joselin-ayala1617486188 Joselin Ayala

Cuando Adrien Agreste escuchó la sentencia del jurado, el mundo se desmoronó ante sus ojos vidriosos y esmeraldas. Condenado a cinco años de prisión por una negligencia médica que no cometió, fue trasladado hasta una prisión de máxima seguridad. "Si Dios había creado a Adán, el diablo había creado a Luka"


Fanfiction Caricaturas Todo público.
0
59 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Cuando Adrien Agreste escuchó la sentencia del jurado, el mundo se desmoronó ante sus ojos vidriosos y de color esmeralda.

Condenado a cinco años de prisión por una negligencia médica que no cometió, fue trasladado hasta una prisión de máxima seguridad.

Tenía sus días contados, lo sabía.

Sería presa fácil para aquellos carroñeros dispuestos a desgarrar su cuerpo y quebrantar su espíritu. Un eslabón débil, de aquellos que caen con facilidad y son pisoteados al no tener la condición física necesaria para defenderse.

Demasiado altivo, refinado, con una vida llena de ostentosidades y lujos. No sabía cómo iba a sobrevivir en aquel ambiente hostil.

Magullaron su cuerpo con golpes, lo despojaron de sus finas ropas y lo vistieron con harapos viejos. Cortaron su cabello y le dieron el más sentido pésame, seguros de que no sobreviviría más de una semana en aquel putrefacto lugar donde los lamentos eran absorbidos por las paredes; proyectándose malditas.

Adrien caminó por los pasillos de la prisión, escuchando las obscenidades y amenazas de los hombres que no dudarían en destrozarlo.

Los guardias se reían a sus espaldas, mofándose de su desgracia.

Él mismo sintió diversión por su situación; pobre diablo.

Como si llevara grilletes, arrastró sus pies hasta su celda a la cual fue arrojado sin cuidado alguno. Y fue ahí, en ese húmedo lugar, donde el aroma del moho y el frío corroía el tuétano de sus huesos; que lo vio.

Luka Couffaine, su compañero de celda y el monarca de la prisión. Sádico como solo podían ser los demonios mitológicos. El vaho que salía de su boca era veneno puro, amargo y llameante.

Luka tragó saliva, preguntándose si esa sería la última vez que lo haría. Su cuerpo convulsionó y sus piernas se sintieron trémulas. Podría haberse orinado del miedo.

—Cuando solicité un compañero de celda para divertirme, no imaginé que me traerían un corderito

Si Dios había creado a Adán, el diablo había creado a Luka.

💙💚

Bueno, este sólo es el prólogo. Haremos una gran travesía en esta historia. Veremos cómo es la vida en la prisión.

Y espero que les guste.

Aclaro que si no les gusta el ship Lukadrien, ni se molesten en leer.

Sin más por el momento, nos leemos luego 😉

7 de Junio de 2021 a las 03:56 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo El tesoro del pirata.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión