carlos-ruano1626456600 Gilgamesh

Una historia de ficción que nos sitúa en Londres durante el siglo XIX; nos narra la horrenda vida que tuvo el ser que sería conocido como uno de los grandes males de la humanidad, Jack el destripador.


Drama No para niños menores de 13.
2
140 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Acto 1

4:00 Am, 27 de octubre 1864 - Londres Inglaterra

En la oscuridad y entre medio de la niebla había un burdel, en este estaba naciendo un bebé al que nadie esperaba con alegría.

Su madre Alicia, era una prostituta que trabajaba en ese ahí. Junto a ella ayudándola en el parto estaba una sirvienta que también trabajaba ahí llamada Mabel

Alicia – saca a ese puto bebé ya! Decía entre gritos

Mabel – Alicia, por favor cálmate, ya está saliendo – dijo Mabel entre los intensos gritos de Alicia

Minutos después nació un niño, al cual Alicia despreció desde el primer momento en que lo vio; pero Mabel lo sostuvo con sus brazos y decidió darle un nombre

Mabel acarició levemente la mejilla del bebé y dijo – Tú serás un gran hombre en el futuro y tu nombre será Jack

Los años pasaban y Alicia siempre maltrataba a Jack, le pegaba con lo que sea que encontraba sin motivo alguno; debido a esto Jack lloraba todas las noches, pero Mabel siempre lo consolaba, ella lo trataba como si fuera su propio hijo.

Los maltratos de Alicia hacia Jack seguían constantemente, hasta el punto de dejarlo agonizando, por lo cual Mabel lo cuidó y lo mantuvo con ella hasta que se recuperara

Pero… Un día sucedió una tragedia, uno de los clientes del burdel estaba acosando a Mabel

Hombre – vamos, zorra, sé que quieres el dinero

Mabel resistiéndose y tratando de golpear al hombre – no quiero, déjame por favor!

Hombre – si no vas a conmigo entonces no mereces vivir, perra.

Él la asesinó ahorcándola, el hombre era un noble por lo cual no le pasaría nada por asesinar a una sirvienta de un burdel, así que el hombre salió del burdel como si nada

Jack fue el primero en encontrar su cuerpo

Jack – Mabel, resiste, por favor no me abandones, te necesito – decía entre lagrimas

Mabel con su último aliento de vida acarició la mejilla de Jack y dijo – tranquilo, mi niño. Algún día encontrarás a alguien que jamás te abandonará; yo por desgracias ya no podré verte crecer, pero sé que siempre serás fuerte. Te amo.

La mano de Mabel cae al suelo y en sus ojos ya no existe la luz.

Jack llora como nunca antes; entre los lamentos de Jack, Alicia llega al lugar y empieza a reír

Alicia – de verdad estás llorando por una sirvienta? Así es la vida, niño. En este mundo ni tú ni ella valen nada; deja de llorar, ella sólo era basura

Esa noche Jack no paró de llorar, por lo que Alicia tomó un fierro dispuesta a golpear a Jack hasta la muerte

Alicia – si tanto extrañas a esa perra déjame reunirte con ella – dijo con una sonrisa perversa

Jack al escuchar esto empieza a correr

Jack – mamá, detente, no quiero, va a dolerme

Alicia – deja de llamarme mamá, gusano, jamás has sido mi hijo. ¿¡Acaso no te has dado cuenta que te desprecio!?

Jack entra a la cocina y toma un cuchillo para defenderse

Alicia – qué intentas hacer, desgraciado?

Alicia levanta el fierro por encima de su cabeza para pegarle a Jack, cuando de repente lo suelta. Jack le había cortado la garganta

Ella con las manos en el cuello mira los ojos de Jack, se habían vuelto unos ojos sin color, unos ojos sin alma; En ese momento Alicia ya no pudo ver a lo que ella consideraba una basura… lo único que pudo ver en esos ojos fue al monstruo.

Alicia cae al suelo y Jack pone su pie sobre su cabeza y justo antes de que Alicia se desangrara por completo le dijo – Mi nombre es Jack, recuérdalo en el infierno “madre”

Al siguiente día por la mañana entraron al apartamento de Alicia en el burdel porque había un olor muy fuerte proveniente de ahí, cuando entraron lo que vieron fue una atrocidad como ninguna otra; el cuerpo de Alicia tirado en el suelo, con cortes en el cuello y sus genitales habían sido mutilados.

Jack no estaba por ningún lado, aunque esto no afectaría a Jack, ya que ante la sociedad él no existía, su madre jamás lo dejó salir del burdel y sólo pasaba encerrado en su apartamento y en el de Mabel, las personas rumoreaban sobre un niño, pero nunca confirmaron los rumores.

Jack se fue la noche que mató a su madre, un niño de 11 años vagando por las siniestras calles de Londres.

Jack a pesar de ser un niño del bajo mundo había nacido con una apariencia bastante linda, era un niño de cabello plateado y un color de ojos Azul oscuro que transmitían pureza, por lo cual llamaba mucho la atención.

Pasaron 3 meses en los que Jack mendigaba por las calles, la mayoría de las personas eran despreciables y lo ignoraban por completo, algunos otros hasta lo llegaban a golpear, aunque eso no era nada para Jack que ya estaba acostumbrado a los abusos de su madre. Pero un día Jack se atrevió a mendigarle a una Anciana que parecía tener bastante dinero

Jack – Buenos días, señorita, ¿tiene un poco de comida que pueda obsequiarme?

Los guardias de la mujer se abalanzaron hacia Jack

Guardia – ¡Cómo te atreves a acercarte a lady Brownbear!

La mujer los detiene y le da un pan a Jack, a esta mujer le había llamado la atención la apariencia de Jack, así que lo invitó a hablar con ella

Anciana – ¿cómo te llamas, pequeño?

Jack – Mi nombre es Jack, señorita

Anciana – Es un lindo nombre, el mío es Agnes Bronwbear

Jack – Es un gusto, lady Bronwbear

Lady Bronwbear – ahora, Jack, dime ¿por qué estás mendigando?

Jack – Nací en la calle, señorita, toda mi vida he estado mendigando para sobrevivir

Lady Bronwbear – ¿y tus padres?

Jack – Lastimosamente no tengo padres, jamás los conocí.

Cada palabra que salía de la boca de Jack era una vil mentira.

Lady Bronwbear – Es una pena, pero siendo así te tengo una propuesta, ¿te gustaría vivir conmigo? No hay muchas personas con las que hablar en mi mansión, así que tal vez tú puedas hacerme compañía

Jack con un tono temeroso – si me lo permite estaría encantado – Jack en su interior desconfiaba de las intenciones de Lady Bronwbear, pero prefería eso a seguir viviendo en la calle.

Jack pensaba que la propuesta de la anciana era porque ella pensaba hacerle algo o tenerlo como su esclavo, pero resulta que la mujer quería adoptarlo, debido a que sus hijos nunca convivieron con ella y ha pasado muchos años sola

Jack es atendido por los sirvientes de la mansión de la mujer

Lady Bronwbear – Jack, esta será tu nuevo hogar, siéntete cómodo de hacer lo que gustes

Jack aún desconfiaba, pero en su interior guardaba gran emoción

Jack – Gracias por su hospitalidad, Lady Bronwbear

Lady Bronwbear – no tienes nada que agradecer, Jack. Y de ahora en adelante puedes llamarme abuela

Jack sonríe con gran alegría – está bien, abuela

Jack fue tomado por los sirvientes de la mansión Bronwbear que de ahora en adelante estarían encargados de la educación de Jack.

Y así comienza la historia del hombre que se volvió en el monstruo más grande de la humanidad.

Fin del acto 1.

16 de Julio de 2021 a las 22:08 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Mansión en llamas

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión