A
Ale Zamora


Emma Şadoğlü, vivía en Turquía junto a sus padres, en la ciudad de Mardin, un pueblo con fuerte leyes y tradiciones que seguir...¿Su plan? viajará a İstanbul, la capital, donde irá a la universidad y comenzará una nueva vida, dejando el dolor atrás... O eso es lo que ella espera, hasta que un día, sucede un accidente y conoce a Serhat Karahman, el desde muy pequeño creció lleno de odio, de rencor y de un profundo dolor al enterarse de un terrible accidente que sucedió con su familia, cuando solo era un niño, ¿Su único objetivo? Venganza o en su defensa, su propia justicia , la familia Şadoğlü es su principal objetivo, y se hará justicia sea... Como sea. Pague quién pague. Crea un perfecto plan donde el amor y el perdón no van incluidos. ¿Esta es una historia de amor? Tal vez... La venganza y el amor...No creo que sea una buena combinación. Esta historia, será una lucha, entre el amor y la venganza.


Drama Todo público.
0
23 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo


“La vida es tan larga como la vida de una mariposa, no viene para romperse ni para ser lastimada...”


—Emma. — Escucho la voz masculina, pero está lejana.


Estoy corriendo por las calles, tengo un vestido azul pastel, mi melena está suelta corro descalza, libremente y en paz..


—Emma. Emma. Emma. — Esa voz masculina sigue lejana.


Estoy montada en un columpio y de repente sigo corriendo a toda velocidad hasta que caigo al suelo.


Una mano me ofrece su ayuda, pero no puedo ver su cara, cuando tomó esa mano.


Todo cambia.


Está vez tengo un vestido grande y blanco, el cual arrastró mientras salgo de una especie de cabaña, en mí solo se inunda la tristeza... La paz desapareció después de tomar esa mano.


Veo como el columpio se queda sólo, en llamas.


Sigo con mi vestido azul, estoy sobre Mavi, está tan alterado que me tumba al suelo.


Todo es neblina.


Me levanto corro y en una vitrina veo un lindo vestido rojo de Henna.


Es tan precioso que capta mi atención y sonrió de felicidad.


—No vayas al rojo. — Me advierte una voz femenina.


—No te atrevas a ir por el rojo.


Escucho la voz, volteo y no hay nadie, solo la neblina de la cerrada noche


—No vayas al rojo. — Vuelve a advertir.


Volteo como loca buscando la voz desconocida.


De repente escuchó un crujido y veo como el vidrio que cubría la vitrina se rompe en mil pedazos…

27 de Julio de 2021 a las 15:09 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo ¿Pedida de mano?

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión