—si ustedes lo dicen- dijo no muy convincente mientras jugaba con sus manos finas para después seguir hablando—entonces, si mis cálculos no fallan nosotros nos encontramos aquí-señala nuestra posición en una zona montañosa y de coníferas— por lo tanto deberíamos estar cerca de la capital a unas...cinco horas caminando si no me equivoco...pero no me crean, después de todo solo soy un estorbo.

<<Sigue arrepentida, aunque no la culpo, todos hemos cometido bastantes errores y sufrido mucho desde que todo esto empezó; Simplemente estamos desesperados>>

Sinceramente yo también esta deprimido, pero tenía que salvar a Hako a toda costa.

Levante mi mirada decidido, y toque la mano de Ursola para luego decirle nuevamente con una sonrisa sincera.

—Tranquila Ursola, confiamos en ti- en ese momentos ella volteo a verme y luego volteo a ver hacia el fondo donde se encontraba Amelia y Marcó con nuestro equipaje; Ellos asintieron con aprobación y finalmente ella sonrío dulcemente como agradecimiento.

—Chicos...-dijo feliz mientras se secaba unas lágrimas con su brazo. Luego bajo su mirada un segundo para después subirla rápidamente con una sonrisa—¡Bien!, entonces vamos.

—¡Sí!(x3)-exclamamos a la vez que levantábamos nuestros puños cerrados al cielo azulado.

Todo va a salir bien, y vamos a regresar con los demás pronto, ¡si todo va a salir perfectamente bien!

Pero entonces...¡¡¿Por que estoy manchado de sangre nuevamente mientras tengo un cadáver enfrente mío, y oigo risas y voces en mi cabeza?!!

(Aviso importante: La violencia utilizada en esta novela no debe de ser replicada en la vida real, y para nada es la forma de solucionar problemas, como tampoco se debe de ver como algo normalizado o bueno, gracias).

17 de Agosto de 2021 a las 17:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Capitulo 1: El puente que iniciaría con esta locura.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas