deargukkie_ A

El reto de Jungkook? Hacer que Taehyung se enamore de él. ¿El reto de Taehyung? Jugar con el jugador. Hasta que la vida cambia las reglas del juego. *Esta historia no es mia, creditos a su autor original


Fanfiction Bandas/Cantantes Todo público.

#vkook #taekook #kookv #kooktae
33
779 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

UNO

Taehyung

Lo odié a simple vista.

No soy una persona odiosa. De hecho, soy realmente muy amable, pero algo acerca de Jeon Jungkook me rozaba de la manera equivocada. Lo hace desde que lo vi por primera vez hace cinco semanas.

Tal vez es la arrogante sonrisa de satisfacción en su rostro cuando los chicos lo miran con admiración, o tal vez es la manera de desnudarte con los ojos, cosa que él hace a dichos chicos. Tal vez es el alarde, la actitud de no-me-importa-una-mierda o el conocimiento de que puede conseguir a cualquiera en el campus. O, mejor dicho, cualquiera del estado.

Tal vez es porque me siento atraído hacia él cuando definitivamente no quiero estarlo, combinado con el hecho de que me recuerda todo lo que dejé en casa en Brooklyn.

Sacudo fuera esos pensamientos y continúo mirando alrededor de la habitación de la casa de fraternidad, como si él no existiera. Es difícil de hacer, especialmente cuando tiene a tres chicos en sus brazos y otras en partes del cuerpo innombrables

¿He mencionado que el tipo es pecaminosamente caliente?

Tiene este desordenado pelo, bañado por el sol con reflejos naturales por lo que la mayoría de los chicos, yo incluido, pagan una fortuna. Sus ojos son tan oscuros que son casi eléctricos, y su piel natural. Estoy seguro de que no necesito mencionar su perfectamente delgado y musculoso cuerpo porque, después de todo, esto es California y el Surf desde que puedes caminar, es un requisito para la vida.

Deja de comerlo con los ojos — Jin se para junto a mí y golpea mi hombro.

Eso es tan probable como yo haciendo striptease por toda la casa —respondo.

—Cariño, puedo nombrar a varios chicos que no se alejarían de eso. Woojin me guiña un ojo a través de la barra de la cocina y suspiro — Pueden seguir soñando. Jamás sucederá, Jin.

—Es una pena —Me sonríe—. No puedo decir que me alejaría tampoco.

Niego con la cabeza, pero estoy sonriendo. Desde el día en que Jin entró en nuestra habitación de la residencia hace cinco semanas, ha sido abierto acerca de su sexualidad. Es bisexual y no le importa quién lo sepa. Lo respeté desde el momento en que nos conocimos. Su transparencia es refrescante para mí.

—Eres incorregible. Me burlo reprendiéndolo.

—¡Hey, y si el zapato encaja! —Guiña un ojo y chasquea los dedos hacia Woojin —¡Bebidas!

Espera tu turno, si dolor —responde él, vertiendo dos chupitos de vodka y entregándolos a alguien al extremo de la barra.

Apuesto a que él habría saltado si le hubieses preguntado — susurra Jin no tan silenciosamente.

—Ahora estás hablando, Jin —Woojin se da la vuelta y me golpea con su sonrisa de mil voltios —¿Te gustaría tomar una copa, chico lindo?

—Estoy bien, gracias. —Le sonrío educadamente—. Estoy seguro de que Jin quiere uno, sin embargo.

—Y una mierda. — Jin se inclina hacia delante y golpea una mano sobre la superficie de la barra—. Cuatro tragos de vodka, Woojin. Esta noche estoy mostrándole al señorito Taehyung como se hace.

—¡Ahora mismo! —Se gira y alinea cuatro vasos de chupitos.

—Jin —siseo—. Ya sabes que no bebo.

—No lo hacías —corrige—. No bebías. Ahora lo haces.

—SeokJin.

—Taehyung —Imita mi tono de voz y acepta los vasos que Woojin desliza para nosotros —Uno, dos, bam. Así es como estamos haciendo esto, pequeño. Sin pensar, hacia abajo los dos.

Esta es una mala idea —murmuro, agarrando los dos vasos de chupitos y mirando el líquido de fuerte olor—. Si vomito, tú limpias.

—Siempre. —Hace un guiño—. ¿Listo? Uno, dos, ¡bam! Vuelco. Trago. Vuelco. Trago.

Mi garganta quema mientras el alcohol se desliza hacia abajo y me acaricio el pecho como si eso fuera a detener la sensación de rojo calor. Woojin me sonríe.

—¿Pensé que no bebías? —Pregunta.

—No lo hago —contesto, bajando el vaso.

—Va a ser duro de roer. —Jin limpia su barbilla—. ¿Seguro que nunca has bebido antes, Tae?

Encojo un hombro, la mentira cae fácilmente de mis labios. — Obviamente he bebido alcohol, pero no lo suficiente como para emborracharme.

—¡Eso cambia esta noche! —Jin golpea la barra de nuevo—. Woojin, seis tragos más.

—¿De?

—De lo que mierda quieras poner en los vasos.

—Que sean doce —dice Jimin, deslizándose a mi lado—. Tres para mí, tres Para Hobi cuando llegue.

—¿Doce? ¿Cuántos vasos creen ustedes que tengo chicos? — Bromea Woojin y abre otro armario. Hay un estante de vasos de tragos perfectamente alineados.

—No me gustaría ser el que los limpiara mañana —digo.

—Jungkook —ríe Woojin. —Yo sólo consigo servirles a sus hermosos rostros. Mala suerte para él, pero sin duda buena suerte para mí —. Se inclina hacia delante y coloca tres vasos delante de mí con una sonrisa que derretiría cualquier corazón.

Levanto una ceja y espero pacientemente a que me entregue cada uno de los tragos.

—¿Me he perdido algo? —Hobi se mete entre Jimin y yo, su cabello rubio balanceándose mientras salta con entusiasmo —. ¿Oh, tantos tragos? ¿Cuál es la ocasión?

—Tae está emborrachándose —anuncia Jimin, levantando la primera copa.

—¡De ninguna manera! —Hobi inclina su rostro hacia mí —¿En serio?

—Aparentemente —contesto secamente.

—Ah caray, Tae ¡Es divertido! —Menea su cuerpo y los ojos de Woojin se mueven a su cuerpo. Hobi tiene muy buen cuerpo y le gusta que el mundo lo sepa.

—Basta de hablar —resopla Jin, agarrando un vaso. —Uno dos, tres, bam.

—¡Yah, duh! —Jimin se ríe y toma el segundo vaso.

Tomo un respiro y agarro dos vasos ¿Qué diablos está mal conmigo esta noche? No bebo, al menos, no de esta forma. No puedo estar fuera de control.

—¡Bam! —Grita Jin. Uno. Dos. Tres. Fuego. Whee.

Parpadeo un par de veces y trago —Caraj… mierda.

—Está funcionando. —Se ríe Jimin—. Tae no jura, jamás.

—No no juré —protesto—. Mierda no es una mala palabra.

—Bien, casi juraste —rueda sus ojos. — Voy a tener una palabra traviesa de esos bonitos labios rosados antes de que la noche haya acabado.

Resisto la tentación de rodar los ojos.

Me gustaría un par de cosas de esos bonitos labios rosados — comenta Woojin, guiñándome un ojo.

—Cerdo de mierda —Jin golpea su brazo por encima de la barra.

—Jesús, Jin. ¿Tu puño esta hecho de maldito hierro? —Se frota el brazo.

Para ti, Woojin cariño, mi puño puede ser lo que quieras que sea —le guiña un ojo y se pone de pie, agarrando mi mano.—Adelante, vamos, pequeño, ¡vamos a sacudir nuestros traseros!

Le disparo a Jimin una mirada de “ayúdame” y tiro de la camiseta de Hobi.

—¡Woah, está bien, ya voy! —Él se gira y arrastra a Jimin también.

La habitación principal está llena de gente. La música bombea de los altavoces y los cuerpos se mueven en el centro de la pista. Una pareja esta besándose en el sofá y ¡Oh Dios mío! No, eso definitivamente ha ido más allá de besarse.

Aparto la mirada y dejo que los chicos me arrastren a la masa retorcida de personas. El alcohol se está extendiendo a través de mi cuerpo, y me relajo un poco, sabiendo que he terminado por la parte del alcohol esta noche. No hay punto en empujar mi suerte.

Hobi agarra una de mis manos y me ínsita a bailar, a dejarme ir. Locura. Eso es lo que esto es. Beber y ahora bailar. Estos chicos me están arruinando.

—Relájate pequeño —grita Jin. —¡El propio Jeon está mirando tu pequeño cuerpo sexy!

Fantástico. Justo lo que quiero, pasar a ser el próximo en su lista de tareas. El siguiente en una muy larga, larga lista.

—Él puede seguir mirando —contesto, viéndolo, mirando desde la esquina de la habitación—. Mirar es lo más cercano que va a conseguir. —Le doy la espalda, y Jimin sacude su pelo oscuro, avanzando hacia mí.

—Alguien tiene que tomar su culo y bajarle los humos —dice él—. Dios sabe que golpea todas las ramas en el camino hacia el hermoso árbol, pero está seguro encaramado en la parte de arriba de su ego.

—Correcto. —Hobi está de acuerdo—. Pero él siempre ha sido así. Es sólo Jungkook.

Hobi y Jungkook los dos vienen de la misma cuidad y por lo que Hobi dice, sus padres son muy cercanos, así que crecieron juntos. Salvo nosotros, es el único en la fiesta que no se está cayendo a sus pies.

—¿Sabes qué? —Dice Jin—. Miramos hacia él y otra rubia se envuelve a su alrededor.

—¿Qué? —digo y me alejo de él con una mirada de disgusto en mi cara.

—Ese chico tiene que saber lo que se siente al hacer lo que él hace. ¿Qué se siente ser usado para sexo y ser botado?

Todos los ojos se vuelven hacia mí. Niego con la cabeza, dando un paso atrás. —¡Oh, no. No, no, no de ninguna manera! —Giro y salgo de la habitación, empujando mi camino a través de la cocina hacia el patio, los tres siguiéndome.

—¡Taehyung, va a ser divertido! —Jimin toma mis manos y rebota—. ¡Vamos!

—Um —Hobi mira hacia la casa y luego a mí—. Supongo que no le haría daño.

—No —niego con la cabeza otra vez.

—Sólo tienes que joderlo una vez —razona Jin—. Además no es exactamente malo a la vista ¿Verdad? Puedo imaginarme golpeando ese culo.

—¡Entonces hazlo tú!

—Oh, no —suspira Hobi—. Él no puede. Jin podría ser bisexual, pero todo el mundo sabe que él prefiere a los chicos, porque lo que no irá allí. Jimin tiene un novio que resulta ser su amigo y yo crecí con él. Es como mi hermano o algo así. Tú eres el único que puede hacerlo.

No entiendo lo que vamos a conseguir de eso. —Miro a cada uno de ellos.

—Satisfacción de saber que el chico finalmente quería lo que no podía tener. —Jin se encoge de hombros—. Vamos, Tae. Tomará dos semanas, tres como mucho.

—Tal vez un mes —añade Hobi—. Después de eso, se aburrirá y se rendirá o se enamorará de ti. Siempre te está mirando, Tae. Incluso en clases cuando piensas que no lo está, y se niega a hablar de ti conmigo, así que sé que se siente atraído por ti. Por lo general, me da una ida y vuelta sobre sus conquistas de fin de semana.

—El plus es que Hobi conoce como funciona su mente —dice Jimin.

Así que tenemos esa ventaja.

—No van a aceptar un no como respuesta ¿verdad? —suspiro y rastrillo mis dedos por mi cabello.

No. —Jin niega con la cabeza.

Oh, diablos. Tengo la sensación de que me voy a arrepentir de esto.

—Kim Taehyung. Tu misión, si decides aceptarla —Jin sonríe y pone su mano. Hobi y Jimin ponen las suyas arriba de la de ella—, es jugar con el jugador con su propio juego ¿Aceptas?

Aspiro profundamente, cada pedazo de mi mente me grita que tengo que decir que no y correr. Jugar con el jugador. El chico que odio porque encarna todo lo que quería dejar atrás cuando me fui de Brooklyn.

En lugar de correr, meto mi mano en la pila frente a mí —Acepto.

---------------------

Hi (:

Bueno esta es mi nueva adaptación, espero les guste y le den mucho amor.

9 de Agosto de 2021 a las 17:47 1 Reporte Insertar Seguir historia
7
Leer el siguiente capítulo DOS

Comenta algo

Publica!
#𝒕𝒂𝒆 #𝒕𝒂𝒆
No puede ser, he estado buscando esta adaptación como loca T-T MUCHAS GRACIAS POR SUBIRLA. Amo esta historia /corazoncito
August 17, 2021, 20:03
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 17 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión