S
Sofia Peña


Mark O'Brien es un chico normal y corriente de dieciséis años que va a comenzar su penúltimo año de instituto. Piensa que será cómo los diez anteriores pero todo cambiará en su decimoséptimo cumpleaños. ¿Qué pasa si descubre cosas sobre su pasado y sus padres adoptivos? Junto a sus dos inseparables amigos, Sky y Jake, y junto con su hermana Charlie descubrirán cosas acerca de sus orígenes que nunca llegaron a imaginar. ¿Qué pasa cuando varias personas misteriosas y con sorprendentes habilidades aparecen en su vida? ¿Vendrán a ayudarles o a destruirles? ¿Podrá confiar en ellos o será en su propia familia en la que no podrá confiar? Las cosas están cambiando en la familia O'Bryan, pero ¿conseguirá separarlos o unirlos cada vez más?


Fantasía Épico No para niños menores de 13.

#embarazo #mpreg #hombrexhombre #boyslove #chicoxchico #312 #217 #249 #326 #gay #lgtbi+ #lgtbi #reyes #kings #229 #371 #elementos #elfos #enanos #hibridos #brujas #341 #caballeros #reino #dioses #poder #poderes #258 #328 #230 #301 #traicion #juvenil
0
73 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 2 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1: Chico Nuevo

Tin-tintin.


No, no nooooo. ¿Cómo es que ya es de día?


Tin-tintin.


-Uggg- dije mientras levantaba la cara de la almohada fulminando al cacharro- Cállate-


Volví a caer en la almohada cuando dejó de sonar.


Pasado unos minutos me fui quedando dormido y volviendo a mi querido sueño cuando...


Tin-tintin


-Oh, venga ya- dije. Cogí al despertador y lo lancé a algún lugar de la habitación, dejando de sonar- Mucho mejor-


Cuando el ruidito cesó, cerré los ojos para intentar recuperar el sueño. Nada más cerrar los ojos alguien entra dando un portazo a la puerta.


- Marc vas a llegar al primer día de instituto tarde como no te levantes ya- dijo Tía Em- No querrás enfadar a la Tía Em, ¿verdad?-


-Cinco minutos más- dije susurrando contra la almohada.


- Tú lo has querido- escuche unos pasos que indicaban que se había ido.


Pasados unos minutos escuché unas pisadas que indicaban que estaba entrando de vuelta en la habitación. Antes de que pudiera decirle nada, noté algo húmedo y frío por todo mi cuerpo haciendo que me levante rápidamente de la cama y me la quede mirando, calada mientras tengo a mi Tía Em sonriente con un cubo azul.


-¡¡Me has tirado agua encima!!- grité separando la camiseta mojada y fría de mi cuerpo.


-Tu te lo has buscado jovencito- dijo- Ahora que estas despierto, dúchate, cámbiate y baja a desayunar que solo falta media hora para ir al Instituto-


-Está claro que ducha no voy a necesitar- murmure mientras Tía Em cruzaba el umbral de la puerta.


Cuando me quede solo, salté de la cama porque estaba empezando a calar. Cambié las sábanas rápidamente. Cogí una camiseta azul de manga corta, unos vaqueros azules, mis vans y me metí en el baño.


Tía Em es una señora de 34 años pelo castaño, ojos marrones estatura media y muy encantadora. Ahora ni se te ocurriera enfadarla o pasa lo que me ha pasado a mi.


Tía Em puede que no sea mi madre pero la quiero como si lo fuera.


Estoy con ella desde los cuatro años. No pasé ni una semana en el orfanato cuando me adopto.


No me acuerdo de mis padres biológicos ni de donde vivía, ni si quiera de si tenía hermanos.


Lo poco que sé es gracias a la Tía Em.


Me dijo que mis padres no me abandonaron porque si, sino que tenían sus razones.


-Te querían con locura y es por eso que te tuvieron que dejar ir - dijo la primera vez que le pregunté.


Me di una ducha para intentar despertarme y cuando lo conseguí, salí y me puse la ropa.


Cuando iba a ir a por la mochila, me paré frente al espejo.


Estaba más alto, por lo menos cinco centímetros . También estaba un poco mas musculoso. La camiseta que llevaba me quedaba tirante y hace dos meses me quedaba suelta.


Mi cara era lo único que no había cambiado: Mismo pelo marrón chocolate, mismos ojos grises, incluso la cicatriz que tenía en el lado derecho de la cara.


Giré para verla mejor.


No mediría más de cuatro centímetros. Lo mas extraño es que no me acuerdo de como me la hice. Se que me la hice antes de venir a vivir a Nueva York, pero no me acuerdo cómo ni porqué.


Estuve en rato mirándome hasta que vi por el espejo la hora. Faltaban treinta minutos para entrar en clase.


-Mierda- dije mientras cogía la mochila a toda prisa y bajaba de dos en dos los escalones.


Cuando estuve en el hall, giré hacia la derecha y me metí en la cocina. Como todas las mañanas, cada vez que entraba en la cocina me llegaba un olor a masa de tortitas y café delicioso.


-Veo que el bello durmiente despertó de su encantamiento- dijo Charlotte. Charlotte es la hija de Tía Em. Tiene dos años mas que yo, ósea diecinueve. Es igual que su madre, excepto en los ojos. Tía Em los tiene marrones y Charlie verdosos.


-Marc, como no empieces a desayunar vas a llegar tarde- dijo Tía Em.


-Ya voy- dije mientras me sentaba de un salto en la butaca. Había café y tortitas, las comí como pude y me despedí.


-¿Estás seguro de que no quieres que te lleve enano?- dijo Charlie cogiendo sus cosas y las llaves del coche.


-No gracias, he quedado con Sky y Jake a mitad de camino- dije mientras salía de casa.


Vivíamos en un chalet adosado en mitad de la ciudad. El Instituto estaba a unos veinte minutos a pie. Normalmente cojo el bus pero al ser el primer día decidí esperar a mis mejores amigos. Sky vive en la calle paralela a la mía, y Jake justo en la casa de enfrente.


-Bueno, tú te lo pierdes enano.- dijo mientras arrancaba el coche- Hasta luego-


Esperé durante unos minutos hasta que ví salir a Jake de su casa. Iba vestido igual que yo, excepto por el color de la camiseta: la mía es azul y la suya roja.


-Hola Marck- dijo sonriendo cuando llega junto a mi. Veo como busca algo.


-No esta aquí- dije sonriendo.


-¿Quién no esta aquí?- preguntó frunciendo el ceño. Estaba nervioso. Bien.


-Charlotte. No esta aquí, se acaba de ir- dije mientras empezaba a caminar.


-No estaba buscándola- dijo.


-¿Entonces que buscabas?- pregunte mirándole.


-Pues.....eh....- dijo mirando al suelo nervioso.


-Lo que yo pensaba- dije sonriente triunfante.


Llegamos a nuestro punto de encuentro. Es la esquina que junta la calle de Sky y la nuestra.


-Vamos, no es mi culpa que este buena- murmuró ganándose un zape- ¡¡Au, animal!! -


-Es lo que pasa cuando llamas "tía buena" a mi hermana- dije


-Si, bueno que más da- dijo mirando a algún punto triste.


-Tío, lo siento- dije cogiéndole el hombro- Ya se que llevas pillado de mi hermana desde los nueve, pero ella te saca un año y a mi dos. Los mayores no se fijan en los pequeños-


-Ya lo se- dijo con una sonrisa triste- Pero lo seguiré intentando-


-Ese es mi chico- dije despeinándole con al mano el pelo.


-Oye, para ya- dijo intentando quitarme la mano- Me vas a despeinar-


-No necesitas mi ayuda- dije antes de hecharnos a reír.


Digamos que Jake y su pelo son únicos. Su pelo odia los peines. Por mucho que se intente peinar su cabello adquiere otra forma distinta.


-¿Os estáis divirtiendo sin mí?- pregunto una voz.


Nos giramos y nos encontramos con Sky.


-No, solo hablábamos sobre cosas de hombres- conteste mientras empezaba a andar seguido por Sky y Jake.


-¿Otra vez Charlotte?-preguntó mirándole. Jake no dijo nada solo asintió- Eso te pasa por no pasar página-


-Ya lo se- dijo- Pero es que simplemente no puedo-


-Bueno da igual- dije mientras cruzábamos la puerta del jardín del insti-¿Que clase os toca?-


-Matemáticas- bufó Sky.


-Lengua- dijo Jake triste.


-Música- dije sonriendo. Me encanta la música y el baile. Se cantar, pero nunca me atrevo a cantar delante de nadie, solo de Sky, Jake o Charlie. Estoy en una escuela fuera del cole, con Sky y Jake y mas chicos en el que podemos bailar, componer, cantar.......


-Jo, que suerte- dijo Sky decepcionada- Me gustaría tener contigo esa clase-


-Y yo- dijo Jake- Es la única en la que no me duermo-


-Bueno de todas maneras luego vamos a MS, ¿no?-pregunte risible por el comentario de Jake.

-Si- dijeron los dos a la vez entusiasmado- Tengo ganas de ver al señor Coldman-


-Si, yo también- dije- Bueno, nos vemos luego-


-Adiós- dijeron mientras se perdían entre la multitud.


La clase música estaba en el segundo piso. Cuando entré en la clase ya había un par de chicos y chicas allí. Me senté en un pupitre atrás del todo.


Cuando empezó la clase, el profesor estaba dando los porcentajes de los exámenes y demás cuando llamaron a la puerta y entraron dos personas. Uno era el director y el otro no lo había visto nunca. Chaval de ojos azules y pelo negro. Tenia una mirada fría y distante. Se quedó mirando a la clase uno por uno hasta que fijó su mirada en mi. Cuando esos orbes azules se fijaron en los míos, me produjeron escalofríos. Intente apartar la mirada pero no podía.


-Bueno, bienvenido a la clase de música Axel- dijo-Tome asiente al lado del señor Cornwell por favor-


El tal Axel apartó la mirada para dirigirla hacia el profesor de música. Se sentó al lado de Max, el cual estaba sentado dos filas detrás mía.


Lo más extraño es que me pareció que sus ojos daban destellos negros, siniestro.


El resto de la clase no me pude concentrar. Sentía que ese chico "Axel" me estaba mirando.


Lo sentía.


Cuando terminó la clase salí corriendo de allí.


¿Qué había pasado? -pensé mientras me dirigía a la siguiente clase.


El resto del día fue tranquilo, no volví a ver al chico ese en ninguna parte.


Cuando terminaron las clases, Sky, Jake y yo nos fuimos a la cafetería debajo del MS. Cuando ordenamos los pedidos, sentí como un escalofrió me recorría la espalada. Me di la vuelta y me encontré con esos espeluznantes ojos que está vez sí eran negros.


"Axel" pensé.


Estaba fuera, en la acera de enfrente mirándome fijamente.


Parecía como si nadie lo viera.


Caminaban y no se percataban de que estuviera parado en medio de una acera llena de una multitud atareada y distraída.


-Marck, ¿estas bien?- pregunto Sky mirando hacia donde yo miraba- ¿Qué estas mirando?-


-Espera, ¿no le estas viendo?- pregunte.


-¿A quien?- preguntó frunciendo el ceño.


-Al chico que esta parado en mitad de la calle- dije


-¿Que chico?. Yo no veo ninguno- dijo Sky confusa.


-Pues yo si, y estaba....- no termine la frase porque cuando volví a mirar hacia donde estaba Axel, no había nadie- Lo juro, estaba ahí-


Sky levanto los hombros y se fue a por nuestros pedidos.


Me giré hacia Jake. Estaba mirando fijamente a donde estaba Axel. Tenia el ceño fruncido y parecía un tanto intranquilo.


-Jake, ¿estas bien?- pregunte. En cuanto escuchó mi voz, paso de estar intranquilo a estar sonriente.


-Si, no te preocupes- dijo Jake con una sonrisa forzada- Solo me ha parecido reconocer a alguien-


Después de eso, Sky trajo nuestro pedido y nos fuimos al estudio.


Jack y Sky hablaban animadamente, pero yo estaba entre intrigado y asustado.


¿Qué hacia Axel aquí? ¿Jack conoce a Axel?- Pensé mientras entrabamos al edificio.


El MS esta en el segundo piso. Por fuera puede parecer un viejo bloque de apartamentos, pero por dentro es como si el resto diera igual. Todo era luminoso y moderno. En cada habitación había una sala de baile, una sala de mezclas o una sala de estar.


Este sitio es para artistas callejeros en su mayoría. La mayoría de nosotros no podemos pagar una escuela de danza o de canto o ambas, por eso es tan especial. Cada día conoces a alguien nuevo o aprendes algo diferente.


Antes de empezar, los tres nos dirigimos a la sala común. Cuando entramos solo había una persona.


-Hola Señor Coldman- dije sonriendo. Cuando se dió la vuelta, nos sonrió.


-Mis chicos preferidos, ¿cómo estáis?- dijo abrazándonos .


-Bien ¿y usted?- pregunto Jack.


-Un poco aburrido. Solo han venido dos o tres durante el verano..... pero lo importante es que ya estáis aquí- dijo sonriendo- Y eso significa mas diversión-


Nos reímos y nos despedimos. Conocemos MS desde los cinco en el caso de Jake, los seis.


Tía Em y Eric (señor Coldman) son mejores amigos desde la infancia.


Cuando se enteró de que Tía Em me había adoptado, le dijo que se pasara un día conmigo por allí. De hecho, aquí es donde conocí a Sky y a Jake.


Jake ya iba al colegio, y Sky era nueva en la ciudad.


Estuvimos tres horas cantando y bailando. Cuando dieron las nueve, nos tuvimos que ir a casa. Me despedí de Sky primero, y antes de que me pudiera despedir de Jake, este me dijo algo.


-Espera Marck- dijo agarrándome del brazo.


-¿Si?- pregunte. Parecia nervioso.


-Solo....ten cuidado- dijo para después salir corriendo hacia su casa-No te fíes de nadie, ¿vale?-


¿Cuidado con que?


Cuando entré en casa, dejé la mochila en mi habitación y entré en la cocina para picar algo. Charlie no estaba, y Tía Em había dejado una nota en el frigorífico diciendo que llegaría muy tarde y que no la esperase despierta.


Cuando terminé de cenar, me subí a mi habitación, me cambie de ropa y me metí en la cama. No podía dormir al principio por todo lo que había pasado hoy: Axel, la cafetería , Jake pidiéndome que tuviera cuidado... Estuve dándole vueltas a todo eso hasta que finalmente no pude mas y me venció el cansancio quedándome dormido.

22 de Junio de 2021 a las 10:52 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2: ¿Quién soy?

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 11 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión