albalopez Alba Lopez

Liliana ha sido golpeada fuera de su lugar en el instituto, completamente noqueada por un par de manos pequeñas que ahora están agarrando la cintura de su ex-novio. Porque su sitio en el trono de la popularidad no es lo único que le han arrebatado. En absoluto. Melissa Parker no sólo ha puesto su gordo trasero en la silla que anteriormente ella llamaba 'su trono', también ha puesto su boca sobre la de Antonio Rocha y ha provocado que todos los estudiantes caigan bajo su encanto. Liliana no puede permitir que esa enana con implantes en el trasero le arrebate lo que por ley le pertenece. Necesita urgentemente algo para volver a estar en la cima de la popularidad. Hasta que Sam, más conocido como la rata de biblioteca, se cruzó en su camino...


Romance Romance adulto joven Todo público.

#juvenil #instituto #popular #romance #Nerd
0
340 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

❝¿Cómo volver a sentarse en el trono de la popularidad? La teoría de Patrick❞


≪ •❈• ≫


Liliana ha sido golpeada fuera de su lugar en el instituto, completamente noqueada por un par de manos pequeñas que ahora están agarrando la cintura de su ex-novio. Porque su sitio en el trono de la popularidad no es lo único que le han arrebatado. En absoluto. Melissa Parker no sólo ha puesto su gordo trasero en la silla que anteriormente ella llamaba 'su trono', también ha puesto su boca sobre la de Antonio Rocha y ha provocado que todos los estudiantes caigan bajo su encanto.

Ya nadie habla de Liliana y de su buena apariencia, tampoco de lo linda que se ve usando faldas cortas. ¿Quién es Liliana Muñoz? ¿Hay alguien que se acuerde de ella en estos instantes? Es como si ¡boom!, la tierra se la hubiese tragado, o hubiese sido borrada del mapa y sólo sus verdaderos amigos la pudiesen ver ahora. Desde la llegada de esa chica con complejo de princesa, el mundo dejó de girar alrededor de Liliana y se centró únicamente en enfocar a Melissa.

Esa es la razón por la que puede pasearse en cortos pantalones de chándal y una sudadera más grande que todo su ser, por el pasillo de la escuela. Sin que nadie le mire, sin que nadie murmure acerca de ella, porque absolutamente todos están demasiado ocupados viendo a la nueva pareja al final del pasillo.

[...]


Liliana llega a su clase, lanzándose prácticamente en el asiento que le corresponde y bufando, cuando el rostro angelical de su mejor amigo hace contacto con sus ojos de muerta viviente. Patrick alza una ceja de forma despectiva, silenciosamente criticando el aspecto de la chica.

"¿Qué?" espeta ella, fulminándolo con la mirada sin siquiera saludarlo.

Al muchacho le resulta bastante graciosa la situación. Pues la forma en la que Liliana se aparece frente a él es como si recién hubiera salido de un contenedor de basura. Incluso puede arriesgarse a decir que probablemente huela a pescado podrido.

"¿Cómo que 'qué'? Lili, ¿acaso no eres consciente de la forma en que te ves?"

La mencionada bufa, aflojando los cordones de su capucha, quitándose la misma y dejando a la vista su cabello castaño. "Claro que lo soy, ¿es que piensas que soy ciega?" Tamborilea los dedos sobre la superficie de madera de su mesa por un par de segundos, hasta que siente que los ojos de Patrick van a quemar su mejilla. "Di lo que tengas que decir, soy toda oídos, tío"

"Está bien, ¿de qué tipo de Survival Zombie te has escapado?" vuelve a sentir un par de ojos grandes y de color miel fulminándole, y el chico sólo se encoge de hombros. Liliana fue quién le incitó primeramente a opinar acerca de su repelente-de-humanos estado. Pero tampoco quiere que el mismo le arranque un brazo (porque han pasado un par de días desde que ha vuelto a ver a su amigo, muchos días desde que Liliana fue noqueada por todo el tema de ya no ser popular, y él no está muy seguro de si su amiga ahora se ha convertido en una adorable demente con apariencia de vagabunda que está cien por cien dispuesta a arrancar algún que otro brazo), así que trata lo más rápido posible de explicarse: "Digo, no te hemos visto el pelo en una semana, y cuando vuelves, parece que un montón de animales te han atacado terriblemente. Lili, ¿dónde has estado todo este tiempo? Y sobre todo, ¿qué narices has estado haciendo como para volver así?"

"No he hecho absolutamente nada fuera del otro mundo, Pat. Es sólo que... bueno, necesitaba pensar" la chica suspira, siendo bombardeada por los curiosos ojos de su amigo.

"¿En cómo ser una asesina serial? Porque, demonios, pareces ese bote de basura en The Trash Pack" La castaña rueda los ojos, volviendo a cubrirse la cabeza con la capucha cuando nota algunas miradas sobre ella. "Puedes, simplemente, eeh... ¿dejar de compararme con mierdas -literalmente hablando-, por favor?" se relame los labios, devolviéndole la misma mirada cargada de molestia al chico con rostro angelical. "Si estoy así es por una razón demasiado obvia"

"¿Ah, sí?" vuelve a inquirir Patrick, su ceja elevándose con exagerada curiosidad. "¿Y puedes decirme cuál es esa razón tan obvia, según tú?"

El chico no era tonto, a pesar de su actitud infantil y peculiar, su rostro de bebé y su aparentemente poca dominación de la lengua española al ser de nacionalidad francesa, pero Patrick ya sabe de antemano que Liliana no está así por casualidad, él está claramente consciente de que todo esto tiene que ver con la situación en la que su pequeña amiga se encuentra.

"Simple. Ya no soy popular, no le intereso a nadie. Por lo que, no se van a fijar en mi aspecto. No tengo que maquillarme, vestirme bien ni mucho menos lucir como una supermodelo, porque esa bola de estúpidos mugrosos están demasiado ocupados observando al garbanzo radioactivo de Melissa" Patrick realmente no quiere recaer en el acto de su mejor amiga apretando los puños furiosamente a cada lado del menudo cuerpecillo, pero es imposible no ver el modo en que el humillo sale de sus orejas.

El muchacho la mira con ojos asombrados. Nunca ha visto a Liliana así, ni siquiera cuando se enteró de que su marca favorita de zapatos no pondría su nueva colección a la venta en la web para países extranjeros. Y aún así, logró calmarse poco a poco, diciéndose a sí misma que ellos perdían a una fiel compradora. Ese mal trago supo sobrellevarlo con muchas dosis de helado de menta y un montón de mascarillas para rejuvenecer la piel (que eso no era algo que ella necesitase desesperadamente, pues Liliana contaba con una piel impoluta, perfecta y con una envidiable suavidad). Pero, ¿esto? ¿Cómo superaba Liliana el ser expulsada de su trono así como si nada? Fue de un día para otro que simplemente la castaña pasase de tener todo a no tener absolutamente nada.

"Wow..." Patrick no hace nada por ocultar su previo asombro, las pequeñas orbes oscuras haciéndose más visible por la expansión de sus ojitos. "Realmente estás mal, muy mal, Lili... Necesitas ayuda urgentemente"

La chica frunce los labios, inconforme con el comentario de Pat. "No necesito ayuda, ¡necesito volver a ser popular!" gruñe la última frase en voz baja, no queriendo que nadie más sea testigo de su patética situación. "Necesito que toda esa gente que antes me admiraba lo siga haciendo, ¡a mí, no a esa maldita niña con caparazones en el trasero!"

"Bien, de acuerdo" su amigo no parece siquiera un poco afectado por el drástico salvajismo en las palabras de Liliana. Entrelazando sus manos sobre la mesa y observando que quedan menos de siete minutos antes de que el profesor entre a clases. "¿Y cómo piensas hacerlo?"

"Crees realmente que si yo supiera como arreglar todo esto, ¿estaría aquí jalándome de los pelos?" Liliana bufa, y Patrick suspira.

"Vale, vale... no hace falta que te pongas así" murmura el chico, desviando su mirada hacia el suelo, inmerso en sus propios pensamientos.

Estuvieron por un par de minutos así, Liliana observando el reloj de pared mientras pensaba en su nueva y desastrosa vida y Patrick pensando en alguna solución para arreglar la misma.

"¡Creo que lo tengo!" exclama el chico con carita de ángel, haciendo saltar en su lugar a la pequeña castaña, quién lo mira expectante, a la espera de que hable. "Verás, yo, tengo una teoría de como podrías volver a captar la atención de todos y así vuelvas a convertirte en la chica más popular"

"Habla, entonces"

"¿Qué ha hecho que Melissa Parker ocupe tu lugar?" inquiere, una sonrisilla orgullosa en su rostro.

"¿Ponerse implantes en el trasero?"

"¡No!... Creo" hace una mueca de desagrado, torciendo sus labios hacia arriba. "¡Se ha liado con Antonio! Eso ha provocado que todos tengan interés en ella. Tú más que nadie sabes que no es fácil agradarle a Antonio, es por eso que todos la admiran ahora. Pero... ¿y si tú también logras obtener el interés de alguien inaccesible?"

Lili frunce el ceño, no entendiendo del todo a qué se refiere exactamente Patrick. "No te sigo, ¿qué tratas de decir?"

"¡Coño!" gruñe, desesperado por la cantidad de moscas muertas en el cerebro de Liliana. "Que enamores al tío más inalcanzable de todos, así todo el mundo va a volver a poner los ojos en ti, recordando por qué te adoraban. No es tan difícil después de todo... Eres linda, tienes un cuerpo de muñeca y un buen culo. No son los melones de Melissa, pero... tienes tu encanto"

Liliana sonríe, un poco burlona y confundida. "¿Tengo que tomarme eso como una declaración de atracción sexual, Pat?"

El chico la fulmina con la mirada. "¿Quieres que te ayude, o que te asesine? Sabes que soy gay, duh"

"¡Oh, oh!" Liliana pone sus manos en alto, una carcajada escapándose. "Que me ayudes, claramente. Caramba, pensaba que aquí la asesina serial era yo"

"Y lo eres, definitivamente lo eres. Pero por el modo en que te ves... Chica, me das vómito visual al ver tus zapatillas tan viejas, ¿son de la primera colección que sacó Nike, o cómo?"

"Ja, ja. Qué bromista"

"Pero no bromeo..." murmura, ganándose una mirada cargada de dagas hacia su presencia.

"Bien, entonces, ¿a quién propones como mi nueva 'conquista inalcanzable'?" retoma el tema Liliana, con una ceja alzada. Aún está un poco confundida.

"A alguien que supere las espectativas de todo el mundo, claramente. No te preocupes por eso, tengo una lista de algunos que sean la clave"

Es lo último que Patrick dice, antes de que toda la muchedumbre sea silenciada por la llegada del profesor.

Liliana se ve a sí misma emocionada, nerviosa y un poco dudosa sobre quién puede ser su nueva presa, sólo sabe que no puede fallar en nada. De lo contrario, su trono de la popularidad será brutalmente arrasado con éxito por la enana de los implantes. Y de ningún modo ella puede permitir eso.

28 de Julio de 2021 a las 00:52 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión