J
Jose Silva


Esta es una presentación a mi modo de ver de la reencarnación, no afirmo con rotundidad que lo que se muestra sea verídico pero, si puede dar una idea o una forma nueva de plantear algo tan complejo como la vida en la Tierra.


No-ficción Sólo para mayores de 18.
0
31 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

La Reencarnación o los Espíritus Reencarnados.


APARTADO 1: EL ATMA-KASHA.

El Ser Humano mientras vive en la Tierra, posee dos espíritus que se intercalan entre sí.

Esta el Alma Espiritual o Atma-kasha y el Espíritu Atómico o Savanáh.

El Atma-kasha es infinito, inmutable e innaciente, está exento de las leyes físicas y divinas, conceptos como el tiempo, el espacio o la vida y la muerte no tienen dominio sobre ella pues es anterior a estas cosas.

El Atma-kasha proviene y es en esencia una parte, fragmento o porción de la Divinidad Absoluta llamémoslo Díos.

El Atma-kasha no nos pertenece en el sentido amplio de la palabra y aunque es una parte intrínseca del Ser Humano no "somos" el Atma-kasha, al menos durante nuestra estancia en la Tierra. Precisamente nacemos y vivimos en este lugar para dominar la materia y lo "invisible" y sobretodo a nosotros mismos para luego poder fusionarnos con el Atma-kasha.

Todo Ser Humano posee un Atma-kasha y todos son idénticos y funcionan de la misma forma, por lo tanto toda la humanidad es igual en esencia y todos somos amados por Dios independientemente de todo lo demás.
No hay ningún tipo de distinción entre nosotros, ni elegidos o personas especiales para Dios ni para la naturaleza pues todos poseemos un Atma-kasha que es la misma en todos los sentidos.

El Atma-kasha es lo que nos mantiene unidos y enlazados, es la conexión que nos permite entendernos y reconocernos entre nosotros como iguales, no por ser de la misma especie o por ser familia sino, que es por nuestra alma es decir, el Atma-kasha.
Todas las personas del mundo, sus personalidades, ideas, conductas y comportamiento es un reflejo de nosotros mismos como un espejo viviente que refleja la parte más profunda de nuestro Ser, aquellas cosas que no nos gusta de nosotros o incluso esa parte de nosotros que despreciamos y procuramos mantener oculta y enterrada pero, la vida nos la muestra con otras personas para que la aceptemos y la reconvirtamos en algo armonioso que podamos aprovechar.

También sirve para reflejar aquellas cosas de nosotros mismos que desconocemos o aspiramos, eso que nos gustaría ser pero por el motivo que sea nos negamos o creemos que no podremos conseguirlo o por el contrario que no lo merecemos.

El Atma-kasha funciona bajo la Ley del Entrelazamiento Cuántico y por esa razón nuestro humor, nuestra actitud, lo que sentimos y lo que pensamos se puede percibir y "cambiar" el ambiente que nos rodea.

Por eso la ley más importante para la plenitud de nuestro ser es amar al prójimo como a ti mismo y tratarlo como te gustaría que te trataran.

Cuando una persona te cae mal aún sin conocerla es porque esa persona está pasando por una Etapa la cual tu ya pasastes y la declarastes concluida, probablemente se trate de una Etapa desagradable de tu vida y quisieras dejarla atrás entonces cuando esa persona está cerca te hace rememorar esa Etapa inconscientemente y al mirar a esa persona dices.

- que persona más desagradable - o - no se porqué pero, esa persona no me gusta -.

Cuando en realidad lo que quieres decir es.

- esa persona me hace recordar experiencias desagradables de Mí vida - o - no se porqué pero, esa persona se parece a Mí a como era antes -.

En definitiva gracias al Atma-kasha es que podemos aprender de nuestros errores y debilidades, potenciar nuestras habilidades y descubrir las cosas que aún desconocemos de nosotros mismos.

Cuando todo o al menos casi todo de nuestro alrededor nos parezca hermoso y adecuado, cuando reconozcamos que las personas solo son "una parte" de nosotros mismos y que todos y todo somos UNO, solo entonces no habrá más Humanidad en la Tierra por que ya habremos logrado superar esta Etapa y alcanzado la verdadera Evolución.

APARTADO 2: EL SAVANÁH.

El Espíritu Atómico o Savanáh es nuestro Yo unipersonal o más bien nuestra parte inedita, la cual es cambiante e inestable, el Savanáh es lo que hace único a cada individuo de la especie.

En cierto modo el Savanáh es finito y por lo tanto mortal pero no experimenta la muerte pues eso sólo existe en la Tierra material. Lo que ocurre es que el Savanáh si no se fusiona con el Atma-kasha no puede salir de los rincones de la Tierra y si no posee un cuerpo físico se desgasta y acaba marchitándose hasta desintegrarse casi en su totalidad, luego de desintegrarse lo poco que queda del Savanáh se une al Cosmos como polvo de estrella o algo similar.

El Savanáh está compuesto primordialmente de tres substancias, la mente o intelecto, las emociones y el cuerpo material. Las tres substancias son completamente necesarias para la realización y conservación del Savanáh por esa razón cuando el cuerpo material muere el Savanáh se encuentra en un estado que podíamos llamar vegetativo y acaba por desaparecer.

El Savanáh tiene como objetivo adquirir experiencia, sensaciones y trascender como ser, Buda lo llamaba la Iluminación, Cristo lo llamaba la Verdad o la Cristalizacion. No me és posible explicar con claridad todas estas cuestiones pues no hay ningún vocabulario humano para poder expresarlo ni nosotros (incluido YO) tenemos la suficiente capacidad para comprenderlo por lo tanto lo dejaré así.

La cuestión es que el Savanáh no puede llegar a ese estado en una sola vida, se necesita muchas vidas en la Tierra para lograr la Iluminación o Cristalización del Ser por ese motivo los Espíritus Savanáh reencarnan una y otra vez hasta lograr la realización necesaria y ascender.

APARTADO 3: PROCESO DE LA REENCARNACIÓN.

El Atma-kasha es demasiado puro y divino para estar en un cuerpo Humano y tener una vida terrenal. Para el Atma-kasha el cuerpo es como una prisión y se siente incómodo, la mente y las emociones Humanas les resulta desagradable pues se ve incapaz de lidiar con ellas, en definitiva el Atma-kasha se siente aprisionado y limitado cuando está en la Tierra.

Entonces cuando nos llega la hora de partir de este mundo o dicho de otra forma cuando nos llega la muerte el Atma-kasha sale disparado hacia el Cielo sin esperar un segundo.

Cuando una persona muere lo primero que sale del cuerpo es el Atma-kasha, mientras que el Savanáh que no conoce otra vida y necesita un cuerpo para estar completo se niega a salir del cuerpo y permanece en el varias horas después de la muerte pero, como el cuerpo físico ya ha muerto comenzará a descomponerse y el Savanáh acabará siendo expulsado del cuerpo quedando incompleto hasta que se le asigne uno nuevo.

Cuando muere una persona, el Atma-kasha sale disparado hacia el Cielo y ahí tiene un proceso de borrado de memoria para olvidar los detalles de esa vida guardando sólo las experiencias más importantes, cosas esenciales y vitales que les será útil en la siguiente Reencarnación. Más tarde el Atma-kasha regresará a la Tierra y se introducirá en otro cuerpo que aún no ha nacido es decir, se meterá en el cuerpo de algún bebé que aún esté desarrollándose en el vientre de su madre, permanecerá ahí durante el embarazo y cuando falte poco para que el bebé nazca "llamará" al Savanáh y este se verá atraído como un imán hacia el lugar del nacimiento y Atma-kasha y Savanáh tendrán una nueva vida en la Tierra.

Esto no ocurre instantáneamente, desde que el Atma-kasha parte al Cielo hasta su regreso a la Tierra pasa un corto plazo de tiempo ya que, es el Atma-kasha el que se introduce en un nuevo cuerpo y luego llama al Savanáh y no al revés, hasta que el Atma-kasha no lo llame el Savanáh no podrá volver a reencarnar así que no le queda otra que esperar hasta que sea llamado.

2 de Julio de 2021 a las 21:10 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas