thekaiserfuhrer Kaiser Führer

Un inteligente pero solitario hombre vive su día a día de la forma más simple posible. Hasta que un evento relacionado con un familiar lo obligara a cambiar su perspectiva del mundo que lo rodea, y comenzara a tomar acción en base en cosas que jamás hubiese imaginado que fueran posible.


Histórico Todo público.

#historia #guerra
0
48 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Un mal augurio

Son las 3:55 am.


Algo me hizo despertarme un poco antes de lo normal, una sensación de que algo malo pasaría, no sabría como describirlo, ¿un mal augurio?, ¿una pesadilla?, o ¿simplemente mi cerebro me obligó a despertarme?


Bueno, quedarme pensando en la cama no me ayudará a entenderlo.


Me levanté listo para iniciar otro día de trabajo, con el mismo poco entusiasmo de siempre. Me postré sobre la cama para pensar que haría a continuación, como en aquellos momentos donde se reflexiona sobre la vida en los lugares menos esperados.


O como en tu niñez donde el sueño aún te dominaba, evitando que te levantes correctamente.


Normalmente no solía tardar mucho en alistarme para salir, sin embargo hoy era un día nublado, un viento frío de invierno soplaba fuertemente, entrando por mi ventana ayudándome a terminar de despertarme y acabando mi batalla contra el sueño que me seducía.


Tras una tortura de unos 10 minutos, dentro de un frio baño que me hacia congelar los huesos, estaba completamente listo para salir a trabajar, solo me faltaba desayunar.


Unos huevos revueltos con pan serían suficientes para saciar mi hambre, hasta la hora del almuerzo.


A pesar de ganar bien, gracias a mi trabajo tampoco podía darme el lujo de comprarme cosas de alto costo todo el tiempo, aún faltaba mucho tiempo para el pago, no podía arriesgarme a quedarme sin capital antes de tiempo.


— “Un simple desayuno, para un hombre simple”—


Me decía a mi mismo para justificar tan humilde platillo, Siempre he sido alguien ordenado a la hora de gestionar mis gastos, para evitar estar en crisis graves.


Divido mi dinero de manera simple: gano un poco más del salario promedio, sin embargo no alcanzó a cubrir mi canasta básica, que ronda alrededor de 3 veces más que mi salario, entonces me veo obligado a saber como moverme en la ciudad buscando las mejores ofertas y precios para encontrar la manera más barata de cubrirla.


Con ese factor cubierto, aun debo centrarme en otros pagos, como la luz, agua, internet, renta, seguro médico etc. Que también son vitales para cualquier ser humano.


No tengo un automóvil ya que lo veo innecesario para alguien que no suele salir mucho, además así me olvido del precio de la gasolina, un gasto menos que cargar. Con esto calculo alrededor de más de la mitad de lo que gano, el resto se enfoca en ahorrarlo para emergencias y el envío a mi madre. Al final para el uso personal no me queda casi nada.


Por los menos para comprar un chicle en una tienda de la esquina, si me alcanza.


Me decepcioné de sobremanera mientras desayunaba en la mesa de mi pequeña sala, mientras hacia el cálculo del gasto mensual. Lo cual me puso de mal humor, pues me hizo recordar como en la universidad nos vendía la idea que con el título conseguiría mejorar mi vida, y mírame ahora, en un viejo apartamento sobreviviendo de lo que puedo.


5 años echados al retrete.


Mire mi estancia donde estaba guardado mi título, desde que lo dejé ahí cuando me mudé hace más de 3 años, solo ha estado acumulando polvo en todo este tiempo.


Comencé a mirar este lugar de una manera un tanto nostálgica, un apartamento de tamaño medio con colores sombríos, pocas decoraciones y que podía mantener sin problemas, además no era alguien que solía decorar seguido ni era fan de los colores pastel.


Al terminar de comer, me dirigí a la puerta para salir a trabajar, al abrirla tomé rápidamente mi abrigo de color gris pues el frío de la madrugada me congelaba hasta la médula. Con la corbata roja y camisa verde menta que siempre suelo llevar, me dirigí al lugar donde siempre espero el bus.


Aun con esa extraña sensación, ese mal augurio de la madrugada.


Iniciando mi rutina diaria me dirigí a esperar el transporte, eran 4:45 am, normalmente saldría a las 4:40 am, sin embargo el día de hoy me quedé divagando un poco más de lo necesario.


Si todo sale como suelo calcularlo al menos perderé unos 5 minutos, lo cual no puede afectar mi racha perfecta en el trabajo eso po…


Una ráfaga de frío provocó que perdiera la concentración.


— “ Está nublado ”—


Mire arriba y pronuncie eso, a pesar de ser tan de madrugada una tenue luz del sol cubría el cielo, pero era opacada por la oscuridad de la noche que todavía dominaba el firmamento y las nubes que insinuaban una lluvia torrencial, pero que no llegaba a ningún lado.


Repase como suelo vivir un día normal, pues ya son 3 años en esto, cualquiera se acostumbre a esto.


Aunque admito que debería aprovechar de mejor manera mi tiempo libre.


Reí levemente. Sobre aquella absurdeces que dicta la vida.


Bueno dónde estaba, entro a las 7:00 am hasta 4:00 pm, un poco más del horario recomendado, ah si mi jefe fuera Ford.


Regresó más tarde a casa de vez en cuando, ya que me quedo haciendo horas extras casi siempre. La oportunidad de recibir paga extra no se debe dejar atrás.


No es como si tuviera a alguien esperándome, en casa desde que me independice he vivido solo. Así que puedo tomarme esa libertad.


Durante el trabajo solo hago pausas para almorzar y hacer mis necesidades, una vez terminó de hacer mis actividades aprovecho a adelantar otras para evitar un amontonamiento masivo de las mismas. Esa estrategia me valió menciones en la universidad como el prospecto de alumno “perfecto”.


¿Qué era el típico nerd que comía libros sin piedad, usaba anteojos y era poco atlético?


No nada de eso, podría decir que mi vida escolar y universitaria fue “aburrida” es decir jamás sentí como un reto importante en esta etapa de mi vida no estudiaba mucho y aun así era el mejor de mi carrera, solía llevarme bien con todos, hice algunos amigos, nos dejaban olas de trabajo como a cualquier estudiante. Pero, nunca sentí el famoso “estrés universitario”, aquello que trauma a tantos estudiantes y la principal razón por la cual varios estudiantes abandonan sus estudios en el primer semestre. Aquel miedo de estar a punto de dejar alguna clase o ser expulsado, el miedo que te recorre la médula y hace que se te baje el presión de golpe.


¿Acaso yo sería a lo que llaman un “superdotado” de nacimiento?, no lo sé y no me interesa. Al final de todo, me gradué con honores, con promedio final casi perfecto de 99.70 el mejor de la universidad, me dieron la opción de redondearlo a 100, pero me negué debido a que lo bello del ser humano son sus fallos, tras eso...


—“ ¡RAYOS! ”—


Lo volví a hacer, me desvié del tema del cual pensaba en un inicio y llegue a un punto que no tiene nada que ver. Suelo hundirme demasiado en mis pensamientos.


Debería arreglar esta actitud, lo bueno que sucede solamente con mis pensamientos.


Retomando nuevamente, luego de cumplir mis horas laborales, regreso a mi casa comúnmente entre las 6:00 o 7:00 pm, para cocinar mi cena, no suelo ir a restaurantes, pues son muy caros y el control de calidad de sanidad deja mucho que desear.]


Una vez como suelo perder mi tiempo jugando videojuegos como Age of Empires o Hearts of Iron, y ver series o leer algún libro de guerras pasadas , para luego entre las 9 u 10 pm dedicarme a adelantar trabajos pendiente de mi empresa. Y luego a las 11 pm, irme a dormir.


Así son mis días, durante toda la semana en un bucle, que se repetirá mientras trabaje.


En los fines de semanas es casi lo mismo de cuando regresó de trabajar pero con más horas disponibles. Sin embargo, el último domingo de cada mes, hay una excepción a toda esa rutina.


Ese día siempre me dirijo a visitar a mi madre, la única familiar con la cual tengo comunicación, pues mi padre murió hace tiempo y ella escapó de su casa por culpa de su relación con él, así que jamás llegué a conocer a mis abuelos y además de ser hijo único.


Pero realmente no importa, ella siempre me supo criar, el hombre que soy hoy es gracias a ella. A pesar de tenerme a una edad muy temprana lo hizo muy bien, por eso intento agradecerle con el dinero que le paso.

Tal vez debería ir a visitarla pronto, no he ido en estos últimos meses, ya que su cumpleaños será muy pronto. Y puedo intentar mejorar mi relación con ella, la cual esta un poco empolvada.


Mientras pensaba en esto me di cuenta que ya había llegado a la parada, ahora solo sería momento de esperar a que viniese el bus en el cual suelo irme.


El tiempo era las 4:55 am, a solo 5 min de que pasara el primer bus de la madrugada por donde vivo, como todos los días y las semanas sin falta alguna.


Me senté en un frío y pálido banco que se encontraba dentro de una vieja pero muy resistente parada de buses, la misma desde que vengo

aquí. A pesar de haber salido abrigado el viento aún me hacía estremecer de frío.


— “ Que frio ”—


Me decía a mi mismo.


Estábamos en época de invierno sumándole la hora que era y las grandes nubes grises que adornaban el cielo, fueron factores que influyen en este clima. Un día pálido, como de aquellas películas donde se retrata a Londres de la era victoriana.


El tiempo pasaba más lento de lo normal, pensar demasiado solo cansa el cerebro, y ni siquiera llevo más de una hora levantado.


—“ ¿Será el más presagio de algo malo? ”—


No, creo que solo es mi imaginación.


Soltaba comentarios y los respondía con mi mente, es aburrido no tener alguien con quien hablar, sin embargo cuando encuentro a alguien no se me ocurre ningún tema para mantener viva la conversación. Soy un fracaso en estos temas, a pesar de que fui popular en la universidad y ser reconocido por mis habilidades al parecer, eso no vale nada aquí afuera, en el mundo laboral.


Solo soy un trabajador promedio de una empresa que me sobreexplota, por un salario mínimo para sobrevivir diariamente.


Que asco, así no vale la pena crecer, era mejor cuando era niño, estúpido e ignorante de las fatalidades de la adultez.


—“ ¿Qué estarías dispuesto a hacer para cumplir tu meta? ”—


De repente mis pensamientos fueron interrumpidos por una voz, cuya procedencia desconozco.


Aturdido me levanté rápidamente de mi asiento, en el cual estaba casi completamente recostado. Y comencé a buscar el origen de la voz.


Nada.


Ese fue el resultado de mi búsqueda, pasé como 2 minutos viendo a los alrededores, sin conseguir ninguna respuesta de alguien, estaba solo.


Podría ser que mi mente me hizo una mala jugada, no creo, pero escuche una voz, sin embargo no pude distinguir su sexo o edad.


Me senté devuelta donde estaba confundido por lo sucedido, mis pensamientos eran bombardeados de posibles teorías para dar con la solución lógica. No llegaba a nada claro.


Tras varios minutos de diálogo interno, llegó el bus a las 5:03 a, viejo y carcomido por el tiempo, lleno de agujeros y pintado de manera muy vulgar, tenía mala pinta, pero no había otra opción en este momento.


Subí para dirigirme a mi trabajo aun con la duda de quién fue esa voz.


Tal vez perdería mi día pensando en eso.


---


Eran las 5:05 am.


Tras subir al bus, pude observar que estaba casi completamente solo, con la excepción de algunos asientos ocupados en la parte de atrás, con personas de no muy amigable apariencia .


Me senté adelante, y comencé a escuchar música en mi viejo reproductor de música, aún me pregunto porque sigo usando esto en vez de comprar uno mas moderno o incluso usar un teléfono inteligente. ¿Tal vez un viejo regalo de alguien?


Jamás me respondí esa pregunta.

Para mi pesar, el lugar donde trabajaba está muy lejos de donde vivo. Al otro lado de esta gran ciudad. Al menos la música formaba un ambiente relajante con las canciones que salían de mis auriculares, en un ambiente calmado, considero esto la mejor parte del día.


Solo viendo la ciudad cuando sale el sol y cuando se oculta, veo los mejores amaneceres y los atardeceres, tal vez solo me gusta disfrutar esos pequeños detalles de la vida.


Tras una hora y media en el silencio del bus, estaba a punto de llegar, me estaba preparando para salir. Fue un viaje vacío con pocos pensamientos, solo me centré en disfrutar el viaje.


Al salir de la parada me encontraba enfrente de mi trabajo era la ventaja, de este lugar era fácil de llegar. Observé mi reloj a las 6:35 am y faltaba poco para entrar.


Mientras avanzaba para entrar note que el clima estaba peor que antes, durante el viaje el sol se esforzaba para salir mostrando unos cuantos rayos que se esforzaban por iluminar el cielo, pero en estos momentos estaban totalmente opacados.


—“ Hola ”—


Ese saludo fue dirigido hacia mi persona.


Al dirigirme hacia la puerta, los guardias por el protocolo me saludan amablemente, para evitar ser descortés, contestó con la misma amabilidad.


—“ Buenas tardes ”—


—“ Todo bien, señor ”—


—“ Si todo está en orden ”—


Tras esa leve conversación le di la espalda entrando directamente al ascensor, me despide de él levantando mi mano haciendo un gesto, sin mirarle.


Trabajo en un banco de mediana importancia en el país, aunque con prestigio, de todos modos no me importaba, solamente necesito ganar dinero y experiencia.


En estos días no se puede ser muy exigente, suerte que tengo un trabajo.


Al salir del ascensor me movilice al área de informática donde estoy asignado, a pesar de graduarme con honores de la ingeniería en sistemas, ahora solo aplico mis numerosas habilidades conseguidas con años de estudio y práctica en provisionar la información de las diversas fuentes y sistemas del banco, con calidad y de forma oportuna.


Una mínima parte de mis conocimientos son utilizados aquí. Logró más cuando practico solo en casa.


Simplificando soy como supervisor que confirma que cada dato dentro del banco está correcto y que no haya ningún hueco, no me considero indispensable, pero un error en esto puede provocar grandes pérdidas y mi cabeza puede rodar por eso, debo tener cuidado, sin embargo no me preocupo siempre he sido eficaz en esto.


Empleado del mes durante 3 años, me pasó igual como en la universidad. Solamente necesito mayor experiencia para conseguir mejores puestos.


Apáticamente me senté, listo para empezar mi jornada laboral.


Bien con que empezaremos, tal vez debería ordenar mejor la información y comenzar a ver cómo haré los reportes del final del día, para no tener que preocuparme por eso después...


Planificaba en mi cabeza lo que haría para el resto del día.


Así pasaron varias horas de trabajo, tomé un break corto de 15 minutos, fue laborioso hasta más no poder, simple pero realmente agotador.


Cansado me puse una revista sobre el rostro y solo me quedé sentado en mi silla sin hacer nada. De todos modos faltaban unas cuantas horas antes del receso, eran las 10 am para ser más precisos 10:08 am, y teníamos descanso hasta las 12. Aún faltaba mucho.


De repente alguien se me acercó y sentí su presencia frente a mi.


Quitándome encima la revista para poder observar quien osaba entrar en mi espacio vital.


—“ Hola ”—


Recibí un cálido saludo de una voz fina, de hermoso oír.


—“ Ah eres tú ”—


Conteste fríamente un rostro conocido, poca relevancia.


—“ Que manera mas cruel de contestarle a tu compañera de años ”—


—“ Solo han sido 6 meses, Sarah ”—


Sarah, he sido su tutor desde que entró a trabajar, es el trabajador más reciente en este lugar, puesto que solo nos vemos para trabajar, hemos formado una relación meramente laboral, aunque siempre me saluda de la misma manera.


Me da un poco de miedo.


A pesar de todo eso debo de admitir que es de buen ver. Una esbelta figura como una mujer en sus 25, de un bello pelo oscuro y ojos marrones hacían denotar más su belleza, quien sea que se case con ella será afortunado.


—“ Y bien que quieres, no ves que tomo mi merecido descanso ”—


—“ Solo venia a preguntar solo con vas con el avance del monitoreo de las bases de datos y si no ha había algún incidente ”—


—“ ¿Es sobre eso?, si es así todo bien ”—


—“ ¿Y no había problemas? ”—


—“ Ninguno ”—


Me siguió preguntando sobre los trámites y la organización que tendríamos para el resto del día.


Ella era con quien más trabaja, el resto solía evitarme tal vez al saber más que ellos le provocaba envidia, el problema de saber demasiado te vuelves impopular, a pesar de todo ella me hablaba, creo que se debe a que ella buscar sacar la mayor experiencia de mi persona, bien hecho. Como soy el mejor es aceptable que lo haga, lastima que el resto no lo comprenda.


Tras unos minutos de conversación rápida, todo quedó en claro.


—“ Así quedamos Sarah ”—


—“ Ah..h okey ”—


—“ Q..q.uería preguntarte algo ”—


Sarah tartamudeo un poco.


—“ ¿Si? ”—


—“ Es que quería ver si…. ”—


Antes de que pudiese pronunciar alguna palabra sonó un timbre, eso significaba que los 15 min de receso habían acabado, era hora de volver a trabajar.


—“ Bueno si querías decirme algo será para después, ya es hora de trabajar ”—


—“ Pero e... ”—


—“ Hay que volver a trabajar Sarah, el tiempo es oro ”—


Respondí fría y rápidamente.


—“ Si es verdad, mejor ya regreso ”—


Con cierto tono de tristeza volvió a trabajar. Ignorando lo sucedido, volví a acomodarme para continuar.


—“ Solo nos dan 15 min luego de horas que horrible ”—


---


Era hora del almuerzo, las 12:00 pm, normalmente saldría a comprar algo de comer, pero en esta ocasión aprovecharé la 1 hora de descanso para ir a comprar algo importante, puedo comer después.


Se acerca el cumpleaños de mi madre a pesar de que no la veo desde hace mucho, seria una buena idea sorprenderla con algo.


Me movilice hasta las afueras del banco, al estar en medio de la ciudad será fácil encontrar una buena tienda cercana. con chaqueta puesta, salí a buscar esa cuestión.


El día seguía nublado, había tentación de lluvia debía apurarme.


Un rato buscando encontré lo que buscaba en una tienda cercana, un collar muy bello de gran costo, pero ya lo había previsto y ahorré mucho con antelación para ello. Era dentro de 2 días.


Ella no suele tener una gran fiesta, una visita y un pequeño pastel siempre ha sido suficiente.


Revisé mi reloj y vi que eran las 12:49 pm, el tiempo se me había echado encima, corrí directo al trabajo, ya que entraba a las 1:00 pm. Además para mi total desgracia comenzó a llover, como si el destino se pusiera en mi contra, las nubes hartas de contener el agua la dejaron caer de golpe al suelo, una cantidad absurda de litros caía sin control, pero no había otra opción debía llegar antes de la hora de entrada.


Tras una maratón llegue en tiempo récord, entré en un baño cercano, para secarme, gracias a que mi chaqueta era impermeable, me moje muy poco, sin embargo, mis zapatos así como la parte baja de mis pantalones estaban parcialmente cubiertos de lodo, porque al correr pise algunos charcos en un pequeño terreno baldío que pase antes.


Procedí limpiarme las manos, y con las toallas intente quitarme el lodo, estaba cansado al parecer los años de sedentarismo habían deteriorado mi cuerpo. No soy la sombra del yo de mi juventud.


Hablo como si tuviera 50 años, para cuando llegué a tener esa edad estaré muerto.


Me lave un poco la cara para despertarme y me puse a mirar el espejo para notar mi rostro lleno de ojeras por el trabajo, rendir tiene su precio.


—“ Las cosas están a punto de dar un giro interesante niño ”—


—“ Que mier…. ”—


Me eché hacia atrás para golpearme la espalda con la pared, toda mi serenidad se había ido en ese momento. Una silueta se había asomado en el espejo, no pude distinguir nada pero sabía que algo que hablaba.


Era la voz de esta mañana, pero no podía percibir de dónde venía, estaba asustado, ¿será que tengo un padecimiento mental no registrado?, ¿esquizofrenia acaso?


Paso unos minutos en el suelo pensativo, mi corazón estaba acelerado todavía por el impacto del susto.


—“ Dios, porque me haces esto, una trabajo de mierda esta bien, pero trastornos mentales es otra cosa ”—


Sin embargo debía apurarme a volver, en poco entraba al trabajo.


Con una sensación de estar siendo observado, termine de asearme me fui a trabajar, mientras subía el segundo piso recupere la compostura, y analice mejor la situación, que significaba exactamente cuando dijo “un giro inesperado”.


No se me podía ocurrir nada de lo que significaba eso, acaso estaba comenzando a alucinar por mi falta de sueño, pero si siempre he intentado mantener las 8 horas como el margen, tal vez en estos últimos días he roto esa regla, pero no debería tener estos padecimientos, mi salud mental ha sido excelente y eso que voy con el doctor seguido.


Estoy confundido, pero lo más raro es que era una voz femenina.


Cuando volví a mi asiento me di cuenta que había un almuerzo en mi mesa de trabajo.


Según me dijo otro compañero de trabajo cuando le pregunté, Sarah me había estado buscando, pero como no me encontró dejo esto aquí. Supongo que debería agradecerle después, tal vez como una forma de agradecerme por aquellas veces que le ayudé cuando aún era novata en esto.


Pero no había tiempo, comí a toda prisa lo que se me había servido,


—“ Debo que estaba muy delicioso. ” —


Tras eso me limpie mi manos con mi traje ante la urgencia de servilletas y empecé a trabajar de nuevo con 3 minutos de retraso. Aun con el remanente de aquel susto.


Así continúe el resto del día sin ningún problema, todo fue bien y sin problemas.


Al finalizar el día decidí irme temprano a casa, estaba preocupado por lo que me había pasado hoy. Ignorando por primera vez en mucho tiempo las horas extras.


No estaba seguro de ir o no al hospital, baraje varias opciones sobre si tenía algún trastorno mental por algún trauma de alguna experiencia traumática, que mi cerebro bloquea para proteger mi salud mental. Pensé mientras me montaba en el autobús de regreso a casa.


—“ Un cambio importante, ¿he? ”—


El cielo seguía nublado, como si en cualquier momento esperando un momento importante empezase a llover de nuevo.


En lo que restaba de viaje no volví a oír voces, solamente fue una tranquila vista del paisaje del atardecer. Llegué a las 6:30 a mi casa.


Entré al apartamento del cual había salido en la mañana, mientras lo miraba en retrospectiva debería limpiarlo, ahora que tenga tiempo libre extra.


Me tomó un tiempo hacerlo.


Eran alrededor de las 10:00 pm cuando terminé, Entre pausas y ejercicios, me llevó más de 5 horas, pero todo quedó bien limpio.


Me senté cansado en mi cama, el sudor cubría todo mi cuerpo. Asqueado por mi aspecto actual fui a tomarme un baño. Tarde un rato pero ya estaba limpio me acosté en la cama y comencé a investigar sobre lo de hoy.


Realice algunos test en línea, realmente no quería ir al hospital estaba un poco cansado para esperar para ser atendido.


Ahora que lo pienso. No le agradecí a Sarah por el almuerzo, tal vez lo haga mañana, por mientras debo concentrarme con el cumpleaños de mi madre, no he hablado con ella desde la cena de navidad el año pasado y han pasado 6 meses desde aquello.


Al final es el único familiar vivo que conozco y la persona que más aprecio, devolverle una parte de lo que hizo por mi, es obligatorio. Desde que falle….


Cuando me hundía en mis pensamientos de medianoche, me llegó una notificación a mi pc.


—“ Ya era hora ”—


Los resultados de mis test en línea daban sus primeras conclusiones, tardó más de lo que creí. Pero eran de páginas de organizaciones de salud con alto prestigio, deben tener algo que me ayude.


En síntesis no tenía ningún problema mental todo en orden, solamente tenía trastorno de superioridad, narcisismo, prepotencia, poca empatía, bla,bla,bla.


Es fácil poner en cosas al azar en estos resultados solo toman cosas comunes y la confunden con muchas palabras bonitas para hacerlo sonar más intelectual.


Pasa así también en el horóscopo. De todos modos es mi culpa por hacer estos test en primer lugar.


—“ Como suponía entonces por qué ser…”—


Una nueva interrupción, volvió a cortar mis pensamientos, mientras pensaba en voz alta.


—“ Que será esta vez ”—


Provenía del teléfono fijo que venía con el paquete de internet hogar, que pagó.

No tenía smartphone, lo consideraba una distracción.

Conteste y oí lo siguiente:


—“ Eres hijo de Deborah ”—


Me sorprendí al oír eso, ese era el nombre de mi madre. La voz era de alguien mayor de 50 años, ¿pero que quería conmigo?


—“ Así es, ¿y tu quien eres? ”—


respondí.


—“ Scott Anderson, el padre de Deborah ”—


Entonces él es mi abuelo, aquel que no busco a mi madre luego que escapó de casa por culpa de mi padre.


—“ En serio y que quieres no creo que me llamaras para unir lazos, pues no sabía tu nombre hasta hace unos momentos, a-b-u-e-l-o ”—


Con un tono ligeramente a la defensa hable firmemente.


Estaba un poco enojado con él, pero no por no intentar conocerme en todos estos años, si no que nunca intentó comunicarse con mi madre luego de casi 30 años.


—“ Escucha, no tengo ganas de discutir contigo tengo algo importante que decirte ”—


A pesar de ser el culpable aun no me decía nieto, no me podría decir que me lastima si no es como si me hablara por deber, más que por intentar reparar casi 3 décadas de separación.


—“ Y que es, si es por la fiesta de mamá, puedo aceptar que te unas, pues a pesar de todo no te puedo odiar, después de todo eres el padre de mi madre. A pesar de todo ella siempre me habla de ti como un gran hombre, así que hacer la fiesta entre los dos será un gran acierto, no crees. El reencuentro esperado ”—


Mi tono alegre intentaba disipar la tensión. Sin embargo aun seguía enojado en el interior.

—“...”—


Se escuchó un respiro del otro lado, un tono triste hacía un mal augurio de lo que viene a continuación.


—“ ¿Viejo, incluso tengo el regalo entre las manos? ”—


Tome el collar y lo sostuve en las manos.


—“...”—


No venía nada del otro lado.


—“ Oye, oye porque en silencio, contesta ”—


—“ No se como te lo vayas a tomar esto pero igual es mi deber informarte ”—


La preocupación entra en mi haciendo perder aquel tono burlón de antes. Espere la respuesta en total silencio algo malo se avecinaba, porque luego de casi 3 décadas años mi entonces perdido abuelo me llama, ¿Qué será tan importante?.


Antes de analizar las cosas Scott respondió.


—“ Tu madre, mi hija está en el hospital y está grave, no hay muchas posibilidades que sobreviva la semana, eso siendo positivo ”—


—“ ¿Qué? ”—


—“....”—


Me quedé sin palabras.


Solté mi teléfono mientras empezaba a llover de nuevo.


2 de Agosto de 2021 a las 05:18 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~