jevalencia José Ernesto Valencia González

"Chelsea, Memorias de una Bruja Nigromante." Por: José Ernesto Valencia Prólogo Precuela al próximo libro, la historia de Chelsea, la llamada "Bruja de Endor" contada por ella misma, desde la intimidad de sus pensamientos, sus sueños, alegrías, tristezas, logros y miedos, hasta la degradación de una vida común que la convertirán una de las hechiceras más obsesivas y temibles de la Tierra de Ángeles. Sucede en Nantes, Francia, a principios del siglo XX. Nacida como Chelsea Stelle Chiateau, una veinteañera católica y educadora maternal, que poco a poco y a través del velo de la ingenuidad y la decepción conocerá a los más oscuros Cofrades de la "Iglesia de Esplendor de Era", disfrazada en un principio como una logia de rito católico. Seducida por la insólita presencia de uno de sus fundadores, dará la espalda a su sólida fe para adentrarse en las macabras y poderosas prácticas de una magia milenaria, la Nigromancia o comunicación con los muertos. Los Cofrades de la Inglesa de Esplendor, también apodados: "Brujos de Salomon", basan sus enseñanzas, prácticas, e iniciación a través de la flagelación de la carne y la brutalidad humana para extinguir el espíritu corriente o vanidoso. Estos brujos buscan afanosos el estigma o lesiones de Cristo en las personas, rostro, manos, pies y costados, para adentrarlos y hacerlos conversos como Padrinos y Ahijados. Sus discípulos ascienden por varios niveles o carismas y van logrando cada facultad que requieren escalar para llegar a ser verdaderos brujos nigromantes. Narrado en forma de diario. "Chelsea, memorias de una Bruja Nigromante" nos adentrará en una historia fascinante misma que atravesará por todas las épocas del distante Siglo XX.


Paranormal Sólo para mayores de 18.

#terror #Brujas #religioso #adultos
0
325 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 2 días
tiempo de lectura
AA Compartir

NICOLÁS

Marzo 16 de 1920


Quizás la satisfacción más grande ha sido hasta ahora el haber entregado midiploma de educación maternal a mis padres, quienes han sido la razón de mis días, el motivo de continuar y seguir adelante.


Presentes en cadamomento, en toda satisfacción de mi vida, tropiezos y tristezas. ¡Por siempre los amo papá y mamá! Me atreví a escribir tales palabras siendo hoy el día más feliz de mi vida. Entrañable con todas aquellas compañeras y amistades que le han dado significado a mis esfuerzos.


Te quiero mucho Nicolas. Eres esa necesidad de alivio que pedía mi alma yque sin interés alguno me ha llegado de ti. Tus palabras delicadas me han llenado de júbilo y ánimo. Sincerándome también has logrado que mi corazón suspire como hacía mucho tiempo no lo hacía.


Aunque quizás nunca llegues a leer esta hoja en tu vida. Tenlo por seguro que el brillo que hay en mis ojos cuando miras mi rostro se debe a tu angelical presencia que hechiza, que provoca… no olvidaré las cosas tales como han sucedido entre nosotros. Y no me arrepentiré de ello…


Cierro esta página con el agradecimiento perpetuo a mi santa Madre María inmaculada. Que este logro esté dedicado por siempre a la madre de Cristo ya su infinita piedad y gloria. Agradecido contigo mi señor Jesucristo. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.


Mayo 26 de 1920


Hoy por la mañana tuve un rarísimo encuentro con una persona. Un dulce anciano que me pedía un bocado, se trataba de un hombre que singularmente veo todas las mañanas rumbo al trabajo. Creí en algún momento que se dedicaba a vender semillas o algo relacionado. Pero esta vez no cargaba con nada… parece que le han robado, pues tenía golpeado el rostro. Me compadecí de él. En verdad llamó mucho mi atención la paciencia que provocó en mí el haberme seguido hasta la calle del tranvía.


No tuve más remedio que regresarme y ayudarlo. Le conseguí un bollo caliente y un café.


Comenzó a devorarlo…


Después me dijo, “que yo era el alma caritativa más buena y piadosa que jamás se había encontrado.” Me tendió la mano y le despedí. El viejo tendría más de setenta. Cuando toqué su mano pude apreciar una marca extraña sobre ella. No quise reparar en eso pero era un triangulo rojo con signos sobre lapalma de su mano…


algo tan raro que nunca había visto como tal además de un extraño anillo de cobre que no logré descifrar su significado…


Después me alejé dedicándole una última sonrisa. El viejo aun me miraba a distancia, no obstante se posó sobre una de las banquillas del parque para seguir pidiendo monedas…


¡Ellos te están esperando dulce niña!
Hizo que me volviera ante sus repentinos gritos… No comprendí porque lo dijo. Ni siquiera entiendo que él conozca parte de mi vida ni yo la de él…


Junio 1 de 1920


Quiero contarte de las hermosas criaturitas con las que trato en todomomento.
Con solo sentir la dulzura y el calor de sus cuerpecitos arropados cuandolos tengo entre mis brazos. Sus tiernos deditos rozan mis mejillas y tratan de alcanzar mis pestañas grandes… me causan un amor tremendo y ternura…


Es tan hermoso poder trabajar con bebés. Me imagino cuando yo pueda tener los míos. Incluso Nicol me lo ha propuesto en cierto momento. Pero le he dicho que aun soy joven para hacerlo. No lo sé… creo que no deberla pensar en ello. No quiero cometer los mismos errores que otros.


Cuando Nicol me habla sobre esto, tan solo siento que mi cuerpo recibe untipo de sensación quisquillosa que provoca a mis alientos agitarse; me éxito un poco ante tal curiosidad.


Creo que él siente lo mismo al abordaresa idea.


…Debo dejar de pensar en ello. ¡No más!; Solo me dedicaré a mi trabajo.…Aunque con esos hermosos angelitos el recuerdo a la propuesta sobreviene a diario.


Quería contártelo, y confesarte. Sí, me sentiría animosa y curiosa de hacerlo. Pero aun no lo sé. Que una criatura se geste en mi vientre sería una maravilla y un regalo de Santa María inmaculada, pero por esa misma razón que nazca solo del amor, y no de la curiosidad de dos ingenuos.


Confidente a ti… Chelsea.


Septiembre 28 de 1920


Deseo tan solo borrar el amargo sabor de las intenciones de ese animal. Juro no querer volverlo a ver más en mi vida…


Pero las cosas que a ambos nos traicionaron fue mirar que en ese barranco hacían cosas raras unos encapuchados. Gente extraña cuyo rostro estabacubierto por completo y que llevaban al parecer a una muchacha desnuda. Cargaban candiles, antorchas e incienso.


Puedo confesar que no me he repuesto aun de las cosas horripilantes queapreciamos esta noche. Han hablado mucho de ellos como si fueran ciertos.
La gente habla sobre los Brujos de Salomon. Solo rumores.
No puedo decir si eran ellos. Él y yo los vimos… ocultos tras esa maleza, amedia hora del centro y en las laderas del Río Loira.


Les vimos unos cuantos minutos y nos escabullimos de allí en cuanto escucharon nuestros ruidos… lejos de ahí tan solo escuchábamos gritar a esa niña… ¡Dios mío!


Nicol y yo peleamos. Condujo ya muy noche y fui reprendida por papá.


Él cree que me he portado mal. Pero no tuve oídos siquiera para poder escucharlo.


No sé qué harían con esa muchacha desnuda. ¡Admito que era una mujer desnuda!


Dios mío sigo aterrada… Me siento parte de un crimen que ese imbecil y yo no podríamos contar jamás de los jamases a nadie…


17 noviembre de 1920


Me han dedicado un piso con los huérfanos del sanatorio Saint Louis Mont du Parnasse. Creo que no me ha gustado porque los niños aquí sufren mucho.


He conocido de forma presencial como han dejado bebés en las afueras de este lugar. Muchos en condiciones deplorables, los mismos tan enfermos y débiles.


¿Qué almas tan despiadadas pueden ser capaces de evadir el sufrimiento de un bebé?


…Ayer hubo una lactante de un par de meses que fue dejada durante las primeras horas de la mañana y murió de neumonía por la noche.


No puedo evitar recordarla… Aun viene a mi mente el recuerdo de su rostro moreteado y sus labios blancos por inanición. ¡Por Dios, era tan pequeña!,¡Tenía su cabecita tan pequeña! Me empeñé en conseguir al padre Gastón Murat para que la bautizara antes de morir. Lo he estado haciendo en secreto. Con esto no se queda en el limbo. Que el Señor Jesús la tenga en su bendita gloria.


No puedo escribir más…


25 de Diciembre de 1920


¡Feliz Navidad! Mis padres por fin le han conocido. ¡Qué nervios tuve desde las primeras impresiones! Creo que Nicol se esforzó por agradarles y aunque era presa de los nervios al igual que yo, con toda seguridad enamoró a mi madre, aunque mi padre como es su costumbre, ha reaccionado con indiferencia pasando inadvertido sus buenos modales, bromas y humor.


Se presentó así mismo como Nicolas Maximilien Du Moins y les dijo que era empleado de la tesorería (su antiguo trabajo). Trajo regalos para toda la familia y ayudó a colocar los adornos de navidad en la sala.


Hermoso resultó ser el collar de perlas que me regaló pero que oculté a mis padres para que no vieran el singular valor del mismo, pues parece ser muy caro. ¡Son las perlas más hermosas que jamás he observado!
No quiero que sepan que Nicol tiene mejores negocios que los de mi padre.


…En la cocina, mamá a solas intentó hablarme de él, pero no pudo. Presiento con toda claridad lo que deseaba decirme, pues podía ver en sus ojos la emoción de hacerme sentir que Nicol es un buen partido para mí. Por todo lo demás la cena fue suculenta. Por vez primera probé el caviar y me gustótanto su sabor.


El brindis de esa exclusiva y deliciosa champagne resultó en una postal familiar junto a Nicol, mis padres y hermanos Elsa, Miquel y sus hijos.


29 de Mayo de 2021 a las 21:03 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo LA IGLESIA DE ESPLENDOR

Comenta algo

Publica!
José Ernesto Valencia González José Ernesto Valencia González
Les invito a leer este fascinante diario. Espero comentarios y que me sigan. Gracias!!!!!!!
May 29, 2021, 22:02
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 12 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión