Infernus et in terra Seguir historia

Sombrat Jun Morales

¡Bienaventurados sean ustedes que fueron elegidos!, pues este viaje será por mucho el más horripilante por el que les toque pasar aun en la muerte. Resígnense y renuncien a todo si saben lo que es mejor para lo que queda de ustedes...


Horror No para niños menores de 13.

#Psicólogico #Emociones #Pecados #Mutantes #Espectros #Entes #Demonios #Fantasmas #Ocultismo #Terror
2
14.4mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Oscuridad, oscuridad y oscuridad que se consume hacia la nada... Una tenue luz se forma poco a poco, dando paso a esa suave esencia... Dolor, dolor, inigualable dolor se va formando en esa pobre esencia llena de cargas puestas injustamente en ella... ¿Realmente se merece todo esto? ¿Quién sabe? Nadie sabe. Nadie sabe realmente nada. Nada de nada...

¿Qué es bueno? ¿Lo bueno en realidad es bueno? Las filosofías de diferentes autores a los que consideras ineptos no te convencen. Pequeño niño. ¿Por qué ese deseo de sacarlos de su tumba y decirles que simplemente ya no existen? Junto con esa sensación de satisfacción que te daría escupir en sus huesos casi hechos polvo. Lo bueno es aquello que la mayoría considera como correcto. El viento se lleva lentamente aquello que se consideró bueno en un pasado no muy lejano, el viento, a su mismo tiempo trae diferentes formas de la consideración de lo bueno. ¿Es eso lo que molesta? Joven estudiante, oh joven estudiante que ha sufrido de ese trastorno que muchos consideran enfermedad. Quieres, quieres, quieres, quieres... anhelas hacer lo que consideras bueno. Dime lo que realmente buscas, dímelo por favor. Dime por qué te conviertes lentamente en lo que según las masas es una ridícula imitación de un mesías. Te preguntas frecuentemente qué haces aquí, la duda interminable acerca de cuál terminará siendo el fin logra tenerte inquieto durante las noches. No cierras los ojos por temor a lo desconocido. En tu mirada cada vez más abierta puedo notar la manera en que deseas hacer algo. El miedo al olvido invade tus entrañas. El miedo a no volver a ver o sentir nada el resto de la eternidad. El odio que tienes a lo que no es bueno se apega cada vez más a ti, como si de un simbionte se tratara. Se aferra a ti... y te consume hasta que ya no eres más tú. Llegando al punto en que consideras como algo no bueno a lo más natural que existe: la muerte. El señor demonio, a quien tanto trataste de encerrar en lo más profundo de tu cerebro durante todos estos años, por fin encontró la manera de salir... Oh horroroso demonio, si tus padres supieran lo que realmente eres, si tan solo tuvieran una mínima idea. No serias así si la paz no fuese muda. ¿Verdad?

Bella pelirroja, cuyo cabello rojo como el fuego se sacude en el aire, desprendiendo un olor alborotador para los hombres, presos de sus primitivos deseos carnales, que difícilmente algún día llegarán a satisfacer. ¿Es eterno ese sentimiento llamado amor? ¿De qué están hechos tus sueños? ¿Qué es lo que te provoca? ¿Es la cálida sensación de una dulce ilusión temporal? ¿A qué te sabe el dolor? Quizás se trate simplemente de un deseo carnal al que de algún modo buscas poner precio. No lo sé. Caminas delicadamente por los diferentes sitios que una muy pequeña parte del mundo tiene para ofrecerte. Deseas besos en flor, deseas que todas las miradas del sexo opuesto estén clavadas en ti. Deseas eso y más, es todo tu diminuto mundo, no quieres explorar más de éste. Bajar al infierno que consideras ficticio no está en tus planes, pero bien sabemos tanto tú como yo, que los planes pueden cambiar, no para bien o para mal, simplemente para no ser lo mismo que tenías en mente.

Traición que huele como un cadáver en su estado más putrefacto posible, oh, bella y a la vez horrorosa traición. Bailas en una danza traicionera llena de espectadores ansiosos por deleitarse con tus misteriosos y a la vez cautivantes pasos, espectadores a los que sorprendes con un inesperado final, el cual nunca llega a ser de su agrado, pero eso no te importa para nada. ¿La traición puede quedarse dormida? No lo sabes ni te importa. Mientras los sucesos parezcan ir a tu favor nada más te importa. Oh joven soldado, si tan solo hubieras sabido que esa traición que está pegada a tu corazón te iba a causar tanto sufrimiento. Pero bueno. ¿No lo esperabas? ¿Pensabas que podías ir por ahí bailando esa danza por toda tu vida? Pensaste mal si sospechabas que los espectadores iban a quedarse solo mirando... Tu ahora desfigurado rostro es un claro recordatorio de lo que alguna vez te divirtió y trajo beneficios. ¿No es curioso cómo la traición que tanto amabas terminó por traicionarte? Irónico y algo poético al mismo tiempo. Con el tiempo ni tú mismo pudiste aguantar ese hedor que decías amar.

Por ultimo estas tú, amigo, si, pequeño amigo de ese chico a quien ves que todos rechazan. ¿Qué fue lo que te motivó a acercarte a él y ofrecerle ciegamente tu amistad? Si hubieras estado al tanto de con quién te metías, seguramente te lo hubieras pensado más veces. Pero bien, no todos, pero pocos conocemos realmente que los trastornos psicológicos y los demonios tienen algo en común: son muy buenos a la hora de esconderse en una persona. Tú, amigo, que fuiste perseguido por esos engendros y finalmente terminaste en un estado agonizante en aquel accidente, ese brutal accidente en que todo tu cerebro cambió por completo. ¿Qué hay en ti ahora? ¿Amor? ¿Odio? ¿Sed de sangre? ¿Tristeza? No, simplemente no hay nada más que el instinto primitivo de un animal, o mejor dicho, de un parásito. Pero algo humano se quedó en ti, algo que te hizo conservar parte de tu inteligencia y por ello dejaste que te usaran de conejillo de indias. ¿Te gustó el resultado? ¿Es una bella sensación el solo vivir para comer? Yo creo que para ti ahora lo es... La próxima te lo pensarás dos veces a la hora de elegir tus amistades. Oh, claro, no hay próxima vez para ti...

Oh mis hijos... Bienaventurados sean en este pequeño viaje que les ha preparado su querido destino cruel e inhumano, hacia los rincones más oscuros de la mente y de sus inevitables pensamientos. ¡Bienaventurados sean ustedes que fueron elegidos!, pues este viaje será por mucho el más horripilante por el que les toque pasar aun en la muerte. Resígnense y renuncien a todo si saben lo que es mejor para lo que queda de ustedes…


8 de Abril de 2017 a las 06:33 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Tiempo antes de morir

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas