suncastillo14 Sun P. Castillo

La realidad esconde más secretos que verdades y los seres de la oscuridad buscaran recuperar su mundo, es así que los habitantes de un pequeño pueblo comienzan a quedar envueltos por sucesos que no pueden explicar y por visitantes que no son lo que parecen, ahora deberán formarse alianzas y tomar decisiones que podrían terminar por cambiar al mundo.


Paranormal Vampiros Todo público.

#paranormal #misterio #amor #fantasía #juvenil #vampiros #chick-lit #adolescentes
6
515 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Cuando era niña mi abuela solía contarme historias sobre las personas que viven en las sombras, seres que están escondidos y sedientos de venganza, listos para recuperar su territorio en cualquier momento, “pero no debes preocuparte, porque también hay seres que nos cuidan”, me decía cada vez que comenzaba con su historia, pero esa simple frase no paraba las pesadillas que tenía con entidades arrastrándose por la oscuridad, las cuales me persiguieron por años. No sé cuándo pararon, ni tampoco recuerdo cuando dejé de temerle a la oscuridad, solo sé que de nuevo habían vuelto porque esta mañana me desperté sudando y temblando como solía hacerlo de pequeña, sabía que algo malo ocurriría, pero jamás pensé que fuera tan malo.

—¿Recuerdas el paralizador que te regale? —me preguntó mi papá antes de que pudiera comenzar con el desayuno. La mañana esta fría pero no lo suficiente como para tomarme un café tan caliente como el que había preparado mi papá.

—¿Paso algo malo? —pregunte tratando de soplar la taza para enfriar el café un poco.

—No debería decírtelo, pero enserio quiero que estés alerta —comenzó a decirme tratando de controlar el tono de su voz para no asustarme, pero que como era de esperar, no funcionaba—: Hay una especie de secta que está… bueno, son personas peligrosas, que buscan niños pequeños para… el punto es que quiero que cuides de Oliv.

—Claro, pero, ¿tú crees que esas personas vendrán a llevarse niños a este pueblo? —le pregunté asegurándome de que Oliv estuviera lo suficientemente entretenido como para no escuchar.

—El niño de los Foster desapareció hace unas horas, se lo llevaron de su propia cama. Ahora mismo lo están buscando, pero, se cree que pudo haber sido una secta, porque ocurrió lo mismo en el pueblo vecino y esa es la teoría que manejan. —En ese momento llegó el recorrido y Oliv Salió corriendo, despidiéndose rápidamente. No fue de extrañar que un miembro de la policía estuviera dentro del autobús cuidando a los niños. Nosotros vimos como él se iba junto con sus compañeros y reanudamos la conversación una vez que el autobús se alejó—: Tu mamá va a venir a recoger a tu hermanito pasado mañana, hasta que las cosas se tranquilicen, pero hasta mientras quiero que estés alerta y no corras ningún riesgo, así que no trates de ser gentil con gente que no conoces y no… —Sus advertencias fueron lo suficientemente extensas como para convertirse en el único tema de conversación que topamos mientras me acompañaba al instituto.

Cuando llegue al salón la mayoría estaba hablando sobre la secta y la desaparición del hijo de los Foster, y mientras más lo pensaba, menos parecía tener sentido. El punto es que yo conocía a ese niño, era muy tímido y para nada confiado, jamás se iría con alguien que no conoce, es más, le cuesta hablar con extraños, por lo que no tendría sentido que haya abierto su ventana para dejar pasar a alguien que no conocía, y lo más raro es que no había señales de agresión, ni siquiera la cama estaba muy destendida. Todos estos pensamientos quedaron bloqueados cuando el profesor comenzó con su clase.

—Como ustedes ya saben, cada lugar tiene su propia historia, tiene su propia esencia y folklor, y por supuesto este pueblo no es la excepción, así que como estamos en vísperas de las fiestas, decidí investigar un poco sobre las leyendas de nuestro hogar y me encontré con un libro muy peculiar —comenzó diciendo el profesor de historia—: Y yo les leeré la parte que más me llamó la atención y ya les anticipo que si alguno quiere saber más sobre ese libro, tendrán que ir a otra biblioteca porque no lo pienso devolver en algún tiempo. —Todos rieron y aunque sea extraño, no fue por compromiso porque el profesor era una persona muy agradable, que de alguna manera lograba hacernos interesar en la historia que usualmente es una materia diseñada para cubrirnos con la somnolencia de su aparente carencia de importancia.

—Pero usted va a asistir a las celebraciones del pueblo, ¿verdad? —preguntó una de las tantas chicas que encontraban al profesor un poco más que encantador y amigable.

—Tratare de ir, pero talvez deba salir de la cuidad —le dijo cortando sus ilusiones más rápido que un carnicero a un pobre cerdito—: Aun así, quiero que ustedes disfruten lo más que puedan, claro sin cruzar límites, ni cometer exageraciones, es más ya hasta estoy considerando en que sería una buena idea mandarles algunas tareas. —Mientras todos se quejaban y juraban que se portarían bien sin ningún orden ni presentación, de la puerta vinieron unos golpecitos, seguidos por la entrada de la secretaría, que a su vez venía trayendo consigo a un par de chicos. Los presentaron como hermanastros, pero no se necesitaba de mucho para darse cuenta que no eran del pueblo, ni tampoco de sus alrededores, pero lo que más sorprendía era la vibra tan hipnotizante que desplegaban, hasta la secretaría que en general es muy grosera los trataba como si fueran miembros de la realeza.

—Hola, mi nombre es Katharina Bernardi —comenzó a decir la chica nueva que no podía estar vestida de una manera más extraña, su abrigo color rojo combinaba con su cabello oscuro y sus medias negras que se mezclaban con sus tacones, la hacían desencajar completamente del lugar, y aunque no era incomodo de ver, era muy intimidante. Presentó a su hermano; Evelio Bernardi y no se podía negar que aunque eran hermanastros, lucían muy parecidos, de hecho su estilo similar los presentaba como maniquís perfectamente diseñados para estar juntos, lo raro de ambos es que aunque todos en el pueblo son huraños con los nuevos, parecían estar muy contentos con la presencia de los hermanastros.

—Espero que se sientan bienvenidos —les dijo el profesor mientras trataba de recuperar la atención que ellos le habían robado—: Como les estaba diciendo, voy a contarles un poco de lo que decía el libro y creo que con esto podrán resolverse varias dudas con respecto a las tradiciones que aún se preservan en el pueblo.

—¿Cómo cuál? —preguntó la chica nueva, llamando la atención una vez más—: Es que lo de las costumbres es algo que me llama mucho la atención, pero generalmente son iguales en todos los lugares. —Su manera de preguntar habitualmente hubiera producido enojo en los demás, en especial porque ella no era del pueblo, pero a nadie pareció afectarle.

—Bueno durante las fiestas, los siete días que duran, se debe llevar consigo un pequeño frasco de vidrio o de manera que tenga en su interior tierra y algunas plantas trituradas, no sé bien que plantas, pero se supone que es un amuleto que impedirá que los seres de la oscuridad te lleven a ella —le contestó el profesor, pero esa respuesta no pareció bastarle, porque lucía como alguien que necesitaba escuchar más.

—Mi abuela solía triturar espejos y ponerlos en la puerta, ella decía que eso evitaba los malos espíritus —le respondió otro estudiante.

—La mía solía decirnos que debíamos dormir, aunque sea con una vela alumbrándonos para que nos rapten durante la noche.

—Pero, ¿por qué tanto miedo a los “seres de la oscuridad” acaso les pasó algo? —preguntó su hermanastro, dejándonos escuchar por fin su voz.

—Son solo supersticiones —le respondí sin querer, porque en realidad era solo algo que estaba pensando.

—De hecho —intervino el profesor—: Hace unos años, se comenzaron a perder algunos niños, fueron muchos en un periodo de tiempo muy corto como para ser algo que no estaba relacionado, así que los miembros del consejo acudieron a personas con ciertos conocimientos y después de aplicar cientos de amuletos por todo el pueblo, las desapariciones pararon, aunque los niños nunca fueron encontrados y ahora que ya estamos en contexto, voy a comenzar a contarles la historia.

22 de Julio de 2021 a las 00:04 3 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Saludos, Sun P. Castillo y una disculpa por omisiones de letras...Saludos!
August 07, 2021, 18:07
Francisco Rivera Francisco Rivera
Las situaciones a que da lugar en historias alternas, hacen de su lectura una pista para atar cabos y llegar a su lectura, revisando el cuello de los entretenidos en esta narración. Que se degusa con un sentimiento de vigilancia de cualquier rincón de casa o de lugar donde uno transite. Una revisión al texto favorecería en más su lectura, sin que en esencia pierda sentido o altere la trama
August 07, 2021, 15:53

  • Sun P. Castillo Sun P. Castillo
    Gracias!, lo haré y tu consejo es muy bueno para mi. Saludos August 07, 2021, 16:47
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión