zoynarutera Zoy Narutera

Naruto y Hinata se enamoran a primera vista a los 16, pero su padre se interpone. Las cosas se complican cuando ella queda embarazada, por lo cual deciden escapar juntos. 20 años después ellos regresan más enamorados que nunca y… ¿¡Con 19 hijos!? Secretos salen a la luz y la familia Uzumaki está en peligro


Fanfiction Anime/Manga No para niños menores de 13.

#humor #sakura #sasuke #niños #familia #romance #crimen #acción #boruto #naruto #borusara #naruhina
0
73 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Primero, a conocer a las dos partes involucradas. .

Naruto Uzumaki:

Naruto Uzumaki era un chico enérgico, hiperactivo y gustaba de hacer bromas a sus amigos. Lamentablemente, había perdido a sus padres en un accidente cuando tenía tan solo 5 años. Al no tener familiares que respondieran por él, tuvo que vivir en un orfanato, solo, sin nadie más que las prefectas estrictas y enojonas. Al parecer tenía un tío llamado Jiraiya, pero no se sabía nada de él. Naruto lloraba todas las noches pensando en sus padres, pero sabía que no volvería a verlos. Cuando cumplió los 12 años, decidió escapar.

Parecía que le seguían los talones, pero él era hábil escondiéndose, un día cuando estaban a punto de encontrarlo, un chico apareció y le ayudó, su nombre era Sasuke Uchiha. Ese chico le había ayudado a esconderse incluso con la ayuda de su hermano mayor, quien le consiguió un pequeño cuarto. A Naruto le gustaba ser independiente, por lo cual, a pesar de tener 12 años, se buscó un trabajo cargando cajas. Si, desde muy chico tuvo que aprender a trabajar para vivir por si mismo si no quería volver al orfanato. Afortunadamente, no volvieron a buscarlo.

4 años después, a sus 16, había aprendido a ser independiente, pero sentía que algo le faltaba, no podía evitar sentir esa sensación de vacío y soledad. Eso no le gustaba. A pesar de todo eso, él era un chico positivo y muy alegre.

Suspiró por enésima vez, ir al instituto le resultaba agotador cuando estaba cansado debido al trabajo que tenía. Aunque debía ser agradecido, pues, la directora del colegio, Tsunade, le había dado la oportunidad de estudiar con una beca debido a su habilidad en el futbol y ahora podía asistir a esa buena escuela.

––¿Qué pasa dobe? Parece que anoche no dormiste nada ––preguntó Sasuke.

––Amigo… ––Naruto le sonrió con cansancio––. El señor Tazuna me llamó anoche y me dijo que había llegado un cargamento y necesitaba que las lleváramos al almacén. Ya sabes, una paga extra no me viene mal.

––Hump, te excedes dobe… ––le reprochó su amigo.

Naruto le pasó el brazo por los hombros y lo acercó a él, ya más animado por la muestra de preocupación de su amigo.

––No te preocupes Teme, ya sabes que soy muy fuerte, cargar unas cuantas cajas no me matarán jajajajaja…

Ambos caminaron directo a clases.

.

.

.

.

Hinata Hyuga:

Hinata era una chica dulce, amable, cariñosa y muy buena, pero tenía un defecto, según su padre, era demasiado blanda, débil y patética, si, su padre le hacía ver todo el tiempo lo débil que era… debido a eso, ella era infeliz, su padre parecía preferir a su hermana menor, Hanabi, quien tenía un carácter parecido al de su padre. Su madre había muerto cuando era muy pequeña al dar a luz a su hermana, por lo que conocer lo que era estar en una verdadera familia, no era algo de ella. A veces tenía ganas de escapar del control de su padre, quien incluso ahora a sus 16, quería elegir la carrera de ella, aún cuando ella quería ser diseñadora de modas. Pero no, eso era imposible.

Ella se había ido fuera de Japón cuando cumplió los 13, pero ahora su padre la había traído de vuelta y la había metido en un colegio. Si, lo había hecho porque en esa escuela asistían los hijos de sus socios y quería que ella hiciera amistad con ellos. Si, repito, solo por conveniencia, sabía muy bien que su padre la estaba utilizando, aunque por un momento pensó que él la extrañaba y por eso la había traído de vuelta, pero no era así y cuando lo supo no le sorprendió. Se sentía sola.

Bajó de la limosina y caminó con lentitud hacia el interior del colegio, bajó la cabeza y cubrió sus ojos con el copete, nunca le había gustado llamar la atención.

––Oh, Hinata Hyuga ––le dijo el profesor Kakashi en cuanto la vio ––¿Eres la Hija de Hiashi no? ––preguntó.

Hinata asintió.

––Sígueme, tenemos clases ahora mismo, yo seré tu profesor de Física.

––Mu… mucho gusto sen… sensei ––dijo ella suavemente.

.

.

.

––Vamos teme, te juró que si no hubiera tenido otra razón que no sea el trabajo, no te pediría la tarea. Además a ti no te cuesta nada.

––Hump…

––Deja tus monosílabos teme, anda dame tu cuaderno.

––Tch… deja de joder y date prisa ––Le ordenó Sasuke y le dio su cuaderno.

Naruto sonrió y comenzó a copiar. El teme siempre se hacia el duro, pero al final terminaba ayudándole.

Minutos después, el profesor Kakashi entró al salón y habló:

––Atención, a partir de hoy tendremos una compañera de intercambio, espero que la traten bien y la apoyen con las notas para ponerse al corriente y no se atrase ¿De acuerdo? ––terminó Kakashi.

Todos asintieron y Sasuke aprovechó para quitarle el cuaderno a Naruto, quien comenzó a forcejear con él.

––Espera Teme, me falta una.

––El profesor ya está aquí dobe, confórmate con eso.

––Adelante pasa ––habló kakashi a la entrada.

Hinata entró lentamente y elevó la mirada ––Mi… nombre es…. Hi…Hinata Hyuga… mucho gusto ––dijo para después inclinarse.

Cuando Naruto escuchó esa voz, soltó la libreta y miró mecánicamente al frente. Su corazón latió fuertemente cuando ella elevó la mirada lentamente y miró un rostro tierno, es decir, tenía la tez blanca y las mejillas sonrosadas que le daban un toque inocente y angelical, y sus ojos… sus ojos eran… extraños y hermosos, jamás había visto unos ojos tan claros, su cabello era lacio y le llegaba a la cintura, también era hermoso. Si la comparaba con las chicas que conocía en esa institución, pues… no, ella era la chica más hermosa que había visto, incluso más que Sakura, su amiga a quien hasta hace unos momentos la consideraba la más linda.

––Oye Naruto, se te va a caer la baba ––Dijo Kiba en voz alta y todos estallaron en carcajadas.

Hinata entonces lo miró y se topó de frente con unos ojos azules, como nunca había visto. Naruto no se inmutó por las burlas de kiba y el salón entero, y le sonrió levemente a Hinata quién solo pudo sonrojarse y mirar nuevamente al suelo.

––A ver silencio, señor Inozuka, si continúa haciéndose el chistosito, lo enviaré con la directora. Señorita Hyuga, tomé asiento en el fondo.

Ella asintió y se dirigió al asiento vacío, se sintió nerviosa, no solo porque sus compañeros le miraban, sino porque el chico rubio le seguía con la mirada. Escuchó la voz del compañero de al lado que le decía en voz baja.

––Disimula un poco, tonto

Naruto parpadeó y miró a Sasuke ––Cállate teme.

––Hump.

La clase transcurrió de manera tranquila y aburrida para todos sus compañeros menos para ella, pues el chico rubio, quien se sentaba a lado de ella, volteaba a mirarla cada 2 minutos, ella no podía concentrarse debido a ello y no podía evitar estar nerviosa, el chico era atractivo, no podía negar que le había gustado, es decir, hasta ese momento ningún chico le había llamado la atención, y justamente ese chico, que no dejaba de mirarla de vez en cuando, incluso la ponía de los nervios lo cual provocó que no pudiera concentrarse para nada.

La clase terminó.

Sasuke le dio un zape a Naruto, quien se quejó y volteo a verlo.

––¡Teme! ¿Qué rayos te pasa?

––Deja de comportarte como un acosador, por si no te has dado cuenta, no la has dejado de mirar y ya la has incomodado.

Entonces Naruto pareció comprender su comportamiento, se sintió avergonzado. Iba a mirarla nuevamente cuando Sakura, Ino y Ten Ten se levantaron de sus asientos y se dirigieron ella, Sakura habló.

––Hola, soy Sakura Haruno, ellas son Ino y Ten Ten.

Hinata asintió con la cabeza y habló ––Mucho gu… gusto, soy Hinata Hyuga.

Ellas sonrieron e Ino habló ––¿Quieres comer con nosotras?, así podríamos conocernos mejor y ser amigas.

A Hinata se le iluminaron los ojos al escucharlas, nunca pensó que podría tener amigas, en su anterior escuela sufría de acoso escolar, siendo el blanco de bromas, lo que provocó que no tuviera amigos. Sonrió, después de todo, tal vez no había sido mala idea regresar.

––Vamos Hinata, es hora del almuerzo ––le dijo Tenten en tanto la tomaba del brazo y se abrazaba a ella.

Naruto intentó acercarse pero Ino le dio un empujón al pasar que lo obligó a sentarse de golpe en su asiento. Las chicas se fueron llevando a Hinata consigo.

Kiba reía a carcajadas y Naruto le miró feo.

––Eres muy lento Naruto jajajajajaja…. ––se burló Kiba.

Sai se acercó ––Rindete pene pequeño, la chica es linda pero parece demasiado para ti, dudo mucho que le intereses.

––¡Cállate Sai! No hables de mi pene!!!

Naruto escuchó un chillido y miró a la puerta, abrió los ojos grandemente al ver a la chica nueva con las mejillas rojas y las manos en la boca. Sakura apareció tras ella y miró a Naruto de mala manera.

––¡Hay Naruto! ¡Nunca vas a dejar de ser un vulgar ¿verdad?! ––Sakura caminó al lugar que ocupaba Hinata y tomó un cuaderno que ella había olvidado, sabía que la chica era tímida y que después de escuchar aquello no se atrevería a entrar, por lo que ella lo hizo.

Naruto no dejaba de mirar a la chica avergonzada, quien después fue arrastrada por Sakura.

Nuevamente la estruendosa carcajada de Kiba lo sacó del shock, al instante se dirigió molesto Sai y lo tomó del cuello de la camisa.

––Maldito Sai, ¿ya viste? Ahora ella cree que soy un vulgar y un pervertido!!!.

––¿Y acaso no es así? ––contestó Sai inocentemente.

Naruto suspiró y lo soltó.

––Jajajajajaja

––¡Cállate Kiba!

––Hump, tú tienes la culpa dobe, ya te dije que no te dejes llevar por Sai. ––Regañó Sasuke ––anda vamos a comer algo.

––Que problemáticos son todos ustedes… ––dijo Shikamaru, quien hasta entonces se había mantenido dormido en su banca, y quien despertó debido a las carcajadas de Kiba. El más escandaloso después de Naruto.

.

.

––Lo siento Hinata, Naruto no es un mal chico, es solo que es demasiado… expresivo y… a veces dice las cosas como son… jajaja… ––Justificó una nerviosa Sakura.

––No… no te preocupes Sakura san, lo… entiendo.

––Ese Naruto nunca mide sus palabras… ––dijo una molesta Ino.

––Pero Sakura ya lo dijo, Naruto no es un mal chico ––dijo Tenten.

Hinata asintió y miró a la mesa de enfrente, en donde Naruto y sus amigos se sentaban, desvió la mirada cuando se dio cuenta que él la observaba ¿Suplicante? ¿Avergonzado?, sonrió levemente, de alguna manera se daba cuenta que él chico estaba arrepentido.

––¿Otra vez mirando a la nueva? Disimula un poco ––dijo Sasuke.

Naruto regresó su vista a su almuerzo.

––¿Cómo…. Podría acercarme a ella? ––Le peguntó Naruto con un tono bajo que Sasuke logró escuchar.

––Sólo se tú mismo, acércate y ya.

––Eso no me ayuda en nada teme, dame un consejo más práctico.

––Es todo lo que tengo que decir.

––tch… ––se quejó Naruto.

.

.

.

Los días transcurrieron de manera normal, durante un mes así fue y Naruto se sentía desesperado, pues, no había podido tener un avance con Hinata, lo más que se decían era un “Buenos días” y un “Hasta luego”. Suspiró, se encontraban en los vestidores de chicos.

––Te escuchas como un frustrado sexual ––dijo Sai.

Naruto se tensó y le miró mal.

––Déjalo en paz Sai ––dijo Sasuke.

––Tiene razón, solo en lo frustrado claro…––dijo Naruto, Sasuke le miró.

––Tú no eres así, sólo háblale de una maldita vez, me parece que con el trabajo ya tienes suficiente.

Naruto le sonrió ––tienes razón, lo haré hoy. Pero necesito que me ayudes, las chicas no se separan de ella, parecen su escolta personal, por lo menos entretiene a Sakura chan, ya que Ino y Tenten no han venido.

Sasuke frunció el ceño ––Sabes que no me gusta esa molestia.

––Oye, a mi no me puedes engañar, he visto como la miras cuando ella no se da cuenta, así que no intentes fingir conmigo.

––Hump…

––Bien está decidido, tú te encargas de Sakura.

Más tarde, las chicas corrían alrededor de la cancha mientras los chicos jugaban futbol en la cancha.

La profesora Anko Mitarashi las detuvo luego de 5 vueltas ––Bien chicas es suficiente, descansen y luego a las duchas.

Hinata se encontraba inclinada y con las manos apoyadas en las rodillas, trataba de respirar. Sakura se acercó a ella.

––¿Estás bien?

Hinata asintió. Sakura le pasó una botella de agua, que ella bebió enseguida.

“Gooooooooooooooooooooooooooooooooool”

Hinata escuchó un grito y miró a la cancha, Naruto corría celebrando con las manos arriba y sonreía abiertamente. Mientras sus compañeros celebraban tras él. Se sonrojó cuando Naruto se quitó la camisa y comenzó a girarla en el aire.

Se escuchó un silbatazo y el juego terminó.

––A Naruto siempre se le ha dado bien el Futbol, creo que es en lo único en lo que le va bien porque las materias… ya sabes… ––le platicó Sakura.

––Bueno… yo creo que es genial y que si se esfuerza las cosas le salen bien.

Sakura le miró sorprendida.

Naruto le hizo un ademán con la cabeza a Sasuke, este suspiró y se encaminó a Sakura.

––Sakura… ¿Podemos hablar? ––le preguntó a una Sakura sorprendida.

––Si… si… cla… claro ––carraspeó ––¿Sobre qué?

––A solas…

Hinata comprendió rápidamente ––Ah, me adelantaré.

––Oye Hyuga, ¿Podrías darle esto a Naruto? ––Sasuke, le lanzó una botella de agua, que ella atrapó torpemente. Naruto seguía en la cancha hablando con el entrenador Gai.

Ella se puso nerviosa y asintió. Caminó lentamente a él, vio como el entrenador se alejaba con otro grupo de chicos que comenzaban a jugar.

––Ah…. Na… Naruto-kun?

Naruto se tensó, pero volteó rápidamente a verla con una sonrisa.

––Hinata! ¿es para mí? –– Dijo señalando la botella que ella tenía en sus manos.

Ella reaccionó y le extendió la botella ––Si… Sasuke san… te lo…

––Gracias Hinata ––Dijo él sonriente mientras tomaba de la botella.

Hinata no sabía a dónde mirar, puesto que aún seguía sin camisa y podía ver su abdomen perfectamente marcado al igual que sus músculos, parecía un modelo y comenzaba a acalorarse, era extraño, no era común ver a un chico de su edad con un cuerpo así.

––Ah… bueno… me… voy…

Naruto se desesperó y le habló ––¡Espera! ––Hinata le miró sorprendida ––Hinata… yo… lo que dije ese día…

––Notepreocupesporeso ––lo dijo ella tan atropellada y rápidamente que Naruto se dio cuenta que le avergonzaba.

––Solo quería disculparme correctamente, no debías escuchar eso y ahora debes tener una mala imagen de mí ––Naruto agachó la mirada y Hinata se enterneció.

––No es así Naruto-kun, las chicas me han dicho que eres un buen chico y yo lo creo porque te he visto durante este mes y creo que eres genial… ––ella se tapó la boca, eso no debió decirlo. Naruto le miraba sorprendido y sonrojado.

––Tu… ¿Crees que soy genial?

––Ah… yo… ––“basta de ser cobarde por una vez Hinata”, se dijo mentalmente ––S…Si… eso creo… ––ella agachó la cabeza.

Naruto sonrió y la obligó a mirarle ahora tenía valor para decirle lo que sentía ––¿Sabes por qué me preocupaba lo que pensaras de mí? ––Ella negó lentamente––. Porque me gustaste desde el primer momento en que te vi… cada día me gustas más.

Hinata abrió los ojos grandemente y su corazón comenzó a latir como loco. Sin embargo, ella le miraba a los ojos y él también, por primera vez miró de cerca ese tono azul y quedó hipnotizada.

––Por favor dime algo… ––le pidió Naruto.

Ella parpadeó hizo ademán de decir algo pero un grito los alertó ––¡CUIDADO!

Todo fue muy rápido, el balón iba directo a ella y solo pudo mirar como Naruto la protegía con su cuerpo mientras la abrazaba, por acto de reflejo llevó sus manos a su pecho, y pronto se acordó que no llevaba camisa y que lo estaba tocando. Naruto se separó de ella y le miró preocupado.

––¿estás bien?

Hinata lo tenía demasiado cerca y lo único que pudo hacer fue… desmayarse. Él alcanzó a sostenerla en sus brazos y tanto Sakura como Sasuke se acercaron corriendo.

––¡Hinata! ––Gritó Sakura. Cuando llegó la sostuvo en el suelo y Naruto se colocó la camisa rápidamente, luego tomó a Hinata en brazos y la llevó a la enfermería. Tanto Sakura como Sasuke lo iban a seguir cuando la profesora Anko los detuvo.

––Ustedes vayan a las duchas, Naruto se encargará, no es necesario que vayan varios.

Naruto le miraba recostada en la camilla, estaba preocupado. Miró alrededor de la enfermería, pero no había señal de la doctora Shizune.

––¿Dónde está Shizune-san cuando la necesitas? ––murmuró impaciente. Escuchó un quejido y miró a Hinata, quien despertaba algo confusa. Sonrió.

––Hinata!! Que bueno que despiertas.

Ella le miró y recordó lo que había pasado. Desvió la mirada. Naruto la miró confundido y se llevó la mano a la nuca.

––¿Estás bien? ––preguntó él.

Ella asintió y Naruto sintió una especie de rechazo, tal vez no debería haberle dicho eso… ahora ella ni siquiera le miraba.

––Lo siento Hinata…

Hinata le miró sorprendida ––No fue tu culpa…

––No me refiero a eso… yo… supongo que te incomodé con lo que te dije… ahora parece que no toleras mi presencia…

Hinata se quedó muda ante lo que él había dicho ¿eso creía?

Naruto le sonrió débilmente ––no volveré a molestarte ––dicho esto, dio media vuelta dispuesto a irse, al menos lo había intentado.

Hinata entró en pánico y en un arranque de valentía se bajó de la camilla y lo detuvo de la orilla de la camisa. Naruto sintió un pequeño jalón y volteó a mirarla sorprendido. Ella le miró suplicante.

––No te vayas…. Lo siento…. Tu también me gustas… no es que no tolere tu presencia, si no que… me pones nerviosa, por eso me desmayé, estabas tan cerca de mí que mi corazón comenzó a latir tan rápido y por eso yo…

Naruto tenía la boca abierta, ¿esa linda chica se había fijado en él?. No lo pensó más y la abrazó fuertemente.

––¿Sientes mi corazón Hinata?

Ella sonrió ––Si… ––pensó que era la primera vez que experimentaba un intercambio de sentimientos muy cálidos y ya no comenzaba a sentirse tan sola…. Irónicamente, Naruto pensaba lo mismo.

––¿Quieres ser mi novia? ––preguntó él al separase.

Ella sonrió ––S-Si.. si quiero.

––Genial, te prometo que te cuidaré.

Ambos estaban muy cerca del otro, Naruto comenzó a acercarse lentamente a ella. Cerraron los ojos y unieron sus labios en una lenta y tierna danza. El primer beso de ambos.

––No te vayas a desmayar ––le dijo él al separase de ella y esta solo pudo atinar a sonrojarse.

––En… entonces… sostenme y no me sueltes ––dijo ella dulcemente. Naruto se quedó en trance por la respuesta de ella y sus mejillas se colorearon.

Hinata sonrió al ver su reacción, algo que ella misma había provocado.

––No te vayas a arrepentir después si no quiero soltarte ––dijo sonriente.

Ella negó varias veces ––No lo haré.

Iban a besarse por segunda vez, pero un ruido en la puerta los hizo separarse rápidamente.

Shizune entró y al mirar a los dos, entrecerró los ojos de manera sospechosa ––¿Qué pasa aquí? ––abrió los ojos grandemente al verlos algo sonrojados ––Vinieron aquí a tener sexo?

Hinata chilló y Naruto se sonrojó ––Pero que cosas dice Shizune san, claro que no. Hinata…

No terminó de hablar pues Hinata se había desmayado otra vez y él alcanzó a sotenerla.

––¿Ve lo que provoca su mente pervertida?

––Cierra la boca Naruto ¿Qué querías que pensara?

––Usted tiene la culpa por no estar aquí.

.

.

.

Hinata y Naruto entraron al salón de clases, Sakura fue a ver a Hinata preocupada.

––Hinata!! ¿Estás bien? Este idiota te hizo algo ¿verdad? ––Hinata negó varias veces.

––No es eso Sakura-san, solo se me bajó un poco la presión.

––Oye Sakura, ¿Por qué le haría algo a mi novia? ––dijo Naruto en su defensa.

Tanto Sakura como Sasuke le miraron sorprendidos.

––¿Qué está diciendo este idiota Hinata? ––––preguntó Sakura.

––Naruto-kun y yo somos novios ––dijo ella tímidamente

––¿Quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee? ––gritó Sakura ––Pero… ¿Qué sucedió? Hasta hece unas horas ni siquiera se dirigían la palabra.

––Le confesé mis sentimientos a Hinata y ella también ––dijo Naruto como si nada.

––Pues ya se estaban tardando ––contestó Sasuke.

––Pero chicos, por ahora es un secreto ––dijo Hinata.

––¿Por qué? ––preguntó Sakura.

––El padre de Hinata es algo especial, así que… por ahora… ––trató de explicar él.

––Lo siento Naruto-kun… ––Hinata se sentí mal por ocultar a Naruto de su padre, pero lo conocía y si se enteraba los separaría.

Naruto le sonrió como solo él sabía ––No te disculpes, yo haría lo sea con tal se que estemos juntos.

––Naruto-kun… ––Murmuró Hinata mientras le miraba hipnotizada y Naruto igual.

Sakura miró a todos lados, de repente un aura rosa los rodeaba, mientras Sasuke desvió la mirada sin saber qué hacer.

––¡Chicos! Las clases terminaron hace tiempo vámonos ya ––Los interrumpió Kiba desde la puerta.

––Bueno chicos, ya que su relación es un secreto deben fingir cundo estén aquí, así que Hinata y yo nos adelantamos ––dijo Sakura.

Ellos asintieron ––Hinata…. ¿Me das un beso? ––preguntó Naruto.

Tanto Sakura como Sasuke se sonrojaron. Hinata se acercó a él y se besaron frente a sus amigos quienes ya se sentían incómodos.

––Ha… hasta luego… ––dijo ella y se retiró con Sakura algo sonrojada.

Naruto tenía una cara de bobo y Sasuke lo sacó de ensimismamiento con un zape. Pero esta vez, él no se molestó y le miró con una sonrisa ––Hoy es el mejor día de mi vida, te quiero teme… te quiero.

A Sasuke se le marcó una venita en la sien y lo arrastró del cuello de la camisa. Naruto solo se dejó llevar como un autómata.

21 de Julio de 2021 a las 17:21 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo El Inicio. Estoy embarazada…

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 30 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión